Ire­ne se ce­ba con los paí­ses ri­cos

Tiempo - - ZOOM -

Es­ta­mos ha­bi­tua­dos a que, en sus tem­po­ra­das ha­bi­tua­les, los hu­ra­ca­nes des­tro­cen el Ca­ri­be y los tor­na­dos se ce­ben con el me­dio oes­te de EEUU. Una es­pan­to­sa ra­re­za fue el Ka­tri­na, que ha­ce seis años de­ri­vó ha­cia el nor­te de la ru­ta acos­tum­bra­da y arra­só, en­tre otros lu­ga­res, Nue­va Or­leáns. Por eso el úl­ti­mo, Ire­ne, pa­sa­rá a la His­to­ria co­mo un hu­ra­cán de los más ex­tra­ños que se re­cuer­dan. Se di­ri­gió ha­cia Nue­va In­gla­te­rra, don­de es­tos fe­nó­me­nos son ca­si des­co­no­ci­dos: em­bis­tió a las dos Ca­ro­li­nas; azo­tó (aun­que fue­ra de re­fi­lón) Nue­va York, que de pron­to tu­vo que vi­vir en la reali­dad una de las fa­mo­sas pe­lí­cu­las de ca­tás­tro­fes que siem­pre se ubi­can allí; y lue­go in­va­dió Nue­va Jer­sey, Ver­mont y Ca­na­dá. Las zo­nas de las ele­gan­tes ca­sas de ma­de­ra de la gen­te pu­dien­te. Trein­ta muer­tos, cien­tos de miles de eva­cua­dos y me­dio mi­llón de per­so­nas sin luz. Na­die re­cor­da­ba na­da igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.