Matrimonios a con­tra­co­rrien­te

La du­que­sa de Al­ba con­trae­rá ma­tri­mo­nio den­tro de un mes con Al­fon­so Díez tras su­pe­rar mu­chos obs­tácu­los. El tiem­po tam­bién ha ve­ni­do a dar la ra­zón a otras pa­re­jas por las que na­die apos­ta­ba.

Tiempo - - SOCIEDAD - CE­LIA LO­REN­TE

Pe­se a quien pe­se, y su­peran­do las di­fe­ren­cias de to­do ti­po que le se­pa­ran de su ama­do Al­fon­so Díez, la du­que­sa de Al­ba, de 85 años, pa­sa­rá fi­nal­men­te a prin­ci­pios de oc­tu­bre por el al­tar con el fun­cio­na­rio de 61. “Ca­ye­ta­na, que ya no es­ta­mos en edad...”, le di­jo el rey Juan Car­los a la du­que­sa de Al­ba ha­ce aho­ra tres años, pa­ra di­sua­dir­la de es­te en­la­ce, pe­ro ni los reales con­se­jos, ni la opo­si­ción en pleno de sus seis hi­jos ha con­se­gui­do que ce­je en su em­pe­ño. La du­que­sa ha sa­bi­do ju­gar bien sus car­tas pa­ra sa­lir­se con la su­ya una vez más. Su hi­jo Ca­ye­tano Martínez de Iru­jo ha si­do uno de los que más se han ma­ni­fes­ta­do en contra de es­ta unión de­cla­ran­do pú­bli­ca­men­te que su ma­dre po­día sa­lir con Al­fon­so pe­ro no ca­sar­se “por una cues­tión de res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca”. Pe­ro el pa­sa­do 4 de ju­lio, con la de­ci­sión de de­jar re­par­ti­da la he­ren­cia en­tre sus hi­jos - va­lo­ra­da en 1.000 mi­llo­nes de eu­ros con seis pa­la­cios, más de 34.000 hec­tá­reas en fin­cas y una va­lio­sa co­lec­ción de obras de ar­te-, les ha des­po­ja­do del prin­ci­pal ar­gu­men­to que es­gri­mían pa­ra opo­ner­se: las con­se­cuen­cias que po­dría te­ner so­bre el pa­tri­mo­nio de la Ca­sa de Al­ba.

El fun­cio­na­rio Al­fon­so Díez Ca­ra­ban­tes pa­sa­rá a ser el de­ci­mo­no­veno du­que de Al­ba, tras Je­sús Agui­rre, se­gun­do ma­ri­do de Ca­ye­ta­na, que fa­lle­ció en Ma­drid el 12 de fe­bre­ro de 2001, y al que tam­po­co en un prin­ci­pio se vio con bue­nos ojos. Su con­di­ción de ex­sa­cer­do­te je­sui­ta e hi­jo de ma­dre sol­te­ra cau­só una gran po­lé­mi­ca en su mo­men­to. Je­sús era un hom­bre cul­to y tam­bién, co­mo Al­fon­so, me­nor que la du­que­sa -en es­te ca­so 11 años-. Sin em­bar­go, re­sul­tó un buen ma­ri­do, la unión du­ró 23 años has­ta su muer­te, y su­po lle­var con dig­ni­dad el tí­tu­lo. Es más, asi­mi­ló su pa­pel con tan­ta con­vic­ción que pa­re­cía te­ner san­gre azul. ¿Sa­brá Al­fon­so Díez es­tar tam­bién a la al­tu­ra del tí­tu­lo de la ca­sa de Al­ba? Eso so­lo el tiem­po lo di­rá.

No im­por­ta el qué di­rán.

