Jue­gos Olím­pi­cos de san­gre

MU­NICH, 5 DE SEP­TIEM­BRE DE 1972 · Un co­man­do pa­les­tino se­cues­tra al equi­po olímpico is­rae­lí. La ope­ra­ción de res­ca­te fa­lla y mue­ren 11 rehe­nes y 5 te­rro­ris­tas.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Los grie­gos con­si­de­ra­ban sa­gra­da la oca­sión de los Jue­gos Olím­pi­cos. Las gue­rras pa­ra­ban y to­das las po­lis de la Éla­de se en­fren­ta­ban du­ran­te unos días de for­ma in­cruen­ta y no­ble en el cam­po de­por­ti­vo. En la era olím­pi­ca mo­der­na, sin em­bar­go, la po­lí­ti­ca mun­dial ha des­vir­tua­do re­pe­ti­da­men­te el olim­pis­mo. El con­flic­to de Orien­te Me­dio con­vir­tió los Jue­gos de 1972 en un ba­ño de san­gre.

En aque­lla épo­ca no ha­bía la ac­tual ob­se­sión por la se­gu­ri­dad. En la Vi­lla Olím­pi­ca de Mu­nich ca­da cual ha­cía lo que que­ría. Por las no­ches, cuan­do los bue­nos de­por­tis­tas teó­ri­ca­men­te des­can­san, aque­llo era un cons­tan­te sa­lir y en­trar, una juer­ga noc­tur­na ge­ne­ra­li­za­da.

El 5 de sep­tiem­bre, a las 4.40 de la ma­dru­ga­da, un gru­po de de­por­tis­tas ame­ri­ca­nos que ve­nía de co­rrer­la se en­con­tró con unos co­le­gas ára­bes en idén­ti­ca cir­cuns­tan­cia. En­tre to­dos se ayu­da­ron a sal­tar la va­lla que cer­ca­ba el re­cin­to. ¡Vi­va la fra­ter­ni­dad olím­pi­ca!

Pe­ro los ára­bes no eran de­por­tis­tas noc­tám­bu­los, eran un co­man­do de la or­ga­ni­za­ción pa­les­ti­na Sep­tiem­bre Ne­gro, que se di­ri­gió a la re­si­den­cia del equi­po na­cio­nal is­rae­lí. Cuan­do in­ten­ta­ron en­trar, un en­tre­na­dor se per­ca­tó y dio la voz de alar­ma. En la confusión ini­cial, va­rios atle­tas ju­díos lo­gra­ron es­ca­par, pe­ro dos que se en­fren­ta­ron a los asal­tan­tes fue­ron ase­si­na­dos.

Cuan­do ama­ne­ció y la po­li­cía ro­deó la re­si­den­cia is­rae­lí, ocho te­rro­ris­tas ar­ma­dos con fu­si­les Ka­lash­ni­kov, pis­to­las y gra­na­das te­nían en su po­der a nue­ve rehe­nes is­rae­líes. Su exi­gen­cia era can­jear­los por 234 pre­sos pa­les­ti­nos de las cár­ce­les is­rae­líes y dos ale­ma­nes, los cé­le­bres te­rro­ris­tas An­dreas Baa­der y Ul­ri­ke Mein­hoff.

Du­ran­te to­do el día hu­bo con­ver­sa­cio­nes en las que me­dió el de­le­ga­do olímpico egip­cio. Los te­rro­ris­tas pu­sie­ron en li­ber­tad a los de­por­tis­tas uru­gua­yos y de Hong Kong que com­par­tían edi­fi­cio con los ju­díos y el mi­nis­tro del In­te­rior ale­mán, Hans-Die­trich Gens­cher, lo­gró per­mi­so pa­ra en­trar en la ca­sa y ver a los rehe­nes. Es­ta con­ce­sión ten­dría sin em­bar­go fa­ta­les con­se­cuen­cias, pues Gens­cher sa­lió di­cien­do que los se­cues­tra­do­res eran cua­tro o cin­co, y la ope­ra­ción de res­ca­te se di­se­ñó so­bre es­te da­to erró­neo.

