Al­mo­dó­var la vuel­ve a liar

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la del di­rec­tor man­che­go, La piel que ha­bi­to, lo­gra co­se­char el res­pal­do del pú­bli­co a pe­sar de al­gu­nas crí­ti­cas muy ne­ga­ti­vas.

Tiempo - - ESPAÑA - POR AN­TO­NIO DÍAZ cul­tu­ra.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Vier­nes 26 de agos­to, 11 de la ma­ña­na. La sa­la 9 de los ci­nes Ideal de Ma­drid es­tá a re­bo­sar de pe­rio­dis­tas con­vo­ca­dos al pa­se de pren­sa del úl­ti­mo tra­ba­jo de Pe­dro Al­mo­dó­var, La piel que ha­bi­to. Du­ran­te la pro­yec­ción se es­cu­cha al­gún sus­pi­ro de­ses­pe­ra­do, car­ca­ja­das ais­la­das en mo­men­tos inapro­pia­dos y so­lo una ri­sa que pa­re­ce uná­ni­me: el me­mo­ra­ble cameo del her­mano del di­rec­tor, Agus­tín Al­mo­dó­var, que pro­ta­go­ni­za la úni­ca es­ce­na au­tén­ti­ca­men­te hu­mo­rís­ti­ca de la pe­lí­cu­la. El si­len­cio que acom­pa­ña al fi­nal de la pe­lí­cu­la en se­gui­da se rom­pe por un ru­mor cons­tan­te: son los pri­me­ros jui­cios, en ca­lien­te y sin ela­bo­rar, pe­ro que sir­ven pa­ra me­dir la tem­pe­ra­tu­ra. “No sé si me ha gus­ta­do”, se le oye de­cir a un asis­ten­te. “Es ho­rro­ro­sa”, sen­ten­cia otra. “Es una obra maes­tra”, co­men­ta un ter­ce­ro. El ten­di­do siete del ci­ne es­pa­ñol, di­vi­di­do. Y así se plas­ma en las crí­ti­cas que se pu­bli­can el vier­nes si­guien­te, el día del es­treno de la pe­lí­cu­la en Es­pa­ña. Al­mo­dó­var la ha vuel­to a liar.

Y eso ha re­per­cu­ti­do po­si­ti­va­men­te en la ta­qui­lla de su pri­mer fin de se­ma­na: un to­tal de 175.969 es­pec­ta­do­res re­par­ti­dos en­tre las 282 sa­las en las que se pro­yec­ta­ba la pe­lí­cu­la. Es­to, tra­du­ci­do a di­ne­ro, su­pera los 1,2 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún las pri­me­ras es­ti­ma­cio­nes de la con­sul­to­ría Ren­trak Spain. De es­te mo­do, el fil­me que­da co­mo el se­gun­do me­jor es­treno de la se­ma­na, su­pe­ra­do so­lo por Cow­boys & Aliens, la su­per­pro­duc­ción pro­ta­go­ni­za­da por Daniel Craig y Ha­rri­son Ford que, con sus 405 co­pias, ha re­cau­da­do 1,45 mi­llo­nes de eu­ros.

La re­cau­da­ción de La piel que ha­bi­to du­ran­te su pri­mer fin de se­ma­na en car­te­le­ra su­peró am­plia­men­te al es­treno de la

an­te­rior pe­lí­cu­la, Los abra­zos ro­tos, que tam­bién se co­lo­có se­gun­da en su pri­mer fin de se­ma­na y al­can­zó la ci­fra de 980.000 eu­ros. Aun así, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la del os­ca­ri­za­do rea­li­za­dor que­da le­jos de Vol­ver, que re­cau­dó dos mi­llo­nes de eu­ros en su pri­mer fin de se­ma­na, y de To­rren­te 4, el me­jor es­treno es­pa­ñol del año 2011, con 8,12 mi­llo­nes de eu­ros.

