Esa mu­jer no can­sa­da

Ana Ma­ría Moix cuen­ta el mun­do que aho­ra ve con la fiera be­lle­za de siem­pre.

Tiempo - - SELECTOR - LUIS AL­GO­RRI

Ma­ni­fies­to per­so­nal.

Ana Ma­ría Moix (Edi­cio­nes B)

cuan­do la vi­da pa­sa, el ver­da­de­ro pro­ble­ma es que, en cuan­to te des­cui­das, te pue­de de­jar atrás. For­mas de atra­par­la hay po­cas. Una de las más efi­ca­ces sue­le con­sis­tir en pe­gar­la co­mo ca­da cual pue­da a las le­tras que va es­cri­bien­do; si al­gu­nos pue­blos creen que cuan­do les ha­ces una fo­to les ro­bas el al­ma, es­tá mu­cho más cla­ro que es­cri­bien­do aga­rras la vi­da, aun­que sea por los pies. El pro­ble­ma es que no to­do el mun­do sa­be, o pue­de, o reúne pa­cien­cia su­fi­cien­te. Ana Ma­ría Moix sí. Es­ta mu­jer de pelo cor­to, que bri­lló des­de muy jo­ven co­mo poe­ta (fue la úni­ca chi­ca de los no­ví­si­mos de Cas­te­llet) y aún más co­mo pro­sis­ta, es­tá ya en la edad de po­ner­se a atra­par la vi­da, y lo ha­ce en es­te li­bro pro­di­gio­so, hu­mo­rís­ti­co, des­pia­da­do, fu­ri­bun­do y a ve­ces amar­go (o sea, ella mis­ma) que no res­pon­de a gé­ne­ro al­guno por­que a la Moix eso no le ha he­cho fal­ta en su vi­da. Sa­ca la mano a pa­sear contra el ca­pi­ta­lis­mo, la in­jus­ti­cia, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, los po­lí­ti­cos y cien co­sas más, pe­ro so­bre to­do le preo­cu­pan los vie­jos. La his­to­ria de su tía Flo­ren­cia es es­pe­luz­nan­te. El chis­te de la hie­na, igual. Por las pá­gi­nas des­fi­lan, en brueg­he­liano cor­te­jo, viu­das y viu­dos, abue­los con­ver­ti­dos en can­gu­ros, hi­jos que pre­sio­nan des­ca­ra­da­men­te a pa­pá pa­ra que ha­ga tes­ta­men­to, vie­jos po­bres y so­li­ta­rios y otros mo­ti­vos de in­dig­na­ción. La Moix en es­ta­do pu­ro. O sea in­can­sa­da e in­can­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.