Guan­tá­na­mo es­pe­ra su cie­rre diez años después del 11-S

Una dé­ca­da después de que ca­ye­sen las To­rres Ge­me­las, Es­ta­dos Unidos man­tie­ne abier­to en pleno Ca­ri­be el cen­tro de de­ten­ción adon­de en­vió a los su­pues­tos cul­pa­bles de la ma­sa­cre. Tiem­po ha vi­si­ta­do la pri­sión y ha ha­bla­do en ex­clu­si­va con un ex­re­clu­so.

Tiempo - - MUNDO - POR MAR­TA TO­RRES Y ET­HEL BO­NET

Hiz­tu­llah Nas­rat Yar tie­ne 41 años. Pe­ro pa­re­ce que se hu­bie­ra echa­do en­ci­ma mu­chos más. La in­ten­sa luz del me­dio­día que en­tra di­rec­ta por los ven­ta­na­les re­sal­ta su ros­tro aja­do. Sus ges­tos son re­traí­dos y su mi­ra­da, es­qui­va. Se­gún la do­cu­men­ta­ción del Pen­tá­gono he­cha pú­bli­ca por Wi­ki­Leaks, el de­te­ni­do ISN 977 sa­lió de Guan­tá­na­mo el 2 de no­viem­bre de 2007.

“Es el infierno en la Tie­rra. Los se­res hu­ma­nos so­mos ani­ma­les so­cia­les y te­ne­mos que es­cu­char al­go, ver al­go, co­mer una bue­na co­mi­da, te­ner una con­ver­sa­ción agra­da­ble... y nos pri­va­ron de to­do es­to. So­lo veía­mos a los sol­da­dos, in­te­rro­ga­to­rios, tra­duc­to­res y tor­tu­ras”, evo­ca con voz aho­ga­da, an­tes de agre­gar: “Me ro­ba­ron una par­te de mi vi­da. Aho­ra so­lo soy la som­bra del hom­bre que fui”.

En cam­bio, la ma­yor preo­cu­pa­ción del co­man­dan­te de los 800 guar­dias de la ba­se na­val cu­ba­na, Don­nie L. Tho­mas, son los asal­tos de los de­te­ni­dos contra sus hom­bres. “Siem­pre los ten­go pre­sen­tes. Ya no son tan­tos. Hay que te­ner a los sol­da­dos mo­ti­va­dos. Es una mi­sión du­ra”, des­cri­be el po­li­cía mi­li­tar. Nos re­ci­be en una de las sa­las de reunio­nes del Cam­po Del­ta. Hay col­ga­das gran­des imá­ge­nes de los de­te­ni­dos. En una se pue­de ver a un hom­bre pa­sean­do y en otra a va­rios ju­gan­do al fút­bol. Son los lo­gros de es­ta mi­sión tras ca­si diez años. Los pri­me­ros lle­ga­ron de Af­ga­nis­tán en enero de 2002 tras los ata­ques del 11 de Sep­tiem­bre a las To­rres Ge­me­las. Es­te aten­ta­do cam­bió las re­glas de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y la se­gu­ri­dad en Es­ta­dos Unidos. Pe­ro tam­bién pro­vo­có un gran de­ba­te den­tro de las le­yes de gue­rra.

De guar­dar ar­mas a la cár­cel.

Nas­rat lle­gó el 23 de mar­zo de 2003. An­tes de ser de­te­ni­do por las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses tra­ba­ja­ba co­mo re­pre­sen­tan­te pa­ra el Go­bierno af­gano en el

pro­ce­so DDR (desar­me, des­mo­vi­li­za­ción y re­in­te­gra­ción) de la ONU. “Yo era una per­so­na muy in­flu­yen­te en Si­ro­bi (a 70 ki­ló­me­tros al es­te de Ka­bul) y por eso me eli­gie­ron pa­ra ese car­go. Te­nía 50 per­so­nas a mi car­go y re­co­gía­mos ar­mas de di­fe­ren­tes per­so­nas. Yo guar­da­ba las ar­mas y mu­ni­cio­nes en mi ca­sa y es­ta­ba es­pe­ran­do a que el Go­bierno vi­nie­ra pa­ra en­tre­gár­se­las”, ex­pli­ca.

