Ru­bal­ca­ba y la dul­ce opo­si­ción

La cri­sis con­ti­núa. Za­pa­te­ro ha re­for­ma­do la Cons­ti­tu­ción, pe­ro a su su­ce­sor le que­dan papeletas muy di­fí­ci­les, co­mo otra re­for­ma la­bo­ral. El je­fe de la opo­si­ción ve­rá los pro­ble­mas des­de la dis­tan­cia.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ru­bal­ca­ba as­pi­ra a to­do, pe­ro tam­bién tra­ba­ja pa­ra con­so­li­dar­se co­mo je­fe de la opo­si­ción

ma­riano ra­joy tie­ne muy bue­na me­mo­ria. Es re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad y apro­bó la opo­si­ción -una de las du­ras-a la pri­me­ra. El lí­der de la opo­si­ción ase­gu­ra que no es ren­co­ro­so. No hay que du­dar­lo, pe­ro tam­po­co ol­vi­da. Por eso, los es­fuer­zos de la le­gión de pe­lo­tas y adu­la­do­res que in­ten­ta aco­sar­le, en bus­ca de fa­vo­res fu­tu­ros, son inú­ti­les. Ra­joy, si go­bier­na, pue­de ser el pre­si­den­te me­nos in­fluen­cia­ble de la de­mo­cra­cia. La in­men­sa ma­yo­ría de las con­je­tu­ras que cir­cu­lan, en el PP y fue­ra del PP, so­bre có­mo se­ría el Go­bierno de Ra­joy, son fan­ta­sías. Uno de los fi­jos en to­das las qui­nie­las po­pu­la­res pa­ra es­tar al fren­te de la eco­no­mía, di­ce des­de ha­ce más de un año que “la cri­sis eco­nó­mi­ca se lle­va­rá por de­lan­te a es­te Go­bierno y tam­bién es pro­ba­ble que al si­guien­te”. Por eso, si Ra­joy ga­na, co­mo pa­re­ce, no ten­drá na­da fá­cil. Es qui­zá el ma­yor con­sue­lo de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, obli­ga­do a sa­lir a ga­nar, a dispu­tar el par­ti­do, pe­ro que tam­bién es­ta­ría sa­tis­fe­cho con un re­sul­ta­do digno se­gún afir­man mu­chos en su en­torno. Las du­das apa­re­cen a la ho­ra de ex­pli­car en qué con­sis­te ese “re­sul­ta­do digno”. En po­lí­ti­ca na­die pue­de des­car­tar la sor­pre­sa -hay pre­ce­den­tes y Ra­joy los su­frió-, pe­ro to­do in­di­ca que el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo de Ru­bal­ca­ba es con­so­li­dar­se co­mo je­fe de la opo­si­ción. “Es el me­jor pues­to del mun­do”, ex­pli­ca un em­pre­sa­rio, que com­bi­na con sol­tu­ra su apo­yo al PSOE con su en­tu­sias­mo por la pro­lon­ga­ción si­ne die de los con­tra­tos temporales.

Ed Mi­li­band, lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta bri­tá­ni­co y je­fe de la opo­si­ción en el Reino Uni­do, tie­ne un suel­do pú­bli­co y ga­na una li­bra más que el pri­mer mi­nis­tro, el con­ser­va­dor Da­vid Ca­me­ron. La cos­tum­bre, en su ori­gen, en otros tiem­pos, cla­ro, pre­ten­día sim­bo­li­zar que na­die in­ten­ta­ra go­ber­nar por di­ne­ro. En Es­pa­ña, el lí­der de la opo­si­ción no tie­ne un suel­do su­pe­rior al del pre­si­den­te del Go­bierno. Sin em­bar­go, ca­si siem­pre ga­na más. Ra­joy -una par­te de su suel­do la pa­ga el PP-ga­na más que Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Mi­nis­tros del PSOE, tras ga­nar las elec­cio­nes de 2004, se lle­va­ron una sor­pre­sa cuan­do des­cu­brie­ron que co­mo miem­bros del Go­bierno ga­na­ban me­nos que cuan­do es­ta­ban en la opo­si­ción. Je­sús Cal­de­ra fue el ejem­plo más ob­vio, ya que co­mo dipu­tado y por­ta­voz par­la­men­ta­rio del PSOE te­nía más in­gre­sos que co­mo mi­nis­tro de Tra­ba­jo. La his­to­ria, es fá­cil, pue­de re­pe­tir­se, por ejem­plo, con So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Las ven­ta­jas de li­de­rar la opo­si­ción, so­bre to­do en cier­tos mo­men­tos, van mu­cho más allá de me­jo­res con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, que son un asun­to me­nor. El je­fe de la opo­si­ción es­tá li­bre de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad de Go­bierno y al mis­mo tiem­po -de he­cho-es una ins­ti­tu­ción y ca­si una au­to­ri­dad del Es­ta­do, con ac­ce­so a cual­quier per­so­na o ins­tan­cia y una in­fluen­cia enor­me. “El Go­bierno des­gas­ta una bar­ba­ri­dad, pe­ro lo que jo­de [sic] es es­tar en la opo­si­ción”, de­cía en sus tiem­pos con su des­par­pa­jo na­va­rro Car­los Sol­cha­ga. Sin em­bar­go, en me­dio de cri­sis co­mo la ac­tual -que se­gui­rá-, di­ri­gir la opo­si­ción tam­po­co es una ma­la op­ción.

