Se­cre­tos de Es­pa­ña en Lon­dres

Ana­lis­tas de gran­des ban­cos han es­cu­cha­do en Lon­dres al­gu­nos se­cre­tos de la eco­no­mía es­pa­ño­la por bo­ca del se­cre­ta­rio de Es­ta­do Jo­sé Ma­nuel Cam­pa.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS

Lo sa­ben to­do los mer­ca­dos? No to­do. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía, Jo­sé Ma­nuel Cam­pa, via­jó el pa­sa­do miér­co­les a Lon­dres con al­gu­nos se­cre­ti­llos ba­jo el bra­zo pa­ra in­ten­tar con­ven­cer a di­rec­ti­vos y ana­lis­tas de Bar­clays, Deuts­che Bank y Gold­man Sachs, los con­vo­can­tes de la reunión, de que Es­pa­ña es­tá ha­cien­do los de­be­res. Y es que no so­lo ha­ce fal­ta que los in­ver­so­res se crean que el Es­ta­do y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se van a apre­tar el cin­tu­rón, sino que tam­bién de­ben creer­se que es­te es­fuer­zo de aus­te­ri­dad es com­pa­ti­ble con la ca­pa­ci­dad de la eco­no­mía pa­ra se­guir cre­cien­do. Es lo que la nue­va di­rec­to­ra del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Cris­ti­ne La­gar­de, de­no­mi­na eu­fe­mís­ti­ca­men­te co­mo el equi­li­brio de la po­lí­ti­ca fis­cal: ga­nar cre­di­bi­li­dad pe­ro sin aho­gar a la eco­no­mía.

Jo­sé Ma­nuel Cam­pa no es nue­vo en es­tos via­jes y ha pro­ta­go­ni­za­do al­gu­nos tan lla­ma­ti­vos co­mo el que lle­va­ron a ca­bo en fe­bre­ro su je­fa, la vi­ce­pre­si­den­ta Ele­na Sal­ga­do, y él mis­mo, pa­ra re­unir­se con los di­rec­ti­vos del dia­rio eco­nó­mi­co bri­tá­ni­co Fi­nan­cial Ti­mes pa­ra con­ven- cer­les de que los aná­li­sis ne­ga­ti­vos que pu­bli­ca­ba el pe­rió­di­co so­bre Es­pa­ña es­ta­ban le­jos de la reali­dad. Aho­ra, y con ana­lis­tas y ban­que­ros de­lan­te, la con­ver­sa­ción ha si­do más fá­cil y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do lle­va­ba un buen aco­pio de do­cu­men­ta­ción so­bre lo que su mi­nis­te­rio pien­sa que va a pa­sar con las me­di­das que ha ido adop­tan­do el Go­bierno en los úl­ti­mos me­ses. Jun­to a lo que se es­pe­ra en tér­mi­nos de em­pleo y cre­ci­mien­to de la re­for­ma la­bo­ral, Cam­pa dis­po­nía de ci­fras so­bre el ajus­te del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, de las ex­pec­ta­ti­vas de las pri­va­ti­za­cio­nes en mar­cha y de los pa­rá­me­tros que se uti­li­za­ron a prin­ci­pios de ve­rano pa­ra que los ban­cos y las ca­jas pa­sa­ran sus prue­bas de re­sis­ten­cia, los fa­mo­sos

stress test, en las que cin­co en­ti­da­des sus­pen­die­ron, pe­ro es que los cri­te­rios eran de aú­pa.

Se­gún la do­cu­men­ta­ción que ma­ne­ja­ba el se­cre­ta­rio de Es­ta­do en la reunión, co­no­ci­da por Tiem­po, apar­te de vol­ver a ex­pli­car el ca­len­da­rio de ca­pi­ta­li­za­ción de las ca­jas de aho­rros y sus úl­ti­mas no­ve­da­des co­mo la in­ter­ven­ción de la Ca­ja Me­di­te­rrá­neo (CAM) por par­te del Ban­co de Es­pa­ña, Cam­pa lle­va­ba un ar­gu­men­to más. La ban­ca es­pa­ño­la se ha to­ma- do en se­rio la cri­sis y ha co­men­za­do a adel­ga­zar a buen rit­mo pa­ra evi­tar que el es­ca­so cre­ci­mien­to de la eco­no­mía les co­ja con el pie cam­bia­do. Las ci­fras que lle­va­ba ano­ta­das: las su­cur­sa­les de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han ace­le­ra­do su des­cen­so du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de 2011, pe­ro es que des­de el mo­men­to his­tó­ri­co con ma­yor nú­me­ro de ofi­ci­nas abier­tas al pú­bli­co (fi­na­les de 2008) con 45.707 su­cur­sa­les ope­ra­ti­vas, el nú­me­ro ha caí­do has­ta 41.890 al ter­mi­nar el mes de mar­zo.

