Eu­ro­pa, mer­ca­do y Cons­ti­tu­ción

La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal anun­cia­da per­si­gue cal­mar al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y evi­tar así dar cum­pli­mien­to a sus exi­gen­cias, so­bre to­do en ma­te­ria la­bo­ral.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUE­RRA

Es in­con­gruen­te exi­gir a los paí­ses con di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que re­duz­can el dé­fi­cit y que po­ten­cien el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

en un de­ba­te par­la­men­ta­rio acer­ca de un De­cre­to Ley del Go­bierno de me­di­das eco­nó­mi­cas, du­ran­te el mes de agos­to, el pre­si­den­te del Go­bierno dio a co­no­cer una pro­pues­ta de mo­di­fi­ca­ción del tex­to de la Cons­ti­tu­ción de 1978. La pro­pues­ta con­sis­tía en in­tro­du­cir en la Car­ta Mag­na un pre­cep­to que fi­je el dé­fi­cit y el mar­gen de la deuda pú­bli­ca con el ob­je­ti­vo de al­can­zar un pre­su­pues­to es­truc­tu­ral­men­te equi­li­bra­do, co­mo es­ta­ble­ce el Pac­to Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to. El anun­cio efec­tua­do por el pre­si­den­te del Go­bierno pre­ten­día que la ma­te­ria­li­za­ción de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal se rea­li­za­ra an­tes de la di­so­lu­ción de las cá­ma­ras, fi­ja­da por el pre­si­den­te pa­ra el 26 de sep­tiem­bre da­da su in­ten­ción, ya co­no­ci­da, de que las elec­cio­nes se ce­le­bren el 20 de no­viem­bre pró­xi­mo. El pre­si­den­te aña­dió dos re­le­van­tes da­tos más en su dis­cur­so: la efi­ca­cia de la nor­ma no ten­dría fuer­za de ley has­ta el año 2018 o el 2020; y por úl­ti­mo in­for­mó que con­ta­ba con el acuer­do del di­ri­gen­te del más nu­me­ro­so (en dipu­tados) par­ti­do de la opo­si­ción.

La sor­pre­sa ini­cial dio pa­so in­me­dia­to a las con­si­de­ra­cio­nes que pro­vo­ca­ba el anun­cio. En pri­mer lu­gar, el cálcu­lo tem­po­ral: si la re­for­ma de­bía es­tar ter­mi­na­da an­tes del 26 de sep­tiem­bre no ca­bían du­das so­bre el pro­ce­so par­la­men­ta­rio, pro­ce­di­mien­to de ur­gen­cia y apro­ba­ción en lec­tu­ra úni­ca. Nue­va im­pre­sión: una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da de ma­ne­ra rá­pi­da, sin de­ba­te so­se­ga­do, en de­fi­ni­ti­va, ace­le­ra­da­men­te. Acu­dió en una suer­te de socorro el precedente. La Cons­ti­tu­ción de 1978 so­lo ha su­fri­do una re­for­ma, mo­ti­va­da por la fir­ma el 7 de fe­bre­ro de 1992 en Maas­tricht del Tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea, en el que en­tre otras mu­chas cues­tio­nes se es­ta­ble­cía que “to­do ciu­da­dano de la Unión Eu­ro­pea que re­si­da en un Es­ta­do miem­bro del que no sea na­cio­nal ten­drá de­re­cho a ser elec­tor y ele­gi­ble en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del Es­ta­do miem­bro en el que re­si­da...”.

En el mes de ju­lio de 1992 se pre­sen­tó una pro­po­si­ción de ley, ava­la­da por to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios, de mo­di­fi­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción que fue tra­mi­ta­da por pro­ce­di­mien­to de ur­gen­cia y en lec­tu­ra úni­ca. El de­ba­te en el Pleno tu­vo lu­gar el miér­co­les 22 de ju­lio de 1992, la vo­ta­ción se reali­zó en la mo­da­li­dad pú­bli­ca por lla­ma­mien­to. El re­sul­ta­do fue: vo­tos emi­ti­dos, 332; afir­ma­ti­vos, 332.

Es de­cir, que el precedente ava­la la po­si­bi­li­dad de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal rá­pi­da, pues to­dos los gru­pos acep­ta­ron el pro­ce­di­mien­to en la úni­ca re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal rea­li­za­da en los 33 años de vi­gen­cia del tex­to cons­ti­tu­cio­nal.