To­da­vía que­dan 171 de­te­ni­dos, en­tre ellos los cin­co conspiradores de los aten­ta­dos del 11-S

Hiz­tu­llah es­ta­ba pre­pa­ran­do sus ablu­cio­nes pa­ra la ora­ción del ma­greb (ano­che­cer), cuan­do unos sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses y af­ga­nos alla­na­ron su vi­vien­da, se in­cau­ta­ron de las ar­mas y el di­ne­ro y lo lle­va­ron arres­ta­do.

El ex­sol­da­do Bran­don Neely fue uno de los guar­dias que re­ci­bió a los pri­me­ros de­te­ni­dos en enero de 2002. “Me asig­na­ron al cen­tro de de­ten­ción. No ha­bía nin­gún pro­to­co­lo. Nos di­je­ron que ve­nían unos te­rro­ris­tas de Af­ga­nis­tán, que ha­bían ayu­da­do en los ata­ques del 11 de Sep­tiem­bre. Nos ex­pli­ca­ron que te­nían re­la­ción con Al Qae­da y Bin La­den”, re­la­ta. “No sé quién de­ci­dió me­ter­los ahí, pe­ro no eran cel­das, pa­re­cían jau­las”, re­cuer­da Neely del Cam­po Ra­yos X, el úni­co cen­tro de de­ten­ción que exis­tía en­ton­ces.

Fue abier­to en 1994 pa­ra separar a los in­mi­gran­tes de Hai­tí y Cu­ba que ha­bían co­me­ti­do crí­me­nes (ro­bos, asal­tos, pros­ti­tu­ción o co­mer­cio ile­gal) del res­to de los 40.000 mi­gran­tes que en los años 90 es­tu­vie­ron en la ba­se. En 1996 se aban­do­nó. Pe­ro tras el 11-S se vol­vió a uti­li­zar den­tro de la lla­ma­da Gue­rra

contra el Terror. “Nun­ca vi nin­gún ti­po de tor­tu­ra du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios. Sí se les so­me­tía a pos­tu­ras ex­te­nuan­tes du­ran­te ho­ras, se les des­per­ta­ba cons­tan­te­men­te, se po­nía mú­si­ca muy al­ta por la no­che y se les gri­ta­ba. No ha­bía con­trol. Si ha­bía al­gún he­ri­do, na­die era re­pren­di­do”, re­cuer­da.

A Nas­rat ja­más lo tor­tu­ra­ron fí­si­ca­men­te; sin em­bar­go, en va­rias oca­sio­nes vio có­mo unos pre­sos eran mal­tra­ta­dos por sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses: “En un

par de oca­sio­nes vi con mis pro­pios ojos có­mo los car­ce­le­ros em­pu­ja­ban y pe­ga­ban a al­gu­nos pre­sos. Cuan­do los lle­va­ban de la cel­da a la sa­la de in­te­rro­ga­to­rios, en­ca­pu­cha­dos y con las ma­nos ata­das en la es­pal­da, tam­bién les pe­ga­ban en el pa­si­llo. A ve­ces les echa­ban un spray en la ca­ra y en el cuer­po. Tam­bién en­tra­ban con pe­rros pa­ra ha­cer el re­gis­tro en las cel­das y nos in­ti­mi­da­ban con los ani­ma­les”.

Na­da más aca­bar de des­cri­bir aquel ho­rror, sus ojos se vuel­ven vi­drio­sos. Res­pi­ra an­tes de pro­se­guir: “Si el sui­ci­dio no es­tu­vie­ra prohi­bi­do por el is­lam, ca­da uno de los pri­sio­ne­ros hu­bie­ra pen­sa­do en co­me­ter­lo”. Du­ran­te aque­llos cin­co lar­gos años ape­nas tu­vo re­la­ción con los car­ce­le­ros. So­lo con­ver­sa­ba con dos per­so­nas que te­nía a ca­da la­do de su cel­da. Ase­gu­ra que se les per­mi­tió leer el Co­rán, lo úni­co que po­dían te­ner. To­dos los días eran la mis­ma ru­ti­na: “Nos des­per­tá­ba­mos, to­má­ba­mos el desa­yuno, al­gu­nos dor­mían la siesta, otros leían el Co­rán, co­mía­mos y lo mis­mo después”.