La piel que ha­bi­to se es­tre­nó en Fran­cia y Bél­gi­ca el 17 de agos­to y lle­gó a Reino Uni­do el 26 de ese mis­mo mes, una se­ma­na an­tes de su es­treno en Es­pa­ña. Se­gún los da­tos re­co­gi­dos por la con­sul­to­ría es­ta­dou­ni­den­se Box Of­fi­ce Mo­jo, cu­ya úl­ti­ma ac­tua­li­za­ción es del día 28 de agos­to, ob­tu­vo una re­cau­da­ción in­ter­na­cio­nal com­bi­na­da de 2.783.544 eu­ros, la ma­yo­ría de los cua­les pro­vie­nen de Fran­cia, don­de ha ama­sa­do 2.228.851 eu­ros, sien­do el peor fin de se­ma­na del ci­neas­ta en el país ga­lo -1.027.773 eu­ros, una ci­fra li­ge­ra­men­te in­fe­rior al es­treno es­pa­ñol-des­de La ma­la edu­ca­ción. Su re­cau­da­ción bri- tá­ni­ca se ha ci­fra­do en 377.931 eu­ros, mien­tras que en Bél­gi­ca el mon­tan­te ob­te­ni­do has­ta esa fe­cha es de 176.498 eu­ros. Ha­brá que es­pe­rar a ver el re­co­rri­do que le que­da en es­tos paí­ses y en Es­pa­ña, y des­pués, su es­pe­ra­do es­treno en Es­ta­dos Uni­dos, pre­vis­to pa­ra el 14 de oc­tu­bre, pa­ra com­pro­bar si lo­gra ren­ta­bi­li­zar los 10 mi­llo­nes de eu­ros de pre­su­pues­to. De mo­men­to, no va mal en­ca­mi­na­da. Eso sí, co­mo de­cía­mos al prin­ci­pio, la crí­ti­ca se ha di­vi­di­do.

Debate de Es­ta­do.

Es ca­si una tra­di­ción. Con ca­da pe­lí­cu­la que es­tre­na el man­che­go, el ve­re­dic­to se con­vier­te en un debate de Es­ta­do. Nin­gún otro di­rec­tor en Es­pa­ña des­pier­ta tan­tas pa­sio­nes y su ca­so es so­lo com­pa­ra­ble con otros ci­neas­tas de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal que tie­nen tan­tos de­trac­to­res co­mo fer­vo­ro­sos fie­les: Lars von Trier, Quentin Ta­ran­tino o Woody Allen. Pe­ro con es­ta pe­lí­cu­la, la co­sa ha ido a más. Lo re­su­mió per­fec­ta­men­te Jor­di Batlle en su co­lum­na de La Van­guar­dia: “Es­ta­mos an­te la pe­lí­cu­la más ex­tre­ma y desafian­te del ge­nio man­che­go, que pro­vo­ca­rá tan­ta ad­he­sión exal­ta­da co­mo re­cha­zo. [...] Co­mo Ta­ran­tino tam­bién, Al­mo­dó­var es de los ci­neas­tas que rue­da con las tri­pas (de la pa­sión) fue­ra, y de ahí que sus imá­ge­nes nos in­cen­dien, nos tur­ben,

nos fas­ci­nen y des­con­cier­ten”. En una pos­tu­ra ra­di­cal­men­te opues­ta se si­túa el crí­ti­co de El País Car­los Bo­ye­ro, quien man­tie­ne con el rea­li­za­dor una ene­mis­tad atá­vi­ca des­de que el man­che­go se que­ja­ra por la co­ber­tu­ra del pe­rio­dis­ta -y, por ex­ten­sión, del dia­rio pa­ra el que tra­ba­ja-en el fes­ti­val de Can­nes del año 2009, en el que es­tre­nó Los abra­zos ro­tos. Bo­ye­ro, que en an­te­rio­res oca­sio­nes ha cri­ti­ca­do du­ra­men­te las pe­lí­cu­las de Al­mo­dó­var, pe­ro ha elogiado tí­tu­los su­yos co­mo Mu­je­res al bor­de de un ata­que de ner­vios, Áta­me o Vol­ver, di­ce de es­ta que la vio “con fas­ti­dio, pe­ro al re­cor­dar­la to­da­vía es peor”.

