Una paz di­fí­cil

Seis me­ses después, la Li­bia de Ga­da­fi es ca­si His­to­ria. Sin em­bar­go, la caí­da de un ti­rano no siem­pre ga­ran­ti­za la lle­ga­da de la li­ber­tad.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Después de seis me­ses de du­ros e in­cier­tos com­ba­tes, los re­bel­des li­bios han pro­cla­ma­do y ce­le­bra­do el fin de la gue­rra con­ven­cio­nal, pe­ro se en­fren­tan aho­ra al di­fí­cil re­to de re­cons­truir el país y ar­ti­cu­lar la paz. Una de las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas pa­ra la es­té­ti­ca vi­sual se­rá que ya no volveremos a ver a Ga­da­fi ves­ti­do con los sun­tuo­sos uni­for­mes de por­te­ro de ca­ba­ret, ni plan­tar su exó­ti­ca y lu­jo­sí­si­ma tien­da de be­duino en Ro­ma, Nue­va York o El Par­do, ni pro­te­gi­do por una guar­dia de 200 vír­ge­nes, ni pa­gar a be­llas mu­cha­chas ita­lia­nas pa­ra sol­tar- les ser­mo­nes fa­ná­ti­cos so­bre el is­lam. Lo peor es que, du­ran­te años, los man­da­ta­rios de me­dio mun­do, con­si­de­ra­dos sen­sa­tos, le rie­ron es­tas es­tu­pi­de­ces ab­sur­das co­mo gra­cias. Se pa­sa­ba por al­to que tor­tu­ra­ra y as­fi­xia­ra a su pue­blo y que fo­men­ta­ra el terrorismo sin fron­te­ras. Se acep­ta­ban sus hi­pó­cri­tas arre­pen­ti­mien­tos y se le aco­gía con fes­te­jos. Era el due­ño de Li­bia y por lo tan­to de su in­ter­mi­na­ble ma­nan­tial de pe­tró­leo. An­tes de la gue­rra sus po­zos pro­du­cían 1,6 ba­rri­les de pe­tró­leo dia­rios, aho­ra ape­nas lle­gan a los 100.000.

La ló­gi­ca de las ti­ra­nías.

La gue­rra lo ha pa­ra­li­za­do to­do. Los es­pe­cia­lis­tas ele­van a 60.000 mi­llo­nes de ba­rri­les las re­ser­vas de cru­do, y las de gas, a 1,5 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos. Pa­ra par­ti­ci­par en los ne­go­cios que ge­ne­ra­ban tan­tas ri­que­zas, los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y los gran­des em­pre­sa­rios de la ener­gía bai­la­ban al son de la dis­pa­ra­ta­da y cruel mú­si­ca de Ga­da­fi. El Es­ta­do li­bio co­men­za­ba y ter­mi­na­ba en él. Así du­ran­te 42 años. Cla­ro que una dic­ta­du­ra tan lar­ga en­gen­dra mu­chos in­tere­ses e in­con­di­cio­na­les ser­vi­do­res, for­ma par­te de la ló­gi­ca de las ti­ra­nías.

La aper­tu­ra al mun­do que facilitan las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción, y de un mo­do es­pe­cial In­ter­net, creó una con­cien­cia de re­be­lión en una bue­na par­te del pue­blo li­bio. Com­pren­die­ron que el Guía de su re­vo­lu­ción, ade­más de sá­tra­pa era un pa­ya­so que ya no les ha­cía nin­gu­na gra­cia. Eso ex­pli­ca que se pro­pa­ga­ran co­mo un in­cen­dio las ideas de las re­vo­lu­cio­nes ára­bes que re­cla­ma­ban jus­ti­cia y li­ber­tad pa­ra sus pue­blos. Ga­da­fi no du­dó en aplas­tar sin pie­dad los pri­me­ros le­van­ta­mien­tos dis­pa­ran­do contra su pro­pio pue­blo. Em­pe­za­ron las de­ser­cio­nes del ré­gi­men, pe­ro es­te no se des­mo­ro­nó co­mo pro­fe­ti­za­ron al­gu­nos

ana­lis­tas. A él no se le pa­só por la ca­be­za mar­char­se co­mo hi­cie­ron Ben Alí o Mu­ba­rak, aun­que con­vie­ne de­cir que tan­to Ben Alí co­mo Mu­ba­rak se mar­cha­ron al ver que sus ejér­ci­tos se ne­ga­ban a dis­pa­rar contra sus pue­blos. El ca­so de Ga­da­fi era dis­tin­to, su ejér­ci­to, con efi­ca­ces uni­da­des de éli­te for­ma­das por mer­ce­na­rios y man­da­das por sus hi­jos, le pro­fe­sa­ban una obe­dien­cia cie­ga e in­tere­sa­da. No se pa­ra­ban an­te na­da y los bár­ba­ros ase­si­na­tos per­pe­tra­dos en vís­pe­ras de la in­va­sión de Trípoli dan bue­na mues­tra de ello.

