Los re­tos del nue­vo je­fe de la Ca­sa del Rey

El diplomático Ra­fael Spot­torno regresa al pa­la­cio de la Zar­zue­la en vís­pe­ras de un cam­bio de ci­clo po­lí­ti­co y con una cri­sis eco­nó­mi­ca y de va­lo­res en la que la Co­ro­na tie­ne que for­ta­le­cer su ca­pa­ci­dad de cohe­sión.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ Más in­for­ma­ción, en el blog de An­to­nio Ro­drí­guez en www.tiem­po­dehoy.com

So­brino del in­sig­ne fi­ló­so­fo Jo­sé Or­te­ga y Gas­set, diplomático de ca­rre­ra, de fa­mi­lia li­be­ral y afi­cio­na­do a la en­cua­der­na­ción y res­tau­ra­ción de li­bros, a Ra­fael Spot­torno Díaz-Ca­ro (Ma­drid, 1945) le sor­pren­dió una lla­ma­da a prin­ci­pios de agos­to cuan­do se en­con­tra­ba con su fa­mi­lia de va­ca­cio­nes en la cos­ta ga­di­ta­na. El Rey que­ría re­ci­bir­le en au­dien­cia en el pa­la­cio de Ma­ri­vent. A sus 66 años, la vi­da de ser­vi­dor pú­bli­co le te­nía guar­da­da una úl­ti­ma sor­pre­sa y, dis­ci­pli­na­do co­mo po­cos, co­gió un avión pa­ra Pal­ma de Ma­llor­ca de in­me­dia­to. De allí vol­vió con el en­car­go de ser el pró­xi­mo je­fe de la Ca­sa del Rey tras el ofre­ci­mien­to que le hi­zo el mo­nar­ca.

Spot­torno sus­ti­tui­rá a Alberto Aza el pró­xi­mo 30 de sep­tiem­bre. Por ava­ta­res de la vi­da el pri­me­ro tu­vo que ce­der su despacho en Zar­zue­la al se­gun­do a fi­na­les de 2002, ya que Spot­torno fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Ca­sa de 1993 a 2002 con Fer­nan­do Al­man­sa, mien­tras que Aza tu­vo un pe­rio­do de apren­di­za­je de unos me­ses co­mo nú­me­ro dos de Al­man­sa pa­ra co­no­cer y fa­mi­lia­ri­zar­se con la idio­sin­cra­sia in­ter­na de Zar­zue­la. Aho­ra el re­le­vo se ha­rá a la in­ver­sa.

El cam­bio del tán­dem for­ma­do por Aza y su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Ri­car­do Díez Ho­chleit­ner, era pre­vi­si­ble y nor­mal una vez que am­bos iban a cum­plir en po­cas se­ma­nas los nue­ve años de ser­vi­cio y ase­so­ra­mien­to al je­fe del Es­ta­do, un pla­zo no es­cri­to que se ha cum­pli­do con ca­da uno de los je­fes de la Ca­sa des­de la épo­ca de Sa­bino Fer­nán­dez Cam­po.

La pri­me­ra ta­rea pa­ra Spot­torno, an­tes in­clu­so del 30 de sep­tiem­bre, se­rá de­ci­dir quién le acom­pa­ña co­mo nú­me­ro dos en el or­ga­ni­gra­ma de la Ca­sa del Rey. Es­tos úl­ti­mos años se ha es­pe­cu­la­do con la po­si­bi­li­dad de que una mu­jer ac­ce­die­se por pri­me­ra vez a es­te pues­to y se ha­bló de la di­plo­má­ti­ca Ma­ría Je­sús Fi­ga co­mo

Apa­sio­na­do de la cul­tu­ra, Ra­fael Spot­torno de­be­rá su­per­vi­sar el fu­tu­ro Mu­seo de Co­lec­cio­nes Reales

la más in­di­ca­da pa­ra sus­ti­tuir a Díez Ho­chleit­ner, pe­ro el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro la en­vió ha­ce unos me­ses a Ro­ma co­mo em­ba­ja­do­ra an­te la San­ta Se­de en otro he­cho sin pre­ce­den­tes, pues nun­ca una mu­jer es­pa­ño­la ha­bía pre­sen­ta­do car­tas cre­den­cia­les a un pa­pa.

