Así fue­ron las otras bo­das de Ca­ye­ta­na

La pri­me­ra, con Luis Martínez de Iru­jo y por to­do lo al­to. La se­gun­da, más sen­ci­lla, con Je­sús Agui­rre, un ex­sa­cer­do­te, en la in­ti­mi­dad de la capilla de Liria.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

La du­que­sa de Al­ba tie­ne pen­sa­do in­vi­tar a su bo­da a las ex­pa­re­jas de su hi­jos, to­dos di­vor­cia­dos

Son gen­te de le­yen­da, Ca­ye­ta­na es bue­na su­ce­so­ra de aque­lla Te­re­sa in­mor­ta­li­za­da por Go­ya. Ella man­tie­ne la arro­gan­cia que im­po­ne cri­te­rio, pos­tu­ra, cam­bio de ac­ti­tu­des e in­clu­so mar­ca per­so­nal, es­ti­lo in­du­men­ta­rio tam­bién digno de ser in­mor­ta­li­za­do. El anun­cio ofi­cial de su en­la­ce desata ru­mo­res, ha­bla­du­rías, es­pe­cu­la­ción y has­ta ex­hu­ma vie­jos de­ta­lles tan de ar­chi­vo his­tó­ri­co co­mo pue­dan ser­lo la Bi­blia de los Al­ba del si­glo XV o el tes­ta­men­to de Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, dos jo­yas del ar­chi­vo fa­mi­liar amo­ro­sa­men­te reha­bi­li­ta­do por Je­sús Agui­rre, el an­te­rior du­que, buen precedente de es­te Al­fon­so Díez ya en capilla. Los ama­dri­na Car­men Te­llo, que se re­ves­ti­rá de man­ti­lla blanca –“por­que así me lo ha pe­di­do ella”–, me an­ti­ci­pa la es­po­sa de un Cu­rro Romero que se­rá tes­ti­go ex­cep­cio­nal con el doc­tor Pa­co Tru­ji­llo, au­tor de la re­su­rrec­ción du­cal–. No so­lo le de­vol­vió la vi­da, tam­bién la en­te­re­za cor­po­ral que si­gue en­hies­ta en un ejem­plo de oc­to­ge­na­ria cor­pu­len­cia.

El he­cho de que la du­que­sa in­vi­te a las ex de los hi­jos, to­dos di­vor­cia­dos –ahí ha­blan del sino di­nás­ti­co y has­ta de po­si­ble mal­di­ción ama­to­ria– es alar­de de ge­ne­ro­si­dad que de­jó sin ha­bla a los fu­tu­ros pro­ta­go­nis­tas del acon­te­ci­mien­to. Cla­ro que no con­cu­rri­rá Ma­ti So­lís, an­ti­gua cu­ña­da de Car­men Te­llo cuan­do fue mar­que­sa de Va­len­cia­na. Luis Martínez de Iru­jo lle­gó a ca­sar­se a la ca­te­dral se­vi­lla­na en una ca­rro­za de los mar­que­ses de la Mon­ti­lla que lue­go se­rían sue­gros del pri­mo­gé­ni­to Car­los, ac­tual du­que de Hués­car, que por se­gun­da vez ama­dri­na­rá a su ma­dre tras ha­cer­lo pa­ra la unión con Je­sús Agui­rre. Cla­ro que en es­ta ce­re­mo­nia bé­ti­ca y ma­ti­nal an­te un re­du­ci­do au­di­to­rio, la du­que­sa no lu­ci­rá la es­pec­ta­cu­lar dia­de­ma rosa con al­tu­ra de nue­ve cen­tí­me­tros que Le­mon­nier di­se­ñó pa­ra la en­ton­ces em­pe­ra­triz Eugenia. Fue buen re­ma­te al tra­je que hoy ex­hi­be el mu­seo del tra­je, era un mo­de­lo de ra­so na­tu­ral mar­fi­le­ño con en­ca­jes an­ti­guos de los que pi­rran a nues­tra pre­cla­ra du­que­sa.

Un pri­mer en­la­ce.

Por Ca­ye­ta­na ac­tua­ron de tes­ti­gos en la ca­te­dral más gran­de del mun­do tras San Pe­dro del Va­ti­cano, su abue­la du­que­sa de Hi­jar –de la que he­re­da­ría Dueñas-, el du­que de Osu­na, la du­que­sa de Mon­te­llano, el mar­qués de Ar­da­les y los con­des de Teba. Pa­ra recibirla so­nó la mar­cha nup­cial de Lohen­grin, al­go im­pen­sa­ble por su am­pu­lo­si­dad pa­ra la re­du­ci­da capilla de Dueñas.

