Otra vez al bor­de del abis­mo

Sep­tiem­bre no ha em­pe­za­do bien ni pa­ra el eu­ro ni pa­ra Es­pa­ña. Las bol­sas han su­cum­bi­do por ho­ras al pá­ni­co y las au­to­ri­da­des de mu­chos paí­ses co­mien­zan a bus­car a quién echar­le la cul­pa de vol­ver a es­tar al bor­de del pre­ci­pi­cio.

Tiempo - - ZOOM - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Lo in­ten­ta­ba ex­pli­car ha­ce po­cos días Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba cuan­do de­cía que esos mer­ca­dos a los que hay que cam­biar son los que pres­tan di­ne­ro a los ban­cos es­pa­ño­les pa­ra que a su vez pue­dan pres­tár­se­lo a las fa­mi­lias y las em­pre­sas. El can­di­da­to so­cia­lis­ta aña­día des­pués que si no con­fían en la eco­no­mía es­pa­ño­la el pre­cio por dar di­ne­ro a Es­pa­ña pa­ra com­prar su deu­da sube, la pri­ma de ries­go se dis­pa­ra y los ban­cos y las em­pre­sas que tie­nen prés­ta­mos con­ce­di­dos en el ex­te­rior tie­nen que pa­gar más in­tere­ses y to­do el sis­te­ma su­fre las con­se­cuen­cias.

Ru­bal­ca­ba no dio el da­to, pe­ro el Ban­co de Es­pa­ña sí lo tie­ne. La ban­ca es­pa­ño­la te­nía a 30 de ju­nio pa­sa­do 546.000 mi­llo­nes de eu­ros que le han si­do pres­ta­dos en el ex­tran­je­ro. Esos cré­di­tos, a los ti­pos ac­tua­les, les cues­ta a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, en nú­me­ros re­don­dos, unos 12.000 eu­ros por mi­nu­to en in­tere­ses. La can­ti­dad, con ser apa­ra­to­sa, no es muy gran­de com­pa­ra­da con las di­men­sio­nes del sec­tor. Su­po­ne pa­gar los cré­di­tos a una me­dia li­ge­ra­men­te su­pe­rior al 1,2% de in­te­rés anual que des­pués com­pen­san con cre­ces cuan­do ellos des­ti­nan los fon­dos a pres­tar­los en el mer­ca­do es­pa­ñol.

Ese es su ne­go­cio y has­ta el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra les ha ido to­do ro­da­do. Pe­ro esos mer­ca­dos, a los que Eu­ro­pa quie­re cal­mar con me­di­das ge­ne­ra­li­za­das de re­cor­te y con com­pro­mi­sos tam­bién ge­ne­ra­li­za­dos de que los Es­ta­dos no gas­ten más de lo que in­gre­san, han de­ci­di­do no fiar­se mu­cho de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras eu­ro­peas, y en­tre ellas es­tán las es­pa­ño­las. Jo­sé Luis Mar­tí­nez Cam­pu­zano, es­tra­te­ga de Ci­ti en Es­pa­ña, se­ña­la a es­te res­pec­to: “Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras si­guen sien­do las prin­ci­pa­les per­ju­di­ca­das an­te otra cri­sis no re­suel­ta: la cri­sis de con­fian­za. El debate pú­bli­co en­tre el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal pi­dien­do la re­ca­pi­ta­li­za­ción ur­gen­te de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras eu­ro­peas y el Ban­co Cen­tral Europeo, ob­via­men­te la Co­mi­sión y los Go­bier­nos del vie­jo con­ti­nen­te, de­fen­dien­do su so­li­dez es un buen ejem­plo de lo mu­cho que se de­be avan­zar pa­ra coor­di­nar los men­sa­jes des­de las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas mundiales”. Lu­nes ne­gro. ¿Hu­bo tam­bién al­go de eso en el enési­mo lu­nes ne­gro su­fri­do en Eu­ro­pa y en Es­pa­ña el pa­sa­do día 5, cuan­do el abis­mo vol­vió a acer­car­se? Tam­bién hay dis­cre­pan­cias

