La le­yen­da del in­sa­cia­ble

Eu­ro­bas­ket 2011

Tiempo - - ZOOM -

pau ga­sol pa­sa mu­chas ho­ras de su vi­da con la bo­ca abier­ta y lan­zan­do bra­mi­dos de fu­ria a los cua­tro vien­tos. Ade­más de ta­len­to, es­te mu­cha­cho de­be de te­ner unas cuer­das vo­ca­les de pri­mer or­den. Es­ta­mos an­te la clá­si­ca es­tam­pa del cam­peón irre­duc­ti­ble que ne­ce­si­ta zam­par­se mu­chos más triun­fos y más vic­to­rias pa­ra ir­se re­la­ti­va­men­te tran­qui­lo y so­se­ga­do a la ca­ma. Ga­sol so­lo dis­po­ne de un re­me­dio pa­ra ven­cer sus no­ches de in­som­nio: ago­tar­se has­ta la ex­te­nua­ción en ca­da par­ti­do y de­mos­trar que aún tie­ne más ape­ti­to de tro­feos. No hay du­da de que su ca­rác­ter de cam­peón in­sa­cia­ble ha ca­la­do hon­do en la se­lec­ción es­pa­ño­la de ba­lon­ces­to, es­cua­dra que se re­sien­te con­si­de­ra­ble­men­te cuan­do no cuen­ta con la al­tu­ra y el po­der del crack ca­ta­lán. De he­cho, el com­bi­na­do de Sca­rio­lo ca­yó de­rro­ta­do an­te Tur­quía en el Eu­ro­bas­ket de Li­tua­nia de­bi­do, en gran me­di­da, a la au­sen­cia de Ga­sol. Un to­bi­llo las­ti­ma­do le de­jó fue­ra de la con­vo­ca­to­ria. Es­pa­ña ne­ce­si­ta que ese to­bi­llo sal­ga de la en­fer­me­ría lo an­tes po­si­ble y que tra­ba­je a pleno ren­di­mien­to. To­do co­lo­so se man­tie­ne er­gui­do gra­cias a unos ci­mien­tos más in­sig­ni­fi­can­tes y frá­gi­les de lo que po­pu­lar­men­te se pien­sa. Los enemi­gos de Ga­sol no son tan­to los ad­ver­sa­rios de la can­cha co­mo esos pe­que­ños ga­so­les (sus múscu­los y sus fi­bras) que le de­jan ven­di­do en el mo­men­to más inopor­tuno y que le ha­cen ru­gir de do­lor. Por­que Ga­sol siem­pre ru­ge, siem­pre asusta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.