Las lí­neas ro­jas de los re­cor­tes

Pro­vee­do­res que ame­na­zan con de­jar de su­mi­nis­trar a los hos­pi­ta­les se su­man a las pro­tes­tas de pro­fe­so­res, far­ma­céu­ti­cos y em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les.

Tiempo - - PORTADA - JAVIER OTE­RO

los fuer­tes re­cor­tes en el gas­to de va­rias co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que han afec­ta­do a las áreas de Edu­ca­ción y Sanidad, han pro­vo­ca­do mo­vi­li­za­cio­nes que ade­lan­tan un oto­ño con­flic­ti­vo. Huel­gas y mo­vi­li­za­cio­nes se su­man a las cri­sis en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y pin­tan un pa­no­ra­ma que pa­re­ce anun­ciar la tor­men­ta per­fec­ta.

Las huel­gas en la en­se­ñan­za en las co­mu­ni­da­des de Ma­drid y Ga­li­cia se su­man a otras pro­tes­tas an­te­rio­res, co­mo el cie­rre de las far­ma­cias en Cas­ti­lla-La Man­cha, co­mo que­ja por los re­tra­sos en los pa­gos de las me­di­ci­nas a las que tie­ne que ha­cer fren­te el Go­bierno re­gio­nal, o a los apu­ros de los pro­vee­do­res de ser­vi­cios de la sanidad pú­bli­ca va­len­cia­na, quie­nes ad­vier­ten de que en cual­quier mo­men­to al­gu­nas em­pre­sas pue­den de­jar de ser­vir su­mi­nis­tros a los hos­pi­ta­les de­bi­do al re­tra­so acu­mu­la­do en los pa­gos de sus fac­tu­ras.

A la deu­da con las far­ma­cias en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas hay que aña­dir una me­di­da del Go­bierno cen­tral co­mo es el nue­vo real de­cre­to so­bre me­di­ca-

men­tos que, se­gún un cálcu­lo del sec­tor, su­pon­drá un re­cor­te pa­ra las far­ma­cias de 1.180 mi­llo­nes de eu­ros, 350 mi­llo­nes es­te año.

Los apu­ros de los far­ma­céu­ti­cos evi­den­cian al­gu­nos efec­tos de los im­pa­gos a pro­vee­do­res. Se tra­ta, en ge­ne­ral, de pe­que­ños ne­go­cios con una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da de con­se­guir cré­di­tos de los ban­cos pa­ra sa­lir de es­te bre­te. Se­gún ex­pli­ca el te­so­re­ro de los far­ma­céu­ti­cos de Toledo, Fe­de­ri­co Agua­do, “a par­tir del cuar­to mes de im­pa­go una far­ma­cia es in­via­ble”. Ca­da cua­tro me­ses de im­pa­go se co­men la mi­tad del be­ne­fi­cio ne­to del ne­go­cio, se­gún los cálcu­los que ha rea­li­za­do. Eso se tra­du­ce, apro­xi­ma­da­men­te, en que no pue­den pa­gar a una de las per­so­nas que ten­gan con­tra­ta­das por ca­da cua­tro me­ses de im­pa­go. En su far­ma­cia ya han te­ni­do que que­dar­se con la mi­tad del per­so­nal, ya que no han te­ni­do más re­me­dio que pres­cin­dir de dos per­so­nas. Pe­ro en la ma­yo­ría de las far­ma­cias, más pe­que­ñas, con un so­lo far­ma­céu­ti­co, se tra­du­ce sen­ci­lla­men­te en que es­te se que­da sin su suel­do. A par­tir de ahí, tie­nen que acu­dir a los ban­cos y es­tos so­lo dan cré­di­to a los que tie­nen ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to. Eso sig­ni­fi­ca que las far­ma­cias pe­que­ñas, las que han si­do com­pra­das ha­ce me­nos de cin­co años y las de pri­me­ra ad­qui­si­ción, pa­sen por fuer­tes apu­ros. Co­mo ex­pli­ca Agua­do, es­tos pro­ble­mas se tra­du­cen en que “se pier­de la igual­dad en el ser­vi­cio”, ya que so­lo po­drán abas­te­cer­se las far­ma­cias con es­ta ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to. “Ya hay quien tie­ne cor­ta­do el su­mi­nis­tro”, aña­de. Agua­do, ve­te­rano en el ne­go­cio, afir­ma: “Llevo des­de 1962 y es­to no lo he­mos co­no­ci­do nun­ca”.

Aval del Es­ta­do.

Los pro­ble­mas con las far­ma­cias no se li­mi­tan a Cas­ti­lla-La Man­cha. En Mur­cia, la Ad­mi­nis­tra­ción apla­zó su pa­go cin­co me­ses y se com­pro­me­tió a pa­gar mien­tras los in­tere­ses de la fi­nan­cia­ción de las far­ma­cias, pe­ro ya se ha­bla de que pue­de te­ner pro­ble­mas pa­ra pa­gar el pri­mer ven­ci­mien­to en oc­tu­bre. La Fe­de­ra­ción de Far­ma­céu­ti­cos (FEFE) ha pe­di­do al Go­bierno cen­tral que ava­le el co­bro de la deu­da con­traí­da con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Aunque es en Cas­ti­lla-La Man­cha don­de han ce­rra­do las far­ma­cias en pro­tes­ta, en Ba­lea­res, La Rio­ja, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y Mur­cia los far­ma­céu­ti­cos han ade­lan­ta­do des­de ma­yo el im­por­te de los fár­ma­cos que han ven­di­do, sin que les ha­yan pa­ga­do sus res­pec­ti­vas co­mu­ni­da­des.

