Los mer­ca­de­res

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

Aflo­ran los egoís­mos de los más fuer­tes, se per­vier­te la sa­na com­pe­ti­ti­vi­dad, se dic­tan nor­mas abu­si­vas

ba­sa en cri­te­rios de ver­da­de­ro com­pro­mi­so en­tre los paí­ses miem­bros. Na­die se in­te­gra en un gru­po pa­ra ser en­ga­ña­do, pe­ro al­gu­nos se pue­den aso­ciar pa­ra en­ga­ñar uti­li­zan­do su po­si­ción de su­pe­rio­ri­dad. Las tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras se de­ben con­ver­tir en una opor­tu­ni­dad pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes ele­men­ta­les que se ha­bían evi­ta­do has­ta aho­ra. Eu­ro­pa no es un asun­to ex­clu­si­vo de la can­ci­ller Mer­kel o del pre­si­den­te Sar­kozy, tam­bién se de­be es­cu­char la voz de los paí­ses más dé­bi­les (Es­pa­ña, en­tre ellos). So­bra im­pro­vi­sa­ción y se ne­ce­si­ta una re­for­ma de la ac­tual reali­dad eu­ro­pea a par­tir de nor­mas que im­pi­dan la ley de la sel­va en que los ti­bu­ro­nes ham­brien­tos se nu­tren de las sar­di­nas in­de­fen­sas an­te la mi­ra­da aten­ta del res­to del Pri­mer Mun­do y de las eco­no­mías emergentes. En Eu­ro­pa se echan de me­nos ac­ti­tu­des de gran­de­za y so­bran tram­pas de mer­ca­de­res ma­fio­sos. el sue­ño de la eu­ro­pa uni­da y so­li­da­ria ha de­ve­ni­do en la pe­sa­di­lla de una Eu­ro­pa de los mer­ca­de­res, de los reinos de tai­fas con sus en­tra­ñas en guerra y sus ar­cas va­cías. La reali­dad ha he­cho sal­tar por los ai­res los idea­les de Ade­nauer, De Gas­pe­ri, Schu­man y otros pa­dres fun­da­do­res. El ex­tra­ño mo­de­lo de una con­vi­ven­cia ba­sa­da en la bue­na fe en­tre na­cio­nes dis­pa­res re­sul­tó un fias­co. Una mo­ne­da úni­ca im­pro­vi­sa­da y pre­ma­tu­ra, sin una ver­da­de­ra in­te­gra­ción po­lí­ti­ca y fis­cal, no hi­zo más que agra­var la si­tua­ción y ha­cer­nos aún más vul­ne­ra­bles a los cons­ti­pa­dos de los gigantes. En ese con­tex­to caó­ti­co aflo­ran los egoís­mos de los más fuer­tes, se per­vier­te la sa­na com­pe­ti­ti­vi­dad, se dic­tan nor­mas abu­si­vas que las­tran la flui­dez del co­mer­cio in­te­rior en el con­ti­nen­te, y el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio de ca­da país es juz­ga­do con dis­tin­ta vara de me­dir.

Sin em­bar­go, y en el fra­gor de una cri­sis bru­tal, so­lo nos sal­va­rá el con­ven­ci­mien­to (y qui­zá la uto­pía) de que otra Eu­ro­pa es po­si­ble si se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.