Es­te des­cen­so en el nú­me­ro de ofi­ci­nas, cu­ya ace­le­ra­ción ha te­ni­do mu­cho que ver con la res­truc­tu­ra­ción de las ca­jas de aho­rros y las fu­sio­nes que pro­ta­go­ni­zan, ha te­ni­do su efec­to en el em­pleo. Se­gún los da­tos ma­ne­ja­dos por Cam­pa, a quien se los ha pro­por­cio­na­do el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo e In­mi­gra­ción, el nú­me­ro de per­so­nas que tra­ba­ja­ban

Las prue­bas de re­sis­ten­cia de ban­cos y ca­jas pre­veían que que­bra­ran más del 20% de los pro­mo­to­res

en el sec­tor fi­nan­cie­ro, ex­clu­yen­do las com­pa­ñías de se­gu­ros, as­cen­día a 269.946, ci­fra muy le­ja­na de los 298.121 tra­ba­ja­do­res que pres­ta­ban sus ser­vi­cios en es­tas so­cie­da­des en ju­lio de 2008, que fue cuan­do más em­pleo da­ba el sec­tor y se ba­tió el ré­cord his­tó­ri­co. Ade­más, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía con­ta­ba con el ar­gu­men­to adi­cio­nal de que el ma­yor des­cen­so se ha­bía pro­du­ci­do pre­ci­sa­men­te en los úl­ti­mos do­ce me­ses, es de­cir, des­de ju­lio de 2009 (un 6% en to­tal) de­bi­do pre­ci­sa­men­te al ma­yor rit­mo to­ma­do por las ca­jas de aho­rros en su re­or­ga­ni­za­ción.

Los stress test.

Pe­ro cla­ro, ha­blar de ban­cos y ca­jas es ha­blar de su re­sis­ten­cia a la cri­sis. Y aquí la do­cu­men­ta­ción de Jo­sé Ma­nuel Cam­pa era pro­li­ja. No bas­ta so­lo con de­cir que los cri­te­rios son du­ros y que los pues­tos a la ban­ca es­pa­ño­la pa­ra su exa­men eran es­pe­cial­men­te exi­gen­tes. Ha­bía que de­mos­trar­lo y pa­ra ello na­da me­jor que dar­les a sus in­ter­lo­cu­to­res (tam­bién ban­que­ros y ana­lis­tas fi­nan­cie­ros) al­gu­nos da­tos con­cre­tos de có­mo se ha he­cho la si­mu­la­ción de las si­tua­cio­nes ad­ver­sas a las que po­drían en­fren­tar- se ban­cos y ca­jas pa­ra ver si apro­ba­ban la prue­ba. Pa­ra em­pe­zar, re­cor­dó a sus in­ter­lo­cu­to­res que las cin­co en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las que no ha­bían lle­ga­do al apro­ba­do lo ha­brían he­cho sin nin­gu­na di­fi­cul­tad si se hu­bie­ran con­si­de­ra­do co­mo fon­dos pro­pios las re­ser­vas ge­né­ri­cas que tie­nen guar­da­das por la obli­ga­ción im­pues­ta por el Ban­co de Es­pa­ña, pre­ci­sa­men­te pa­ra ha­cer fren­te a con­tin­gen­cias no pre­vis­tas. La pa­tro­nal ban­ca­ria eu­ro­pea, cor­ga­ni­za­do­ra de las prue­bas, no tu­vo a bien acep­tar es­te cri­te­rio por­que se­gún di­jo, sus co­le­gas de otros paí­ses no tie­nen es­tas re­ser­vas y no se po­día dar ven­ta­ja a na­die. Pe­ro es que ese di­ne­ro apar­ta­do de los be­ne­fi­cios en los años bue­nos era pre­ci­sa­men­te pa­ra eso, pa­ra ser más se­gu­ros que el res­to.