Al igual que la du­que­sa de Al­ba, Car­men Martínez Bor­diú se en­con­tró con la opo­si­ción fa­mi­liar cuan­do sa­lió a la luz su re­la­ción con el em­pre­sa­rio san­tan­de­rino Jo­sé Cam­pos, 13 años más jo­ven que ella. Aun­que Car­men, que ha de­ci­di­do vi­vir su vi­da sin im­por­tar­le el qué di­rán, lo con­vir­tió en su ter­cer ma­ri­do el 8 de ju­lio de 2006 en Sevilla. La bo­da se ce­le­bró con mu­chas ba­jas por par­te de la fa­mi­lia Franco, in­clui­da la de su pro­pio hi­jo Luis Al­fon­so de Bor­bón. “Con­mi­go no pien­ses pa­ra ese día, no pien­so par­ti­ci­par en esa ex­clu­si­va”, le es­pe­tó a su ma­dre cuan­do es­ta le anun­ció su in­ten­ción de ca­sar­se. El pa­drino del en­la­ce fue su her­mano Fran­cis, al que su ma­dre, la du­que­sa de Franco, tu­vo que con­ven­cer pre­via­men­te pa­ra que la acom­pa­ña­ra al al­tar. Tras cin­co años de ma­tri­mo­nio y pe­se a al­gu­nos ru­mo­res de dis­tan­cia­mien­to, la pa­re­ja si­gue uni­da y Luis Al­fon­so ha aca­ba­do acep­tan­do al san­tan­de­rino. El pri­mer en­cuen­tro en­tre am­bos no se pro­du­jo has­ta el bau­ti­zo de la pri­me­ra hi­ja de Luis Al­fon­so de Bor­bón y Mar­ga­ri­ta de Var­gas en ju­nio de 2007, pe­ro des­de en­ton­ces Jo­sé Cam­pos, con su ca­rác­ter cam­pe­chano y ale­gre, ha aca­ba­do por ga­nar­se su hue­co en la fa­mi­lia.

Y una de nues­tras me­jo­res de­por­tis­tas de to­dos los tiem­pos y ga­na­do­ra de tres tor­neos Ro­land Ga­rros, la ex­te­nis­ta Arantxa Sánchez Vi­ca­rio lo pa­só real­men­te mal pa­ra ca­sar­se con el em­pre­sa­rio ca­ta­lán Jo­sé San­ta­ca­na. Sus pa­dres, Emi­lio y Ma­ri­sa, re­ce­la­ban en prin­ci­pio de es­ta re­la­ción y cuan­do la pa­re­ja anun­ció su in­ten­ción de ca­sar­se ame­na­za­ron in­clu­so con no acu­dir al en­la­ce. Los sue­gros no veían con bue­nos ojos a

su fu­tu­ro yerno, al que Arantxa ha­bía co­no­ci­do tan so­lo un año an­tes en Ibi­za. Los ne­go­cios que re­gen­ta­ba, con los cua­les ha­bía con­traí­do al­gu­nas deu­das, y su sol­ven­cia eco­nó­mi­ca les preo­cu­pa­ban. Sos­pe­cha­ban que po­dría bus­car la for­tu­na de Arantxa pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de sus in­ver­sio­nes. La apa­ri­ción en te­le­vi­sión en un pro­gra­ma del co­ra­zón de una exnovia del em­pre­sa­rio que ase­gu­ra­ba que se­guía vién­do­se con él vino a aña­dir más le­ña al fue­go y lle­gó a po­ner en pe­li­gro el en­la­ce, que fi­nal­men­te se ce­le­bró el 12 de sep­tiem­bre de 2008 en el cas­ti­llo de Pe­re­la­da (Ge­ro­na). Al fi­nal asis­tió to­da la fa­mi­lia in­clui­dos sus tres her­ma­nos: Emi­lio, Ja­vier y Ma­ri­sa, que tam­po­co mos­tra­ban de­ma­sia­da con­fian­za en su fu­tu­ro cu­ña­do. Pe­ro ni el clan al com­ple­to lo­gró con­ven­cer a la ex­te­nis­ta, pro­fun­da­men­te enamo­ra­da y que con­fia­ba ple­na­men­te en el que se­ría su se­gun­do ma­tri­mo­nio. El pri­me­ro, con el pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Joan Vehils, tan so­lo du­ró un año y seis días.

El tiem­po pa­re­ce ha­ber da­do la ra­zón a la pa­re­ja, que, a pun­to de cum­plir los tres años de ca­sa­dos, es­pe­ra aho­ra la lle­ga­da de su se­gun­do hi­jo y no pa­re­ce irles na­da mal ni en lo sen­ti­men­tal ni en lo eco­nó­mi­co. Es­te ve­rano Arantxa ha pro­vo­ca­do la en­vi­dia na­cio­nal al alo­jar en su ca­sa de Por­to Sa­ler, en For­men­te­ra, una man­sión con es­pec­ta­cu­la­res vis­tas al mar y al par­que na­tu­ral de Ses Sa­li­nes, a dos me­ga­es­tre­llas de Holly­wood: Brad Pitt y Angelina Jolie, que ade­más lle­ga­ron acom­pa­ña­dos de sus seis hi­jos.