In­te­rro­ga­do en Guan­tá­na­mo por si se po­drían ha­ber he­cho las co­sas de otra ma­ne­ra, el co­man­dan­te Tho­mas res­pon­de: “Bueno, no sé qué ti­po de pre­gun­ta es esa. He es­ta­do aquí du­ran­te 17 me­ses

So­lo se re­quie­ren seis me­ses pa­ra ce­rrar las ins­ta­la­cio­nes si hay luz ver­de de Was­hing­ton

y pue­do de­cir que es­toy muy or­gu­llo­so de la for­ma de pro­ce­der de los guar­dias. El Cam­po Ra­yos X es una ins­ta­la­ción que he­mos uti­li­za­do en el pa­sa­do en los 90. Y en­ton­ces se hi­zo el Cam­po Del­ta. Y aho­ra se tie­nen el Cam­po 5 y el 6. Es­pa­cios mo­der­nos, ré­pli­cas de otros en Es­ta­dos Unidos”, jus­ti­fi­ca.

En abril de 2002 se com­ple­tó la cons­truc­ción del Cam­po Del­ta (Cam­pos 1, 2 y 3) con 410 camas. Fue en­ton­ces cuan­do se tras­la­da­ron los pri­me­ros de­te­ni­dos tras las crí­ti­cas. En fe­bre­ro de 2003 se aña­dió al Cam­po Del­ta el Cam­po 4. En ma­yo de 2004 se abrió el Cam­po 5. Fue cons­trui­do por la em­pre­sa Ke­llogg, Brown and Root, una de las com­pa­ñías del vi­ce­pre­si­den­te de Geor­ge W. Bush, Dick Che­ney. Cos­tó 16 mi­llo­nes de dó­la­res. Más tar­de la mis­ma com­pa­ñía ter­mi­nó de cons­truir el Cam­po 6. Co­bró 37 mi­llo­nes de dó­la­res.

Los que tie­nen ma­la con­duc­ta.

En la actualidad en Guan­tá­na­mo so­lo se ocu­pan los Cam­pos 5, 6 y 7. En el 5 hay al­re­de­dor de 20 de­te­ni­dos. Allí es­tán los que tie­nen ma­la con­duc­ta. El res­to, al­re­de­dor de 130, se en­cuen­tra en el Cam­po 6. En el Cam­po 7 es­tán los de­te­ni­dos con­si­de­ra­dos de “al­to va­lor”. En­tre ellos, es­tán re­clui­dos los conspiradores del 11 de Sep­tiem­bre: Kah­lid Sheik Moham­med, Walid Bin At­tash, Ram­zi Bin al Shibh, Ali Ab­dul Aziz Ali y Mus­ta­fa Ah­med Adam al Haw­sa­wi.

Nas­rat tra­ga sa­li­va an­tes de re­la­tar su ex­pe­rien­cia en Cu­ba. “Nos ba­ja­mos del avión con la ca­be­za ta­pa­da y las ma­nos es­po­sa­das. Al lle­gar nos hi­cie­ron des­nu­dar­nos y po­ner­nos el mono na­ran­ja”. Lue­go le lle­va­ron a una cel­da in­co­mu­ni­ca­da. Allí es­tu­vo du­ran­te un mes: “Es­tu­ve so­lo; era un blo­que en­te­ro lleno de cel­das de ais­la­mien­to. Úni­ca­men­te sa­lía pa­ra los in­te­rro­ga­to­rios. Pen­sé que eran los úl­ti­mos días de mi vi­da. Después nos lle­va­ron a otra cel­da. Cuan­do vi que ha­bían si­do li­be­ra­dos al­gu­nos pre­sos, co­bré la es­pe­ran­za de po­der sa­lir y vol­ver a re­unir­me con mi fa­mi­lia en al­gún mo­men­to”.

