La trastienda de la re­for­ma

La re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción es­con­de tras de sí un pro­ce­so ne­go­cia­dor que, con Za­pa­te­ro en me­dio, afec­tó prin­ci­pal­men­te a Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, al tiem­po que ha ta­pa­do la re­per­cu­sión de la nue­va re­for­ma la­bo­ral pre­sen­ta­da por el mi­nis­tro de Tra­ba­jo.

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS* jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ha­bi­tual­men­te no lo usa, por­que tra­ba­ja en La Mon­cloa, pe­ro Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro tie­ne despacho en la se­de cen­tral del PSOE, en la ma­dri­le­ña ca­lle de Fe­rraz. Muy cer­ca le ha si­do asig­na­do uno nue­vo a Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, tam­bién si­tua­do en la de­no­mi­na­da plan­ta no­ble. Za­pa­te­ro tie­ne gra­ba­do el nú­me­ro de Ru­bal­ca­ba en la agen­da de su mó­vil, pe­ro el día 22 de agos­to no le lla­mó pa­ra con­sul­tar­le la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal cuan­do de­ci­dió, jun­to con otros ase­so­res, lle­var­la ade­lan­te. Es­pe­ró mu­chas ho­ras y no dio opor­tu­ni­dad al can­di­da­to de ha­cer las co­sas de otra for­ma, aun­que Ru­bal­ca­ba te­nía otro plan en la ca­be­za.

Ese es uno de los se­cre­tos que es­con­de es­ta re­for­ma, gran protagonista de la actualidad du­ran­te las úl­ti­mas dos se­ma­nas, pe­ro no es el úni­co. Tiem­po ha po­di­do co­no­cer cuál era ese plan de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba que al fi­nal no ha po­di­do ser apli­ca­do. Tam­bién ha co­no­ci­do có­mo el lí­der del PP, Ma­riano Ra­joy, pu­so con­di­cio­nes al pac­to que ce­rra­ba la puer­ta a Ru­bal­ca­ba, su pró­xi­mo enemi­go elec­to­ral. Fue­ron unas ho­ras in­ten­sas a las que han se­gui­do jor­na­das de de­ba­tes en las que, mien­tras en el Par­la­men­to no exis­tían los ago­bios de vo­tos, la po­lé­mi­ca desata­da so­bre si es­ta re­for­ma de­be ser ra­ti­fi­ca­da o no en un re­fe­rén­dum ha es­con­di­do me­di­das tan im­por­tan­tes co­mo eter­ni­zar los con­tra­tos la­bo­ra­les o po­der ha­cer con­tra­tos de be­ca­rios a los tra­ba­ja­do­res has­ta los 30 años.

Am­bas me­di­das fue­ron apro­ba­das por el Go­bierno tras anun­ciar la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, con­cre­ta­men­te en el Con­se­jo de Mi­nis­tros del 26 de agos­to. Los sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios (UGT y CCOO) se reunie­ron el lu­nes 29 de agos­to, pe­ro no pa­ra ha­blar de es­to, que es lo que di­rec­ta­men­te les com­pe­te, sino pa­ra acor­dar un ca­len­da­rio de mo­vi­li­za­cio­nes, con ma­ni­fes­ta­cio­nes in­clui­das, no en contra de la pre­ca­ri­za­ción del em­pleo ni de la ex­ten­sión ca­si sin fin de los con­tra­tos en for­ma­ción o tem­po­ra­les. Am­bas fuer­zas sin­di­ca­les han con­vo­ca­do a los ciu­da­da­nos a sa­lir a las ca­lles a pro­tes­tar pa­ra pe­dir que la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción se ra­ti­fi­que con un re­fe­rén­dum que le­gal­men­te no es ne­ce­sa­rio, aun­que al­gu­nos ex­per­tos y co­lec­ti­vos de ju­ris­tas pien­sen que es me­jor que los es­pa­ño­les vo­ten si es­tán de acuer­do o no con los cam­bios.

Cor­ti­na de hu­mo.

