Car­pe Diem sicav y los im­pues­tos a los ri­cos

Los po­lí­ti­cos discuten so­bre la po­si­bi­li­dad de su­bir im­pues­tos a las gran­des for­tu­nas. Al­gu­nas sicav, don­de mu­chas de­po­si­tan su pa­tri­mo­nio, son muy cu­rio­sas.

Tiempo - - ECONOMÍA - JA­VIER OTE­RO

Car­pe Diem sicav, Hol­ga­zán, Ala­dino, Sá­tra­pa, Pi­pio­la, Al­qui­te, Qua­drop­he­nia, Snoopy... En­tre las sicav (so­cie­da­des de in­ver­sión de ca­pi­tal va­ria­ble), uno de los ins­tru­men­tos con los que las gran­des for­tu­nas sue­len ma­ne­jar su di­ne­ro y a las que sue­le se­ña­lar­se co­mo ob­je­to de re­for­mas fis­ca­les pa­ra que los más ri­cos pa­guen más, hay al­gu­nas con nom­bres lla­ma­ti­vos.

Después de que conocidos mul­ti­mi­llo­na­rios en Es­ta­dos Unidos, Fran­cia y Ale­ma­nia ha­yan he­cho pú­bli­ca su pe­ti­ción a los Go­bier­nos pa­ra que les suban los im­pues­tos, el Go­bierno fran­cés ha apro­ba­do un re­car­go del 3% pa­ra ren­tas su­pe­rio­res a 500.000 eu­ros. En Es­pa­ña, el Eje­cu­ti­vo de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se de­ba­te en­tre to­mar al­gu­na de­ci­sión en es­ta lí­nea an­tes de las elec­cio­nes o de­jar que es­tas car­tas las jue­gue Ru­bal­ca­ba en la campaña elec­to­ral que se ave­ci­na pa­ra el 20 de no­viem­bre.

Las fór­mu­las que se ma­ne­jan son un re­car­go a los tra­mos más al­tos de ren­ta en el IRPF o la re­cu­pe­ra­ción del im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio. So­bre ellas so­bre­vue­la siem­pre la po­si­bi­li­dad de una re­for­ma de la fis­ca­li­dad de las sicav, unas so­cie­da­des de in­ver­sión con las que las gran­des for­tu­nas con­se­guían di­fe­rir en el tiem­po el pa­go de im­pues­tos por los be­ne­fi­cios de sus in­ver­sio­nes.

Al­gu­nas tie­nen nom­bres lla­ma­ti­vos. Car­pe Diem sicav to­ma el nom­bre de la sen­ten­cia la­ti­na que in­vi­ta a vi­vir el día. Es­ta fi­lo­so­fía de vi­da es­tá de­trás de un pa­tri­mo­nio in­ver­ti­do en es­te ins­tru­men­to de 2,6 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún la

Tie­nen sicav des­de la pre­sen­ta­do­ra Ana Rosa Quintana al fi­ló­so­fo Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

in­for­ma­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV). Es­ta es la sicav de Juan Pe­rea, que hi­zo for­tu­na con los an­ti­vi­rus in­for­má­ti­cos en Any­wa­re Se­gu­ri­dad In­for­má­ti­ca y que hoy es di­rec­ti­vo de una mul­ti­na­cio­nal del sec­tor en Es­pa­ña.

Otros pa­re­cen nom­brar sicav con mo­des­tia, co­mo el ca­so de Ac­ti­vi­llo, o bro­mean con sus ído­los, co­mo El­vis In­vest­ment sicav. Aho­rria sicav, de la cor­po­ra­ción As­troc del pro­mo­tor En­ri­que Bañuelos, de­fi­ne con su nom­bre qué son los tres mi­llo­nes de eu­ros que guar­da. Ala­dino sicav qui­zá se re­fie­ra a la ma­gia que pre­ten­den ha­cer sus due­ños con sus 6,3 mi­llo­nes de eu­ros. La pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión Ana Rosa Quintana to­rea con sus in­ver­sio­nes en la sicav Al­qui­te, que tie­ne un pa­tri­mo­nio de 2,5 mi­llo­nes de eu­ros, a tra­vés de su em­pre­sa Ote­lum S.L. To­das ellas le­jos de al­gu­nas de las gran­des for­tu­nas del país, co­mo la fa­mi­lia Del Pino, que so­lo en la sicav Allo­ca­tion guar­da unos 400 mi­llo­nes de eu­ros.

Qui­zá sea afi­cio­na­do a las pro­ce­sio­nes el due­ño de Ca­pi­ro­te In­ver­sio­nes sicav, don­de tie­ne unos cin­co mi­llo­nes de eu­ros. Tam­bién hay tér­mi­nos ca­si fi­lo­só­fi­cos bau­ti­zan­do es­tos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros, co­mo la sicav En­tro­píaP­ra­xis. De he­cho, un fa­mo­so fi­ló­so­fo, Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na, tie­ne a tra­vés de su so­cie­dad Em­pre­sas Fi­lo­só­fi­cas la sicav Mer­me­la­da and Ben­ji, con un pa­tri­mo-

nio de unos cua­tro mi­llo­nes de eu­ros. Ma­ri­na, que ha mos­tra­do su simpatía por el Mo­vi­mien­to 15-M, don­de han si­do co­mu­nes las pro­cla­mas contra las sicav, ha apo­ya­do pú­bli­ca­men­te ini­cia­ti­vas co­mo la lla­ma­da ta­sa To­bin so­bre las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les. El co­lec­ti­vo De­mo­cra­cia Real Ya de­fen­dió en­tre sus pro­pues­tas di­rec­ta­men­te la eli­mi­na­ción de las sicav, ade­más del in­cre­men­to de los im­pues­tos a las gran­des for­tu­nas. Si aca­so, co­mo de­cían los an­ti­guos grie­gos, hay que en­con­trar el jus­to me­dio, el equi­li­brio o so­fro­si­ne, un tér­mino fi­lo­só­fi­co que tam­bién bau­ti­za otra de las sicav re­gis­tra­das.