Se­gún el ex­pe­dien­te de Guan­tá­na­mo, Nas­rat siem­pre re­pre­sen­tó “una ame­na­za ba­ja”. Pe­ro se le re­tu­vo por “sus ope­ra­cio­nes contra las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses. Su her­mano, Ab­dul Wahid, es­tá re­la­cio­na­do con un com­plot pa­ra se­cues­trar a per­so­nal de Es­ta­dos Unidos en Ko­nar (Af­ga­nis­tán)”, se lee en el informe. En es­te do­cu­men­to del 1 de sep­tiem­bre de 2005, se re­co­men­dó “su trans­fe­ren­cia a un ter­cer país”, la cual se pro­du­jo a fi­na­les de 2007. A Nas­rat le co­mu­ni­ca­ron que iba a ser li­be­ra­do 15 días an­tes de sa­lir. “Me lle­va­ron a la sa­la de in­te­rro­ga­to­rios y uno de los sol­da­dos

me dio un pa­pel don­de po­nía que me ha­bían con­ce­di­do la li­ber­tad. Así fue co­mo me en­te­ré”. Después, le me­tie­ron en un avión con otras 12 per­so­nas: ocho af­ga­nos y cua­tro jor­da­nos. Pri­me­ro ate­rri­zó en Am­man. Lue­go, en Ka­bul.

“Na­die se dis­cul­pó por el da­ño que nos cau­sa­ron. No sé por qué fui arres­ta­do, ba­jo qué car­gos. No tu­ve op­ción de que mi pro­ce­so fue­ra re­vi­sa­do por nin­gu­na or­ga­ni­za­ción de de­re­chos hu­ma­nos –ex­cla­ma–. Me de­tu­vie­ron por ser miem­bro de Hizb-i-Is­la­mi y por te­ner al­gún con­tac­to con los ta­li­ba­nes”, de­cla­ra. Ex­pli­ca lue­go que “Hizb-i-Is­la­mi es el par­ti­do po­lí­ti­co re­li­gio­so más im­por­tan­te de Af­ga­nis­tán y la or­ga­ni­za­ción yiha­dis­ta más gran­de, que fue apo­ya­da por Es­ta­dos Unidos du­ran­te la ocu­pa­ción so­vié­ti­ca”.

El co­man­dan­te Tho­mas con­fir­ma que en la actualidad hay 15 per­so­nas en el Cam­po 7, del que so­lo al­gu­nos al­tos man­dos mi­li­ta­res co­no­cen la ubi­ca­ción.

EEUU pa­ga a Cu­ba 4.000 dó­la­res al mes co­mo al­qui­ler por la ba­se na­val, pe­ro Cas­tro se nie­ga a co­brar los che­ques

De­bi­do al se­cre­tis­mo, mu­chos han es­pe­cu­la­do con que en reali­dad no existe. En cam­bio, el sub­co­man­dan­te Ri­chard Fe­de­ri­co, abo­ga­do mi­li­tar, des­mien­te que sea un lu­gar fan­tas­ma. Re­pre­sen­tan­te le­gal en­tre abril de 2008 y ju­nio de 2011 de Ram­zi Bin al Shibh, re­cuer­da: “So­li­ci­té ir al Cam­po 7 por­que te­nía que de­ter­mi­nar si mi clien­te era com­pe­ten­te o no. Fue diag­nos­ti­ca­do con des­ór­de­nes psi­có­ti­cos. Que­ría sa­ber si te­nía que ver con el am­bien­te don­de vi­vía. Me lle­va­ron en una fur­go­ne­ta sin ven­ta­nas que uti­li­zan pa­ra tras­la­dar a los de­te­ni­dos y me pa­re­ce que die­ron unas cuan­tas vuel­tas a pro­pó­si­to pa­ra des­orien­tar­me”.