¿Es es­ta re­for­ma una cor­ti­na de hu­mo pa­ra ta­par otras me­di­das? Per­so­nas co­no­ce­do­ras del pro­ce­so ase­gu­ran que no, que el pre­si­den­te del Go­bierno que­ría dar un gol­pe de efec­to a los mer­ca­dos pa­ra cal­mar las aguas de ca­ra a los tres me­ses de pre­cam­pa­ña y campaña elec­to­ral que se ave­ci­nan. Des­de ha­ce más de un mes, una es­pe­cie de jun­ta elec­to­ral in­ter­na, for­ma­da por el can­di­da­to Pé­rez Ru­bal­ca­ba; su je­fa de campaña, Ele­na Va­len­ciano; y dos ase­so­res his­tó­ri­cos co­mo An­to­nio Her­nan­do e Ig­na­cio Va­re­la han to­ma­do de he­cho las rien­das del Par­ti­do So­cia­lis­ta.

Com­par­ten in­for­ma­ción con el Go­bierno, pe­ro no to­da. Aun­que en es­te ca­so sa­bían que el ges­to del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo de com­prar deuda pú­bli­ca de Es­pa­ña e Ita­lia pa­ra re­la­jar las ten­sio­nes en los mer­ca­dos te­nía que ser com­pen­sa­do con otro ges­to im­por­tan­te. Ni­co­las Sar­kozy y Angela Merkel, pre­si­den­te fran­cés y can­ci­ller ale­ma­na, res­pec­ti­va-

Ru­bal­ca­ba ex­pli­có su plan a Za­pa­te­ro, pe­ro el pre­si­den­te le di­jo que ya ha­bía pac­ta­do con Ra­joy

men­te, ya ha­bían da­do pis­tas al solicitar pú­bli­ca­men­te que to­dos los paí­ses de la zo­na del eu­ro in­clu­ye­ran en sus cons­ti­tu­cio­nes la obli­ga­ción de ser pru­den­tes con el gasto y no so­bre­pa­sar de­ter­mi­na­dos lí­mi­tes de dé­fi­cit.

Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba te­nía una idea: pro­po­ner un pac­to, se­lla­do y fir­ma­do pú­bli­ca­men­te, con el PP, anun­cian­do que, ga­na­ra quien ga­na­ra las elec­cio­nes del pró­xi­mo 20-N, se aco­me­te­ría el cam­bio cons­ti­tu­cio­nal. Mien­tras tan­to se re­dac­ta­ría la fór­mu­la más idó­nea pa­ra atraer el má­xi­mo con­sen­so po­lí­ti­co pa­ra la re­for­ma. El me­ro anun­cio del acuer­do, fir­ma­do y se­lla­do en pú­bli­co, ha­bría te­ni­do el mis­mo efec­to an­te los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y no pa­re­ce que hu­bie­ra tan­ta prisa, pues­to que los cam­bios no en­tra­rán en vi­gor has­ta 2018, fe­cha en la que ter­mi­na el plan ya pac­ta­do por Es­pa­ña con la Unión Eu­ro­pea pa­ra dis­ci­pli­nar el gasto de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas.

Cuan­do Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro lla­mó a Ru­bal­ca­ba en la no­che del lu­nes 22 de agos­to, es­te úl­ti­mo le ex­pu­so su plan al pre­si­den­te. Pe­ro la res­pues­ta fue con­tun­den­te. Ya lo ha­bía pac­ta­do

Al­gu­nos di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas creen que es­ta re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción les pa­sa­rá fac­tu­ra en vo­tos

con Ma­riano Ra­joy, con lo que la mar­cha atrás era im­po­si­ble. Y es que an­tes de ha­blar con su pro­pio can­di­da­to, Za­pa­te­ro ha­bía lla­ma­do a Ra­joy pa­ra ofre­cer­le el acuer­do. El lí­der del PP pu­so co­mo con­di­ción que el tra­to lle­va­ra a una re­for­ma in­me­dia­ta. Con ello cor­ta­ba de raíz la po­si­bi­li­dad de que Ru­bal­ca­ba pa­ra­li­za­ra el pro­ce­so y le so­me­tía a un des­gas­te po­lí­ti­co muy con­ve­nien­te pa­ra los in­tere­ses del PP en es­ta épo­ca pre­lec­to­ral. Za­pa­te­ro acep­tó las con­di­cio­nes y en la ma­ña­na del mar­tes 23 pu­do ha­cer su anun­cio sor­pre­sa en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

