“Ru­bal­ca­ba es ya de fac­to el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE”

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GA­MO FO­TO: DAVID GAR­CÍA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

¿Es de iz­quier­das re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria?

La es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria es de iz­quier­das. La ex­pe­rien­cia de­mues­tra que ha ha­bi­do más Go­bier­nos de iz­quier­das que han res­pe­ta­do la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria que de de­re­chas. Por ejem­plo, en Es­ta­dos Unidos quien res­pe­tó la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria fue Clin­ton, de iz­quier­das, y quien la di­na­mi­tó fue un pre­si­den­te muy con­ser­va­dor, co­mo era Bush. En Es­pa­ña, en su pri­me­ra le­gis­la­tu­ra, Za­pa­te­ro fue el pri­mer pre­si­den­te que re­gis­tró un su­pe­rá­vit de las cuen­tas pú­bli­cas. No es ver­dad el mi­to de que la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria sea de de­re­chas, al con­tra­rio, tie­ne más que ver con la iz­quier­da que con la de­re­cha.

Pe­ro, ¿por qué re­for­mar la Cons­ti­tu­ción y no ha­cer­lo con una Ley Or­gá­ni­ca?

La so­lu­ción al­can­za­da por Ru­bal­ca­ba res­pon­de a lo ur­gen­te, es de­cir, trans­mi­tir un men­sa­je de con­fian­za a nues­tros in­ver­so­res, de que so­mos un país que cum­ple con sus obli­ga­cio­nes. Y lo ha­ce sin ol­vi­dar lo im­por­tan­te, que es que la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción re­co­ja ele­men­tos de fle­xi­bi­li­dad que per­mi­tan al Go­bierno de turno ga­ran­ti­zar la cohe­sión so­cial en si­tua­cio­nes de es­pe­cial di­fi­cul­tad. En el cur­so de la ne­go­cia­ción, Ru­bal­ca­ba ha lo­gra­do res­pon­der a lo ur­gen­te sin ol­vi­dar lo im­por­tan­te. Lo im­por­tan­te es ha­ber co­rre­gi­do las pro­pues­tas ini­cia­les del Go­bierno y del PP, que fi­ja­ban las ci­fras con­cre­tas en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal. Esas ci­fras se han sa­ca­do de la Car­ta Mag­na y se han re­co­gi­do en una Ley Or­gá­ni­ca que se ten­drá que apro­bar el pró­xi­mo año, pe­ro cu­yas ba­ses ya es­tán acor­da­das y pu­bli­ci­ta­das. Ese cam­bio otor­ga ma­yor mar­gen de ma­nio­bra al Go­bierno. Eso es lo im­por­tan­te, jun­to al he­cho de ha­ber in­clui­do ex­cep­cio­nal id ades y un ca­len­da­rio pa­ra re­vi­sar esos ob­je­ti­vos.

¿Y no se han ple­ga­do an­te el PP, que lle­va­ba re­cla­man­do al­go si­mi­lar des­de el prin­ci­pio de la le­gis­la­tu­ra?

El PP siem­pre ha de­fen­di­do el dé­fi­cit ce­ro y no­so­tros he­mos de­fen­di­do la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, que son co­sas bien dis­tin­tas. Ob­je­ti­vo de dé­fi­cit ce­ro sig­ni­fi­ca que, crez­ca o ba­je la eco­no­mía es­pa­ño­la, siem­pre el ba­lan­ce de las cuen­tas tie­ne que ser igual a ce­ro. ¿Qué re­pre­sen­ta es­ta es­tra­te­gia? Pues que en una cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo la ac­tual, en ca­so de que el Go­bierno del PP hu­bie­ra es­ta­do en el po­der no hu­bié­ra­mos po­di­do al­can­zar nun­ca una ta­sa de co­ber­tu­ra del 70% de los des­em­plea­dos. En cam­bio con el ele­men­to de la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria sí que­da mar­gen pa­ra que el sec­tor pú­bli­co pue­da ac­tuar en los mo­men­tos de cri­sis eco­nó­mi­ca y por lo tan­to sí po­dría­mos ha­ber lle­ga­do, co­mo he­mos lle­ga­do, a pro­te­ger al 70% de los des­em­plea­dos con al­gún ti­po de pres­ta­ción.

Y en­ton­ces, ¿por qué no so­me­ter­lo a re­fe­rén­dum, co­mo le hu­bie­ra gus­ta­do in­clu­so a Car­me Cha­cón?