Fe­de­ri­co arro­ja luz so­bre las com­pli­ca­das y opa­cas co­mi­sio­nes mi­li­ta­res que tie­nen lu­gar en Guan­tá­na­mo, las cua­les en un prin­ci­pio se su­po­ne que de­be­rían po­ner fin al lim­bo le­gal en el que se en­cuen­tran los de­te­ni­dos. “Son pa­ra juz­gar a una per­so­na por crí­me­nes de gue­rra. Es una com­bi­na­ción en­tre una cor­te mar­cial y un tri­bu­nal del dis­tri­to fe­de­ral de Es­ta­dos Unidos. Son muy len­tas por di­fe­ren­tes ra­zo­nes: es­tán los ca­sos en los que el de­fen­di­do pue­de ser con­de­na­do a pe­na de muer­te, que por sí son muy len­tos. To­dos en ge­ne­ral son com­pli­ca­dos por mo­ver­se en el ám­bi­to fe­de­ral y ex­tran­je­ro. Ade­más, las prue­bas [que hay contra ellos] pue­den ser muy de­li­ca­das [en ma­te­ria de se­gu­ri­dad na­cio­nal] y lle­va tiem­po de­ter­mi­nar qué se pue­de uti­li­zar y qué no”, ex­pli­ca.

A fi­na­les de ju­lio se con­ta­ban 171 de­te­ni­dos, que se dis­tri­bu­yen en­tre los Cam­pos 5, 6 y 7. Los Cam­pos 1, 2, 3 y 4 es­tán vacantes. En el Cam­po Jus­ti­cia

tie­nen lu­gar las co­mi­sio­nes mi­li­ta­res. En el Cam­po Echo se ci­tan los abo­ga­dos con los de­fen­di­dos. Y en el Cam­po Igua­na re­si­den to­da­vía los re­fu­gia­dos chi­nos. Atrás que­da la ten­sión de la épo­ca de la an­te­rior Ad­mi­nis­tra­ción, cuan­do se lle­gó a al­ber­gar has­ta a 774 per­so­nas.

“No es par­te de mi tra­ba­jo”.

El co­man­dan­te de la mi­sión de Guan­tá­na­mo, el al­mi­ran­te Jeffrey Har­be­son, re­mi­te a Was­hing­ton cuan­do se le pi­de que ha­ga una va­lo­ra­ción so­bre la mar­cha de la Gue­rra contra el Terror, tér­mino que acu­ñó la Ad­mi­nis­tra­ción Bush tras los ata­ques del 11 de Sep­tiem­bre. Har­be­son tam­po­co tie­ne nin­gu­na opi­nión so­bre la pre­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Ni del fu­tu­ro de los de­te­ni­dos cuan­do aban­do­nan la ba­se. “Yo so­lo ten­go que ase­gu­rar­me de me­ter­los en el avión. No es par­te de mi tra­ba­jo pre­gun­tar­me dón­de van. Mi mun­do es­tá aquí”, ter­mi­na el mi­li­tar, que re­co­no­ce en­ten­der el es­cru­ti­nio de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Ex­pli­ca que “la or­den eje­cu­ti­va [del cie­rre] fue fir­ma­da por el pre­si­den­te en enero de 2009. Te­ne­mos ya el plan dis­pues­to pa­ra eje­cu­tar­la cuan­do nos den las di­rec­tri­ces. Las de­ci­sio­nes de có­mo y cuán­do [se de­be echar el ce­rro­jo] no es­tán en mi área de res­pon­sa­bi­li­dad. Es una de­ci­sión de Was­hing­ton. Sé que ne­ce­si­to en­tre seis y nue­ve me­ses [pa­ra ce­rrar la pri­sión]”.

Cuan­do el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma fir­mó la or­den eje­cu­ti­va del cie­rre del cen­tro, fue re­ci­bi­da con op­ti­mis­mo. Pe­ro cuan­do se em­pe­zó a in­ten­tar lle­var a ca­bo se en­con­tra­ron gran­des desafíos: El

Las ver­sio­nes de los sol­da­dos y de los ex­re­clu­sos so­bre có­mo es el día a día son con­tra­dic­to­rias

Con­gre­so se opu­so en blo­que, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se ne­gó a acep­tar a de­te­ni­dos y los es­ta­dou­ni­den­ses in­di­ca­ron que no que­rían a es­tos hom­bres en Es­ta­dos Unidos. Guan­tá­na­mo se ha con­ver­ti­do en al­go que mo­les­ta, pe­ro na­die quie­re asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad.

