La vuelta al mun­do de Luis y Amaya

¿Quién no ha pen­sa­do al­gu­na vez en rom­per con la ru­ti­na, to­mar­se un año sa­bá­ti­co y dar la vuelta al mun­do? Luis, Amaya, Sara y Ain­hoa ya lo han he­cho.

Tiempo - - SOCIEDAD - SIL­VIA GA­MO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Hay per­so­nas que se pa­san me­dia vi­da so­ñan­do con lo que al­gún día ha­rían si tu­vie­ran el di­ne­ro, el tiem­po o la fuer­za su­fi­cien­te. Y hay otras per­so­nas que sim­ple­men­te lo ha­cen. Eso fue lo que un día hi­cie­ron Amaya y Luis, un ma­tri­mo­nio de la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Las Rozas (Ma­drid). Tras años sus­pi­ran­do en voz al­ta por dar la vuelta al mun­do un día de­ci­die­ron ha­cer las ma­le­tas y dar un por­ta­zo a su an­te­rior vi­da. Ni sus hi­jas Ain­hoa y Sara, de 7 y 9 años, ni sus tra­ba­jos –él, di­rec­ti­vo en una em­pre­sa y ella, pro­fe­so­ra de in­glés– les im­pi­die­ron rea­li­zar el sue­ño de su vi­da: dar la vuelta al mun­do. Via­jar ha si­do siem­pre una de las gran­des pa­sio­nes de es­ta pa­re­ja, pe­ro en­vuel­tos en la ru­ti­na, en la hi­po­te­ca, en el co­le­gio de sus hi­jas, su ma­yor afi­ción

es­ta­ba re­le­ga­da a las va­ca­cio­nes y al fin de se­ma­na. Una afi­ción ali­men­ta­da ade­más por su per­te­nen­cia a una red in­ter­na­cio­nal de alo­ja­mien­to de via­je­ros sin áni­mo de lu­cro. Por su ca­sa han pa­sa­do via­je­ros de to­do el mun­do, con­tan­do his­to­rias fan­tás­ti­cas so­bre di­fe­ren­tes paí­ses que ali­men­ta­ban la sed de via­jar de es­ta jo­ven pa­re­ja. Has­ta que un día, sin más, se de­ci­die­ron a ha­cer­lo, a dar la vuelta al mun­do. Co­rría el año 2008. Ha­bía que pre­pa­rar mu­chas co­sas, ha­blar con los je­fes, con la es­cue­la de las ni­ñas y, so­bre to­do, con la fa­mi­lia, a quie­nes se­gún re­co­no­ce Amaya les cos­tó mu­cho acep­tar su de­ci­sión. “So­bre to­do se preo­cu­pa­ban por las ni­ñas, por el co­le­gio, nos pre­gun­ta­ban si lo ha­bía­mos pen­sa­do bien, fue lo más du­ro”, cuen­ta. En es­te sen­ti­do, tan­to Amaya co­mo Luis es­tu­vie­ron pre­pa­ra­dos pa­ra dar­les cla­ses.

Res­pec­to al tra­ba­jo, es­ta pa­re­ja cuen­ta que hay que te­ner cla­ro que el via­je no era un mo­ti­vo pa­ra de­jar el tra­ba­jo: “El pro­yec­to lle­va­ba en mar­cha tres años en es­pe­ra del mo­men­to de un cam­bio pro­fe­sio­nal pa­ra Luis, mo­men­to que se dio en la pri­ma­ve­ra de 2008. En vez de bus­car una in­cor­po­ra­ción in­me­dia­ta en otra em­pre­sa de­ci­di­mos que po­día­mos to­mar­nos un año de va­ca­cio­nes la­bo­ra­les”, ase­gu­ran.

Res­pec­to a la edu­ca­ción de las hi­jas, Amaya y Luis tu­vie­ron cla­ro que ten­drían que ocu­par­se ellos mis­mos de su apren­di­za­je por­que no que­rían que per­die­ran un cur­so es­co­lar. Ellos mis­mos se en­car­ga­ron de en­se­ñar­les las ma­te­rias que eran de apren­di­za­je obli­ga­to­rio pa­ra las pequeñas, mien­tras par­ti­ci­pa­ban de otro aún ma­yor, el de la vuelta al mun­do.

Y el ter­cer in­gre­dien­te, ade­más de es­tar mentalizado es aho­rrar, cla­ro. Es­ta pa­re­ja re­co­mien­da que se cal­cu­len unos 10.000 eu­ros por per­so­na pa­ra un año. Hay que te­ner en cuen­ta que so­lo el bi­lle­te de avión de vuelta al mun­do, (sí, existe es­te ti­po de bi­lle­te), cues­ta 3.000 eu­ros pa­ra un adul­to. Con to­do es­to pre­pa­ra­do, en 2008 de­ci­die­ron lan­zar­se a la aven­tu­ra: de Ma­drid a Orien­te Me­dio, de allí al Reino Uni­do, de Lon­dres a Áfri­ca, Nue­va Ze­lan­da, Ocea­nía, Mé­xi­co y así has­ta 60 paí­ses: 365 días de una ex­pe­rien­cia in­creí­ble que es­tán desean­do vol­ver a re­pe­tir.

