Le­tras y mu­ñe­cas ru­sas

En es­te año de Es­pa­ña y Rusia, al lec­tor le lle­gan el in­men­so re­ta­blo na­rra­ti­vo del pe­rio­do so­vié­ti­co y las pro­me­sas li­te­ra­rias del enor­me país. Hay más que Tóls­toi y Dos­toievsky.

Tiempo - - CULTURA - POR SER­GI BELLVER

El cau­dal de la li­te­ra­tu­ra ru­sa es tan vas­to co­mo esa geo­gra­fía ex­ce­si­va que pa­re­ce una fic­ción más de sus no­ve­lis­tas. De­cir Rusia es evo­car una sa­ga, nom­brar un pi­lar de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. To­da­vía hoy los gran­des po­pes de la na­rra­ti­va de­ci­mo­nó­ni­ca ru­sa ben­di­cen a ge­ne­ra­cio­nes de lec­to­res. In­abar­ca­ble co­mo el pai­sa­je de la es­te­pa, la obra de Tóls­toi, Dos­toievs­ki, Gó­gol, Ché­jov, Gor­ki, Tur­gué­nev y de­más vás­ta­gos li­te­ra­rios del pa­dre Push­kin no co­no­ce fe­cha de ca­du­ci­dad. Con to­do, du­ran­te el si­glo XX, qui­zá el más dra­má­ti­co en la his­to­ria ru­sa, la li­te­ra­tu­ra es­cri­ta des­de y contra el ré­gi­men de la URSS ha pro­du­ci­do tam­bién al­gu­nos tí­tu­los me­mo­ra­bles que aho­ra lle­gan a los lec­to­res es­pa­ño­les. La mor­da­za co­mu­nis­ta em­pu­jó a de­ma­sia­dos autores al exi­lio, fí­si­co o in­te­rior, y en esa bre­cha los me­jo­res es­cri­to­res ru­sos su­pie­ron cul­ti­var una na­rra­ti­va de pri­mer or­den. De­ja­ron el lis­tón muy al­to pa­ra los nue­vos crea­do­res de un país que, tras la caí­da de la mo­le so­vié­ti­ca, ha su­fri­do co­mo nin­gún otro el co­lap­so ha­cia el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je. Es­te 2011 es, ade­más, el Año de Es­pa­ña y Rusia, lo que se­lla­ría la evi­den­te ex­plo­sión de aque­lla li­te­ra­tu­ra en nues­tras li­bre­rías. Aun­que en es­te pun­to to­ca ser crí­ti­cos con la ges­tión ofi­cial del even­to, es­pe­cial­men­te en lo li­te­ra­rio, y dar­le el mé­ri­to só­lo al es­fuer­zo de las editoriales, por no ha­blar de los mo­li­nos de vien­to contra los que se si­gue es­tre­llan­do la pro­mo­ción de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la en el ex­tran­je­ro –in­clu­so en Rusia– an­te una opor­tu­ni­dad co­mo es­ta.

La pe­res­troi­ka no tra­jo ne­ce­sa­ria­men­te la bo­nan­za, sino más bien un ba­che tras el que la ge­ne­ra­ción na­ci­da en los 70 ape­nas de­jó hue­lla li­te­ra­ria. En la ver­ti­gi­no­sa Rusia ac­tual la li­te­ra­tu­ra pier­de pe­so fren­te a los mis­mos pla­ce­bos que anes­te­sian la crea­ti­vi­dad y el sen­ti­do crí­ti­co en Oc­ci­den­te, co­mo la te­le­vi­sión, ve­la­da­men­te al ser­vi­cio del Go­bierno ru­so, que ya no prac­ti­ca una cen­su­ra di­rec­ta pe­ro sí efec­ti­va. Las ti­ra­das son dis­cre­tas en las editoriales ru­sas (mos­co­vi­tas so­bre to­do, en un sis­te­ma to­da­vía cen­tra­lis­ta) y tam­bién allí, co­mo en Es­pa­ña, la li­te­ra­tu­ra de con­su­mo pri­ma fren­te a la crea­ción ar­tís­ti­ca. Tal vez eso mo­ti­ve que po­cos autores ac­tua­les