Tam­bién han dis­fru­ta­do es­te ve­rano de la vi­si­ta de Bor­ja Thys­sen y Blanca Cues­ta, que se alo­ja­ron con ellos unos días. Un ma­tri­mo­nio que tam­bién tie­ne que lu­char con la opo­si­ción a su amor. Aun­que es­ta pa­re­ja pa­re­ce in­des­truc­ti­ble a pe­sar de que Ti­ta Cer­ve­ra no so­por­ta a su nue­ra, a la que con­si­de­ra cul­pa­ble del dis­tan­cia­mien­to de su hi­jo y

Arantxa Sánchez Vi­ca­rio ca­si can­ce­la su bo­da por su fa­mi­lia; aho­ra es­pe­ra fe­liz su se­gun­do hi­jo

se ne­gó in­clu­so a asis­tir a su bo­da. A día de hoy to­da­vía no co­no­ce a su se­gun­do nieto, Eric, que aca­ba de cum­plir un año en agos­to. El día de su cum­plea­ños la ba­ro­ne­sa se en­con­tra­ba al igual que su hi­jo en Ibi­za dis­fru­tan­do de sus va­ca­cio­nes pe­ro a pe­sar de la cer­ca­nía no hu­bo nin­gún en­cuen­tro en­tre am­bos.

Tam­bién en la reale­za.

Y en las fa­mi­lias reales los ejem­plos abun­dan. A las fu­tu­ras prin­ce­sas se les exi­ge un cu­rrí­cu­lum sin má­cu­la. Al­go que bri­lla­ba por su au­sen­cia en el ca­so de la prin­ce­sa Met­te-Ma­rit. La ac­tual es­po­sa del prín­ci­pe he­re­de­ro Haa­kon Mag­nus de No­rue­ga ha­bía tra­ba­ja­do co­mo mo­de­lo y ca­ma­re­ra y era ma­dre de un ni­ño lla­ma­do Ma­rius, que tu­vo ade­más con una per­so­na con­de­na­da por de­li­tos re­la­cio­na­dos con las dro­gas. Ella mis­ma ha­bía co­que­tea­do con al­gu­nas sus­tan­cias ile­ga­les y se ha­bía des­me­le­na­do en más de una fies­ta de las que ade­más que­da­ba abun­dan­te tes­ti­mo­nio grá­fi­co. La opi­nión pú­bli­ca no­rue­ga cri­ti­có el en­la­ce por el pa­sa­do con­tro­ver­ti­do de la no­via. La fu­tu­ra prin­ce­sa

in­clu­so tu­vo que ad­mi­tir en rue­da de pren­sa que no se sen­tía or­gu­llo­sa de los erro­res co­me­ti­dos en su vi­da. Haa­kon se man­tu­vo fir­me y aca­bó con­ven­cien­do a los re­yes, que fi­nal­men­te per­mi­tie­ron el ma­tri­mo­nio con la con­di­ción de que el ni­ño de su pri­me­ra re­la­ción fue­ra ex­clui­do de la lí­nea di­nás­ti­ca.

La po­lé­mi­ca so­bre el pa­sa­do de Met­te-Ma­rit ha­ce mu­cho que fue ol­vi­da­da, has­ta el pun­to de que la aho­ra prin­ce­sa go­za de una gran po­pu­la­ri­dad en su país. Ha­ce unos días, el pa­sa­do 25 de agos­to, los prín­ci­pes no­rue­gos cum­plie­ron diez años de ca­sa­dos. Pa­ra el aniver­sa­rio, ce­le­bra­ron una mi­sa en la ca­te­dral de Os­lo, a la que acu­die­ron los dos hi­jos de los ho­me­na­jea­dos, la prin­ce­sa In­grid Ale­jan­dra, de 7 años, y el prín­ci­pe Sve­rre Mag­nus, de 5, así co­mo el jo­ven Ma­rius, de 14, hi­jo de la re­la­ción an­te­rior de Met­te-Ma­rit. Tam­bién los re­yes Ha­rald y So­nia, la prin­ce­sa Mar­ta Lui­sa y su ma­ri­do, Ari Behn, y los prín­ci­pes de Sue­cia, Vic­to­ria y Da­niel. Tam­po­co fal­tó la es­pa­ño­la Ro­sa­rio Na­dal, ex­mu­jer de Ky­ril de Bul­ga­ria y una de las me­jo­res ami­gas de la prin­ce­sa.

1

2

3

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.