Regreso y con­clu­sión.

Pe­ro co­mo de­cía el sa­bio, to­do tie­ne su fin. Tam­bién la vuelta al mun­do de es­ta fa­mi­lia. Y el regreso fue pre­ci­sa­men­te lo que más les cos­tó de to­do su via­je.

Adap­tar­se de nue­vo a la ru­ti­na, al con­su­mo, a las co­sas co­ti­dia­nas, a las nor­mas... “Cuan­do has vi­vi­do una do­sis de li­ber­tad del ca­li­bre que te pro­por­cio­na un año sa­bá­ti­co via­jan­do al­re­de­dor del mun­do, re­sul­ta di­fí­cil vol­ver a en­jau­lar­te. Lo úni­co en lo que pien­sas es en es­ca­par, en vol­ver a vi­vir el mo­men­to, en vi­vir una aven­tu­ra nue­va ca­da día, no te­ner ho­ra­rios, mo­ver­te en li­ber­tad ab­so­lu­ta”, ex­pli­ca Luis. La sen­sa­ción de vi­vir co­mo au­tó­ma­tas fue una cons­tan­te al vol­ver. “Lo me­jor es que he­mos apren­di­do que po­de­mos vi­vir y ser mu­cho más fe­li­ces pres­cin­dien­do del 90% de las co­sas que po­see­mos o cree­mos ne­ce­si­tar”, ase­gu­ra.

Pe­ro Amaya, Sara, Ain­hoa y Luis se que­dan siem­pre con lo po­si­ti­vo y quie­ren ani­mar a to­dos los que, co­mo ellos, no se con­for­man con una vi­da al uso. “El mun­do es un lu­gar me­nos pe­li­gro­so de lo que la gen­te se cree”, ase­gu­ra Luis, mien­tras Amaya aña­de que “la gen­te tie­ne que sa­ber que los sue­ños se cum­plen”. Es­tos son los dos men­sa­jes que es­ta pa­re­ja quie­re ha­cer lle­gar a to­dos los que co­mo ellos quie­ran em­pren­der una aven­tu­ra se­me­jan­te y aún no se han atre­vi­do. En la web www.nues­tra­vuel­taal­mun­do.com han re­la­ta­do to­da su aven­tu­ra, dan con­se­jos a los via­je­ros: des­de có­mo pre­pa­rar una mo­chi­la has­ta el pre­su­pues­to del via­je, así co­mo el iti­ne­ra­rio.

Tam­bién han crea­do la web www.tu­vuel­taal­mun­do.com des­de la que han mon­ta­do su pro­pia agencia de via­jes pa­ra aven­tu­re­ros co­mo ellos que de­ci­dan dar la vuelta al mun­do. Di­cen que más que agen­tes de via­jes, se con­si­de­ran ase­so­res ya que la ma­yo­ría de es­tos ven­de el tí­pi­co pro­duc­to en­la­ta­do de ca­tá­lo­go: “No­so­tros he­mos es­ta­do en más de 70 paí­ses, co­no­ce­mos per­so­nal­men­te los des­ti­nos que ven­de­mos, lo que nos per­mi­te pro­por­cio­nar una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­cial y un ser­vi­cio ex­ce­len­te”, ase­gu­ra Luis.

Por si no que­da­ra cla­ro que ha si­do la ex­pe­rien­cia de su vi­da, es­tos cua­tro aven­tu­re­ros ma­dri­le­ños es­tán pre­pa­ran­do su se­gun­da vuelta al mun­do pa­ra 2013. “No es­tá ce­rra­do al cien por cien pe­ro te­ne­mos cla­ro que que­re­mos vol­ver a ha­cer­lo. Hay que te­ner en cuen­ta que tam­bién nues­tras hi­jas ten­drán otras eda­des y más res­pon­sa­bi­li­dad con sus es­tu­dios, pe­ro las dos es­tán en­can­ta­das con el pro­yec­to”, ex­pli­ca Luis.

El si­guien­te se­rá de otra ma­ne­ra. En su pri­me­ra vuelta al mun­do vi­si­ta­ron 60 paí­ses y aho­ra pla­nean es­tar en más de 100, lo que su­pon­dría co­no­cer la mi­tad de los que hoy exis­ten en el mun­do. Ade­más, la ex­pe­rien­cia es un gra­do y pre­ten­den dar­le otra orien­ta­ción al gran via­je: “Me­nos es­ca­las y más re­cón­di­tas, en las que po­da­mos es­tar más tiem­po con los in­dí­ge­nas o po­bla­do­res lo­ca­les, apren­dien­do sus cos­tum­bres y co­la­bo­ran­do en pro­yec­tos so­li­da­rios”, ex­pli­ca Luis.

A por la se­gun­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.