El re­cor­da­to­rio no era ba­la­dí, por­que se­gún re­za uno de los grá­fi­cos que lle­va­ba Jo­sé Ma­nuel Cam­pa ba­jo el bra­zo, rea­li­za­do con da­tos de la Eu­ro­pean Ban­king Aut­ho­rity, si se hu­bie­ran compu­tado es­tas re­ser­vas, ade­más de ha­ber apro­ba­do los 25 ban­cos y ca­jas que Es­pa­ña pu­so a exa­men (el 93% del sec­tor), la me­dia de ca­pi­tal que tie­nen dis­po­ni­ble pa­ra ha­cer fren­te a po­si­bles pér­di­das y con­tin­gen­cias no pre­vis­tas su­pera a la lo­gra­da por Aus­tria, Gre­cia, Ita­lia, Fran­cia, Reino Uni­do, Ale­ma­nia y Por­tu­gal. Es cu­rio­so, por ejem­plo, que se­gún ese cua­dro, la ban­ca ger­ma­na se si­túa en pe­núl­ti­mo lu­gar del ran­quin por ca­pi­tal dis­po­ni­ble, so­lo por de­lan­te de Por­tu­gal, que es el país que cie­rra la lis­ta.

Es­ce­na­rios ad­ver­sos.

Pe­ro, ¿has­ta qué pun­to eran ad­ver­sos los es­ce­na­rios uti­li­za­dos pa­ra si­mu­lar una si­tua­ción eco­nó­mi­ca y ver si en ella aguan­ta­ban el ti­rón los ban­cos y ca­jas? Al pro­gra­ma ma­te­má­ti­co que desa­rro­lla la si­mu­la­ción se le in­tro­du­jo una pri­me­ra va­ria­ble tre­men­da­men­te trá­gi­ca. Se le di­jo que la eco­no­mía es­pa­ño­la cae­ría en 2011 y 2012 un 2,1%, una re­ce­sión de las de­no­mi­na­das de ca­ba­llo, que se­gún apun­ta la do­cu­men­ta­ción de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Eco­no­mía, es­tá 4,6 pun­tos por de­ba­jo de las pre­vi­sio­nes de la pro­pia UE pa­ra Es­pa­ña, que pre­vé cre­ci­mien­tos mo­des­tos, pe­ro cre­ci­mien­tos al fin y al ca­bo. Y ade­más, el gra­do de pro­ba­bi­li­dad de que tal co­sa su­ce­die­ra

Eco­no­mía pre­vé que las prác­ti­cas en las gran­des em­pre­sas den em­pleo a 30.000 jó­ve­nes

so­lo es de uno en­tre 200 es­ce­na­rios ma­cro­eco­nó­mi­cos ad­ver­sos dis­tin­tos.

Y aún hay más. El es­ce­na­rio im­pues­to al sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol pre­veía que la caí­da del va­lor de la deuda so­be­ra­na (deuda pú­bli­ca de Es­ta­dos) por ries­go de im­pa­go ten­dría que ser com­pen­sa­da con pro­vi­sio­nes que, por tan­to, des­cen­de­rían y ello con­tri­bui­ría a que sus fon­dos dis­po­ni­bles tam­bién ca­ye­ran. En con­cre­to, la si­mu­la­ción con­tem­pla­ba un ries­go de im­pa­go adi­cio­nal del 7,2% de es­te ti­po de ac­ti­vos en los ban­cos y de un 27,1% en las ca­jas. Es­tas ci­fras ven­drían a su­mar­se a las que ya pre­vén las pro­pias en­ti­da­des que ya tie­nen he­chas sus pro­vi­sio­nes en fun­ción de sus cálcu­los de ries­go.

Pa­ra ter­mi­nar es­te pri­mer ca­pí­tu­lo de ad­ver­si­da­des, el es­ce­na­rio con­tem­pla­do en el exa­men rea­li­za­do a los ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les con­te­nía otra po­si­ble tra­ge­dia muy li­ga­da a la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Al or­de­na­dor se le in­tro­du­je­ron co­mo va­ria­bles a con­tem­plar, ade­más de to­das las an­te­rio­res, una caí­da adi­cio­nal del 21,9% en el pre­cio me­dio de la vi­vien­da y de un 46,7% del va­lor del sue­lo so­bre el que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han es­ta­ble­ci­do hi­po­te­cas pa­ra pro­mo­to­res y/o fa­mi­lias o com­pra­do­res de fin­cas y pi­sos.