con­si­gan ser tra­du­ci­dos en otros paí­ses. Por for­tu­na, ini­cia­ti­vas co­mo la de la fun­da­ción Pro­jó­rov, pre­cur­so­ra des­de el año 2000 del pre­mio li­te­ra­rio De­but, per­mi­ten que el lec­tor es­pa­ñol co­noz­ca la na­rra­ti­va de los ru­sos más jó­ve­nes (des­vin­cu­la­dos de la era so­vié­ti­ca y de­sen­can­ta­dos de Pu­tin pe­ro he­re­de­ros de la tra­di­ción li­te­ra­ria an­te­rior) gra­cias a la an­to­lo­gía El se­gun­do círcu­lo (edi­to­rial La otra ori­lla), que reúne a seis autores en­tre los que fi­gu­ran el ca­ris­má­ti­co he­rre­ro Alek­séi Lu­kiá­nov o la pro­me­te­do­ra Ali­sa Ga­níe­va, quien des­de su Da­gues­tán na­tal ex­plo­ra las hue­llas que en es­ta ge­ne­ra­ción han de­ja­do con­flic­tos co­mo la gue­rra de Che­che­nia.

La re­cien­te ex­plo­sión edi­to­rial de lo ru­so en Es­pa­ña se ha apo­ya­do en la re­vi­sión de los clá­si­cos (ca­si siem­pre apro­ve­chan­do efe­mé­ri­des, co­mo con Ché­jov o Tóls­toi); en el res­ca­te de sus coe­tá­neos me­nos conocidos (con tí­tu­los co­mo La

se­ñal, de Vsé­vo­lod Gars­hin, en Con­tra­se­ña) y, en me­nor me­di­da, aun­que im­por­tan­te, en la pu­bli­ca­ción de bue­na can­ti­dad de obras es­cri­tas du­ran­te la eta­pa so­vié­ti­ca. El lec­tor es­pa­ñol tie­ne aho­ra más a mano las obras de An­dréi Bie­li, Yev­gue­ni Za­mia­tin, Va­si­li Gross­man, Isaak Bá­bel o Va­si­li Ak­sió­nov. Acan­ti­la­do, edi­to­rial de re­fe­ren­cia en na­rra­ti­va ru­sa (jun­to a la jo­ven Nevsky Pros­pects o la ve­te­ra­na Al­ba), tam­bién ha pu­bli­ca­do a autores pos­te­rio­res, co­mo Ale­xéi Var­lá­mov. Otros es­cri­to­res to­da­vía me­re­cen una me­jor di­fu­sión, co­mo el mag­ní­fi­co Ser­géi Do­vlá­tov y el des­cen­dien­te de es­pa­ño­les Ru­bén Ga­lle­go. Al­gu­nos autores es­pa­ño­les, pre­ci­sa­men­te, mi­ran tam­bién a Rusia a la ho­ra de es­cri­bir: des­de el gran Ma­nuel Cha­ves No­ga­les y su pe­cu­liar vi­sión del 1917, El maes­tro Juan Martínez que es­ta­ba allí (Li­bros del As­te­roi­de), a la an­to­lo­gía fic­ti­cia Cuen­tos ru­sos, de Fran­cesc Se­rés (Mon­da­do­ri) o a La con­je­tu­ra de

Pe­rel­man, la de­li­ran­te no­ve­la del jo­ven Juan So­to Ivars que pu­bli­ca­rá en oto­ño Edi­cio­nes B.

Tres se­gu­ros. Igor Sa­vé­liev

(iz­quier­da), Ali­sa Ga­níe­va (fir­ma co­mo Gu­ra Ji­rá­chev)

y Alek­séi Lu­kiá­nov.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.