El caos de Bil­du

El sec­tor más ra­di­cal de la iz­quier­da aber­za­le se ha he­cho con el con­trol de la coa­li­ción en de­tri­men­to de Eus­ko Al­kar­ta­su­na y Al­ter­na­ti­ba, que han ce­di­do pro­ta­go­nis­mo.

Tiempo - - ESPAÑA - POR SAN­TIA­GO ETXAUZ

En el río re­vuel­to en que se ha con­ver­ti­do Bil­du es­tán co­bran­do las ma­yo­res pie­zas los sec­to­res más ra­di­ca­les de la iz­quier­da aber­za­le. Aque­llos que ha­cen oí­dos sor­dos a la de­rro­ta de ETA, ob­vian el su­fri­mien­to y la re­pa­ra­ción del da­ño cau­sa­do a las víc­ti­mas de la ban­da y se han ali­nea­do con los plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos de los eta­rras.

Tras el éxi­to elec­to­ral en los pa­sa­dos co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les y fo­ra­les de la mar­ca pa­tro­ci­na­da por la ile­ga­li­za­da Ba­ta­su­na, com­pues­ta por in­de­pen­dien­tes y los par­ti­dos Eus­ko Al­kar­ta­su­na y Al­ter­na­ti­ba, es­tas for­ma­cio­nes han ce­di­do el pro­ta­go­nis­mo a aque­llos sec­to­res de la iz­quier­da aber­za­le que se han he­cho, en ape­nas dos me­ses, con las rien­das de Bil­du. Es­tos han ocu­pa­do los pues­tos más re­le­van­tes en el cen­te­nar de ayun­ta­mien­tos vas­cos que ges­tio­nan y en la Dipu­tación de Gui­púz­coa, que di­ri­ge Martín Ga­ri­tano.

EA y Al­ter­na­ti­ba han si­do fa­go­ci­ta­dos y di­lui­dos por la iz­quier­da aber­za­le has­ta el pun­to de que es­tos par­ti­dos, que con­de­na­ban la vio­len­cia de ETA, no han sus­cri­to las mo­cio­nes pre­sen­ta­das en las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas por los par­ti­dos PP, PSOE y PNV, que pi­den el fi­nal de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta.

Ór­ga­nos de di­rec­ción.

Des­de es­tos pues­tos de re­le­van­cia pú­bli­ca los re­pre­sen­tan­tes de Bil­du han ac­ti­va­do la pro­pa­gan­da a fa­vor de los pre­sos de ETA, y han con­vo­ca­do mo­vi­li­za­cio­nes en las que se reivin­di­ca la am­nis­tía y el acer­ca­mien­to de los re­clu­sos de la ban­da a cár­ce­les del País Vasco y Na­va­rra, la de­ro­ga­ción de la de­no­mi­na­da doctrina Pa­rot, que im­pli­ca el cum­pli­mien­to ín­te­gro de las con­de­nas por terrorismo, y han so­li­ci­ta­do el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo vasco. Ac­cio­nes que sa­tis­fa­cen a los nú­cleos más ma­xi­ma­lis­tas de la iz­quier­da aber­za­le que no se han des­mar­ca­do de la his­to­ria san­grien­ta de ETA y que han de­ja­do en un se­gun­do plano la pro­pues­ta de le­ga­li­za­ción de Sor­tu, el par­ti­do pro­mo­vi­do por Ar­nal­do Ote­gi, Jo­se­ba Per­mach y Ra­fael Díez Usa­bia­ga, en­tre otros di­ri­gen­tes de Ba­ta­su­na.

Fuen­tes pró­xi­mas a los di­se­ña­do­res de los es­ta­tu­tos de Sor­tu, cu­ya prohi­bi­ción o no es­tá pen­dien­te de ser sen­ten­cia­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, afir­man: “Mien­tras no sea le­ga­li­za­do es­te par­ti­do el caos en Bil­du se in­cre­men­ta­rá, por­que es ne­ce­sa­rio que exis­ta una or­ga­ni­za­ción con un pre­si­den­te, un se­cre­ta­rio ge­ne­ral y una eje­cu­ti­va que pon­ga or­den en to­do el en­tra­ma­do. Tam­bién es ne­ce­sa­rio el di­bu­jo de un cuer­po doc­tri­nal y pro­gra­má­ti­co que re­co­ja la apues­ta por las vías de­mo­crá­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les y la con­de­na de la vio­len­cia. Aho­ra hay mu­cha des­orien­ta­ción que se di­si­mu­la con la ra­di­ca­li­za­ción de los men­sa­jes. Los au­to­de­no­mi­na­dos por­ta­vo­ces de Bil­du se han des­pla­za­do ha­cia las reivin­di­ca­cio­nes y la es­tra­te­gia de ETA y pue­den per­ju­di­car el fu­tu­ro de Sor­tu. En es­tos mo­men­tos, en las ins­ti­tu­cio­nes que go­bier­nan y en las que ocu­pan pues­tos muy re­le­van­tes hay mu­chas du­das so­bre su ges­tión dia­ria. Los car­gos pú­bli­cos van a su ai­re”.