El ban­que­te se­rá allí pe­ro no emu­la­rá al del 12 de oc­tu­bre de 1947, ca­si re­mar­ca­dor de otra ges­ta don­de echa­ron la ca­sa por la ven­ta­na, tras un ape­ri­ti­vo ser­vi­do por el en­ton­ces fa­mo­so Pe­ri­co Chi­co­te, que ac­tuó per­so­nal­men­te coc­te­le­ra en mano. Hu­bo tar­ta­le­tas de sal­món, cro­que­tas de per­diz, bar­qui­tos de foie, con­so­mé ge­lé, tim­bal de lan­gos­ti­nos, lan­gos­tas frías a la pa­ri­sien­se, ja­món de Ba­yo­na asa­do con pun­tas de espárrago y si­llas de ter­ne­ra or­loff con pa­ta­tas asa­das al mo­do châ­teau. Sir­vie­ron blan­cos de Rue­da y Mar­qués de Ris­cal y un Ve­ga Si­ci­lia, en­ton­ces -ple­na pos­gue­rra-tan so­lo co­no­ci­do por pa­la­da­res ex­qui­si­tos. Tan pan­ta­grué­li­ca co­mi­da fue re­ma­ta­da con he­la­do Tor­to­ni, tar­ta de man­za­na –bas­tan­te pe­sa­da-un sa­va­rin de fru­tas al kir­che y tar­ta en­me­ren­ga­da de tres pi­sos.

Y de au­tén­ti­co cla­mor fue su rá­pi­do en­la­ce en 1977 con Je­sús Agui­rre, un in­te­lec­tual ex­sa­cer­do­te muy de iz­quier­das. Se unie­ron en la capilla Lan­zo de Liria en rá­pi­da ce­re­mo­nia sin si­quie­ra ho­mi­lía don­de Ca­ye­ta­na re­for­zó con­tes­ta­ta­ria su nue­va ima­gen fí­si­ca de pelo al­bo­ro­ta­do. El na­cien­te me­le­nón se afian­zó so­bre sie­te vuel­tas per­lí­fe­ras de un co­llar chien muy pe­ga­do al cue­llo y con­tras­tó con los suaves vo­lan­tes que par­tían la fal­da en dos, un tra­je de Jorge Gon­sal­ves he­cho en ga­sa ro­sa­da con fran­jas de flo­res bor­da­das. Agui­rre vis­tió cha­qué ne­gro, pe­ro to­da­vía no se sa­be có­mo se en­ga­la­na­rá Al­fon­so, que cul­mi­na­rá cua­tro años enamo­ra­do de Ca­ye­ta­na don­de pa­de­ció de to­do: re­pu­dio, des­dén, mal­de­ci­res, al­gu­na hu­mi­lla­ción y el des­pre­cio pú­bli­co, re­pe­ti­do y aho­ra afor­tu­na­da­men­te rec­ti­fi­ca­do por la des­cen­den­cia y en­torno du­cal. En nin­gún mo­men­to ba­jó la guar­dia, des­ma­yó su ím­pe­tu ama­dor, per­dió fus­te ni brío. So­lo veían en él un arri­bis­ta desean­do tre­par, qué po­co lo co­no­cen. Co­mo si Ca­ye­ta­na fue­se ma­lea­ble o hu­bie­se per­di­do esa lu­ci­dez re­pe­ti­da­men­te de­mos­tra­da or­de­nan­do su in­cal­cu­la­ble pa­tri­mo­nio que lo mis­mo ate­so­ra lien­zos de Ru­bens que la jo­ya pla­te­res­ca de Mon­te­rrey sin ol­vi­dar la im­po­nen­te co­lec­ción de es­me­ral­das que fi­gu­ran en­tre las más pre­cia­das del mun­do. Pe­ro ape­nas las usa, más di­ver­ti­da con com­prar, po­ner­se y has­ta abu­sar de ba­ra­ti­jas hip­pies de las que tie­ne co­lec­ción in­men­sa.

