LA ODI­SEA GUER­NI­CA DEL

Se cum­plen 30 años de la lle­ga­da a Es­pa­ña de la obra cum­bre de Pi­cas­so, sím­bo­lo bo­rro­so de las atro­ci­da­des del si­glo XX. Su his­to­ria, con sus ci­ca­tri­ces, es nues­tra his­to­ria.

Tiempo - - VIVIR CULTURA - PE­DRO GAR­CÍA tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Año 1981. La ho­ja del ca­len­da­rio di­bu­ja el 10 de sep­tiem­bre. Es jue­ves. En el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas los pa­sa­je­ros y las pri­sas se cru­zan con ca­rri­tos, ma­le­tas y más uni­for­mes ver­des que de cos­tum­bre. Fue­ra, en las pis­tas, el pa­sa­je­ro ate­rri­za en el más ab­so­lu­to se­cre­to. Sus 777 cen­tí­me­tros de lar­go y 349 de an­cho viajan en la bo­de­ga de car­ga del

Lo­pe de Ve­ga. Son exac­ta­men­te las 8.27 de la ma­ña­na cuan­do las rue­das del gi­gan­tes­co Boeing 747 de Ibe­ria se po­san so­bre el as­fal­to. Na­die, ni pe­rio­dis­tas, ni si­quie­ra el per­so­nal de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to, sa­be de su lle­ga­da. De­li­ca­de­za y más si­len­cio. Ale­gría con­te­ni­da:

el pa­sa­je­ro ha so­bre­vi­vi­do a un via­je de miles de ki­ló­me­tros y más de 44 años.

Así, ro­dea­do de pre­cau­cio­nes, her­me­tis­mo y si­gi­lo, vol­vió el Guer­ni­ca a Es­pa­ña. El gran sím­bo­lo de las víc­ti­mas de la Gue­rra Ci­vil, icono de la im­pron­ta im­bo­rra­ble de ani­qui­la­ción que de­ja­ron los con­flic­tos bé­li­cos y los to­ta­li­ta­ris­mos del si­glo XX, me­tá­fo­ra colectiva de la paz y el an­ti­be­li­cis­mo mun­dial y del exi­lio, es­ta­ba fi­nal­men­te de vuelta. Ha­bía pa­sa­do ca­si me­dio si­glo des­de aque­llos apre­su­ra­dos días de la pri­ma­ve­ra de 1937 en los que Pa­blo Pi­cas­so lo con­ci­bió por en­car­go pa­ra el pa­be­llón de la Re­pú­bli­ca en la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Pa­rís; des­de los pos­te­rio­res via­jes por No­rue­ga y Lon­dres y la gi­ra por Es­ta­dos Unidos con fi­nal en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York (MO­MA), don­de se que­dó tras el es­ta­lli­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Has­ta aquel si­gi­lo­so 10 de sep­tiem­bre de 1981, en ple­na Tran­si­ción, cuan­do Ja­vier Tu­sell, historiador y di­rec­tor ge­ne­ral de Be­llas Ar­tes, uno de los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la mi­sión, com­pro­bó que to­do ha­bía sa­li­do bien y ce­rró la puer­ta de su ca­sa. Una vez allí, co­gió el te­lé­fono y el se­cre­to se hi­zo ver­bo: el Guer­ni

ca es­ta­ba en el Mu­seo del Pra­do -de­seo ex­pre­so del que el pro­pio Pi­cas­so de­jó cons­tan­cia an­tes de mo­rir-, en el edi­fi­cio anexo del Ca­són del Buen Re­ti­ro (en la ima­gen, arri­ba), don­de per­ma­ne­ce­ría 11 años, has­ta 1992, cuan­do el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de­ci­dió tras­la­dar­lo al Mu­seo Rei­na So­fía, hoy con­ver­ti­do en el Mu­seo Na­cio­nal y Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía (MNCARS), su ho­gar des­de en­ton­ces.

El en­car­go.

Des­de el co­mien­zo de la Gue­rra Ci­vil, una de las ob­se­sio­nes del Go­bierno de la II Re­pú­bli­ca fue aca­pa­rar la ayu­da de los ar­tis­tas es­pa­ño­les de ma­yor re­nom­bre. Una es­tra­te­gia de pro­pa­gan­da que, en el ca­so de Pi­cas­so, se pu­so en mar­cha a tra­vés de un ami­go per­so­nal del pin­tor, Jo­sé Ber­ga­mín, en los al­bo­res del se­gun­do año de con­flic­to. Era 1937 y en las ne­go­cia­cio­nes con el gran ge­nio ar­tís­ti­co del si­glo XX in­ter­vi­nie­ron Max Aub, que en esos mo­men­tos era agre­ga­do cul­tu­ral

de Es­pa­ña en Pa­rís, el em­ba­ja­dor Luis Ara­quis­táin y Jo­sé Gaos, co­mi­sa­rio del pa­be­llón es­pa­ñol de la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Pa­rís. Fi­nal­men­te, el Go­bierno pa­gó a Pi­cas­so una can­ti­dad desor­bi­ta­da pa­ra la épo­ca: 150.000 fran­cos fran­ce­ses, cu­ya fac­tu­ra re­sul­ta­ría cla­ve en la pos­te­rior ne­go­cia­ción de 1981, ya que pro­ba­ba que el cua­dro era pro­pie­dad del Es­ta­do es­pa­ñol.

