Tran­qui­li­zan­tes pa­ra los mer­ca­dos

Da la sen­sa­ción de que los po­lí­ti­cos so­lo aca­tan ór­de­nes.

Tiempo - - DEPORTE TAL COMO SOMOS - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO

elo­gio a los po­lí­ti­cos que dis­cre­pan pú­bli­ca­men­te de las di­rec­tri­ces de sus par­ti­dos y, a dos pa­sos co­mo es­ta­mos de las elec­cio­nes, se jue­gan el es­ca­ño o el car­go. Es alen­ta­dor que una au­to­ri­dad en la ma­te­ria co­mo Jo­sep Bo­rrell afir­me, sin pa­ños ca­lien­tes, que dis­cre­pa de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la, por­que se tra­ta de un me­ro “tran­qui­li­zan­te pa­ra los mer­ca­dos” y un “sa­cri­fi­cio ri­tual” pa­ra com­pla­cer las exi­gen­cias de la can­ci­ller ale­ma­na Angela Merkel. Co­mo una mi­no­ría de com­pa­ñe­ros di­si­den­tes, en­tre otros An­to­nio Gu­tié­rrez, ac­tual pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Eco­no­mía del Con­gre­so y ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de CCOO, y va­rios cen­te­na­res de ciu­da­da­nos que se ma­ni­fies­tan en las ca­lles pa­ra exi­gir un re­fe­rén­dum, Bo­rrell no ve la me­nor ne­ce­si­dad de in­tro­du­cir por vía de ur­gen­cia un te­cho de dé­fi­cit en la Cons­ti­tu­ción, so­bre to­do cuan­do Za­pa­te­ro, el mis­mo que hoy de­fien­de la me­di­da, ri­di­cu­li­za­ba ayer a Ra­joy por pro­po­ner­la. Tam­bién el pro­fe­sor Vi­ce­nç Na­va­rro, ca­te­drá­ti­co de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra, con­si­de­ra que la re­for­ma no es acon­se­ja­ble des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, fis­cal y so­cial, por­que no so­lo dis­mi­nu­ye la ca­li­dad de los ser­vi­cios pú­bli­cos en Es­pa­ña, sino que con­tri­bu­ye a au­men­tar el des­cré­di­to de los po­lí­ti­cos.

Po­co o na­da ha­cen los di­ri­gen­tes por evi­tar su pro­gre­si­vo dis­tan­cia­mien­to de los ciu­da­da­nos. Si­guen im­po­nien­do me­di­das an­ti­po­pu­la­res cuan­do les aprie­tan los mer­ca­dos, lo cual con­tri­bu­ye a la de­sola­do­ra sen­sa­ción de que tie­nen es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra, por­que se li­mi­tan a aca­tar las ór­de­nes de ins­tan­cias su­pe­rio­res. Unos acep­tan com­pla­ci­dos, por­que com­par­ten la ideo­lo­gía im­pe­ran­te; otros, sin em­bar­go, cam­bian de cri­te­rio y lo ha­cen sin ar­gu­men­tos per­sua­si­vos y sin con­vic­ción, pe­ro con la mis­ma de­ter­mi­na­ción. Lo ma­lo es que en los ban­da­zos de los úl­ti­mos dos años no han con­tri­bui­do a que se pro­duz­ca ni un atis­bo de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, to­do lo con­tra­rio, el pa­ro au­men­ta o se es­tan­ca y no hay pers­pec­ti­vas de que el drama se so­lu­cio­ne a cor­to pla­zo. El pro­pio Krug­man cla­ma y re­cla­ma que los Go­bier­nos, em­pe­zan­do por el su­yo, el del pro­pio Oba­ma, aban­do­nen su ob­se­sión con el dé­fi­cit y, sin di­la­ción, den prio­ri­dad a la ela­bo­ra­ción de nue­vas pro­pues­tas pa­ra la crea­ción de em­pleo.

En jus­ta re­ci­pro­ci­dad, los ciu­da­da­nos, que se ven tra­ta­dos ca­da vez más co­mo sim­ples uten­si­lios elec­to­ra­les, ma­ni­fies­tan su desafec­to pres­cin­dien­do de la ideo­lo­gía, la cohe­ren­cia, la in­te­gri­dad, la trans­pa­ren­cia y las pro­me­sas de los can­di­da­tos a la ho­ra de vo­tar. El har­taz­go de los más des­creí­dos les lle­va a tra­tar a los po­lí­ti­cos de ma­ne­ra ins­tru­men­tal pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos con­cre­tos y li­mi­ta­dos. Ex­cep­to a los se­gui­do­res fie­les, com­pro­me­ti­dos ideo­ló­gi­ca­men­te, al res­to po­co le im­por­ta el opor­tu­nis­mo o los cam­bios de opi­nión. Vo­tan a quie­nes dan la sen­sa­ción de que van a com­pla­cer ins­tan­tá­nea­men­te sus ne­ce­si­da­des. So­lo así se ex­pli­ca que ga­nen elec­cio­nes po­lí­ti­cos ma­ni­fies­ta­men­te co­rrup­tos, xe­nó­fo­bos o ra­cis­tas, al­go que con­tri­bu­ye más que na­da al des­cré­di­to de la de­mo­cra­cia.

Es alen­ta­dor que Bo­rrell afir­me que no ve la me­nor ne­ce­si­dad de in­tro­du­cir un te­cho de dé­fi­cit en la Cons­ti­tu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.