Na­dal, pa­sión en di­rec­to

Tiempo - - ZOOM -

Pa­re­ce que no pe­ro, en al­gu­nas oca­sio­nes, ju­gar al te­nis es peor que ti­rar del re­mo de una ga­le­ra. En el Abier­to de EEUU, y so­lo has­ta el mar­tes 6, 14 te­nis­tas se ha­bían re­ti­ra­do a mi­tad del par­ti­do y otros cua­tro ni si­quie­ra sa­lie­ron a ju­gar. ¿La cau­sa? Que la pis­ta de ce­men­to lle­ga a al­can­zar los 50 gra­dos. Tie­nen am­po­llas en los pies has­ta los jue­ces de si­lla. Así, no tie­ne na­da de ex­tra­ño que Ra­fa Na­dal de­ja­se he­la­dos a quie­nes asis­tían a su rue­da de pren­sa cuan­do se que­dó sin ha­bla, se le tor­ció el ges­to en una mue­ca de do­lor y ca­si se es­cu­rre de la si­lla al sue­lo. Un ca­lam­bre co­mo una ca­te­dral. Lo me­nos que le po­día pa­sar en esa pis­ta sin mi­se­ri­cor­dia. Pe­ro el hie­lo, la me­di­ca­ción y su fi­sio­te­ra­peu­ta re­sol­vie­ron el asun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.