La Eje­cu­ti­va Fe­de­ral apo­yó uná­ni­me­men­te la so­lu­ción al­can­za­da por el can­di­da­to Ru­bal­ca­ba y ava­la­da por el pre­si­den­te del Go­bierno, hay un res­pal­do uná­ni­me. A prin­ci­pios de agos­to vi­vi­mos mo­men­tos de ex­cep­cio­nal gra­ve­dad. No so­lo no­so­tros sino to­da Eu­ro­pa y EE UU, que es­tu­vo al bor­de de la sus­pen­sión de pa­gos. El mo­men­to eco­nó­mi­co ha si­do y es tan crí­ti­co, que esa ex­cep­cio­na­li­dad jus­ti­fi­ca la ur­gen­cia de la re­for­ma. En unos me­ses se­ría de­ma­sia­do tar­de.

El PSOE di­ce que es­ta re­for­ma se ha­ce pa­ra en­viar un men­sa­je a los mer­ca­dos. ¿Cuán­do em­pe­za­rán a man­dar men­sa­jes a los ciu­da­da­nos?

La eco­no­mía es­pa­ño­la tie­ne ca­si un 300% de deuda, ma­yo­ri­ta­ria­men­te pri­va­da, de fa­mi­lias y de em­pre­sas, y una ter­ce­ra par­te pú­bli­ca. Cuan­do se en­ca­re­ce nues­tra pri­ma de ries­go im­pli­ca que no so­lo el Es­ta­do se fi­nan­cia a ma­yor pre­cio, sino que tam­bién las em­pre­sas y las fa­mi­lias lo ha­cen. To­do es­tá re­la­cio­na­do. Cuan­do no­so­tros lan­za­mos es­tos men­sa­jes de con­fian­za de que Es­pa­ña es un país que cum­ple con sus obli­ga­cio­nes y que siem­pre se­gui­rá cum­plien­do con sus obli­ga­cio­nes, es­ta­mos de­fen­dien­do los in­tere­ses de los es­pa­ño­les, ya sean las em­pre­sas o las fa­mi­lias. Si al­go di­ri­ge la ac­ción po­lí­ti­ca del PSOE es la de­fen­sa de los in­tere­ses de los es­pa­ño­les.

De­cía Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, re­fi­rién­do­se a es­ta re­for­ma: “Yo no lo hu­bie­ra he­cho así”, aun­que la com­par­tía. ¿Za­pa­te­ro se ha ex­tra­li­mi­ta­do en las for­mas?

Ru­bal­ca­ba se em­pleó a fon­do, pri­me­ro reunién­do­se con la Eje­cu­ti­va Fe­de­ral, lue­go con los se­cre­ta­rios, lue­go con los gru­pos par­la­men­ta­rios del Con­gre­so y del Se­na­do, lo que de­mues­tra que tie­ne una for­ma de en­ten­der la po­lí­ti­ca muy en con­so­nan­cia con su le­ma: es­cu­char, ha­cer y ex­pli­car. Él ha es­cu­cha­do las opiniones, su­ge­ren­cias y crí­ti­cas del par­ti­do y lue­go ha ex­pli­ca­do las ra­zo­nes que le han lle­va­do a li­de­rar esa ne­go­cia­ción y a con­cre­tar­la en los tér­mi­nos que la co­no­ce­mos. He­mos vis­to la mar­ca de Ru­bal­ca­ba, la de es­cu­char y con­tar con to­dos los so­cia­lis­tas.

¿Pe­ro se ha ex­tra­li­mi­ta­do Za­pa­te­ro al no con­sul­tar al par­ti­do?

No, el pre­si­den­te tie­ne sus cla­ves y res­pon­den al mo­men­to en el que vi­ve y a la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca que atra­vie­sa Es­pa­ña.

El por­ta­voz de IU, Gas­par Lla­ma­za­res, es­tá in­ten­tan­do que 35 dipu­tados pi­dan un re­fe­rén­dum. ¿Lo con­se­gui­rá?

No. Sen­ci­lla­men­te por­que la re­for­ma cuen­ta con el aval de la in­men­sa ma­yo­ría del Par­la­men­to y tam­bién de la so­cie­dad. Una so­cie­dad que ve con bue­nos ojos que a la Cons­ti­tu­ción se in­cor­po­re un prin­ci­pio tan esencial co­mo es el de la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria. Un prin­ci­pio que los es­pa­ño­les apli­can en el día a día de sus ho­ga­res, no gas­tar más de lo que uno tie­ne.

¿Qué di­fe­ren­cia a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba?

El tiem­po po­lí­ti­co. Za­pa­te­ro ha si­do un gran pre­si­den­te y Ru­bal­ca­ba lo se­rá. Pe­ro lo que les in­tere­sa a los es­pa­ño­les, es qué le di­fe­ren­cia de Ra­joy. Ru­bal­ca­ba y Ra­joy han coin­ci­di­do en los mis­mos mi­nis­te­rios. Sin em­bar­go, uno sa­be muy bien lo que ha he­cho Ru­bal­ca­ba en In­te­rior por­que ahí es­tán los re­sul­ta­dos de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta; en Edu­ca­ción, don­de au­men­tó el nú­me­ro de be­cas mien­tras Ra­joy las ba­jó. A Ru­bal­ca­ba se le co­no­ce bien la efi­ca­cia, mien­tras que Ra­joy ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do, la gen­te no le co­no­ce por­que no hi­zo na­da allí por don­de pa­só.