A par­tir de ahí se abrió la ca­ja de los true­nos en el in­te­rior del PSOE. El am­bien­te se en­ra­re­ció, y mu­cho. No po­cos mi­li­tan­tes de pe­so hi­cie­ron lle­gar di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a Za­pa­te­ro la idea de que esa no es la ma­ne­ra de ha­cer las co­sas y que ade­más es muy di­fí­cil de ex­pli­car a la opi­nión pú­bli­ca có­mo unas Cor­tes vir­tual­men­te di­suel­tas (lo ha­rán efec­ti­va­men­te el 27 de sep­tiem­bre) pue­den cam­biar la Cons­ti­tu­ción de­pri­sa y co­rrien­do. Ru­bal­ca­ba tra­gó mu­cha sa­li­va en esas ho­ras y tras el anun­cio di­jo pú­bli­ca­men­te que Za­pa­te­ro le ha­bía con­ven- ci­do la no­che an­te­rior cuan­do le ha­bía co­mu­ni­ca­do que ya lo ha­bía pac­ta­do con Ra­joy. No men­tía, ese fue el ar­gu­men­to que le hi­zo no abrir una gue­rra, pe­ro po­cos días después, an­te los com­po­nen­tes de los gru­pos par­la­men­ta­rios so­cia­lis­tas del Con­gre­so y del Se­na­do, aña­dió la ya fa­mo­sa fra­se de “yo lo ha­bría he­cho de otra for­ma”. Tam­po­co men­tía, ya que ese no era su plan pe­ro Za­pa­te­ro y Ra­joy se lo ha­bían abor­ta­do.

Desacuer­dos.

No so­lo Ru­bal­ca­ba tu­vo que tra­gar­se el sa­po del acuer­do. Tam­bién el par­ti­do y los gru­pos par­la­men­ta­rios del Con­gre­so y del Se­na­do. Cuan­do las co­sas pa­re­cían ha­ber­se tran­qui­li­za­do, y los ánimos re­cu­pe­ra­do, se en­con­tra­ron con el va­ra­pa­lo de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal ex­prés. Los mi­li­tan­tes de ba­se y los dipu­tados y se­na­do­res son los que dan la ca­ra fren­te a los ciu­da­da­nos. Con es­ta de­ci­sión, que ade­más fue arro­pa­da por Ru­bal­ca­ba, se de­ja­ban atrás me­ses de paz pa­ra los so­cia­lis­tas. De ahí que el pa­sa­do lu­nes Ru­bal­ca­ba se tu­vie­ra que en­tre­nar a fon­do pa­ra ex­pli­car a los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de las fe­de­ra­cio­nes so­cia­lis­tas y a los dipu­tados y se­na­do­res las ra­zo­nes de es­ta re­for­ma. Aun así, son mu­chos en el par­ti­do los que afir­man que es­ta ha si­do la pun­ti­lla que le fal­ta­ba al so­cia­lis­mo. “Si las co­sas es­ta­ban di­fí­ci­les an­tes de es­ta re­for­ma, aho­ra ya es­tán im­po­si­bles. Es­pe­ra­mos lo peor”, ase­gu­ran fuen­tes so­cia­lis­tas. Creen que a es­tas al­tu­ras nin­gún as en la man­ga que pue­da sa­car­se el can­di­da­to a úl­ti­ma ho­ra po­drá sal­var­les de un pé­si­mo re­sul­ta­do elec­to­ral.

Pe­ro es­te re­vue­lo mon­ta­do con la ma­ne­ra ele­gi­da pa­ra lle­var a ca­bo la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción es el úl­ti­mo, pe­ro no el úni­co in­ci­den­te que ha pro­vo­ca­do Za­pa­te­ro en­tre sus co­la­bo­ra­do­res y miem­bros del par­ti­do por de­ci­sio­nes per­so­na­les. Al­gu­nos ex­mi­nis­tros no ocul­tan cuan­do se les pre­gun­ta en pri­va­do que una de las gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra tra­ba­jar con el ac­tual pre­si­den­te del Go­bierno es

pre­ci­sa­men­te su es­ca­sa vo­ca­ción por las de­ci­sio­nes co­le­gia­das. “Le gus­ta ir so­lo. To­ma de­ci­sio­nes que so­lo con­sul­ta con al­gu­nos ase­so­res y después obli­ga a su equi­po ofi­cial a de­fen­der co­sas en las que no han in­ter­ve­ni­do”, re­cuer­da un ex al­to car­go.