El Co­mi­té Na­cio­nal de Tran­si­ción (CNT) pa­re­ce te­ner el con­trol de la si­tua­ción, aun­que que­dan mu­chos fo­cos de re­sis­ten­cia y a la ho­ra en que es­cri­bo no hay ras­tros de Ga­da­fi. En las prin­ci­pa­les ciu­da­des, em­pe­zan­do por Trípoli, fal­ta de ca­si to­do, des­de agua a elec­tri­ci­dad pa­san­do por me­di­ci­nas y ali­men­tos. Co­mo an­tes los re­bel­des ne­ce­si­ta­ron los bom­bar­deos de la OTAN pa­ra lo­grar la to­da­vía frá­gil vic­to­ria, aho­ra ne­ce­si­ta­rán una fuer­te ayu­da hu­ma­ni­ta­ria pa­ra so­bre­vi­vir. La som­bra de Irak siem­bra in- cer­ti­dum­bres, aun­que tam­bién aquí las co­sas son di­fe­ren­tes. Mien­tras que pa­ra de­rro­car a Sa­dam Hus­sein fue ne­ce­sa­ria una in­va­sión en to­da re­gla por el ejér­ci­to de EEUU apo­ya­do por una coa­li­ción de fuer­zas in­ter­na­cio­na­les, la ca­za a Ga­da­fi la de­ci­die­ron los re­bel­des li­bios, aun­que sin los bom­bar­deos de la OTAN hu­bie­ran si­do de­rro­ta­dos. En tie­rra, los re­bel­des pre­fi­rie­ron com­ba­tir so­los, les so­bra­ban efec­ti­vos hu­ma­nos, aun­que ca­re­cían de ar­mas y pre­pa­ra­ción. De mo­men­to se tra­ta de una vic­to­ria pre­ca­ria y no es des­car­ta­ble que se or­ga­ni­cen re­des te­rro­ris­tas, so­bre to­do mien­tras no apa­rez­ca Ga­da­fi. Es una hi­pó­te­sis con la que tra­ba­ja el CNT y los Go­bier­nos oc­ci­den­ta­les que le apo­ya­ron es­tán mon­tan­do una es­tra­te­gia que neu­tra­li­ce esa po­si­bi­li­dad.

La ges­tión de la vic­to­ria.

La ver­dad es que sa­be­mos muy po­co del CNT, por eso las in­cóg­ni­tas so­bre el fu­tu­ro de Li­bia se mul­ti­pli­can. Los res­pon­sa­bles afir­man que la opa­ci­dad en la que se han mo­vi­do has­ta aho­ra obe­de­ce a ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. El pa­sa­do 16 de agos­to hi­cie­ron una pro­cla­ma­ción fun­da­men­tal: afir­ma­ron que den­tro de ocho me­ses con­vo­ca­rán elec­cio­nes pa­ra una Asamblea que ela­bo­re la fu­tu­ra Cons­ti­tu­ción de Li­bia. Es­truc­tu­rar un Es­ta­do mo­derno y de­mo­crá­ti­co en una so­cie­dad is­lá­mi­ca cu­ya vi­da co­ti­dia­na tie­ne una ba­se tri­bal su­po­ne un gran desafío. Sin em­bar­go, los di­ri­gen­tes han ma­ni­fes­ta­do que es­tán en esa apues­ta. Se­rá muy im­por­tan­te la ges­tión de la vic­to­ria y que la ven­gan­za no sus­ti­tu­ya a la jus­ti­cia. Una re­pre­sión bru­tal contra los ga­da­fis­tas nos da­ría la otra ca­ra de la mis­ma mo­ne­da.

