Cléo y Leo­pol­do

La ex­po­si­ción so­bre la be­lle épo­que de Bar­ce­lo­na ex­hi­be re­tra­tos de Cléo de Me­ro­de, de la que se enamo­ró Leo­pol­do II.

Tiempo - - VISIONES - IG­NA­CIO VIDAL- FOLCH

es­ta es una ex­po­si­ción a la que pue­des lle­var a ni­ños y an­cia­nos, por­que to­dos la en­ten­de­rán y se­gu­ro que a to­dos les gus­ta­rá: es muy li­te­ra­ria, de­trás de ca­si ca­da cua­dro hay una his­to­ria ame­na, y las ex­po­si­cio­nes li­te­ra­rias, con re­la­to, son en­tre­te­ni­das, sue­len te­ner más éxi­to que las pu­ra­men­te plás­ti­cas, por más me­ri­to­rias que es­tas sean.

A mí me ha en­can­ta­do. Ha­blo de Re­tra­tos de la Be­lle Épo­que, que se pu­do ver en el cen­tro del Car­men de Va­len­cia y aho­ra se ex­hi­be en el Cai­xa­fó­rum de Bar­ce­lo­na. Es una ex­po­si­ción re­la­ti­va­men­te bre­ve: cer­ca de ochen­ta cua­dros. Son re­tra­tos y au­to­rre­tra­tos que ilus­tran el cam­bio en el es­ta­do de áni­mo de la so­cie­dad eu­ro­pea, des­de el op­ti­mis­mo de 1890 a la an­sie­dad y an­gus­tia an­te las vís­pe­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. En Eu­ro­pa (la his­to­ria de Es­pa­ña es otra co­sa) aquel pe­rio­do de paz pro­lon­ga­da y cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, con fa­bu­lo­sas in­no­va­cio­nes en el cam­po de las cien­cias y las ar­tes, me­re­ció el nom­bre de be­lle épo­que, aun­que, vis­to en qué ho­rro­res desem­bo­có tan­ta be­lle­za, no se pue­da ya ha­blar de la be­lle épo­que sin un ma­tiz iró­ni­co, agri­dul­ce. Si us­ted, lec­tor, vi­ve en Bar­ce­lo­na, o si vi­ve en otro si­tio pe­ro por ca­sua­li­dad se vie­ne a pa­sar un fin de se­ma­na, le re­co­mien­do la vi­si­ta. Hay va­rios me­ri­to­rios re­tra­tos de fa­mi­lia, que siem­pre son pa­vo­ro­sos –por los pa­re­ci­dos de pa­dres e hi­jos y en­tre her­ma­nos, y por la ma­ni­fies­ta pre­sen­cia del po­der, im­pe­rio­so o ame­na­za­do– y mue­ven a la me­di­ta­ción. Hay al­gún re­pin. La fa­mo­sa Da­ma de rosa de Giovanni Boldini. Al­gún kirch­ner. Es­tá el so­ber­bio re­tra­to de Chejov por Braz, y otros mu­chos ros­tros de se­ño­res tra­tan­do de mos­trar vi­da y ca­rác­ter por en­ci­ma de la inevi­ta­ble cha­que­ta ne­gra o le­vi­ta ne­gra. Hay un re­tra­to de Proust por Blanche, in­tere­san­te más que na­da por­que ha­ce re­cor­dar el fa­mo­so re­tra­to, aquel en que se ve a Proust pá­li­do co­mo el pa­pel, con­su­mi­do de fa­ti­ga, fie­bre, in­som­nio y ele­gan­te vul­ne­ra­bi­li­dad. Hay dos re­tra­tos de Cléo de Me­ro­de, va­rias ve­ces men­cio­na­da co­mo hui­di­zo fan­tas­ma de la be­lle épo­que en Eu­ro­pa, una gran no­ve­la de Gary, que creo ya men­cio­né aquí, el año pa­sa­do. Cléo fue una bai­la­ri­na in­ter­na­cio­nal­men­te fa­mo­sa, tan es­bel­ta, ar­mo­nio­sa y ro­tun­da que se la con­si­de­ra­ba la mu­jer más be­lla del mun­do. Era la ma­rilyn mon­roe de la be­lle épo­que. En In­ter­net se pue­de ver mu­chas fo­tos su­yas. A di­fe­ren­cia de la Be­lla Ote­ro y de­más di­vas de la épo­ca, la be­lle­za de Cléo era vir­gi­nal, su­ge­ría gran pu­re­za y gra­cia ado­les­cen­te. Se enamo­ró de su de­li­ca­de­za el rey Leo­pol­do II de Bél­gi­ca, ya en­tra­do en años. Co­mo es no­to­rio y sa­bi­do, pe­ro lo re­pi­to aquí, pa­ra de­jar­lo co­mo epí­to­me de la be­lle épo­que, Leo­pol­do fue un bon­da­do­so mo­nar­ca que be­ne­fi­ció mu­cho a los bel­gas, lo que no qui­ta que en Con­go, pro­pie­dad par­ti­cu­lar su­ya, es­cla­vi­zó y ma­tó a fuer­za de pri­va­cio­nes a mi­llo­nes de in­dí­ge­nas. Fue un ge­no­ci­da, un hitler, y al mis­mo tiem­po un hom­bre ca­ri­ta­ti­vo, al que el per­fil, tan fino, de Cléo de Me­ro­de ins­pi­ra­ba los más tier­nos sen­ti­mien­tos y un dul­cí­si­mo eró­ti­co de­seo de per­fec­ción. Ah, ya di­jo Goet­he que “el eterno fe­me­nino nos atrae ha­cia lo al­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.