Vein­ti­trés años du­ró el si­guien­te ma­tri­mo­nio con un Agui­rre fa­mo­so por su aci­dez y caus­ti­ci­dad. Él mi­mó co­mo pro­pia la Ca­sa, im­pul­só su ac­tual fun­da­ción pre­ser­va­do­ra, siem­pre a gol­pe de aba­ni­co -lo re­cuer­do pre­pa­ran­do pun­ti­llo­so el bo­dón de Hués­car con la So­lís en el tem­plo se­vi­llano, los de­ta­lles le pro­du­cían so­fo­co y ven­ga a dar­se ai­re-. Do­lió a la du­que­sa ma­dre que, sin em­bar­go, nun­ca ad­mi­tió del to­do a la es­po­sa de Al­fon­so, esa Ma­ría Hohen­lohe de im­pe­ca­ble fa­mi­lia eu­ro­pea que no en­ten­dió la sen­ci­llez de su sue­gra. Ni lo pun­ti­llo­sa que po­día ser exi­gien­do res­pe­to a la Ca­sa al ex­tre­mo de ne­gar­se a lu­cir en su bo­da la dia­de­ma ha­bi­tual de to­das las no­vias Al­ba, la mis­ma que usó Eugenia que re­sul­tó em­pe­que­ñe­ci­da al dar el sí quie­ro a un Fran­cis­co Ri­ve­ra

Or­dó­ñez que, al igual que el res­to de los ex, ha si­do in­vi­ta­do al nue­vo en­la­ce. Ma­ría Hohen­lohe rehi­zo lue­go su vi­da sen­ti­men­tal después de ser in­ter­na­da en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de la Ciu­dad Con­dal.

La mal­di­ción de los Al­ba tam­bién ful­mi­nó la apa­ren­te ar­mo­nía en­tre el con­de de Sal­va­tie­rra, Ca­ye­tano, y la so­sa me­xi­ca­na Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va, que ya en­ton­ces eran pa­dres de ge­me­los con 5 años. Acabaron unién­do­se en Dueñas an­te las mis­mas San­ta Jus­ta y Ru­fi­na que Ca­ye­ta­na lo ha­rá la pri­me­ra se­ma­na de oc­tu­bre re­ves­ti­da por Victorio & luc­chino, que aún no han te­ni­do nin­gu­na reunión al res­pec­to con su fa­mo­sa clien­ta.

“Me sor­pren­dió mu­cho la in­vi­ta­ción de mi sue­gra, que se ha­ya acor­da­do de mí. Es to­do un de­ta­lle muy de agra­de­cer y por su­pues­to que asis­ti­ré”, me con­tó Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va en So­to­gran­de, don­de ama­dri­nó el pri­mer par­ti­do de po­lo noc­turno ce­le­bra­do en Es­pa­ña. Ge­no­ve­va es­tá car­ga­da de pro­yec­tos tras ver hun­dir­se su re­la­ción con Gon­za­lo

Var­gas Llo­sa, de la que ob­tu­vo bue­na ta­ja­da pu­bli­ci­ta­ria con­cu­rrien­do co­mo

fu­tu­ra a la en­tre­ga del No­bel al pe­ruano es­pa­ño­li­za­do. La dis­tan­cia frus­tró lo que pa­re­cía idí­li­co o pa­ra to­da la vi­da, Ge­no­ve­va lo re­cuer­da sin re­pa­rar sus­pi­ros.

Ci­ta de­por­ti­va.

Ale­jan­dra Os­bor­ne y su her­ma­na Eugenia, em­ba­ra­za­das de uno y seis me­ses real­za­ron la de­por­ti­va ci­ta acom­pa­ña­das por sus ma­ri­dos, Quino y Juan­jo, dos ejem­pla­res de ra­za que im­pac­ta­ron le­van­tan­do sus­pi­ros no exen­tos de en­vi­dias. Mien­tras, en Ibi­za, Arantxa

Sánchez Vi­ca­rio tam­bién aguar­da ilu-

Las her­ma­nas Ale­jan­dra y Eugenia Os­bor­ne, em­ba­ra­za­das de uno y seis me­ses, com­par­ten an­to­jos

sio­na­da el se­gun­do mien­tras na­ve­ga con los Thys­sen.