Pe­ro Pi­cas­so (Má­la­ga, 25 de oc­tu­bre de 1881-Fran­cia, 8 de abril de 1973) no en­con­tra­ba la ins­pi­ra­ción. Las se­ma­nas en blan­co pa­sa­ron a ser me­ses. Así has­ta el 23 de abril de 1937, cuan­do la Le­gión Cón­dor ale­ma­na y la Avia­ción Le­gio­na­ria ita­lia­na, en la de­no­mi­na­da ope­ra­ción Rü­gen, arra­sa­ron la po­bla­ción vas­ca de Guer­ni­ca en uno de los bom­bar­deos icó­ni­cos del pa­sa­do si­glo. Pi­cas­so, al con­tem­plar las imá­ge­nes y leer el re­la­to de los acon­te­ci­mien­tos en el dia­rio Le Soir, que­da trau­ma­ti­za­do. Ha en­con­tra­do el te­ma: pin­ta­rá contra la gue­rra, contra to­das las gue­rras.

“Icono del si­glo XX”.

El di­rec­tor del MNCARS, Ma­nuel Bor­jaVi­llel, se for­mó en Nue­va York y des­de que ate­rri­zó en Ma­drid pa­ra guiar el ti­món del mu­seo ma­dri­le­ño -al que lle­gó des­de el MAC­BA de Bar­ce­lo­na-no du­dó en si­tuar el Guer­ni­ca de Pi­cas­so en el epi­cen­tro del mu­seo. “Nues­tra co­lec­ción -ex­pli­ca Vi­llel-pi­vo­ta so­bre el Guer­ni­ca, eso no se pue­de dis­cu­tir”. Se­gún él, el mu­ral de Pi­cas­so “es el gran icono del si­glo XX”, y “te­ner un icono es fun­da­men­tal pa­ra cual­quier gran mu­seo”. Di­cho de otro mo­do: “El Pra­do tie­ne Las Me­ni­nas, el Lou­vre la Gio­con­da y no­so­tros el Guer­ni­ca. Así fun­cio­na”. Un da­to: en 2010 el MNCARS re­ci­bió unos 2,3 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, de los que cer­ca de un mi­llón per­te­ne­cían por de­re­cho pro­pio a la jo­ya pi­cas­sia­na.

“En el mu­seo va­mos a reor­de­nar to­da la zo­na don­de es­tá el Guer­ni­ca, que con­tie­ne obras de los años 30, de la Re­pú­bli­ca y la Gue­rra Ci­vil, y es­ta­mos pre­pa­ran­do una gran ex­po­si­ción pa­ra 2012, que es, ade­más, el 75 aniver­sa­rio de aque­lla Gran Ex­po­si­ción de Pa­rís en 1937 pa­ra la que se pin­tó el cua­dro”. Y es que “los años 30 -sub­ra­ya el di­rec­tor del MNCARS-son cla­ves en la his­to­ria del ar­te, por­que es en­ton­ces cuan­do las van­guar­dias se com­pro­me­ten. Se en­cuen­tran con una si­tua­ción po­lí­ti­ca muy com­pli­ca­da y to­man po­si­cio­nes. Pi­cas­so, por ejem­plo, pa­sa por la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ca­si sin en­te­rar­se, no le afec­ta; pe­ro en la Gue­rra Ci­vil y en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, o sea, los años 30, sí se com­pro­me­te, y có­mo. Lo mis­mo les pa­sa a Mi­ró, a Ju­lio Gon­zá­lez y a mu­chos más”.

El MNCARS tam­bién pre­pa­ra un se­mi­na­rio y un ci­clo de ci­ne de los años 30, por­que, pa­ra Vi­llel, “las gran­des obras de ar­te son co­mo fan­tas­mas que per­vi­ven a tra­vés de los tiem­pos y que se re­fle­jan en otras ar­tes”. Tam­bién ha­brá vi­si­tas guia­das por es­cri­to­res, ci­neas­tas de pres­ti­gio y una lec­ción ma­gis­tral a car­go del historiador bri­tá­ni­co Ti­mothy Clark.

Aquel 10 de sep­tiem­bre de 1981, se­gún Fran­cis­co Cal­vo Se­rra­ller, en­sa­yis­ta, crí­ti­co de ar­te y ca­te­drá­ti­co de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, ha que­da­do en la me­mo­ria re­cien­te de Es­pa­ña co­mo la prue­ba “de que la tran­si­ción po­lí­ti­ca se ha­bía lle­va­do a ca­bo”. De he­cho, tal y co­mo sub­ra­ya Bor­ja-Vi­llel, “hay quien di­ce que la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca en Es­pa­ña ter­mi­na cuan­do le qui­tan al cua­dro la pro­tec­ción de vi­drio que le pu­sie­ron cuan­do lle­gó de Es­ta­dos Unidos”.