El CNT es­tá for­ma­do por 31 miem­bros de los cua­les so­lo 13 son conocidos, los otros se han man­te­ni­do en se­cre­to por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, es­pe­re­mos que pron­to se ha­ga pú­bli­ca su iden­ti­dad. En­tre ellos hay mu­chos que sir­vie­ron a Ga­da­fi, em­pe­zan­do por su pre­si­den­te, Mus­ta­fá Ab­del Ja­lil, y por su se­gun­do, Mah­mud Ji­bril, pe­ro tam­bién los hay que pa­de­cie­ron du­ran­te años las te­rri­bles cár­ce­les del dic­ta­dor. Ab­del Ja­lil era mi­nis­tro de Jus­ti­cia cuan­do Ga­da­fi le en­vió a Ben­ga­si a ne­go­ciar con los re­bel­des, pe­ro el ne­go­cia­dor se pa­só a la re­be­lión con­vir­tién­do­se en su lí­der. Se le con­si­de­ra un is­la­mis­ta pia­do­so aun­que no fun­da­men­ta­lis­ta. Mah­mud Ji­bril ocu­pa el car­go de pri­mer mi­nis­tro del CNT, el de mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res y se en­car­ga de las re­la­cio­nes con los mi­li­ta­res. Es sin du­da el me­jor pre­pa­ra­do, el gran ideó­lo­go de la re­vo­lu­ción y el hom­bre fuer­te. Es­te an­ti­guo pro­fe­sor de Es­truc­tu­ra Eco­nó­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh fue pre­si­den­te del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo de Li­bia y allí Sa­be­mos muy po­co del Co­mi­té Na­cio­nal de Tran­si­ción, lo que mul­ti­pli­ca las in­cóg­ni­tas so­bre el fu­tu­ro de Li­bia

La caí­da de Ga­da­fi in­flui­rá en el fu­tu­ro de las otras re­vo­lu­cio­nes ára­bes, par­ti­cu­lar­men­te en Si­ria

se con­ven­ció de que con Ga­da­fi era im­po­si­ble plan­tear una eco­no­mía mo­der­na. Él fue quien con­ven­ció a Oc­ci­den­te de la ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir y dio ar­gu­men­tos al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU pa­ra que apro­ba­se la co­ber­tu­ra ju­rí­di­ca. Sar­ko­zi fue el pri­mer je­fe de Es­ta­do en re­co­no­cer a los re­bel­des co­mo le­gí­ti­mos re­pre­sen­tan­tes del pue­blo li­bio tras lar­gas con­ver­sa­cio­nes con Ji­bril. Le so­bra pre­pa­ra­ción, aun­que le fal­ta ca­ris­ma. Se ha­bla mu­cho de las ten­sio­nes en el seno de la CNT, se irán co­no­cien­do los pró­xi­mos días y se sa­brá más si al­gún día se acla­ra el oscuro ase­si­na­to de su je­fe mi­li­tar de Es­ta­do Ma­yor, ge­ne­ral You­nis.

Los paí­ses más im­pli­ca­dos en la gue­rra, co­mo In­gla­te­rra y Fran­cia, e Ita­lia después en reac­ción tar­día de Ber­lus­co­ni, tra­ta­rán de in­fluir en el pro­ce­so de paz y de par­ti­ci­par en la re­cons­truc­ción del país, lo que sig­ni­fi­ca co­brar los diez­mos de su co­la­bo­ra­ción en la ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo. Tar­da­rá mu­cho tiem­po, di­cen que años, en con­se­guir­se la vuelta a la nor­ma­li­dad en la ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo y del gas que re­pre­sen­tan el 98% de las ex­por­ta­cio­nes li­bias. No ca­be du­da de que la caí­da de Ga­da­fi y el pro­ce­so de pa­ci­fi­ca­ción que se abre ten­drán una gran in­fluen­cia en el fu­tu­ro de las otras re­vo­lu­cio­nes ára­bes y par­ti­cu­lar­men­te en Si­ria, don­de se ve co­mo una po­si­bi­li­dad la caí­da de Ba­char al As­sad. La caí­da de Al As­sad su­pon­drá un gi­ro en la geo­po­lí­ti­ca de la zo­na, ya que Irán per­de­rá in­fluen­cia y Hez­bo­lá, po­der en Lí­bano. Es la pri­me­ra vez, des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que el pro­ta­go­nis­mo de Oc­ci­den­te no es­tá re­pre­sen­ta­do por Es­ta­dos Unidos sino por Fran­cia e In­gla­te­rra. Si Ji­bril man­tie­ne las rien­das del po­der, no ca­be du­da de que Li­bia se mo­ve­rá den­tro de las coor­de­na­das oc­ci­den­ta­les, de lo con­tra­rio no se sa­be, ca­ben to­dos los te­mo­res y las más va­ria­das es­pe­cu­la­cio­nes, in­clu­so la de que Al Qae­da pue­da pes­car en río re­vuel­to. La caí­da de un ti­rano, no siem­pre sig­ni­fi­ca la lle­ga­da de la li­ber­tad.

Vic­to­ria. Ce­le­bra­ción el 31

de agos­to en la pla­za de los Már­ti­res de Trípoli de la

vic­to­ria de los re­bel­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.