Una po­lé­mi­ca re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal

La re­for­ma de la Car­ta Mag­na ha ro­to el con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal y no ha lo­gra­do des­pe­jar las du­das de los mer­ca­dos so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

es­ta se­ma­na, con el pleno del se­na­do, des­pués de otros dos ple­nos del Con­gre­so de los Dipu­tados, ha que­da­do lis­ta y ter­mi­na­da la po­lé­mi­ca re­for­ma del ar­tícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción, en lo que es la pri­me­ra re­for­ma im­por­tan­te de la Car­ta Mag­na des­de su apro­ba­ción en re­fe­rén­dum, en 1978, por el pue­blo es­pa­ñol. Una re­for­ma ex­prés, rea­li­za­da de­pri­sa y co­rrien­do, y con el im­pul­so y el vis­to bueno de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos: el PSOE y el PP.

Se­gún es­ta re­for­ma ex­prés, que se ha lle­va­do a ca­bo en so­lo dos se­ma­nas, el ci­ta­do ar­tícu­lo es­ta­ble­ce que “el Es­ta­do y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no po­drán in­cu­rrir en un dé­fi­cit es­truc­tu­ral, que su­pere los már­ge­nes es­ta­ble­ci­dos, en su ca­so, por la Unión Eu­ro­pea”, al­go que se com­ple­men­ta­rá con “una Ley Or­gá­ni­ca” que fi­ja­rá, a lo lar­go del año que vie­ne, el dé­fi­cit es­truc­tu­ral má­xi­mo per­mi­ti­do por el Es­ta­do y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, en re­la­ción con el Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB).

Una re­for­ma im­pues­ta por el di­rec­to­rio fran­co­ale­mán (el pre­si­den­te fran­cés, Ni­co­las Sar­kozy, y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel) y por el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), Jean-Clau­de Tri­chet, que du­ran­te es­tas úl­ti­mas se­ma­nas ha da­do or­den de com­prar ma­si­va­men­te deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la e ita­lia­na, an­te el au­men­to es­pec­ta­cu­lar de la pri­ma de ries­go que, en el ca­so es­pa­ñol, ha lle­ga­do a co­lo­car­se por en­ci­ma de los 420 pun­tos y con un bono a diez años cer­cano al 6%, mien­tras se ins­ta­la­ban en los mer­ca­dos to­do ti­po de hi­pó­te­sis so­bre un res­ca­te de la eco­no­mía es­pa­ño­la, al­go prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble por­que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, hu­bie­ra pro­vo­ca­do la ruptura de la eu­ro­zo­na, un es­ce­na­rio que, a es­tas al­tu­ras, no es­tá to­tal­men­te des­car­ta­do, a pe­sar del op­ti­mis­mo ofi­cial que en los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos, es­pe­cial­men­te en el PP, el gran ga­na­dor de una ope­ra­ción cons­ti­tu­cio­nal que ve­nía pi­dien­do des­de ha­ce tiem­po fren­te a la opo­si­ción so­cia­lis­ta, ha producido la po­lé­mi­ca apro­ba­ción de la re­for­ma. por eso, en un in­ten­to de des­pe­jar du­das, trans­mi­tir se­gu­ri­dad a los mer­ca­dos y ale­jar el fan­tas­ma de las in­ter­ven­cio­nes de la eco­no­mía es­pa­ño­la, so­cia­lis­tas y po­pu­la­res, pre­sio­na­dos por el di­rec­to­rio europeo, de­ci­dían, al mar­gen del res­to de las fuer­zas po­lí­ti­cas y sin nin­gún ti­po de ne­go­cia­ción, em­bar­car­se en una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, la pri­me­ra de ca­la­do que se ha­ce en 32 años de de­mo­cra­cia es­pa­ño­la.

Has­ta aho­ra, las prin­ci­pa­les re­for­mas de la Cons­ti­tu­ción, en­tre ellas la igual­dad de hom­bres y mu­je­res en la su­ce­sión en la Co­ro­na, el cie­rre del ma­pa au­to­nó­mi­co o el nue­vo pa­pel del Se­na­do, se han ido apla­zan­do, an­te el te­mor de que la pre­sión am­bien­tal fuer­ce a plan­tear la for­ma de Es­ta­do en el re­fe­rén­dum que es ne­ce­sa-

rio con­vo­car, al afec­tar al­gu­nos de los te­mas a un blo­que cons­ti­tu­cio­nal que se con­si­de­ra es­pe­cial­men­te blin­da­do.