en­tre los ana­lis­tas. Unos pien­san que las pa­la­bras de la di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), Ch­ris­ti­ne La­gar­de, du­ran­te el fin de se­ma­na, cuan­do di­jo que ha­bía pe­li­gro de una nue­va re­ce­sión glo­bal, fue la me­cha que avi­vó el fue­go que ya ha­bía em­pe­za­do el vier­nes in­me­dia­ta­men­te an­te­rior, cuan­do Gre­cia ha­bía ro­to tem­po­ral­men­te las con­ver­sa­cio­nes con el FMI pa­ra re­ci­bir el di­ne­ro de su se­gun­do plan de res­ca­te. Otros, sin em­bar­go, creen que La­gar­de so­lo se li­mi­tó a ad­ver­tir que si to­dos si­guen pen­san­do úni­ca­men­te en re­cor­tar y re­cor­tar, las eco­no­mías de los paí­ses que tie­nen que ti­rar del ca­rro (en­tre ellas las de EEUU y Ale­ma­nia) y las de los paí­ses emergentes pue­den pa­rar­se tam­bién y lle­var a una re­ce­sión glo­bal.

Sea co­mo fue­re, esas de­cla­ra­cio­nes de es­ta au­to­ri­dad eco­nó­mi­ca mun­dial fue­ron, se­gún el con­sen­so ge­ne­ral, el chis­pa­zo pa­ra otro susto, de los que ca­si to­do el mun­do que tie­ne al­go que de­cir en es­te te­ma in­sis­te en que va a ha­ber más y que nos es­pe­ra un oto­ño mo­vi­di­to. ¿Por qué? Pues por­que los mer­ca­dos se ali­men­tan de ru­mo­res y no­ti­cias que sue­len pre­ce­der o sa­lir de las reunio­nes en las que se cue­cen de­ci­sio­nes so­bre la mar­cha de la eco­no­mía glo­bal. La se­ma­na que em­pe­za­ba con el lu­nes ne­gro del 5 de sep­tiem­bre ha si­do pró­di­ga. El jue- ves ce­le­bró la se­sión men­sual el con­se­jo del Ban­co Cen­tral Europeo; el día 9 los ban­cos pri­va­dos co­mu­ni­can cuál es su pro­pues­ta pa­ra re­fi­nan­ciar los bo­nos del Es­ta­do grie­go que ven­cen has­ta 2014; el lu­nes 12 el FMI vuel­ve a Gre­cia pa­ra ha­blar del se­gun­do plan de res­ca­te y, en­tre me­dias, la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU pa­sa re­vis­ta a la eco­no­mía del país, el pre­si­den­te Oba­ma vuel­ve a en­zar­zar­se con los re­pu­bli­ca­nos y las me­di­das eco­nó­mi­cas a to­mar, y to­do ello sin ol­vi­dar la reunión en Fran­cia del fin de se­ma­na de los siete paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos del mun­do, el fa­mo­so G-7.

Tal cú­mu­lo de reunio­nes siem­pre crea ex­pec­ta­ti­vas en los mer­ca­dos y cual­quier mo­vi­mien­to, tal y co­mo tie­nen úl­ti­ma­men­te los ner­vios, pue­de des­en­ca­de­nar un susto de gran­des di­men­sio­nes. Pe­ro es que aho­ra la si­tua­ción de Gre­cia pa­re­ce más se­ria que nun­ca. Cuan­do los re­pre­sen­tan­tes del FMI se fue­ron del país, el pa­sa­do vier­nes día 2, y ale­ga­ron “ra­zo­nes téc­ni­cas” pa­ra pos­po­ner

La ban­ca es­pa­ño­la tie­ne más de me­dio bi­llón de eu­ros en cré­di­tos que le han con­ce­di­do fue­ra

las reunio­nes has­ta el día 12, el motivo real fue que el Go­bierno grie­go les co­mu­ni­có que no pue­den cum­plir el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit que les pu­so el pro­pio Fon­do pa­ra dar­les el di­ne­ro del se­gun­do plan de res­ca­te. La des­via­ción no es muy gran­de, so­lo me­dio pun­to por­cen­tual, pe­ro era con­di­ción si­ne qua non del FMI pa­ra fir­mar el che­que de ayu­da. A ello se une que el Go­bierno ale­mán tam­bién po­ne co­mo con­di­ción pa­ra no rom­per la ba­ra­ja y se­guir ade­lan­te con el Fon­do de Res­ca­te Europeo que Gre­cia cum­pla sus com­pro­mi­sos.