Las deu­das con los pro­vee­do­res en las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas co­mien­zan ya a tra­du­cir­se en pro­ble­mas en el ser­vi­cio a los ciu­da­da­nos. En la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, la Pla­ta­for­ma de Pro­vee­do­res de la Sanidad Pú­bli­ca ya ha ad­ver­ti­do de que al­gu­nos pue­den de­jar de su­mi­nis­trar pro­duc­tos a hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud en los pró­xi­mos tres me­ses de­bi­do a los im­pa­gos de es­te Go­bierno re­gio­nal.

Ade­más de los pro­ble­mas con los pa­gos a los pro­vee­do­res, al­gu­nas co­mu­ni­da­des han anun­cia­do ya fuer­tes re­cor­tes en sus pre­su­pues­tos pa­ra 2012. Los anun­cios más sig­ni­fi­ca­ti­vos han si­do los de la nue­va pre­si­den­ta de Cas­ti­lla-La Man­cha, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, que ha ade­lan­ta­do que re­du­ci­rá el gas­to to­tal de los Pre­su­pues­tos en un 20%. A es­ta ini­cia­ti­va se ha uni­do el pre­si­den­te ex­tre­me­ño, tam­bién del PP, Jo­sé An­to­nio Mo­na­go, que los re­du­ci­rá un 10%.

Los re­cor­tes afec­tan tam­bién al gas­to sa­ni­ta­rio, uno de los más sen­si­bles, en Ca­ta­lu­ña. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo vi­vi­do ha si­do el cie­rre del ser­vi­cio de ur­gen­cias du­ran­te la no­che y los fi­nes de se­ma­na en 46 cen­tros de aten­ción pri­ma­ria, lo que ha pro­vo­ca­do co­mo pro­tes­ta los en­cie­rros de ve­ci­nos en al­gu­nos de es­tos cen­tros.

En el te­rreno edu­ca­ti­vo, va­rias co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, co­mo Ma­drid, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ga­li­cia y Na­va­rra, han au­men­ta­do el nú­me­ro de ho­ras lec­ti­vas

“Llevo des­de 1962 y es­to no lo he­mos co­no­ci­do nun­ca”, di­ce un far­ma­céu­ti­co so­bre los im­pa­gos

que tie­nen que dar los pro­fe­so­res. Con es­ta me­di­da los Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos con­si­guen el aho­rro co­rres­pon­dien­te a los nue­vos pro­fe­so­res que ha­brían te­ni­do que con­tra­tar pa­ra cu­brir esas ho­ras. Al­gu­nos cálcu­los es­ti­man que se tra­ta­ría de 9.000 pro­fe­so­res.

En otros lu­ga­res no se tra­ta de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios. Sen­ci­lla­men­te, co­mo en el ca­so de Bar­ba­te, La Lí­nea o Los Ba­rrios (Cá­diz), el ayun­ta­mien­to no pa­ga las nó­mi­nas de sus em­plea­dos, 323 en el ca­so del pri­me­ro. Al­gu­nos ayun­ta­mien­tos su­fren tam­bién cor­tes in­ter­mi­ten­tes en el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad por los im­pa­gos acu­mu­la­dos. En Se­vi­lla, el Ayun­ta­mien­to ha apro­ba­do la so­li­ci­tud del pre­con­cur­so de acree­do­res pa­ra la te­le­vi­sión local Giralda TV.

Re­duc­ción de suel­do.

En Ga­li­cia, las en­ti­da­des que ges­tio­nan cen­tros de me­no­res te­men una re­duc­ción de los pre­su­pues­tos que los man­tie­nen a la mi­tad. En otras co­mu­ni­da­des, el re­tra­so en los pa­gos por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción ha aho­ga­do fi­nan­cie­ra­men­te a en­ti­da­des con las que se ex­ter­na­li­zan ser­vi­cios. Es­tas, en oca­sio­nes, han te­ni­do que re­du­cir los sa­la­rios pa­ra man­te­ner­se pro­vi­sio­nal­men­te has­ta que han ce­rra­do sus pro­gra­mas des­pués de que ayun­ta­mien­tos o co­mu­ni­da­des, fi­nal­men­te, no ha­yan re­no­va­do los con­cur­sos pú­bli­cos.

Los pro­ble­mas de im­pa­go a los pro­vee­do­res se mul­ti­pli­can y al­gu­nos se­ña­lan el pró­xi­mo tri­mes­tre co­mo el úl­ti­mo pla­zo que pue­den aguan­tar. Un in­for­me de Pri­ce­wa­ter­hou­se­Coo­pers se­ña­la que al­gu­nos pro­vee­do­res del sec­tor sa­ni­ta­rio so­por­tan pla­zos de pa­go su­pe­rio­res a los 600 días. La deu­da to­tal del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud con ellos al­can­za­ba los 8.739 mi­llo­nes de eu­ros a di­ciem­bre de 2010, se­gún el es­tu­dio de PwC. Los da­tos de deu­da con pro­vee­do­res su­man y si­guen. En Mur­cia, el PSOE cal­cu­la que as­cien­de a 2.000 mi­llo­nes de eu­ros, la mi­tad de Sanidad. La pla­ta­for­ma de pro­vee­do­res de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na ma­ne­ja la ci­fra de 1.300 mi­llo­nes de eu­ros de deu­da. En Can­ta­bria lle­ga a 287 mi­llo­nes de eu­ros. En Ba­lea­res su­ma 1.104 mi­llo­nes. Las acu­sa­cio­nes de fac­tu­ras guar­da­das en los ca­jo­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción y, por lo tan­to, deu­da no aflo­ra­da, han pla­nea­do en los cam­bios de Go­bierno que se han producido con las úl­ti­mas elec­cio­nes.

Pro­tes­ta. Una de las far­ma­cias que se­cun­dó los cie­rres en Cas­ti­lla-La Man­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.