“Los li­bios quie­ren de­ci­dir so­bre la ges­tión del pe­tró­leo”

NA­TA­LIA OROZ­CO

Tiempo - - ZOOM - CLA­RA PINAR

Pe­rio­dis­ta co­lom­bia­na, lle­gó por pri­me­ra vez al país en fe­bre­ro, re­cién em­pe­za­da la re­vuel­ta que ha de­rro­ca­do a Ga­da­fi. Des­cu­brió jó­ve­nes muy crea­ti­vos y que lu­cha­ban con­tra Ga­da­fi “por dig­ni­dad”. Su do­cu­men­tal ‘Li­bia, jó­ve­nes del fren­te no ar­ma­do’ cuen­ta sus de­seos de vi­vir en de­mo­cra­cia. ¿La ju­ven­tud li­bia ca­bía en el ré­gi­men de Ga­da­fi?

En­con­tré una so­cie­dad y una ju­ven­tud muy to­le­ran­te, res­pe­tuo­sa, con ga­nas de con­tar que no son Al Qae­da, que no son vio­len­tos. Tam­bién con una ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción que no he vis­to en nin­gún otro con­flic­to. ¿Cuá­les son sus as­pi­ra­cio­nes?

Ha­bía des­con­ten­to por có­mo se ma­ne­ja­ban los re­cur­sos del país. No es una reivin­di­ca­ción eco­nó­mi­ca, sino por la dig­ni­dad. Quie­ren po­der vo­tar, de­ci­dir có­mo se in­vier­te lo que ge­ne­ra el pe­tró­leo. Y desa­rro­llo li­bio al es­ti­lo li­bio. ¿En­ca­jan en un Es­ta­do is­lá­mi­co?

El pro­ble­ma no es el is­lam, sino có­mo lo in­ter­pre­ten los que lo di­ri­jan. Hay un is­la­mis­mo muy pre­sen­te, acep­ta­do por la so­cie­dad y am­plios sec­to­res to­le­ran­tes e in­clu­si­vos. ¿Los nue­vos di­ri­gen­tes les ten­drán en cuen­ta?

Ya no es po­si­ble no te­ner­les en cuen­ta. Más que no es­tén los jó­ve­nes, el ries­go (pa­ra la re­vo­lu­ción) es la ac­ti­tud de las éli­tes que re­gre­san y la re­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.