De en­tre los di­plo­má­ti­cos po­dría ele­gir a Jorge Dez­ca­llar, coe­tá­neo su­yo, con gran ex­pe­rien­cia en pues­tos di­fí­ci­les tan­to en Go­bier­nos del PP co­mo del PSOE y que es­ta úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra ha cum­pli­do con cre­ces al fren­te de la em­ba­ja­da en Was­hing­ton.

Una vez que se for­ma­li­ce su nom­bra­mien­to en el BOE y to­me po­se­sión de su car­go en Zar­zue­la, Spot­torno de­be­rá de­ci­dir si re­le­va a al­guno de los al­tos car­gos de la Ca­sa. To­dos han pues­to a su dis­po­si­ción sus res­pec­ti­vos car­gos, si­guien­do la prác­ti­ca ha­bi­tual ca­da vez que se pro­du­ce un re­le­vo de es­te ti­po, se­gún ha ex­pli­ca­do un por­ta­voz ofi­cial a Tiem­po.

Sal­vo el je­fe de Ad­mi­nis­tra­ción, In­fra­es­truc­tu­ra y Ser­vi­cio, Isaías Pe­ral, y el di­rec­tor ge­ne­ral de Re­la­cio­nes con los Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción, Ra­món Iri­ba­rren, to­dos los de­más pues­tos del or­ga­ni­gra­ma de al­tos car­gos de Zar­zue­la -des­de los je­fes de la Se­cre­ta­ría de la Rei­na, el ge­ne­ral Jo­sé Ca­bre­ra, y del Prín­ci­pe, Jai­me Al­fon­sín, has­ta el res­to de di­rec­to­res ge­ne­ra­les-fue­ron nom­bra­mien­tos de la épo­ca de Al­man­sa y Spot­torno que Aza no to­có. Por tan­to, a to­dos ellos les co­no­ce, pe­ro el he­cho de que lle­ven mu­cho tiem­po en Zar­zue­la pue­de pe­sar en la de­ci­sión. En es­te sen­ti­do, va­rias fuen­tes pró­xi­mas a la ins­ti­tu­ción dan por he­cho que Spot­torno ha­rá cam­bios en al­gu­nos pues­tos, pe­ro no de gol­pe, sino de for­ma es­ca­lo­na­da pa­ra no crear va­cíos ni dis­fun­cio­nes, co­mo se sue­len ha­cer las co­sas de pa­la­cio.

Re­la­cio­nes con el fu­tu­ro Go­bierno.

El he­cho de que es­te enamo­ra­do del Ma­drid de los Aus­trias, del que to­dos des­ta­can lo mi­nu­cio­so y afa­ble que es en las ta­reas de or­ga­ni­za­ción y en el tra­to, re­gre­se a la Zar­zue­la an­tes de un cam­bio de ci­clo po­lí­ti­co, in­de­pen­dien­te­men­te de quién ga­ne el 20-N, es un he­cho a te­ner en cuen­ta. Spot­torno de­be­rá cui­dar al má­xi­mo las re­la­cio­nes de la Co­ro­na con el Go­bierno que sal­ga de las ur­nas y en­tre sus co­me­ti­dos es­ta­rá el pre­pa­rar con el pa­la­cio de la Mon­cloa la agen­da de tra­ba­jo a tra­tar en el despacho se­ma­nal del Rey con el je­fe del Eje­cu­ti­vo que sus­ti­tu­ya a Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

Ade­más, a la cri­sis eco­nó­mi­ca se le ha uni­do en es­tos úl­ti­mos me­ses una de va­lo­res, en la que mo­vi­mien­tos co­mo los del 15-M han pues­to voz a bue­na par­te de los pro­ble­mas y de­man­das de los es­pa­ño­les, de ahí que las ci­ta­das fuen­tes re­sal­ten la ne­ce­si­dad de que la Co­ro­na for­ta­lez­ca su ca­pa­ci­dad de cohe­sión con ini­cia­ti­vas co­mo la Fun­da­ción Prín­ci­pe de Gi­ro­na pa­ra los jó­ve­nes em­pren­de­do­res, que de­be­rá im­pul­sar­se ba­jo el pe­rio­do de Spot­torno.