En es­te sen­ti­do apun­tan tam­bién que ha ha­bi­do ac­tua­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes de por­ta­vo­ces de la iz­quier­da aber­za­le que po­nen en la cuer­da flo­ja el fu­tu­ro en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de al­gu­nos car­gos de Bil­du y res­tan pun­tos pa­ra la le­ga­li­za­ción de Sor­tu. Se re­fie­ren con­cre­ta­men­te a los des­plan­tes rea­li­za­dos por el dipu­tado ge­ne­ral de Gui­púz­coa, Martín Ga­ri­tano, y el al­cal­de de San Se­bas­tián, Juan Car­los Iza­gui­rre, a las víc­ti­mas de ETA, a la no con­de­na del terrorismo eta­rra y al afec­to y so­li­da­ri­dad mos­tra­da con los fa­mi­lia­res de los pre­sos de la ban­da. Ges­tos y ma­ni­fes­ta­cio­nes que a jui­cio del PP y del PSE equi­pa­ran “a las víc­ti­mas con los ver­du­gos” y que ha ma­ti­za­do Íñi­go Ur­ku­llu ase­ve­ran­do que “Bil­du no guar­da la más mí­ni­ma sen­si­bi­li­dad con las víc­ti­mas del terrorismo eta­rra”.

Es­tos me­dios de la iz­quier­da aber­za­le re­cal­can que “Bil­du tie­ne una ca­ren­cia fun­da­men­tal y es que no tie­ne ór­ga­nos de di­rec­ción ni equi­po di­ri­gen­te que to­me de­ci­sio­nes, las ha­ga cum­plir y pue­da im­po­ner san­cio­nes; se da la pa­ra­do­ja de que quie­nes han lo­gra­do el po­der, ca­re­cen del po­der que con­fie­re esa es­truc­tu­ra par­ti­da­ria pa­ra di­ri­gir y coor­di­nar sus ac­cio­nes, no hay pro­gra­ma ni equi­po que or­ga­ni­ce las ac­tua­cio­nes”.

Lu­cha in­ter­na.

En es­te es­ce­na­rio, el gru­po que rom­pió ama­rras con ETA y arre­ba­tó a la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta la di­rec­ción po­lí­ti­ca y es­tra­té­gi­ca de la iz­quier­da aber­za­le si­gue ile­ga­li­za­do. Ar­nal­do Ote­gi y los pa­tro­ci­na­do­res de Sor­tu se han en­con­tra­do con que la prohi­bi­ción de sus ac­ti­vi­da­des ha ra­di­ca­li­za­do las po­si­cio­nes de los in­de­pen­dien­tes en­quis­ta­dos en Bil­du.

Es­tas per­so­nas, que ocu­pan los car­gos de re­le­van­cia en los equi­pos con­for­ma­dos en la Dipu­tación de Gui­púz­coa y la al­cal­día de San Se­bas­tián, es­tán in­fluen­cia­das di­rec­ta­men­te por los más ra­di­ca­les de la iz­quier­da aber­za­le, aque­llos que per­die­ron el de­ba­te in­terno al apos­tar por se­guir las di­rec­tri­ces mar­ca­das por los eta­rras. La gran ma­yo­ría del gru­po de ase­so­res con­tra­ta­dos por el dipu­tado ge­ne­ral de Gui­púz­coa y por los prin­ci­pa­les al­cal­des de los mu­ni­ci­pios re­gi­dos por Bil­du ha de­ja­do su im­pron­ta co­mo abo­ga­dos de pre­sos de ETA, edi­les de ANV o por su per­te­nen­cia a Eus­kal He­rri­ta­rrok y or­ga­ni­za­cio­nes de la iz­quier­da aber­za­le di­ri­gi­das por los eta­rras.