Ru­bal­ca­ba da­rá la ba­ta­lla, de he­cho ya ha em­pe­za­do a dar­la. As­pi­ra, cla­ro, a to­do, in­clu­so a esa sor­pre­sa que na­die cree que se re­pi­ta, pe­ro acep­ta­ría co­mo vá­li­do un re­sul­ta­do que le per­mi­ta se­guir al fren­te de la opo­si­ción. Za­pa­te­ro es­tá con­ven­ci­do de que el ex­mi­nis­tro del In­te­rior lo in­ten­ta­rá, in­clu­so aunque el PP de Ra­joy ob­tu­vie­ra su an­he­la­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Las re­la­cio­nes en­tre el pre­si­den­te del Go­bierno y el can­di­da­to so­cia­lis­ta han atra­ve­sa­do épo­cas me­jo­res. Za­pa­te­ro, co­mo ex­pli­ca un em­pre­sa­rio ca­ta­lán de su círcu­lo de con­fian­za y que nun­ca ha pen­sa­do en pe­dir más im­pues­tos pa­ra los ri­cos, “hu­bie­ra se­gui­do to­do el tiem­po que hu­bie­ra po­di­do; la cri­sis y las pre­sio­nes des­de den­tro del par­ti­do le obli­ga­ron a arro­jar la toa­lla, pe­ro no ol­vi­da”. El pre­si­den­te, ade­más, ha te­ni­do la sen­sa­ción, en al­gún mo­men­to, de ha­ber si­do trai­cio­na­do. “Siem­pre con la son­ri­sa en la bo­ca -aña­de el em­pre­sa­rio-pa­sa­rá fac­tu­ra a to­dos los que pue­da”. Ru­bal­ca­ba no es­tá en esa lis­ta, pe­ro ha ha­bi­do épo­cas me­jo­res en­tre ellos. Las ma­yo­res ten­sio­nes las vi­vie­ron en los días pos­te­rio­res al anun­cio del pre­si­den­te de que im­pul­sa­ría una mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit. Hu­bo si­tua­cio­nes in­clu­so vio­len­tas, co­mo las oca­sio­nes en las que Ru­bal­ca­ba elu­dió lla­mar di­rec­ta­men­te a Za­pa­te­ro y le en­via­ba men­sa­jes a tra­vés del ga­bi­ne­te pre­si­den­cial o in­clu­so por me­dio de Jo­sé Enrique Se­rrano. En al­gu­na oca­sión, el pre­si­den­te tu­vo di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar con el can­di­da­to en el mis­mo mo­men­to. Pi­dió en­ton­ces que lo lo­ca­li­za­ran y re­ci­bió res­pues­tas en los tér­mi­nos de que Ru­bal­ca­ba ya ha­bía ex­pli­ca­do lo que

te­nía que de­cir y en qué sen­ti­do. Eso no im­pe­día, por su­pues­to, que el to­da­vía se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE atri­bu­ye­ra en pú­bli­co a su ex vi­ce­pre­si­den­te y ex­mi­nis­tro del In­te­rior el éxi­to del apo­yo del PSOE a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Al­gu­nos in­clu­so lle­ga­ron a du­dar de si el dis­tan­cia­mien­to en­tre Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba era real o una es­ce­ni­fi­ca­ción há­bil que con­ve­nía a am­bos. Es­pa­ña te­nía que to­mar me­di­das con­tun­den­tes -lla­ma­ti­vas por lo me­nos-pa­ra evi­tar una in­ter­ven­ción eco­nó­mi­ca. Ale­ma­nia y el Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), que pre­si­de Jean Clau­de Tri­chet, pre­fe­rían una re­for­ma la­bo­ral, pe­ro acep­ta­ron la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Za­pa­te­ro, de esa ma­ne­ra, evi­ta­ba lo que siem­pre ha pre­ten­di­do elu­dir, la con­fron­ta­ción abier­ta y a ca­ra de pe­rro con los sin­di­ca­tos. Eso, con el vis­to bueno de Ru­bal­ca­ba, se lo de­ja a su su­ce­sor, que es­tá con­ven­ci­do de que se­rá Ra­joy. Es cier­to, por eso, que re­for­mar la Cons­ti­tu­ción era la me­di­da más sua­ve que po­día to­mar Za­pa­te­ro que, a pe­sar de to­do y de lo que al­gu­nos pu­die­ron creer, sí to­mó dis­tan­cias de Ru­bal­ca­ba, que es­pe­ra con­so­li­dar­se co­mo lí­der de la opo­si­ción, de una dul­ce opo­si­ción, tras el 20-N.

Ob­je­ti­vos. Ru­bal­ca­ba es­tá obli­ga­do a sa­lir

a ga­nar pe­ro tam­bién es­ta­ría muy sa­tis­fe­cho de aca­bar co­mo je­fe de la opo­si­ción, “el me­jor pues­to del

mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.