El Go­bierno de Tel Aviv, pre­si­di­do por Gol­da Meir, op­tó por la lí­nea du­ra, y ad­vir­tió al can­ci­ller Willy Brandt de que no ac­ce­de­ría al can­je de pri­sio­ne­ros. “En ese mo­men­to el des­tino de los is­rae­líes es­ta­ba se­lla­do en un 99%”, re­fle­xio­na­ría con re­sig­na­ción el je­fe de la Po­li­cía de Ba­vie­ra, Man­fred Schreiber. La po­li­cía pre­ten­dió asal­tar el edi­fi­cio y co­men­zó a des­ple­gar ti­ra­do­res por los te­ja­dos cer­ca­nos, pe­ro las cá­ma­ras de te­le­vi­sión re­trans­mi­tían en di­rec­to sus mo­vi­mien­tos, y los te­rro­ris­tas lo es­ta­ban vien­do. Ame­na­za­ron con em­pe­zar a ma­tar rehe­nes si no se re­ti­ra­ban los po­li­cías, y así que­dó abor­ta­da la pri­me­ra ope­ra­ción de res­ca­te.

Cuan­do los te­rro­ris­tas cons­ta­ta­ron que Tel Aviv no ac­ce­día al in­ter­cam­bio de pri­sio­ne­ros, pi­die­ron un avión pa­ra vo­lar al Cai­ro con sus rehe­nes. Es­tos di­je­ron que es­ta­ban de acuer­do con esa con­di­ción, con­fian­do en que las au­to­ri­da­des egip­cias les pro­te­ge­rían, pe­ro Gol­da Meir exi­gió que no se les de­ja­ra vo­lar. El mi­nis­tro de De­fen­sa Da­yan pre­ten­día en­viar a un gru­po de fuer­zas es­pe­cia­les del Tzahal (ejér­ci­to he­breo) pa­ra in­ten-

tar el res­ca­te, pe­ro el Go­bierno de Brandt re­cha­zó la ofer­ta. Ni si­quie­ra po­día uti­li­zar al pro­pio ejér­ci­to ale­mán, pues lo prohi­bía la Cons­ti­tu­ción. El Go­bierno ale­mán sí se ple­gó, en cam­bio, a la exi­gen­cia is­rae­lí de in­ten­tar un res­ca­te a la de­ses­pe­ra­da, aun­que ello su­pu­sie­ra no cum­plir con el com­pro­mi­so ad­qui­ri­do en la ne­go­cia­ción. Aque­lla no­che acia­ga el Es­ta­do ale­mán iba a que­dar am­plia­men­te des­acre­di­ta­do, no so­lo por no res­pe­tar los pac­tos, sino por la pé­si­ma ope­ra­ción de res­ca­te que pu­so en mar­cha, pro­pia de una re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra.

Ti­ro­teo a cie­gas.

Ha­cia las 10 de la no­che, rehe­nes y cap­to­res aban­do­na­ron la Vi­lla Olím­pi­ca en dos he­li­cóp­te­ros. Creían ir al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Mu­nich, pe­ro en reali­dad los lle­va­ron a una ba­se de la OTAN, don­de les es­pe­ra­ba la mal mon­ta­da tram­pa. Pen­san­do que no ha­bía más que cua­tro o cin­co te­rro­ris­tas, so­lo les es­pe­ra­ban cin­co fran­co­ti­ra­do­res de la Po­li­cía de Fron­te­ras (un cuer­po equi­va­len­te a la Guar­dia Ci­vil), que ni si­quie­ra eran ti­ra­do­res de éli­te. Ade­más iban ar­ma­dos con fu­si­les es­tán­dar del Ejér­ci­to –de di­se­ño es­pa­ñol, por cier­to–, sin mi­ras te­les­có­pi­cas ni vi­so­res noc­tur­nos. En­ci­ma, lle­va­ban el mo­de­lo de ca­ñón cor­to, con me­nor al­can­ce que el de ca­ñón lar­go. Tam­po­co te­nían ra­dios que los in­ter­co­mu­ni­ca­ran.