Hay al­go que tie­ne cier­to ca­rác­ter de pa­ra­do­ja: los que siem­pre han cri­ti­ca­do “la ri­gi­dez” de la Cons­ti­tu­ción, las di­fi­cul­ta­des que hay que su­pe­rar pa­ra su mo­di­fi­ca­ción, son pre­ci­sa­men­te los que me­nos con­ve­nien­te en­cuen­tran el pro­ce­di­mien­to rá­pi­do, fle­xi­ble, que se pre­ten­de en es­ta oca­sión. So­lo pue­den res­pon­der con una ar­gu­men­ta­ción de va­lor par­cial: en es­ta oca­sión la ur­gen­cia de la apli­ca­ción de la nor­ma no existe –al me­nos apa­ren­te­ment epues se anun­ció en la in­ter­ven­ción del pre­si­den­te que no ope­ra­ría has­ta el 2018 o el 2020. Es cier­to que po­dría plan­tear­se la re­for­ma en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra, si no fue­ra por­que to­das es­tas de­ci­sio­nes es­tán más li­ga­das a la des­com­po­si­ción fi­nan­cie­ra de la Unión que a la efec­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de la nor­ma pro­pues­ta, sin que es­ta sea irre­le­van­te. exa­mi­na­da la cues­tión de la tem­po­ra­li­dad, los pla­zos, el ca­len­da­rio y por en­de los pro­ce­di­mien­tos ele­gi­dos (u obli­ga­dos) pa­ra la tra­mi­ta­ción, res­ta ana­li­zar cuá­les son las con­se­cuen­cias de la cláu­su­la que se quie­re in­tro­du­cir y sa­ber cuál es la ra­zón por la que se pro­ce­de a su ma­te­ria­li­za­ción. En tér­mi­nos más fa­mi­lia­res: ¿pa­ra qué se ha­ce?, ¿por qué ra­zón se ha­ce? Las dos pre­gun­tas tie­nen una res­pues­ta co­mún: es­tá en re­la­ción con las “nue­vas” exi­gen­cias del mer­ca­do (o los mer­ca­dos, co­mo es mo­da) a los go­bier­nos pa­ra que sa­tis­fa­gan su in­sa­cia­ble sed de be­ne­fi­cios fi­nan­cie­ros.

El pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción y la trans­for­ma­ción del ca­pi­ta­lis­mo en pre­do­mi­nan­te­men­te fi­nan­cie­ro ha su­pues­to una re­duc­ción del mar­gen de ma­nio­bra de los go­bier­nos en ma­te­ria de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, ca­pa­ci­dad de ac­tua­ción que se ha trans­fe­ri­do, no a los or­ga­nis­mos su­pra­na­cio­na­les (la Unión Eu­ro­pea, por ejem­plo) sino a los gru­pos de es­pe­cu­la­do­res que agi­tan la eco­no­mía mun­dial crean­do una si­tua­ción de de­sigual­dad cre­cien­te. Es­tos gru­pos, le­jos de ser com­ba­ti­dos por los or­ga­nis­mos po­lí­ti­cos in­ter­na­cio­na­les, cuen­tan con su co­la­bo­ra­ción. El cir­cui­to eco­nó­mi­co ha si­do el si­guien­te –han de ex­cu­sar la sim­pli­fi­ca­ción-: los sec­to­res fi­nan­cie­ros, ban­ca­rios, más po­de­ro­sos del mun­do pro­vo­can, por su irres­pon­sa­ble po­lí­ti­ca de­di­ca­da so­lo al en­ri­que­ci­mien­to

de sus ges­to­res, una cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. Los cul­pa­bles de la cri­sis re­cla­man ayu­da a los Es­ta­dos pa­ra no su­cum­bir. Los Es­ta­dos, ba­jo el ar­gu­men­to de “de­ma­sia­do gran­des pa­ra de­jar­los caer” acu­den a su res­ca­te, per­tur­ban­do sus eco­no­mías pro­pias. De se­gui­do los gru­pos fi­nan­cie­ros exi­gen aus­te­ri­dad ba­jo ame­na­za de arra­sar la eco­no­mía de esos paí­ses; y cuen­tan ade­más con ins­tru­men­tos pro­pios, las lla­ma­das agencias de ra­ting, que ca­li­fi­can la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de ca­da país aten­dien­do so­lo a sus in­tere­ses pri­va­dos.

Es en es­te pa­no­ra­ma en el que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) exi­ge de los Go­bier­nos de los paí­ses miem­bros de la UE el so­me­ti­mien­to de sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas a las di­rec­tri­ces del Ban­co, ba­jo ame­na­za de no com­prar la deuda na­cio­nal o in­clu­so de in­ter­ven­ción eco­nó­mi­ca. La res­pon­sa­bi­li­dad de los po­lí­ti­cos eu­ro­peos pro­vie­ne del mo­men­to en que acep­ta­ron el es­ta­tus de in­de­pen­den­cia del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, au­tó­no­mo res­pec­to de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de los Go­bier­nos ele­gi­dos por los ciu­da­da­nos. En­tro­ni­za­ron aquí al di­ri­gen­te del Ban­co co­mo sá­tra­pa de la eco­no­mía eu­ro­pea.