Fi­lo­so­fía, re­li­gión y di­ne­ro.

De la fi­lo­so­fía a la re­li­gión. En­tre las sicav aún se en­cuen­tran al­gu­nas con di­ne­ro de la Igle­sia ca­tó­li­ca, co­mo Va­yo­mer o Pre­mie­re (trans­for­ma­ción de la an­te­rior Gran Pre­mie­re), con fon­dos de va­rias dió­ce­sis. Va­yo­mer, li­ga­da al obis­pa­do de As­tor­ga, man­tie­ne un pa­tri­mo­nio de sie­te mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que B.I. Pre­mie­re, de la dió­ce­sis de Ovie­do, lle­ga a al­go más de los tres mi­llo­nes, una sicav, por cier­to, ges­tio­na­da por uno de los ban­cos con un nom­bre más pe­cu­liar, el del por­tu­gués Es­pi­ri­to San­to.

Una de las ma­yo­res for­tu­nas del país, Ro­sa­lía Me­ra, tam­bién ex­pre­só su simpatía con el Mo­vi­mien­to 15-M. Sus in­ver­sio­nes en bol­sa va­len unos 2.400 mi­llo­nes de eu­ros y la co­lo­can co­mo la ter­ce­ra per­so­na más ri­ca de Es­pa­ña gra­cias a la bue­na evo­lu­ción de sus ac­cio­nes en In­di­tex du­ran­te la cri­sis. La ex­mu­jer del fun­da­dor del im­pe­rio que in­clu­ye mar­cas co­mo Zara par­ti­ci­pa en la sicav Soan­dres, la ter­ce­ra con más pa­tri­mo­nio de Es­pa­ña, con 328 mi­llo­nes de eu­ros. Mo­rin­vest, de Ali­cia Ko­plo­witz, es la que tie­ne más pa­tri­mo­nio, con 473 mi­llo­nes. La ma­yor for­tu­na del país, Aman­cio Or­te­ga, de­ci­dió li­qui­dar sus sicav ha­ce tiem­po.

Pe­se a la cri­sis, el pa­tri­mo­nio de las sicav si­gue cre­cien­do has­ta al­can­zar los 26.300 mi­llo­nes de eu­ros, con un cre­ci­mien­to de apro­xi­ma­da­men­te un 1% en el pri­mer tri­mes­tre del año. Es­pa­ña es el no­veno país del mun­do con más mi­llo­na­rios, se­gún la con­sul­to­ra De­loit­te, aun­que es el que tie­ne la pro­por­ción más ba­ja de for­tu­nas su­pe­rio­res a los 30 mi­llo­nes de dó­la­res (20,8 mi­llo­nes de eu­ros).

Pe­ro en Es­pa­ña no se ha pu­bli­ca­do has­ta el mo­men­to una car­ta co­mo la de los fran­ce­ses: “No­so­tros, pre­si­den­tes o di­rec­ti­vos de em­pre­sas , hom­bres o mu­je­res de ne­go­cios, fi­nan­cie­ros, pro­fe­sio­na­les o ciu­da­da­nos adi­ne­ra­dos desea­mos que se ins­tau­re una con­tri­bu­ción es­pe­cial que afec­te a los con­tri­bu­yen­tes fran­ce­ses más fa­vo­re­ci­dos”. Los fir­man­tes de es­ta car­ta se­ña­lan que es­ta apor­ta­ción de­be evi­tar en par­te los efec­tos “in­de­sea­bles” de la eva­sión fis­cal.

En Es­pa­ña, el por­ta­voz del Go­bierno y mi­nis­tro de Fo­men­to, Jo­sé Blan­co, ha anun­cia­do que el pro­gra­ma elec­to­ral de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba in­clui­rá una “subida de im­pues­tos a los ri­cos”. En el ri­fi­rra­fe po­lí­ti­co, cen­su­ró que el por­ta­voz del Par­ti­do Po­pu­lar, Esteban Gon­zá­lez Pons, in­vi­ta­ra a las gran­des for­tu­nas es­pa­ño­las a ha­cer un ges­to co­mo el de los fran­ce­ses. Blan­co se­ña­ló que el PP de­be­ría su­bir­les los im­pues­tos. “No se tra­ta de pe­dir­les ca­ri­dad sino de su­bir­les los im­pues­tos”, di­jo. En con­tes­ta­ción, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, con­si­de­ra que es­tos plan­tea­mien­tos son de­ma­gó­gi­cos.

Los téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da (Gest­ha) han cal­cu­la­do una re­cau­da­ción adi­cio­nal de 1.240 mi­llo­nes de eu­ros anua­les si se re­pu­sie­ra el im­pues­to de pa­tri­mo­nio que gra­va­ra úni­ca­men­te a las gran­des for­tu­nas. Es­ta re­cau­da­ción pro­ven­dría de los 47.614 con­tri­bu­yen­tes cu­yo pa­tri­mo­nio in­di­vi­dual su­pera el mi­llón y me­dio de eu­ros, ex­clui­do el va­lor de la vi­vien­da ha­bi­tual y del ne­go­cio que cons­ti­tu­ya su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.