Tan exi­gua fuer­za de cho­que no po­día cu­brir to­do el cam­po de ba­ta­lla. Cuan­do ate­rri­za­ron los he­li­cóp­te­ros, una par­te de la pis­ta que­dó fue­ra de sus án­gu­los de ti­ro, lo que iba a per­mi­tir a los te­rro­ris­tas pa­ra­pe­tar­se y ofre­cer re­sis­ten­cia du­ran­te bas­tan­te tiem­po. En cam­bio eran los pro­pios po­li­cías quie­nes que­da­ban en la lí­nea de dis­pa­ro de sus com­pa­ñe­ros. La tram­pa prin­ci­pal, no obs­tan­te, se ha­bía pre­pa­ra­do den­tro del Boeing 727 de Luft­han­sa que teó­ri­ca­men­te de­bía lle­var­los al Cai­ro. Allí, en vez de tri­pu­la­ción, ha­bía seis po­li­cías ale­ma­nes dis­fra­za­dos de pi­lo­tos y aza­fa­tos, pe­ro por al­gu­na ra­zón de­ci­die­ron por su cuen­ta sus­pen­der la ope­ra­ción y aban­do­na­ron el avión.

Los miem­bros de Sep­tiem­bre Ne­gro se mos­tra­ron mu­cho más pro­fe­sio­na­les que los po­li­cías ale­ma­nes. Te­nían a sus pri­sio­ne­ros muy bien ata­dos den­tro de los he­li­cóp­te­ros y no se ba­jó de los apa­ra­tos el gru­po en­te­ro, sino que so­la­men­te dos pa­les­ti­nos fue­ron a ha­cer un re­co­no­ci­mien­to al 727. Al ver que no ha­bía tri­pu­la­ción des­cu­brie­ron la tram­pa y die­ron la alar­ma.

No que­da­ba ya más po­si­bi­li­dad que aba­tir­los a ti­ros y los po­li­cías co­men­za­ron a dis­pa­rar. El es­ce­na­rio es­ta­ba mal ilu­mi­na­do y lo que su­ce­dió a con­ti­nua­ción fue muy con­fu­so. Un te­rro­ris­ta lan­zó una gra­na­da den­tro de un he­li­cóp­te­ro, que ar­dió con los is­rae­líes ata­dos en su in­te­rior. Los pi­lo­tos del he­li­cóp­te­ro tu­vie­ron suer­te y es­ca­pa­ron. Los rehe­nes que iban en el otro he­li­cóp­te­ro mu­rie­ron ame­tra­lla­dos, y el informe de la po­li­cía ale­ma­na re­co­no­cía que po­si­ble­men­te fue por su pro­pio fue­go, igual que le pa­só a un pi­lo­to y va­rios po­li­cías, de los que uno fa­lle­ció por el fue­go ami­go.

En cam­bio cua­tro te­rro­ris­tas so­bre­vi­vie­ron al ti­ro­teo. Tres de ellos es­ta­ban he­ri­dos y fue­ron cap­tu­ra­dos. El cuar­to lo­gró es­ca­par, aun­que fue pos­te­rior­men­te lo­ca­li­za­do con pe­rros y aba­ti­do a ti­ros. La ope­ra­ción de res­ca­te ter­mi­nó con nue­ve is­rae­líes, cin­co pa­les­ti­nos y un po­li­cía ale­mán muer­tos. No se ha­bía sal­va­do nin­gún rehén.

Los tres te­rro­ris­tas su­per­vi­vien­tes, en cam­bio, se­rían ex­car­ce­la­dos unos me­ses después, cuan­do otro co­man­do pa­les­tino se­cues­tró un vue­lo de Luft­han­sa y exi­gió su li­be­ra­ción. Las ma­las len­guas di­cen que el Go­bierno ale­mán agra­de­ció la oca­sión de li­brar­se de ellos, por­que así no hu­bo un jui­cio que pu­sie­ra en evi­den­cia sus erro­res.

Res­tos del caos. El he­li­cóp­te­ro que uno de los te­rro­ris­tas vo­ló lan­zan­do una gra­na­da con par­te de los rehe­nes en su in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.