Al­gu­nos ejem­plos re­cor­da­dos por es­te des­ta­ca­do mi­li­tan­te son la apro­ba­ción de la ayu­da por hi­jos que co­gió por sor­pre­sa al en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te y mi­nis­tro de Eco­no­mía, Pe­dro Sol­bes, o un via­je que reali­zó al País Vasco pa­ra re­unir­se con los sin­di­ca­tos de as­ti­lle­ros pú­bli­cos y pro­me­ter­les lo que has­ta ese mo­men­to les es­ta­ba ne­gan­do la So­cie­dad Es­ta­tal de Par­ti­ci­pa­cio­nes In­dus­tria­les (Se­pi) en una du­ra ne­go­cia­ción colectiva. Son so­lo dos, pe­que­ños, pe­ro que mues­tran el es­ti­lo de tra­ba­jo de un Ro­drí­guez Za­pa­te­ro que aho­ra ha obli­ga­do a de­cir a Ru­bal­ca­ba que la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal co­rría mu­cha prisa por­que de lo con­tra­rio no sir­ve de na­da, cuan­do él mis­mo ha­bía de­fen­di­do an­te el pre­si­den­te una pos­tu­ra ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te.

Por li­bre.

Qui­zás por to­do es­to, jus­to an­tes del ve­rano, cuan­do el apa­ra­to del PSOE veía có­mo se des­plo­ma­ba la in­ten­ción de vo­to de sus sim­pa­ti­zan­tes y en ple­na di­ges­tión de la de­rro­ta elec­to­ral de ma­yo, al­gu­nos miem­bros de la Eje­cu­ti­va y par­te de los más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba en­car­ga­ron una serie de in­for­mes in­ter­nos a per­so­nas de su con­fian­za pa­ra ob­ser­var cuál era la opi­nión de la mi­li­tan­cia so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to. La idea era ela­bo­rar un ca­len­da­rio pa­ra ir anun­cian­do pro­gre­si­va­men­te la sa­li­da de Ru­bal­ca­ba del Go­bierno, su de­di­ca­ción ex­clu­si­va a la ca­rre­ra elec­to­ral y la pro­pia con­vo­ca­to­ria ofi­cial de elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Pues bien, una par­te im­por­tan­te de aque­llas opiniones re­co­gi­das re­co­men­da­ban que Ru­bal­ca­ba apu­ra­ra al má­xi­mo su per­te­nen­cia al Go­bierno y que el anun­cio de la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral se hi­cie­ra lo más cer­ca po­si­ble de la fe­cha de di­so­lu­ción del Par­la­men­to. En nin­gu­na de las dos hi­zo ca­so el pre­si­den­te, que sa­có del Go­bierno a Ru­bal­ca­ba an­tes de las va­ca­cio­nes y dio la fe­cha elec­to­ral tam­bién en pleno mes de ju­lio, cua­tro me­ses an­tes del día ele­gi­do.

La re­co­men­da­ción de que Ru­bal­ca­ba si­guie­ra en el Go­bierno te­nía una do­ble in­ten­ción. La pri­me­ra, que pu­die­ra in­fluir más en las de­ci­sio­nes de Za­pa­te­ro. La se­gun­da, que tu­vie­ra to­da la in­for­ma­ción en tiem­po real des­de su pri­vi­le­gia­da ata­la­ya de la Vi­ce­pre­si­den­cia Pri­me­ra. Al­gu­nos se te­mían que con el can­di­da­to fue­ra del Con­se­jo de Mi­nis­tros po­día en­con­trar­se con sa­pos co­mo el que fi­nal­men­te se en­con­tró el 22 de agos­to, cuan­do Za­pa­te­ro le co­mu­ni­có su acuer­do con Ma­riano Ra­joy.

La idea de re­tra­sar el anun­cio de las elec­cio­nes has­ta una fe­cha más cer­ca­na a la di­so­lu­ción efec­ti­va de las Cor­tes te­nía tam­bién una do­ble in­ten­ción. La pri­me­ra, no abrir el pro­ce­so pre­lec­to­ral de for­ma ofi­cial de­ma­sia­do pron­to por­que a par­tir de ese mo­men­to el Go­bierno es­ta­ría vir­tual­men­te en fun­cio­nes. La se­gun­da es que es­to pro­vo­ca­ría una nue­va in­quie­tud en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, a los que no les gus­tan de­ma­sia­do los pe­rio­dos lar­gos de in­te­ri­ni­dad en el po­der.

