El amor y el odio

Al­mo­dó­var es­tre­na su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, La piel que ha­bi­to.

Tiempo - - SELECTOR - A. DÍAZ

pe­dro al­mo­dó­var desata pa­sio­nes en­con­tra­das. A ve­ces, la ve­ne­ra­ción y el re­pu­dio se pro­du­cen al mis­mo tiem­po. La piel que ha­bi­to es una pe­lí­cu­la ex­tra­ña, re­tor­ci­da y lle­na de ma­ti­ces: es un th­ri­ller, un drama y has­ta un gia­llo. Pe­ro ton­tea con el ri­dícu­lo de­ma­sia­do a me­nu­do y des­pier­ta, sin pre­ten­der­lo, la carcajada en los mo­men­tos más pre­ten­di­da­men­te des­ga­rra­do­res. Al­mo­dó­var se po­ne más al­mo­do­va­riano que nun­ca: más ra­ri­to, más ca­pri­cho­so. Y, si no se en­tien­den sus ar­bi­tra­rie­da­des es­ti­lís­ti­cas, son mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra apar­tar­se de ella: pa­ra sa­lir de la tra­ma y no vol­ver a en­trar. Sin em­bar­go, con pa­cien­cia -y con te­són-, se re­ve­la co­mo una pe­lí­cu­la asom­bro­sa. En el úl­ti­mo ter­cio se pro­du­ce el mi­la­gro: tan­ta ver­güen­za aje­na ha me­re­ci­do la pe­na. Aun­que en el epí­lo­go se em­pe­ñe, de nue­vo, en em­pa­ñar el con­jun­to con uno de sus pe­ca­dos más re­cu­rren­tes en es­te tí­tu­lo: la so­brex­pli­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.