Co­mo es ló­gi­co, es­te cú­mu­lo de ad­ver­si­da­des en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, en el des­cen­so de los fon­dos dis­po­ni­bles de ban­cos y ca­jas, así co­mo en el des­plo­me del pre­cio de sue­lo y vi­vien­das, lle­va apa­re­ja­do un ma­yor ries­go de que los pro­mo­to­res que de­ben di­ne­ro a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras no pu­die­ran aguan­tar la si­tua­ción y en­tra­ran en ban­ca­rro­ta. De he­cho, el es­ce­na­rio plan­tea­do en las prue­bas de re­sis­ten­cia con­tem­pla­ba, en­tre otras co­sas, que el ries­go de quie­bra de es­te ti­po de acree­do­res se mul­ti­pli­ca­ría por 2,7 ve­ces so­bre la reali­dad ob­ser­va­da has­ta aho­ra tan­to por las en­ti­da­des co­mo por el pro­pio Ban­co de Es­pa­ña.

Pe­ro cla­ro, si el desas­tre se ex­tien­de, lo nor­mal es que los im­pa­gos crez­can co­mo se­tas y los ban­cos y ca­jas co­mien­cen a con­tar por más miles los mo­ro­sos que no les de­vuel­ven el di­ne­ro. ¿Có­mo se es­pe­ci­fi­có eso en la si­mu­la­ción rea­li­za­da pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las? Se­gún los da­tos que el Ban­co de Es­pa­ña pro­por­cio­nó a la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Eco­no­mía, el es­ce­na­rio con­tem­pla­ba que la deuda de gran­des em­pre­sas ten­dría un ín­di­ce de im­pa­gos del 4% de sus cré­di­tos, el de me­dia­nas y pequeñas em­pre- sas lle­ga­ría al 8,2%, el de las hi­po­te­cas de fa­mi­lias su­biría en un 1,5%, el de los cré­di­tos de con­su­mo al­can­za­ría el 12,8% y el 20,3% de las so­cie­da­des de­di­ca­das al sec­tor in­mo­bi­lia­rio de­ja­rían de pa­gar sus deu­das por im­po­si­bi­li­dad fí­si­ca de ha­cer­lo.

Re­for­ma la­bo­ral.

Tras to­da es­ta pro­li­ja ex­pli­ca­ción fi­nan­cie­ra y las po­cas po­si­bi­li­da­des reales de que es­to ocu­rra, los da­tos ma­ne­ja­dos por la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Eco­no­mía pre­vén que la re­for­ma la­bo­ral apro­ba­da en­tre ju­nio de 2010 y las úl­ti­mas me­di­das adop­ta­das en los con­se­jos de mi­nis­tros de es­te mis­mo mes de agos­to ten­gan efec­tos po­si­ti­vos en ca­si to­dos los as­pec­tos de los gran­des nú­me­ros de la eco­no­mía es­pa­ño­la en los pró­xi­mos diez años.

En con­cre­to, Eco­no­mía cal­cu­la que la re­for­ma la­bo­ral aca­ba­rá por su­mar en­tre 2,9 y 4 pun­tos al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en los pró­xi­mos diez años. Tam­bién se­ña­la que apar­te del cre­ci­mien­to del em­pleo que se pro­duz­ca cuan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sea ma­yor, las nue­vas me­di­das su­men has­ta 3,3 pun­tos adi­cio­na­les en el por­cen­ta­je de pues­tos de tra­ba­jo crea­dos. La con­tra­par­ti­da es que la re­tri­bu­ción real me­dia de los tra­ba­ja­do­res so­lo cre­ce­rá me­dio pun­to en el pró­xi­mo de­ce­nio.

La do­cu­men­ta­ción pre­pa­ra­da por Eco­no­mía ex­pli­ca con de­ta­lle los por­me­no­res de la re­for­ma del mer­ca­do de tra­ba­jo, la in­tro­duc­ción de me­di­das de fle­xi­bi­li­dad in­ter­na de las em­pre­sas e in­clu­so cuan­ti­fi­ca en 30.000 jó­ve­nes los que en­tra­rán en el mun­do la­bo­ral por acuer­dos con gran­des em­pre­sas pa­ra las prác­ti­cas for­ma­ti­vas.

En­ten­di­mien­to. Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, y Jo­sé Ma­nuel Cam­pa, del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.