“No en­ten­de­mos los ru­mo­res que se­pa­ran a mi pa­dre de Fa­bio­la, que­dé fli­pa­da al es­cu­char­los tras pa­sar con ellos to­do el mes de ju­lio. Có­mo se in­ven­ta”, ase­gu­ró Ale­jan­dra Os­bor­ne re­co­no­cien­do al tiem­po que en sus an­to­jos em­ba­ra­za­do­res com­par­te con su her­ma­na el gus­to por los to­ma­tes. “Me har­to de co­mer piz­za re­ple­ta de to­ma­te”, de­cía la pe­que­ña mien­tras su her­ma­na -de im­pac­tan­tes ojos ver­de es­me­ral­da-pre­ci­sa­ba más: “Yo los pre­fie­ro cor­ta­dos en en­sa­la­da y olien­do muy bien”. Mien­tras, Mu­ñoz Es­cas­si con­fe­só es­tar fir­me­men­te enamo­ra­do: “A mis 37 años es la pri­me­ra vez que con­vi­vo con una mu­jer. Y con Pa­tri

cia lle­vo ya año y me­dio de man­te­ni­da fe­li­ci­dad, ca­da día es un des­cu­bri­mien­to”. De ahí su in­te­rés por ini­ciar nue­vo fu­tu­ro de­por­ti­vo en es­te po­lo que aca­ba de des­cu­brir. “Ocu­rrió de mo­do anec­dó­ti­co, aquí en So­to­gran­de. Me pro­pu­sie­ron in­ter­ve­nir en un festival be­né­fi­co den­tro de un con­cur­so hí­pi­co y me pa­re­ció más atrac­ti­vo or­ga­ni­zar al­go con más gan­cho, co­mo ha­cer­nos ju­gar a los que siem­pre so­lo fui­mos ca­ba­llis­tas com­pe­ti­do­res. Em­pe­cé de bro­ma, y aquí es­toy”. Lo flan­quea­ban gran­des po­lis­tas ar­gen­ti­nos co­mo ese Ro­dol­fo Mar­chi­sio.

Ge­no­ve­va ex­pri­mía su ca­rac­te­rís­ti­ca ti­mi­dez. “Ca­si no co­noz­co a Al­fon­so Díez pe­ro me pa­re­ce un buen hom­bre. A

Ca­ye­ta­na la veo muy fe­liz a su la­do, oja­lá to­do sal­ga bien. Lo de­seo de co­ra­zón por­que la quie­ro co­mo a una ma­dre”. La su­ya se re­cu­pe­ra en el Mé­xi­co lin­do tras un ic­tus. “Aún me­dio in­mo­vi­li­za­da, va pa­ra ade­lan­te y ya se ma­qui­lla. Pe­ro nos dio un gran sus­to, de ahí mis in­ce­san­tes via­jes pa­ra ver­la sin que de­je de or­ga­ni­zar mi nue­va ca­sa ma­dri­le­ña”, me ase­gu­ró res­ta­llan­do en la no­che an­da­lu­za con su tra­je mar­fi­le­ño con­tras­ta­do con san­da­lias al tono. Pa­re­cía más pa­ra en­do­min­ga­do cóc­tel ur­bano que prue­ba a pie de pla­ya.

Y bien ale­ja­da, en la so­fo­can­te Ma­llor­ca, Nor­ma Du­val ma­du­ra o aca­so re­ma­ta el pro­yec­to de su vuelta tea­tral. Se­rá la Di­va en una pro­duc­ción del

En­ri­que Cornejo que pro­pi­ció la úl­ti­ma ac­tua­ción de Car­la, su des­apa­re­ci­da her­ma­na. Acom­pa­ña­da del her­mé­ti­co

Mat­hias Kuhn, su pa­re­ja, em­pe­za­mos co­men­tan­do su re­la­ción más que su­pe­ra­da, ca­si años de ga­le­ra y os­cu­ri­dad, con Jo­sé Fra­de. “De cuan­tos plei­tos pu­se y ga­né a su la­do, no vi ni una pe­se­ta. To­do lo lle­va­ba él per­so­nal­men­te. He pa­sa­do de la os­cu­ri­dad a la luz”, me ase­gu­ra se­re­na­da vien­do có­mo sus so­bri­nas

An­drea y Pau­la dis­fru­tan, al­ter­nan y com­par­ten con sus pri­mos Marc, Ch­ris

tian y Yel­mo, el ma­yor de ya 27 años mien­tras el ob­ser­va­dor pe­que­ño ha cum­pli­do 17. For­ma­ban pan­da con los ru­bios hi­jos de Mat­hias, Mar­cos y Ni­co con Patricia, la no­via del ma­yor. Jun­tos