Otro asun­to en la me­sa del nue­vo je­fe de la Ca­sa del Rey se­rá el de la pro­yec­ción pú­bli­ca de los miem­bros de la Fa­mi­lia Real, en es­pe­cial la de los Prín­ci­pes de Asturias. En opi­nión de las ci­ta­das fuen­tes, pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra que se cree una se­cre­ta­ría es­pe­cí­fi­ca pa­ra la prin­ce­sa Le­ti­zia, así co­mo pa­ra afron­tar la re­mo­de­la­ción de la pá­gi­na web. La je­fa de pren­sa de Zar­zue­la du­ran­te la épo­ca de Spot­torno co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Asun­ción Val­dés, re­cor­da­ba en una re­cien­te sem­blan­za del nue­vo je­fe de la Ca­sa del Rey pa­ra el dia­rio La Nue­va

Es­pa­ña que en los no­ven­ta, es­te im­pul­só la mo­der­ni­za­ción de los sis­te­mas in­for­má­ti­cos del pa­la­cio, así co­mo el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías a tra­vés de mó­vi­les e In­ter­net que cul­mi­nó con la pues­ta en mar­cha del por­tal de la ins­ti­tu­ción en la red (www.ca­sa­real.es).

So­bre es­to úl­ti­mo, el de­par­ta­men­to de Iri­ba­rren con­tra­tó re­cien­te­men­te a una per­so­na pa­ra di­se­ñar una nue­va pá­gi­na en la que, en­tre otras co­sas, se ha pre­vis­to el ac­ce­so a in­for­ma­ción en ca­ta­lán, vasco y ga­lle­go, las tres len­guas co­fi­cia­les que apa­re­cen en la Cons­ti­tu­ción. Otra ta­rea pen­dien­te des­de ha­ce años es la di­gi­ta­li­za­ción del enor­me de­pó­si­to fo­to­grá­fi­co que se ha ido guar­dan­do en Zar­zue­la des­de fi­na­les de los se­sen­ta.

Por úl­ti­mo, un área de es­pe­cial pre­di­lec­ción del pró­xi­mo je­fe de la Ca­sa es la de la cul­tu­ra. El im­pul­so de la Co­ro­na a la red de ins­ti­tu­tos Cer­van­tes (los Prín­ci­pes de Asturias viajan al ex­tran­je­ro ca­da vez que hay una inau­gu­ra­ción) y la crea­ción de la Fun­da­ción de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la vie­nen de la eta­pa de Spot­torno co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Ade­más, es­tos úl­ti­mos años es­tu­vo al fren­te de la Fun­da­ción Ca­ja Ma­drid, pe­rio­do en el que se for­ma­li­zó el acuer­do de coo­pe­ra­ción de es­ta en­ti­dad con el Mu­seo Thys­sen pa­ra or­ga­ni­zar ex­po­si­cio­nes con­jun­tas que han te­ni­do una bue­na aco­gi­da de pú­bli­co, de mo­do que su cer­ca­nía al mun­do de la cul­tu­ra es más que evi­den­te.

Una de las ta­reas de Spot­torno se­rá la de su­per­vi­sar los tra­ba­jos del nue­vo Mu­seo de Co­lec­cio­nes Reales que se es­tá eri­gien­do jun­to al Pa­la­cio Real y la ca­te­dral de la Al­mu­de­na. Es­te nue­vo cen­tro mu­seís­ti­co, que abri­rá en 2016, aglu­ti­na­rá las 42 co­lec­cio­nes y 155.000 pie­zas que po­see la Co­ro­na en los al­ma­ce­nes de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal. Un te­so­ro que se pon­drá a dis­po­si­ción de los es­pa­ño­les.

Vuelta a pa­la­cio. Ra­fael Spot­torno, en su eta­pa co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Ca­sa del Rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.