Y de igual for­ma, las crí­ti­cas se re­pro­du­cen en la pren­sa es­pa­ño­la en­tre po­si­cio­na­mien­tos en­fren­ta­dos o el pu­ro des­con­cier­to, co­mo la crónica del pe­rio­dis­ta de El Mun­do, Luis Mar­tí­nez, es­cri­ta des­de Can­nes, don­de se vio por pri­me­ra vez la pe­lí­cu­la. “La piel que ha­bi­to con­si­gue ofre­cer­se co­mo la más exa­ge­ra­da de to­das las obras de Al­mo­dó­var re­nun­cian­do a la ges­tua­li­dad de Al­mo­dó­var. La lí­nea que se­pa­ra lo su­bli­me de lo ri­dícu­lo, de­cía­mos al prin­ci­pio, es del­ga­da. Pe­ro, es­ta vez, y ese es el ob­je­ti­vo, ni exis­te. La re­fe­ren­cia a esa “del­ga­da lí­nea que se­pa­ra lo ri­dícu­lo de lo su­bli­me”, un afo­ris­mo que se atri­bu­ye a Na­po­león Bo­na­par­te, ha si­do una ex­pre­sión muy re­cu­rren­te al re­fe­rir­se a es­ta pe­lí­cu­la. “Pue­de to­mar­se li­te­ral­men­te en se­rio o en bro­ma, y bor­dea siem­pre lo su­bli­me y lo ri­dícu­lo sien­do fiel a una ima­gi­ne­ría, a una ma­ne­ra de con­tar, al des­va­río de las pa­sio­nes ex­tre­mas”, es­cri­bió Quim Ca­sas en una crí­ti­ca más ama­ble con el di­rec­tor en El Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya. Tam­bién el pres­ti­gio­so crí­ti­co bri­tá­ni­co Da­ve Cal­houn, de Ti­meout, ini­ció su crónica des­de Can­nes de esa ma­ne­ra: “Pe­dro Al­mo­dó­var vuel­ve a de­mos­trar su ge­nio pa­ra con­ver­tir lo ri­dícu­lo en su­bli­me”. En ge­ne­ral, las opi­nio­nes en el ex­tran­je­ro han si­do más abier­ta­men­te po­si­ti­vas. “La ab­so­lu­ta con­fian­za de Al­mo­dó­var en su muscu­loso len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co le da fuer­za, y co­exis­te con una ele­gan­cia y gra­cia de bai­la­ri­na [...]. So­lo pue­do de­cir que me man­tu­vo atra­pa­do de prin­ci­pio a fin”, ha es­cri­to Pe­ter Brads­haw en su Al­mo­dó­var ha de­ja­do de ser una fic­ción crea­da por Al­mo­dó­var. Al­mo­dó­var es Al­mo­dó­var. [...] Sin du­da, una bo­ni­ta Pal­ma de Oro”, pro­nos­ti­ca­ba Mar­tí­nez, pe­ro el pre­mio re­ca­yó fi­nal­men­te en El ár­bol de la vi­da, de Te­rren­ce Ma­lick.

Lo ri­dícu­lo y lo su­bli­me.

co­lum­na de The Guar­dian. “De las me­jo­res pe­lí­cu­las de Pe­dro Al­mo­dó­var en años”, opi­nó Da­mon Wi­se, de Em­pi­re, tras la pro­yec­ción en Can­nes. “La pe­lí­cu­la no es, a buen se­gu­ro, la más di­ver­ti­da de Al­mo­dó­var (no es ese su pro­pó­si­to), pe­ro es­tá ha­bi­ta­da por esa ex­tra­va­gan­cia es­pe­cial que es mar­ca de fá­bri­ca del ci­neas­ta es­pa­ñol”, ase­gu­ra­ba el fran­cés Mat­hieu Lin­don en Li­bé­ra­tion.

Por úl­ti­mo, dos da­tos que pue­den ser­vir pa­ra va­lo­rar la per­cep­ción del pú­bli­co. En la web In­ter­net Mo­vie Da­ta Base (IMDB) -el si­tio de re­fe­ren­cia en In­ter­net pa­ra pro­fe­sio­na­les y afi­cio­na­dos-La piel que ha­bi­to re­ci­be una pun­tua­ción de 7,9 so­bre 10, se­gún la me­dia ex­traí­da de los 1.363 vo­tos emi­ti­dos por los usua­rios al día del cie­rre de es­ta edi­ción. Asi­mis­mo, en la base de da­tos es­pa­ño­la Fil­mAf­fi­nity, que cuen­ta con un sis­te­ma de vo­tos muy si­mi­lar, re­ci­be un 6,8 so­bre 10 a par­tir de 1.870 opi­nio­nes.

No ca­be du­da de que es el ar­tis­ta es­pa­ñol de más re­le­van­cia en el ex­tran­je­ro y el es­treno de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, la más arries­ga­da de su ca­rre­ra, ha ge­ne­ra­do un re­vue­lo a su al­tu­ra. Y, al fin y al ca­bo, lo im­por­tan­te es que ha­blen de él, aunque sea bien. Y que la pe­lí­cu­la se vea.

Tras la cá­ma­ra. Pe­dro Al­mo­dó­var da ór­de­nes en un mo­men­to del ro­da­je de

La piel que ha­bi­to.

Mi­ra­das. Pe­dro Al­mo­dó­var ob­ser­va a Ele­na Ana­ya en su en­car­na­ción de Vera, la jo­ven cau­ti­va en una jau­la de oro de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.