Pe­ro una vez más el pre­si­den­te del Go­bierno eli­gió per­so­nal­men­te los tiem­pos po­lí­ti­cos sin con­tar con quien se va a ju­gar los vo­tos so­cia­lis­tas el 20 de no­viem­bre pró­xi­mo. Hay quie­nes di­cen que to­do es­to for­ma par­te de una es­tra­te­gia pa­ra pre­sen­tar a Za­pa­te­ro co­mo el po­li

ma­lo y a Ru­bal­ca­ba co­mo el po­li bueno, con el fin de re­cu­pe­rar par­te de los vo­tos per­di­dos du­ran­te los pa­sa­dos me­ses. Sin em­bar­go, per­so­nas cer­ca­nas al en­torno del can­di­da­to lo nie­gan y re­co­no­cen que in­ci­den­tes co­mo es­te obli­gan a Ru­bal­ca­ba a ha­cer un es­fuer­zo adi­cio­nal.

Re­for­ma la­bo­ral.

Y fue­ra ya de la co­ci­na po­lí­ti­ca, la re­for­ma de la cons­ti­tu­ción ha si­do una au­tén­ti­ca cor­ti­na de hu­mo pa­ra la re­for­ma la­bo­ral apro­ba­da el 26 de agos­to, tras la que el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Va­le­riano Gó­mez, de­fen­dió pú­bli­ca­men­te que “pre­fe­ri­mos te­ner un tra­ba­ja­dor tem­po­ral an­tes que a un pa­ra­do”, cuan­do co­mo mi­li­tan­te de UGT ha de­di­ca­do bue­na par­te de su vi­da pro­fe­sio­nal y po­lí­ti­ca a de­fen­der jus­to lo con­tra­rio. Es­ta re­for­ma ex­tien­de has­ta 2013 la po­si­bi­li­dad de las em­pre­sas pa­ra en­ca­de­nar con­tra­tos tem­po­ra­les sin lí­mi­te, es de­cir, sin obli­ga­ción de con­ver­tir­los en fi­jos.

Ade­más, la re­for­ma in­tro­du­ce tam­bién has­ta el 31 de di­ciem­bre de 2013 la po­si­bi­li­dad de que las em­pre­sas pue­dan te­ner tra­ba­ja­do­res de en­tre 25 y 30 años con con­tra­tos de for­ma­ción, es de­cir, co­mo be­ca­rios, con exen­ción ade­más de las cuo­tas em­pre­sa­ria­les a la Se­gu­ri­dad So­cial. Pa­ra los tra­ba­ja­do­res de en­tre 16 y 25 años, esa po­si­bi­li­dad se abre pa­ra siem­pre, sin que ca­du­que a fi­na­les de 2013, con lo que los be­ca­rios de has­ta 25 años pue­den se­guir después de esa fe­cha.

Los sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios, UGT y CCOO, han cri­ti­ca­do du­ra­men­te las me­di­das y al­gu­nos de sus di­ri­gen­tes han lle­ga­do a til­dar de “mi­se­ra­ble” la re­for­ma, a la que tam­bién han lle­ga­do a acu­sar de es­tar to­ma­da “en los es­ter­to­res de una le­gis­la­tu­ra ago­ta­da”. Sin em­bar­go, no ce­le­bra­ron reunión al­gu­na pa­ra con­vo­car ma­ni­fes­ta­cio­nes ni mo­vi­li­za­cio­nes en su contra, qui­zás con el re­cuer­do aún vi­vo de la huel­ga ge­ne­ral que con­vo­ca­ron en 2010 contra la pri­me­ra gran re­for­ma la­bo­ral del Go­bierno.

Po­cos días después sí ce­le­bra­ron una reunión de al­tos car­gos de am­bas fuer­zas sin­di­ca­les pa­ra con­vo­car mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas “contra una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal he­cha de es­pal­das a la ciu­da­da­nía”, di­cen ofi­cial­men­te, y que han si­do co­lo­ca­das en el ca­len­da­rio coin­ci­dien­do con los días de vo­ta­ción de la re­for­ma en el Con­gre­so y el Se­na­do. No fal­tan miem­bros del pro­pio apa­ra­to del PSOE, e in­clu­so al­gún par­la­men­ta­rio, que fue­ra de cá­ma­ras se que­ja de que el de­ba­te pú­bli­co va­ya a gi­rar ca­si ex­clu­si­va­men­te en torno a es­ta re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, con nu­los efec­tos prác­ti­cos has­ta 2018 y es­ca­sos después de esa fe­cha, cuan­do el des­em­pleo cre­ce y se pue­de tra­ba­jar de be­ca­rio, con sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal, has­ta los 30 años.

19

Ata­do. Ra­joy fue al Con­gre­so el día 23 con el pac­to ata­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.