Sus­pen­sión de pa­gos.

Si el se­gun­do pa­que­te de ayu­da a Gre­cia no lle­ga a tiem­po, y aunque los ban­cos pri­va­dos ha­yan pre­pa­ra­do una pro­pues­ta pa­ra re­fi­nan­ciar los bo­nos grie­gos que tie­nen com­pra­dos, el país he­leno po­dría que­dar­se sin di­ne­ro pa­ra ha­cer fren­te a sus pa­gos y eso le lle­va­ría ca­si con to­da se­gu­ri­dad a aban­do­nar el eu­ro, por­que no pue­de ha­ber den­tro de la zo­na de la mo­ne­da co­mún un so­cio mo­ro­so. Aquí, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, con su tra­di­cio­nal am­bi­güe­dad, ha echa­do tam­bién un po­co de ga­so­li­na al in­cen­dio. La man­da­ta­ria ger­ma­na di­jo pri­me­ro que no con­tem­pla la sa­li­da de nin­gún país de la zo­na eu­ro, pa­ra aña­dir in­me­dia­ta­men­te des­pués que la sa­li­da

de Gre­cia ten­dría un im­por­tan­te efec­to do­mi­nó so­bre otros paí­ses. “La me­ra ad­ver­ten­cia –se­ña­la Mar­tí­nez Cam­pu­zano– es un fac­tor más de ten­sión pa­ra un mer­ca­do ya do­mi­na­do por el mie­do y la in­cer­ti­dum­bre”.

Aunque nu­me­ro­sos paí­ses han sus­pen­di­do pa­gos a lo lar­go de la His­to­ria y la pro­pia Ale­ma­nia de­jó de pa­gar sus deu­das jus­to an­tes de la II Guerra Mun­dial, lo cier­to es que no hay re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos si­mi­la­res pa­ra com­pa­rar la si­tua­ción ac­tual de la eu­ro­zo­na y el efec­to de que uno de sus so­cios no pu­die­ra ha­cer fren­te a sus pa­gos. En ca­so de que Gre­cia de­ja­ra de pa­gar su deu­da, lo que crea­ría es un pro­ble­ma muy se­rio den­tro del gru­po de 17 paí­ses eu­ro­peos que com­par­ten el eu­ro. Pa­ra evi­tar que la pro­pia mo­ne­da per­die­ra su va­lor en los mer­ca­dos, ha­bría que ais­lar al país mo­ro­so y muy pro­ba­ble­men­te sa­car­lo de la zo­na. En ese ca­so, el pro­ble­ma pa­ra los grie­gos se­ría muy pa­re­ci­do al que tu­vie­ron los ar­gen­ti­nos en los años

La sus­pen­sión de pa­gos de Gre­cia abri­ría la puer­ta a su po­si­ble sa­li­da del eu­ro y al res­ca­te de otros so­cios

pos­te­rio­res al de­no­mi­na­do co­rra­li­to de 2001. Pa­ra el res­to de los so­cios del eu­ro es­ta sa­li­da de uno de ellos sig­ni­fi­ca­ría que la puer­ta se pue­de abrir pa­ra otros, y la cri­sis se­ría aún ma­yor. Ese es el fa­mo­so efec­to do­mi­nó del que ha­bla Mer­kel, pues­to que si no sa­le na­die, hay que bus­car so­lu­cio­nes den­tro, pe­ro si se abre la puer­ta, los paí­ses con ma­yo­res pro­ble­mas pue­den aca­bar fue­ra o res­ca­ta­dos por el res­to pe­ro con con­di­cio­nes mu­cho más du­ras, por­que la dis­yun­ti­va en­ton­ces se­ría “acep­tas o te vas”.

El co­rra­li­to europeo.