Cal­vo Se­rra­ller, que fue di­rec­tor del Pra­do du­ran­te 100 días en­tre 1993 y 1994, te­nía al­go más de 30 años cuan­do el cua­dro lle­gó a Es­pa­ña, y re­cuer­da que la de­ci­sión de co­lo­car el cua­dro en el Ca­són fue “dis­cu­ti­ble”, aun­que se lle­vó a ca­bo “por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad”. Y es

“La Tran­si­ción aca­bó cuan­do le qui­ta­ron el vi­drio al Guer­ni­ca”, ex­pli­ca el di­rec­tor del Rei­na So­fía

que el cua­dro, tras los via­jes, la gue­rras, las ne­go­cia­cio­nes y los aten­ta­dos su­fri­dos -co­mo el de 1974, cuan­do el ira­ní Tony Sha­fra­zi, ar­tis­ta y ac­ti­vis­ta contra la Gue­rra de Viet­nam, pin­tó las pa­la­bras “Kill lies all” con spray ro­jo so­bre el cua­dro-, es una mer­can­cía más que de­li­ca­da.

El Guer­ni­ca, por tan­to, es un ma­pa de ci­ca­tri­ces y me­tá­fo­ras so­bre la víc­ti­mas inocen­tes en­ce­rra­do en un gran llan­to que ha tras­cen­di­do los lí­mi­tes geo­grá­fi­cos y cul­tu­ra­les. Es, sin du­da, una obra to­tal y glo­bal, y su im­por­tan­cia, se­gún Cal­vo Se­rra­ller, tras­cien­de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la: “Pi­cas­so bo­rró to­dos los ele­men­tos anec­dó­ti­cos que lo pu­die­sen vin­cu­lar a un epi­so­dio de la Gue­rra Ci­vil, y no apa­re­ce na­da que uno pue­da vin­cu­lar a un epi­so­dio. Hoy los ja­po­ne­ses lo ad­mi­ran por­que creen que re­pre­sen­ta Hi­ros­hi­ma y Na­gas­ha­ki”. Es la gran crea­ción an­ti­be­li­cis­ta de la era con­tem­po­rá­nea: “Lo que el Guer­ni­ca tie­ne de ma­ra­vi­llo­so -ma­ti­za Se­rra­lle­res que si­túa las víc­ti­mas de la gue­rra en aque­llos que no in­ter­vie­nen en ella.

Ina­mo­vi­ble.

El Guer­ni­ca no se mue­ve. Ya lo ha he­cho en de­ma­sia­das oca­sio­nes y eso, uni­do a los aten­ta­dos su­fri­dos, ha he­cho que la sim­ple idea de tras­la­dar­lo se ha­ya con­ver­ti­do en uto­pía. Bue­na mues­tra de ello son las ne­ga­ti­vas que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y el pro­pio pa­tro­na­to del MNCARS han da­do por res­pues­ta an­te las

re­cien­tes pe­ti­cio­nes del Gug­gen­heim y del Mu­seo del Pra­do, que ha­ce un año re­cla­mó el cua­dro mien­tras reavi­va­ba, de ma­nos de su di­rec­tor, Mi­guel Zu­ga­za, la eter­na po­lé­mi­ca acer­ca de dón­de de­be­ría des­can­sar la obra. Una po­lé­mi­ca que el pa­tro­na­to del MNCARS zan­jó con un co­mu­ni­ca­do que re­su­me per­fec­ta­men­te el es­ta­do de la cues­tión: “Su de­li­ca­dí­si­mo es­ta­do de con­ser­va­ción y su gran for­ma­to im­pi­den to­do ti­po de tras­la­do fue­ra del Mu­seo, ra­zón por la cual es­ta obra nun­ca ha si­do pres­ta­da a ins­ti­tu­ción al­gu­na. Y esa si­tua­ción no ha cam­bia­do”.

Su mal­tre­cho es­ta­do de sa­lud es el ar­chi­vo ru­go­so de nues­tra me­mo­ria. Re­ca­pi­tu­le­mos: Pi­cas­so lo pin­ta en Pa­rís, se ex­po­ne en el ve­rano de 1937 y después via­ja a No­rue­ga, Lon­dres y re­co­rre las dos cos­tas de Es­ta­dos Unidos -en ma­yo de 1939 el cua­dro y los 62 bo­ce­tos po­nen rum­bo a Nue­va York y se mues­tran jun­to a 344 obras de Pi­cas­so en la galería Va­len­ti­ne de Nue­va York, y de ahí a Chica­go, Nue­va Or­leans, Pit­ts­burgh, Min­nea­po­lis, Saint Louis, Cle­ve­land, Boston, San Fran­cis­co y Cin­cin­na­ti-. Fi­nal­men­te, el cua­dro aca­ba en el MO­MA, en la Gran Man­za­na, don­de se que­da tras el es­ta­lli­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Lue­go, más ex­po­si­cio­nes y más via­jes, co­mo los rea­li­za­dos por Eu­ro­pa en­tre 1955 y 1956. Y después, Es­pa­ña, el Ca­són del Buen Re­ti­ro y el an­ti­guo Rei­na So­fía, de don­de no se mo­ve­rá. Más que un via­je, una odi­sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.