Los úl­ti­mos son­deos les dan 117 es­ca­ños. ¿Qué di­cen sus en­cues­tas?

No­so­tros sa­li­mos a ga­nar por­que so­mos un par­ti­do ga­na­dor. Ru­bal­ca­ba se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de Go­bierno.

¿Con qué re­sul­ta­do?

Con el su­fi­cien­te pa­ra que la se­sión de in­ves­ti­du­ra sea la de Ru­bal­ca­ba.

¿Con­fía tam­bién en que se­rá el pró­xi­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE?

De fac­to lo es y el ejem­plo lo te­ne­mos en la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Es­ta­mos ha­blan­do de un mo­men­to muy tras­cen­den­tal y quien ha li­de­ra­do al PSOE, quien ha pues­to voz a la opi­nión del PSOE, es Ru­bal­ca­ba, así que de fac­to el lí­der del PSOE es Ru­bal­ca­ba. Ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se, el pro­yec­to de Ru­bal­ca­ba va más allá del 20-N, tal y co­mo de­mos­tró en su dis­cur­so del 9 de ju­lio, tie­ne un pro­yec­to pa­ra cua­tro años.

¿Qué opi­na de las re­ti­cen­cias de his­tó­ri­cos del PSOE co­mo Al­fon­so Gue­rra o Jo­sé Bono a ir en las lis­tas?

El PSOE tie­ne gran­des ac­ti­vos po­lí­ti­cos, tan­to Jo­sé Bono co­mo Al­fon­so Gue­rra lo son y es­pe­ro que vuel­van a re­pe­tir, por­que va­mos a ne­ce­si­tar tam­bién de su apor­ta­ción y de su ex­pe­rien­cia. El PSOE no pue­de per­der esos ac­ti­vos, los ne­ce­si­ta­mos hoy más que nun­ca.

¿Có­mo va la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca del PSOE? ¿Anun­cia­rán al­gu­na me­di­da es­tre­lla, co­mo un im­pues­to pa­ra ri­cos?

“A Ru­bal­ca­ba se le co­no­cen más pro­pues­tas en tres me­ses que a Ra­joy en tres años de le­gis­la­tu­ra” “El pro­yec­to de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba no aca­ba el 20 de no­viem­bre, ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se”

El 9 de ju­lio, en el mo­men­to en que Ru­bal­ca­ba pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra, ha­bló de un pro­gra­ma am­bi­cio­so pe­ro rea­lis­ta. En la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca ve­re­mos pro­pues­tas que con­ju­guen am­bos ob­je­ti­vos. No­so­tros va­mos a pro­po­ner aque­llo que po­da­mos cum­plir y lo que no po­da­mos cum­plir no va a es­tar en el pro­gra­ma elec­to­ral. Va­mos a ha­cer pro­pues­tas en ma­te­ria de po­lí­ti­ca so­cial, am­bien­tal, fis­cal, co­mo por ejem­plo ese im­pues­to a los be­ne­fi­cios de los ban­cos pa­ra crear em­pleo di­rec­to, y tam­bién en ma­te­ria la­bo­ral, que es nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo, vol­ver a crear em­pleo. Ese va a ser el marco de la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca. Re­sul­ta lla­ma­ti­vo que en tres me­ses que lle­va Ru­bal­ca­ba de can­di­da­to se le ha­yan co­no­ci­do mu­chas más pro­pues­tas que en tres años de Ra­joy, que aún no se sa­be exac­ta­men­te qué es lo que pien­sa, ni cuá­les van a ser las pro­pues­tas que hi­po­té­ti­ca­men­te pu­die­ra po­ner en mar­cha en ca­so de ser pre­si­den­te del Go­bierno. El Go­bierno ha qui­ta­do el lí­mi­te le­gal a los con­tra­tos tem­po­ra­les y ha au­men­ta­do los con­tra­tos de for­ma­ción has­ta los 30 años. ¿Ayu­da eso al­go al em­pleo? Esa res­pues­ta la tie­ne que dar el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, que es quien tie­ne los da­tos. Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es crear em­pleo, so­bre to­do en­tre la po­bla­ción más jo­ven, que es la que peor lo es­tá pa­san­do. Ru­bal­ca­ba tie­ne una pro­pues­ta po­ten­te, que es com­bi­nar for­ma­ción con em­pleo. El ob­je­ti­vo del em­pleo tie­ne que ser un ob­je­ti­vo na­cio­nal en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra, en el que es­tén in­vo­lu­cra­das to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Se­rá la prin­ci­pal me­ta de Ru­bal­ca­ba co­mo pre­si­den­te del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.