Pa­ra el que se va, la si­tua­ción sí tie­ne si­mi­li­tu­des con el ca­so ar­gen­tino, pues­to que la eco­no­mía de aquel país fun­cio­nó en­tre 1990 y 2001 con un sis­te­ma de cam­bio fi­jo, de­no­mi­na­do do­la­ri­za­ción, en el que un pe­so ar­gen­tino va­lía exac­ta­men­te y siem­pre un dó­lar es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro la abul­ta­da deu­da del Es­ta­do que se fue acu­mu­lan­do, uni­da al em­po­bre­ci­mien­to del país, rom­pie­ron esa ar­mo­nía en 2001 cuan­do el Go­bierno res­trin­gió la po­si­bi­li­dad de sa­car di­ne­ro de las cuen­tas ban­ca­rias pa­ra evi­tar la fu­ga de ca­pi­ta­les, ya que los ban­cos ar­gen­ti­nos te­nían cuen­tas y prés­ta­mos re­ci­bi­dos y he­chos in­dis­tin­ta­men­te en pe­sos y dó­la­res. El efec­to fi­nal de aque­lla cri­sis y del aban­dono de una es­pe­cie

La cri­sis grie­ga lle­va es­te mes a Eu­ro­pa a lo que el FMI de­no­mi­na co­mo la “fa­se peligrosa”

de mo­ne­da co­mún con el dó­lar fue que el pe­so lle­gó a cam­biar­se des­pués a 25 cen­ta­vos de dó­lar y que­dó por en­ci­ma de los tres pe­sos por dó­lar ame­ri­cano. Es­to sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te que el di­ne­ro en pe­sos di­vi­de por tres su va­lor, mien­tras que si se tie­ne un cré­di­to en dó­la­res hay que se­guir­los pa­gan­do en esa mis­ma mo­ne­da. Al­go así pa­sa­ría con quien aban­do­na­ra el eu­ro.

Así pues, el ca­len­da­rio de sep­tiem­bre, pla­ga­do de reunio­nes y con la ame­na­za de Gre­cia en sus­pen­sión de pa­gos si no lle­ga a un acuer­do tras las reunio­nes que se re­ini­cian el día 12 con el FMI y la pro­pia Unión Eu­ro­pea, es ca­si una tor­men­ta per­fec­ta. O co­mo lo ha lla­ma­do la di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, la “fa­se peligrosa”. De eso es de lo que pa­re­ce que ha­blan es­tos días los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les cuan­do de­fien­den (des­de el PSOE y el PP) la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que li­mi­ta el en­deu­da­mien­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. El ar­gu­men­to re­cu­rren­te es el de que vie­nen tiem­pos di­fí­ci­les, pa­ra los que hay que es­tar pre­pa­ra­dos y, so­bre to­do, hay que dar con­fian­za a los mer­ca­dos pa­ra que no aco­sen de­ma­sia­do a Es­pa­ña.

Las ins­ti­tu­cio­nes.

En pa­ra­le­lo a es­to, Fran­cia vi­ve tam­bién es­tos días una in­ten­sa ne­go­cia­ción del par­ti­do en el po­der, el de Ni­co­las Sar­kozy, con los so­cia­lis­tas ga­los, aho­ra en la opo­si­ción, pa­ra pac­tar allí tam­bién una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­re­ci­da a la que aprue­ba Es­pa­ña y ya tie­ne en vi­gor Ale­ma­nia. Ita­lia, por su par­te, man­tie­ne tam­bién ten­sas ne­go­cia­cio­nes con el Ban­co Cen­tral Europeo pa­ra que pon­gan de­fi­ni­ti­va­men­te en mar­cha los pla­nes de ajus­te de sus gas­tos es­ta­ta­les, al­go pac­ta­do pre­via­men­te pe­ro que des­pués rea­li­za con rit­mo ba­jo.

Y de­trás de to­do es­te asun­to se mue­ve el pro­ble­ma ins­ti­tu­cio­nal que mu­chos ana­lis­tas de­nun­cian en la zo­na del eu­ro, don­de 17 paí­ses com­par­ten mo­ne­da pe­ro no po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Es­ta cri­sis ins­ti­tu­cio­nal no pue­de re­sol­ver­se ti­ran­do por la ca­lle de en me­dio y vol­vien­do a la si­tua­ción an­te­rior al eu­ro, por­que ello ten­dría unas con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas pa­ra cien­tos de mi­llo­nes de eu­ro­peos

(ver pá­gi­nas 44 y 45). Por ello la cri­sis de con­fian­za pue­de du­rar has­ta que ha­ya un gran pac­to de to­dos los so­cios y sus fuer­zas po­lí­ti­cas res­pec­ti­vas.

Con­vul­sio­nes. Las bol­sas eu­ro­peas su­fren con­vul­sio

nes brus­cas es­tos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.