To­do lo que se es­con­de tras la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal

Za­pa­te­ro en teo­ría ha da­do una ba­za a Ra­joy, mien­tras Ru­bal­ca­ba jue­ga la ba­za de ha­ber evi­ta­do ma­les ma­yo­res. La re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción es un gran cam­bio, pe­ro tam­po­co erra­di­ca los dé­fi­cits.

Tiempo - - PORTADA - JE­SÚS RIVASÉS tiem­po@gru­po­ze­ta.es di­rec­tor.

El plan fa­lli­do de Ru­bal­ca­ba contra el dé­fi­cit

Ra­joy exi­gió a Za­pa­te­ro un pac­to in­me­dia­to

El de­ba­te so­bre el re­fe­rén­dum ta­pa los úl­ti­mos cam­bios la­bo­ra­les: Be­ca­rios has­ta los 30 años Con­tra­tos tem­po­ra­les in­de­fi­ni­dos

El úl­ti­mo ob­je­ti­vo de ZP an­tes de de­jar el po­der es evi­tar que Es­pa­ña sea in­ter­ve­ni­da

el real ma­drid de Flo­ren­ti­noMou­rin­ho-Ro­nal­do-Ca­si­llas y el Ba­rça de Ro­sell-Guar­dio­la-Mes­si-Fá­bre­gas han em­pe­za­do la li­ga con go­lea­das con­tun­den­tes. Bi­par­ti­dis­mo fut­bo­lís­ti­co pu­ro. Las qui­nie­las po­lí­ti­cas pro­nos­ti­can una go­lea­da his­tó­ri­ca del PP fren­te al PSOE en las elec­cio­nes del 20-N. La His­to­ria, sin em­bar­go, es­tá re­ple­ta de fal­sas pro­fe­cías po­lí­ti­cas. Es el cla­vo ar­dien­te al que se aga­rran los más fie­les del PSOE. Otros re­cuer­dan que tam­bién el Ma­drid y el Bar­ce­lo­na, in­clu­so en la tem­po­ra­da pa­sa­da, su­frie­ron tro­pie­zos so­na­dos. El Ma­drid, sin ir más le­jos en el Ber­na­béu, an­te ese Za­ra­go­za al que le en­do­só me­dia do­ce­na -y pu­die­ron ser más-en el ape­ri­ti­vo li­gue­ro en La Ro­ma­re­da. La pre­tem­po­ra­da po­lí­ti­ca ha si­do, es evi­den­te, pa­ra el PP. De mo­men­to, Ma­riano Ra­joy, 2 -tam­bién po­dían ha­ber si­do más-; Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, 1. El pre­si­den­te Za­pa­te­ro, muy errá­ti­co, ha in­flui­do en los re­sul­ta­dos de los par­ti­dos pre­pa­ra­to­rios y tam­bién pue­de de­can­tar al­go más la ba­lan­za en el mo­men­to de la ver­dad. Su úl­ti­ma gran ba­ta­lla es sa­lir de La Mon­cloa y en­tre­gar el tes­ti­go a su su­ce­sor -el que sea-sin que Es­pa­ña ha­ya si­do in­ter­ve­ni­da. Por eso ha pro­pues­to y pac­ta­do la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, aun­que es una re­for­ma so­bre to­do de ca­ra a la galería, pe­ro que pue­de ser su­fi­cien­te. Za­pa­te­ro pre­fe­ría acor­dar con Ra­joy un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal que dar otra vuelta de tuer­ca al mer­ca­do la­bo­ral, aun­que ha de­ja­do un gra­ni­to de are­na con la pro­lon­ga­ción de los con­tra­tos tem­po­ra­les. Va­le­riano Gó­mez, mi­nis­tro de Tra­ba­jo y pa­sa­do sin­di­ca­lis­ta, clau­di­có: “Es me­jor un con­tra­to tem­po­ral que un pa­ra­do”. No es­tá cla­ro que Cán­di­do Méndez, ins­pi­ra­dor de mu­chos de los erro­res eco­nó­mi­cos de Za­pa­te­ro, pien­se lo mis­mo.

Za­pa­te­ro, pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res que no ha ex­pli­ca­do, acor­dó con Ra­joy li­mi­tar el dé­fi­cit en la Cons­ti­tu­ción. En teo­ría, Ru­bal­ca­ba no es­tu­vo al co­rrien­te des­de el prin­ci­pio, ni tam­po­co de acuer­do. El mis­mo pre­si­den­te que di­jo que ba­jar im­pues­tos era de iz­quier­das, lle­ga­ba aho­ra a la con­clu­sión de que li­mi­tar el dé­fi­cit tam­bién es de iz­quier­das. Ma­riano Ra­joy, de pron­to, veía có­mo Za­pa­te­ro le da­ba la ra­zón y, por eso, acep­tó en­se­gui­da, mien­tras mu­chos so­cia­lis­tas se ras­ga­ban las ves­ti­du­ras. El re­cur­so al dé­fi­cit, du­ran­te de­ce­nios, ha si­do el gran man­tra eco­nó­mi­co so­cia­lis­ta, sus­ten­ta­do en teo­ría en las teo­rías de Key­nes, al que qui­zá de­ma­sia­dos in­ten­tan re­su­ci­tar. Ol­vi­dan có­mo con­cluía el pro­pio Key­nes su Teo­ría Ge­ne­ral: “Los hom­bres prác­ti­cos, que se creen exen­tos por com­ple­to de cual­quier in­fluen­cia in­te­lec­tual, son ge­ne­ral­men­te es­cla­vos de al­gún eco­no­mis­ta di­fun­to”. Tam­po­co re­cor­da­ban que fue­ron los so­cial­de­mó­cra­tas sue­cos, tan idea­li­za­dos por tan­tos, los pri­me­ros que en los años trein­ta del si­glo XX ya plan­tea­ron lí­mi­tes al dé­fi­cit pú­bli­co.