Los guar­dias ex­pli­can que van a com­pro­bar que los 171 de­te­ni­dos se en­cuen­tran bien ca­da tres mi­nu­tos. Mues­tran que tie­nen PlayS­ta­tion y pue­den ver en te­le­vi­sión ca­de­nas en ára­be. Tam­bién ase­gu­ran que to­man un me­nú de co­mi­da ha­lal (lí­ci­ta pa­ra el is­lam) con to­do ti­po de pos­tres, que le cues­ta al con­tri­bu­yen­te es­ta­dou­ni­den­se 3,1 mi­llo­nes de dó­la­res (2,1 mi­llo­nes de eu­ros) al año. Man­tie­nen que pue­den re­zar tan­tas ve­ces quie­ran y por su­pues­to la co­ci­na se adap­ta a la épo­ca de Ra­ma­dán. Tie­nen in­di­ca­cio­nes con di­rec­ción a la Me­ca pa­ra re­zar, Co­ra­nes y otros 18.000 li­bros en ára­be, pas­tún, far­si, in­glés, fran­cés, es­pa­ñol y ser­bo­croa­ta, en­tre otros idiomas. Ase­gu­ran que se les han con­se­gui­do pe­lo­tas de fút­bol y ba­lon­ces­to, jue­gos de me­sa y má­qui­nas de gim­na­sio pa­ra que ha­gan ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos. Tie­nen a su ser­vi­cio un equi­po pro­fe­sio­nal de cin­co mé­di­cos y quin­ce en­fer­me­ros.

Al­guien no di­ce la ver­dad.

En cam­bio, Nas­rat cuen­ta otra ver­sión. Qui­zá fue­se otra épo­ca. O sim­ple­men­te al­guien no di­ce la ver­dad. La co­mi­da fue su ma­yor preo­cu­pa­ción. Tan­to que se de­cla­ra­ron en huel­ga de ham­bre al con­si­de­rar que la car­ne que con­su­mían no era ha­lal. “Nos da­ban cor­de­ro y po­llo. La ma­yo­ría lo re­cha­za­ba por­que no sa­bía­mos si ha­bían si­do sa­cri­fi­ca­dos a la ma­ne­ra is­lá­mi­ca. En­ton­ces, hu­bo mu­chos pre­sos que pro­tes­ta­ron. Was­hing­ton con­sul­tó al Con­se­jo Is­lá­mi­co de EEUU y nos res­pon­die­ron que al es­tar en un país ex­tran­je­ro con per­so­nal no mu­sul­mán, la co­mi­da que se ofre­cía, aun­que no si­guie­ra el ri­to is­lá­mi­co, se con­si­de­ra­ba ha­lal.

Al mar­gen de la fe­cha de clau­su­ra del cen­tro de de­ten­ción, EEUU nun­ca aban­do­na­rá la ba­se na­val. Su po­si­ción geo­grá­fi­ca, su cli­ma y sus con­di­cio­nes de puer­to na­tu­ral la con­vier­ten en vi­tal pa­ra los in­tere­ses de Was­hing­ton, que tie­ne un acuer­do des­de 1904 con Cu­ba. En vir­tud del mis­mo, pa­ga 4.000 dó­la­res (2.800 eu­ros) al mes en oro por el al­qui­ler del te­rreno. Es­te con­tra­to so­lo ter­mi­na­rá cuan­do am­bas par­tes –La Ha­ba­na y Was­hing­ton-ac­ce­dan a res­cin­dir el mis­mo. Y Es­ta­dos Unidos no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de ha­cer­lo. Por eso re­mi­te ca­da mes el pa­go del al­qui­ler a Fi­del Cas­tro, que nun­ca lo co­bra. Se di­ce, aun­que no es­tá com­pro­ba­do, que tie­ne to­dos los che­ques guar­da­dos en un ca­jón de su despacho en La Ha­ba­na.

El re­zo. Un gru­po de re­clu­sos re­za en di­rec­ción

a La Me­ca en uno de los mó­du­los de Guan­tá­na­mo.

47

Ex­clu­si­va. Hiz­tu­llah Nas­rat, ex­re­clu­so de Guan­tá­na­mo en­tre­vis­ta­do por ‘Tiem­po’.

Cel­das. Un sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se vi­gi­la una de las ga­le­rías de la pri­sión de Guan­tá­na­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.