La des­pe­di­da del ca­ra­col man­za­na

Seo/bir­dli­fe y el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te, en­tre otros or­ga­nis­mos, lu­chan pa­ra com­ba­tir una pla­ga que afec­ta a más de 450 hec­tá­reas en el del­ta del Ebro y que ame­na­za con pro­pa­gar­se.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - LU­CÍA REY tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ma­yor que al­gu­nos de sus pa­rien­tes más co­mu­nes y de va­rias to­na­li­da­des den­tro de un mis­mo co­lor, es­te ha­bi­tan­te de mu­chos acua­rios do­més­ti­cos tie­ne que des­pe­dir­se aho­ra de su úl­ti­mo y ame­na­za­do há­bi­tat: el del­ta del Ebro. La po­bla­ción de ca­ra­col man­za­na lo­ca­li­za­da en el del­ta es la pri­me­ra que se de­tec­ta en to­da Eu­ro­pa, y de no erra­di­car­se pue­de ex­ten­der­se por el res­to de hu­me­da­les del con­ti­nen­te.

Des­de el año 2009 los vo­lun­ta­rios del pro­gra­ma de SEO/Bir­dli­fe han con­se­gui­do eli­mi­nar más de 65.000 adul­tos y des­truir cer­ca de 76.000 pues­tas de ca­ra­col man­za­na. Pa­ra la or­ga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta, el del­ta del Ebro es uno de los es­pa­cios na­tu­ra­les de ma­yor im­por­tan­cia en el con­tex­to de la con­ser­va­ción de hu­me­da­les en el Me­di­te­rrá­neo oc­ci­den­tal. Por ello, des­de 1998 desa­rro­lla en la zo­na un tra­ba­jo di­rec­to de con­ser­va­ción y sen­si­bi­li­za­ción, y des­de el año 2009 tra­ba­ja tam­bién pa­ra la con­ten­ción de la pla­ga de ca­ra­col man­za­na con vo­lun­ta­rios pro­ce­den­tes de to­da Eu­ro­pa.

Los ex­per­tos con­si­de­ran que es­te mo­lus­co lle­gó a los ca­na­les que lle­van y re-

Des­de el año 2009 se han eli­mi­na­do más de 65.000 adul­tos y se han des­trui­do cer­ca de 76.000 pues­tas

co­gen agua de los cam­pos de arroz del del­ta del Ebro ha­cia 2008-2009, tras es­ca­par­se de una em­pre­sa de importación de es­pe­cies si­tua­da en la zo­na. Su ex­pan­sión por los arro­za­les ha si­do pro­gre­si­va, lle­gan­do es­te año a con­ta­bi­li­zar­se más de 450 hec­tá­reas afec­ta­das.

El ca­ra­col man­za­na se con­si­de­ra una de las 100 es­pe­cies in­va­so­ras más per­ju­di­cia­les del pla­ne­ta, ya que se ali­men­ta de la se­mi­lla y los plan­to­nes de arroz. La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) ha ca­li­fi­ca­do la pla­ga de ca­ra­col man­za­na co­mo una de las más gra­ves pa­ra el arroz en el mun­do, ya que oca­sio­na pro­fun­dos da­ños en el cul­ti­vo en cre­ci­mien­to y ele­va­das pér­di­das eco­nó­mi­cas en la pro­duc­ción de es­te ce­real.

Pri­me­ras de­ci­sio­nes.

En­tre las me­di­das que se es­tán apli­can­do se en­cuen­tran la cap­tu­ra de in­di­vi­duos y la des­truc­ción de pues­tas (hue­vos), la co­lo­ca­ción de tram­pas en los ca­na­les y la apro­ba­ción de ex­cep­cio­na­li­dad en el año 2010 pa­ra alar­gar el pe­rio­do de se­cano de los cam­pos de arroz has­ta los cin­co me­ses.

Por otra par­te, el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y Me­dio Ru­ral y Ma­rino tam­bién ha apro­ba­do un con­jun­to de me­di­das pa­ra evi­tar la in­tro­duc­ción de es­ta es­pe­cie y su dis­per­sión por los hu­me­da­les de Es­pa­ña y Eu­ro­pa. A tra­vés de una or­den mi­nis­te­rial di­fun­di­da el pa­sa­do 23 de agos­to, se prohí­be la cir- cu­la­ción, co­mer­cio, cría y te­nen­cia del ca­ra­col man­za­na. Es­ta nue­va or­den es una am­plia­ción de la nor­ma pu­bli­ca­da un mes an­tes por la que se es­ta­ble­cie­ron me­di­das ur­gen­tes de pro­tec­ción fren­te a es­ta es­pe­cie, co­mo la prohi­bi­ción de in­tro­du­cir en Es­pa­ña el mo­lus­co pro­ce­den­te de ter­ce­ros paí­ses y la exi­gen­cia de que las plan­tas de acua­rio de es­tos es­tén li­bres de for­mas vi­vas de la pla­ga.

Ade­más, se han adop­ta­do otras me­di­das pa­ra pre­ve­nir su dis­per­sión, co­mo la obli­ga­ción pa­ra las co­se­cha­do­ras que se tras­la­den a zo­nas con pre­sen­cia del ca­ra­col de con­tar con un cer­ti­fi­ca­do en el que se es­pe­ci­fi­que y se ga­ran­ti­ce que se ha efec­tua­do la lim­pie­za en di­cha ma­qui­na­ria.

Tam­bién la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña es­tá desa­rro­llan­do un pro­gra­ma es­pe­cial de erra­di­ca­ción y con­trol de es­ta da­ñi­na pla­ga.

Ame­na­za. Es­te mo­lus­co es una de las 100 es­pe­cies in­va­so­ras más per­ju­di­cia­les del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.