La ini­cia­ti­va de Za­pa­te­ro, en prin­ci­pio, era tam­bién un cen­tro ca­si per­fec­to a Ra­joy pa­ra que rematara a pla­cer. El lí­der del PP so­lo ne­ce­si­ta­ba po­ner una ci­fra a esa li­mi­ta­ción del dé­fi­cit pa­ra que to­do fue­ra idí­li­co pa­ra él. Fue ahí don­de in­ter­vino Ru­bal­ca­ba y don­de el can­di­da­to so­cia­lis­ta pu­do mar­car su úl­ti­mo gol pa­ra re­du­cir di­fe­ren­cias. Na­die sa­be, al me­nos por aho­ra, si ha­bía un plan acor­da­do, com­par­ti­do, y di­se­ña­do en­tre Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba. To­do in­di­ca lo con­tra­rio, pe­ro la ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y la tra­yec­to­ria de am­bos fo­men­ta la du­da. El que el can­di­da­to se pre­sen­te co­mo el hé­roe de ha­ber cuan­ti­fi­ca­do la li­mi­ta­ción del dé­fi­cit y el es­ta­ble­cer dis­tan­cias con el pa­gano de la cri­sis, Za­pa­te­ro, pue­den ser ac­ti­vos pa­ra la úl­ti­ma es­pe­ran­za de los so­cia­lis­tas, tan re­vuel­tos co­mo des­orien­ta­dos.

La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que em­pe­zó a apro­bar­se el mar­tes 30 de agos­to en el Con­gre­so de los Dipu­tados es so­bre to­do cos­mé­ti­ca. Se re­du­ce a una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, so­lem­ne y en la Cons­ti­tu­ción, pe­ro na­da más. El tex­to pac­ta­do y ya en pro­ce­so de tra­mi­ta­ción pro­cla­ma lí­mi­tes al dé­fi­cit pú­bli­co es­truc­tu­ral, pe­ro en la prác­ti­ca no im­po­ne nin­guno, y la ley or­gá­ni­ca que de­be­rá desa­rro­llar el nue­vo man­da­to cons­ti­tu­cio­nal pue­de na­cer bas­tan­te des­ca­fei­na­da. Na­die ga­ran­ti­za que se man­ten­ga tras las elec­cio­nes el ac­tual con­sen­so PSOE-PP pa­ra es­te asun­to. Ade­más, cuan­do en­tre el vi­gor la re­for­ma, a par­tir de 2018, los Go­bier­nos de turno tam­bién po­drán gas­tar -lo san­ti­fi­ca el tex­to acor­da­do-más de lo que in­gre­sen cuan­do con­si­de­ren que la eco­no­mía no va bien. Lam­pe­du­sa otra vez: “Si que­re­mos que to­do si­ga co­mo es­tá, es pre­ci­so que to­do cam­bie”. A pe­sar de to­do, pa­ra Ra­joy es un triun­fo evi­den­te. Al­can­za al­go im­pen­sa­ble ha­ce unas se­ma­nas, una de­cla­ra­ción cons­ti­tu­cio­nal pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit, aun­que lue­go no se cum­pla. Más con­trol del gasto -so­bre to­do de cier­tos gas-

tos-es al­go que re­cla­ma la ma­yo­ría de la so­cie­dad. Ru­bal­ca­ba, ca­si a la de­ses­pe­ra­da, si es que to­do no es­ta­ba cal­cu­la­do, ju­ga­rá la ba­za de que él ha evi­ta­do ma­les ma­yo­res, mien­tras los sin­di­ca­tos y la iz­quier­da más ra­di­cal des­po­tri­can. In­sis­ten en que ejer­cer el po­der con­sis­te en gas­tar más de lo que se in­gre­sa y que las fac­tu­ras las pa­guen las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Los na­cio­na­lis­tas de CiU y PNV, par­ti­da­rios de li­mi­tar los dé­fi­cits, han en­con­tra­do la opor­tu­ni­dad que es­pe­ra­ban pa­ra plan­tear que se ha que­bra­do el con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal. Bus­ca­ban una coar­ta­da más in­de­pen­den­tis­ta y la tie­nen, pe­ro bor­dean el pre­ci­pi­cio, por­que la Unión Eu­ro­pea nun­ca acep­ta­ría más bro­mas con los dé­fi­cits. Pue­den fo­men­tar la desafec­ción ha­cia Es­pa­ña -ha­cia Ma­drid, co­mo di­cen ellos-pe­ro no ha­cia Bru­se­las o Ber­lín. Fue­ra de Es­pa­ña y sin Eu­ro­pa no ten­drían fu­tu­ro. Tam­bién co­mo siem­pre, quie­ren mu­cho a cam­bio y pi­den lo im­po­si­ble. Las pe­ti­cio­nes de re­fe­rén­dum so­lo son dis­trac­cio­nes en un pai­sa­je en el que la mon­ta­ña ha vuel­to a pa­rir un ra­tón. Pue­de ser su­fi­cien­te, pe­ro tam­po­co na­da lo ga­ran­ti­za. La cri­sis si­gue y las pro­nós­ti­cos in­sis­ten en las go­lea­das de Ra­joy. Ve­re­mos.

Com­pli­ci­dad. Na­die

sa­be, al me­nos por aho­ra, si ha­bía un plan acor­da­do,

com­par­ti­do y di­se­ña­do en­tre Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.