La ex­mo­de­lo Ra­quel Re­vuel­ta pre­sen­tó en so­cie­dad su afian­za­do ro­man­ce con el Tato

dis­fru­ta­ron de To­ga­ma­go, la is­la ges­tio­na­da por el em­pre­sa­rio ale­mán pa­re­ja de Nor­ma que al­qui­la a 150.000 eu­ros se­ma­na­les. Un pa­raí­so pa­ra aco­ger con­ven­cio­nes, bo­das y ban­que­tes mul­ti­tu­di­na­rios a po­cos mi­nu­tos de Ibi­za.

“Es una ma­ra­vi­lla, Mat­hias la agran­dó tras ad­qui­rir­la”, de­ta­lla­ron an­te los fra­ter­na­les Án­gel Nieto, Jai­me y Mary

Án­ge­les Os­tos cum­plien­do aniver­sa­rio nup­cial. Se arru­lla­ban ca­si quin­cea­ñe­ros, ella tie­ne mag­ní­fi­co ti­po y le­van­tó sil­bi­dos tal Ana Obre­gón y su ca­lle­jeo ibi­cen­co.

Al­ter­ne so­cial.

Ra­quel Re­vuel­ta pre­sen­tó en so­cie­dad su afian­za­do ro­man­ce con el Tato, aquel to­re­ro al­to y ru­bio re­con­ver­ti­do en apo­de­ra­do. La Se­ma­na Gran­de bil­baí­na ale­gró cla­ros­cu­ros po­li­ti­za­dos en ese ho­tel Ercilla, ca­si sa­lón ma­yor del festejo. Aúna ci­tas toreras y al­ter­ne so­cial, aque­llo es lo de nun­ca aca­bar brin­dan­do siem­pre la jo­via­li­dad de Los del Río, el es­ti­la­zo de Rosa Agui­lar, muy sin­gu­lar y nor­te­ña al arro­par­se dan­do tam­bién así so­pas con on­da a la co­mo in­for­mal o des­cui­da­da Lei­re Pa­jín. Ra­quel ex­hi­bió se­re­ni­dad y ga­nas de dar­le un gi­ro a Miss Es­pa­ña des­de su pres­ti­gio de gran or­ga­ni­za­do­ra de cer­ta­men an­da­luz que siem­pre abas­te­ce el ran­quin na­cio­nal.

Eva Gon­zá­lez fue for­ma­da por ella y aho­ra es­tre­na ca­sa con Ca­ye­tano Ri­ve­ra.

“Hay que ha­cer­lo evo­lu­cio­nar al cer­ta­men de­vol­vién­do­le la se­rie­dad y pres­ti­gio que tu­vo en tiem­pos”, re­cuer­do su pro­cla­ma­ción en La La­gu­na. “Me lo han ofre­ci­do y so­lo acep­ta­ré si lle­vo las rien­das de to­do, el con­cur­so va de desas­tre en error y sus úl­ti­mas con­vo­ca­to­rias ape­nas tu­vie­ron pro­yec­ción”, des­cu­brió a un Car­los So­be­ra ba­tien­do ré­cords con su con­cur­so de An­te­na-3, un Jo­se­ma Yus­te y una lu­mi­no­sa Lo­la

He­rre­ra aba­rro­tan­do con su nue­va fun­ción. Es al­ta comedia de la que ya na­die cul­ti­va y en­tu­sias­mó a una Car­men

Martínez Bor­diú ba­jo cha­que­ta Mis­so­ni. Sin el com­ple­men­to de su adel­ga­za­do

Jo­sé Cam­pos, pa­só por Bil­bao en pos del Pe­re­ra del que es más que fan. Ella pa­sa de ru­mo­res o sos­pe­chas nun­ca con­fir­ma­das igual que ha­cen des­pec­ti­vas an­te Nati Abas­cal, Cary

La­pi­que o Nu­ria Gon­zá­lez. Co­mo Ca­ye­ta­na, Car­men Martínez Bor­diú ha­ce su real ga­na, cam­pa por sus res­pe­tos y se po­ne el mun­do, o la ru­mo­ro­lo­gía, por montera. Di­fe­ren­te edad y pe­la­je, opues­tas di­nas­tías pe­ro el mis­mo ar­dor gue­rre­ro hon­ran­do la cas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.