Mien­tras Ar­nal­do Ote­gi, ava­la­do por pre­sos his­tó­ri­cos de la ban­da, ha se­ña­la­do que “ETA so­bra y es­tor­ba”, las de­cla­ra­cio­nes efec­tua­das por los re­pre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les de la iz­quier­da aber­za­le elu­den pe­dir la “di­so­lu­ción de

El prin­ci­pal pro­ble­ma de Bil­du es que no tie­ne pro­gra­ma ni equi­po que or­ga­ni­ce sus ac­tua­cio­nes

la ban­da”. En es­te con­tex­to, el exal­cal­de de Elo­rrio por ANV, Ni­ko Mo­reno, re­ve­la el gi­ro de Bil­du ha­cia las po­si­cio­nes mar­ca­das por los eta­rras en sus co­mu­ni­ca­dos de tre­gua. Es­te por­ta­voz ase­gu­ra que “pa­ra afian­zar el pro­ce­so de paz se ha­ce ne­ce­sa­rio la le­ga­li­za­ción de Sor­tu y el fin de la ac­tual po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria”. De­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das al fi­nal de una ma­ni­fes­ta­ción ce­le­bra­da la pa­sa­da se­ma­na en Bil­bao en la que los con­gre­ga­dos co­rea­ron gri­tos por la li­be­ra­ción de los pre­sos de ETA, la am­nis­tía pa­ra los te­rro­ris­tas y la in­de­pen­den­cia de Eus­kal He­rria.

Mo­reno ade­más so­li­ci­tó al Go­bierno es­pa­ñol “el fin de la dis­per­sión de los pre­sos de la ban­da y el ce­se uni­la­te­ral, per­ma­nen­te y ve­ri­fi­ca­ble de la cri­mi­nal po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria”. Con­si­de­ra­cio­nes que coin­ci­den con las con­tra­pres­ta­cio­nes so­li­ci­ta­das por los eta­rras pa­ra en­tre­gar las ar­mas. Es­tas son: “Le­ga­li­za­ción de Sor­tu y be­ne­fi­cios pa­ra sus pre­sos, así co­mo el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo vasco”.

“[En es­te con­tex­to de ra­di­ca­li­za­ción de men­sa­jes] los que he­mos apos­ta­do sin­ce­ra­men­te por las vías pa­cí­fi­cas y de­mo­crá­ti­cas e in­sis­ti­do pa­ra que ETA cie­rre la per­sia­na, ne­ce­si­ta­mos de la le­ga­li­za­ción de Sor­tu pa­ra evi­tar que los más ra­di­ca­les se ha­gan con el con­trol de la si­tua­ción y ra­len­ti­cen o frus­tren el pro­ce­so de paz. Con un par­ti­do, una eje­cu­ti­va y unos es­ta­tu­tos las lí­neas que­da­rán más ní­ti­das y de­fi­ni­das y se evi­ta­rá que los más du­ros con­tro­len los tiem­pos y se ins­ta­len en las te­sis de aque­llos eta­rras que han per­di­do la ba­ta­lla”, des­ta­can me­dios cer­ca­nos al sec­tor de Ar­nal­do Ote­gi.

En es­ta lu­cha in­ter­na en­tre pre­sos de ETA, gru­pos de la iz­quier­da aber­za­le y en el seno de la mer­ma­da or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta de lo que no ca­be nin­gu­na du­da es de que, co­mo ya in­for­mó Tiem­po, ETA man­ten­drá su al­to el fue­go per­ma­nen­te y ve­ri­fi­ca­ble has­ta las pró­xi­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. En su guion cons­ta ha­cer pú­bli­co un co­mu­ni­ca­do an­tes de los co­mi­cios del 20-N pa­ra po­ten­ciar el vo­to fa­vo­ra­ble a la iz­quier­da aber­za­le que a fal­ta de Sor­tu se pre­sen­ta­rá co­mo Bil­du. Ya sea con unas u otras si­glas es­pe­ran ob­te­ner en­tre cua­tro y sie­te dipu­tados y gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio en Ma­drid.

Acer­ca­mien­to de pre­sos. El dipu­tado Martín Ga­ri­tano sa­lu­da a los par­ti­ci­pan­tes en una con­cen­tra­ción de apo­yo a los pre­sos de ETA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.