En es­ta oca­sión, pe­se a la opo­si­ción de la ma­yo­ría de los gru­pos par­la­men­ta­rios, a las ma­ni­fes­ta­cio­nes y con­cen­tra­cio­nes pú­bli­cas exi­gien­do un re­fe­rén­dum, a las pro­tes­tas de los sin­di­ca­tos, que, le­gí­ti­ma­men­te, creen que la re­for­ma pue­de per­ju­di­car el fu­tu­ro del Es­ta­do de bie­nes­tar, el acuer­do PP-PSOE, el pri­me­ro y úni­co que se ha producido en es­ta com­pli­ca­da le­gis­la­tu­ra, ha si­do su­fi­cien­te co­mo pa­ra afron­tar una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal con la que se pre­ten­de cal­mar a los mer­ca­dos, transmitiéndoles una sen­sa­ción de cre­di­bi­li­dad y sol­ven­cia que, has­ta aho­ra, ha ser­vi­do de po­co. ni la pri­ma de ries­go ha re­co­bra­do la nor­ma­li­dad y ha ba­ja­do por la com­pra ma­si­va de deu­da por par­te del BCE, ni dos de las prin­ci­pa­les agencias de ca­li­fi­ca­ción, Moody’s y Stan­dard &Poor’s, han otor­ga­do la cre­di­bi­li­dad que se es­pe­ra­ba a la adop­ción de una me­di­da que no ha con­ta­do con apo­yos par­la­men­ta­rios im­por­tan­tes, que ha acen­tua­do el en­fren­ta­mien­to con los na­cio­na­lis­tas -es­pe­cial­men­te con Con­ver­gèn­cia i Unió, que ha ha­bla­do de “cho­que de tre­nes” y de ruptura del con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal de 1978– y que ha pro­vo­ca­do que los re­pre­sen­tan­tes de las mi­no­rías par­la­men­ta­rias se ha­yan vis­to obli­ga­dos a aban­do­nar el he­mi­ci­clo del Par­la­men­to en un ges­to in­só­li­to de pro­tes­ta, en la le­gis­la­tu­ra que ter­mi­na el 26 de sep­tiem­bre pa­ra que las elec­cio­nes ge­ne­ra­les pue­dan ce­le­brar­se el 20 de no­viem­bre. Al fi­nal, la im­por­tan­te re­for­ma, con­tra la que siem­pre se ma­ni­fes­ta­ron tan­to el pre­si­den­te del Go­bierno co­mo el can­di­da­to so­cia­lis­ta, Alfredo

Pé­rez Ru­bal­ca­ba, ha si­do apro­ba­da con los vo­tos del PP, el PSOE y Unión del Pue­blo Na­va­rro (UPN) y la opo­si­ción del res­to de la cá­ma­ra, que se ha vis­to pre­sio­na­da en el pe­rio­do de en­mien­das por las pro­pues­tas más sor­pren­den­tes, des­de el de­re­cho de los vas­cos a de­ci­dir a la li­mi­ta­ción de la so­li­da­ri­dad de Ca­ta­lu­ña con el res­to de las au­to­no­mías, pa­san­do por la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na o la ne­ce­si­dad de que se plan­tee cla­ra­men­te la for­ma de Es­ta­do.

Con la re­for­ma apro­ba­da se ha abier­to un me­lón di­fí­cil de ce­rrar y se ha ro­to el con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal y, so­bre to­do, acep­tan­do las im­po­si­cio­nes del di­rec­to­rio fran­co-ale­mán no se han des­pe­ja­do las du­das que exis­ten so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la y so­bre su fu­tu­ro in­me­dia­to.

La re­for­ma

ex­prés se ha lle­va­do a ca­bo con la opo­si­ción de la ma­yo­ría de los gru­pos par­la­men­ta­rios

one­to@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.