Vol­vien­do a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, hay que fe­li­ci­tar y agra­de­cer a los ne­go­cia­do­res so­cia­lis­tas que ha­yan arran­ca­do ce­sio­nes muy im­por­tan­tes al par­ti­do con­ser­va­dor. La pri­me­ra, por su im­por­tan­cia, es la de elu­dir en la Cons­ti­tu­ción cual­quier re­fe­ren­cia cuan­ti­ta­ti­va que hi­cie­se pri­sio­ne­ro al Go­bierno de turno de una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca cons­ti­tu­cio­na­li­za­da. Los prin­ci­pios de equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio y su re­la­ción con los pa­rá­me­tros acor­da­dos en la Unión Eu­ro­pea per­mi­ten una fle­xi­bi­li­dad en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca to­tal­men­te ne­ce­sa­ria. Es­ta elas­ti­ci­dad se ha­ce más fuer­te y pa­ten­te con las ex­cep­cio­nes que se es­ta­ble­cen pa­ra los lí­mi­tes de dé­fi­cit y deuda, en los ca­sos de ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, re­ce­sión eco­nó­mi­ca o si­tua­cio­nes de emer­gen­cia ex­tra­or­di­na­ria que es­ca­pen al con­trol del Es­ta­do y per­ju­di­quen con­si­de­ra­ble­men­te la si­tua­ción fi­nan­cie­ra o la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca o so­cial del Es­ta­do. se ha aña­di­do ade­más en la ne­go­cia­ción la po­si­bi­li­dad de re­vi­sión en los años 2015 y 2018 de los acuer­dos que aho­ra se han lo­gra­do. Que­da so­lo dar so­lu­ción a la con­tra­dic­ción de apro­bar ace­le­ra­da­men­te una nor­ma­ti­va que no se­rá de apli­ca­ción has­ta el año 2020. Ya se ha su­ge­ri­do la res­pues­ta en el tex­to precedente. Es una for­ma de ase­gu­rar fir­me­za y sol­ven­cia an­te los or­ga­nis­mos eu­ro­peos (el BCE) y el mer­ca­do. Se tra­ta de “cal­mar” (es el ver­bo de mo­da en la eco­no­mía) al BCE con una dis­ci­pli­na eco­nó­mi­ca cons­ti­tu­cio­na­li­za­da y evi­tar así dar cum­pli­mien­to a las exi­gen­cias de la en­ti­dad mo­ne­ta­ria eu­ro­pea, so­bre to­do en ma­te­ria la­bo­ral. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ex­tra­li­mi­ta sus com­pe­ten­cias e in­va­de la so­be­ra­nía de los Es­ta­dos cuan­do pre­ten­de im­po­ner una po­lí­ti­ca la­bo­ral sin tí­tu­los com­pe­ten­cia­les pa­ra ello.

EL de­ba­te po­lí­ti­co ver­da­de­ro que se plan­tea con es­ta y otras de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas to­ma­das en el ám­bi­to po­lí­ti­co es ele­gir cuál es la vía más efi­caz y más jus­ta cuan­do la eco­no­mía de un país o de una re­gión su­pra­na­cio­nal en­tra en un pro­ce­so de de­bi­li­ta­mien­to o in­clu­so de re­ce­sión: ¿re­du­cir gas­tos o au­men­tar la in­ver­sión? ¿Qué de­be ser prio­ri­ta­rio: el con­trol del dé­fi­cit o el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co? Por­que lo que re­sul­ta in­con­gruen­te, por im­po­si­ble, es exi­gir a los paí­ses con gra­ves di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que re­duz­can el dé­fi­cit y que po­ten­cien el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. El mer­ca­do quie­re ga­ran­tías del pa­go de la deuda pa­ra lo que pro­po­ne que se ajus­ten los gas­tos, pe­ro exi­ge tam­bién que crez­ca la eco­no­mía pa­ra que ge­ne­re be­ne­fi­cios que per­mi­tan el pa­go de la deuda. Los dos tér­mi­nos son di­fí­cil­men­te com­pa­ti­bles, si no im­po­si­bles. Mien­tras que la Unión Eu­ro­pea no sea cons­cien­te de es­ta con­tra­dic­ción no ha­brá so­lu­ción pa­ra los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de los paí­ses miem­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.