Ru­bal­ca­ba

La de­ci­sión del PSOE de pre­sen­tar la can­di­da­tu­ra del vi­ce­pre­si­den­te es acer­ta­da por­que re­nue­va la ilu­sión de los mi­li­tan­tes y los sim­pa­ti­zan­tes y va a pro­du­cir una re­cu­pe­ra­ción de nues­tro te­ji­do po­lí­ti­co.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - GREGORIO PE­CES- BAR­BA

des­de 1977 co­noz­co a Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba. Qui­zás nos vié­ra­mos an­tes, pe­ro mi iden­ti­fi­ca­ción de su per­so­na y de su gran ca­pa­ci­dad se pro­du­jo una vez ce­le­bra­das las elec­cio­nes del 15 de ju­nio de 1977, cuan­do em­pe­zó a co­la­bo­rar con no­so­tros en la pre­pa­ra­ción de tex­tos y de do­cu­men­tos, es­pe­cial­men­te en te­mas edu­ca­ti­vos y cien­tí­fi­cos, pa­ra la ela­bo­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción. En­ton­ces era ya un jo­ven atle­ta rá­pi­do y con gran ca­pa­ci­dad fí­si­ca, y al tiem­po un jo­ven cien­tí­fi­co vol­ca­do en la in­ves­ti­ga­ción y en la Uni­ver­si­dad. Con su ami­go ya de en­ton­ces Jai­me Lis­sa­vetzky, for­ma­ban un tán­dem lleno de va­lo­res y de ini­cia­ti­vas. Su co­la­bo­ra­ción fue pa­ra mí de va­lor y de ca­li­dad. Más tar­de se­guí de cer­ca su rápida ma­du­rez con Jo­sé Ma­ría Ma­ra­vall en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y en la ela­bo­ra­ción de la Ley de Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria.

Siem­pre fue efi­caz, re­so­lu­ti­vo y lleno de co­ra­je. De­mos­tró siem­pre su ini­cia­ti­va in­te­li­gen­te y lo pro­fun­do de sus idea­les

Des­de en­ton­ces siem­pre fue efi­caz, re­so­lu­ti­vo y lleno de co­ra­je. En los mi­nis­te­rios que desem­pe­ñó con Felipe Gon­zá­lez y con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de­mos­tró siem­pre su ini­cia­ti­va in­te­li­gen­te y lo pro­fun­do de sus idea­les. Es ne­ce­sa­rio re­sal­tar tam­bién su gran ca­li­dad co­mo por­ta­voz par­la­men­ta­rio y lo pro­fun­do de su dis­cur­so an­te la Cá­ma­ra, y so­bre to­do su la­bor so­bre­sa­lien­te en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, en ge­ne­ral y es­pe­cial­men­te en la lu­cha pa­ra ra­cio­na­li­zar la ve­lo­ci­dad de los vehícu­los y la cir­cu­la­ción y pa­ra dar un gol­pe de­fi­ni­ti­vo a la ma­yor la­cra de es­te país nues­tro: ETA y sus en­tor­nos, a los que ha des­man­te­la­do con ri­gor y con res­pe­to a la Ley.

La de­ci­sión del Par­ti­do So­cia­lis­ta de pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia del Go­bierno en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les es acer­ta­da por­que re­nue­va la ilu­sión de los mi­li­tan­tes y los sim­pa­ti­zan­tes y, sin du­da, va a pro­du­cir una re­cu­pe­ra­ción de nues­tro te­ji­do po­lí­ti­co y un im­pul­so gran­de pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del vo­to so­cia­lis­ta. Des­pués de nues­tra in­du­da­ble de­rro­ta en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, ne­ce­si­tá­ba­mos una sa­cu­di­da y un im­pac­to emo­cio­nal co­mo el que ha su­pues­to la de­ci­sión in­dis­cu­ti­ble de pre­sen­tar­le co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia del Go­bierno. Más que na­die tie­ne el dis­cur­so y el pres­ti­gio pa­ra vol­car la par­ti­ci­pa­ción y de­vol­ver el áni­mo de vo­tar a mu­chos abs­ten­cio­nis­tas, e in­clu­so de re­cu­pe­rar vo­tos que se han ido a otras opciones. Pa­ra las per­so­nas de iz­quier­das y de cen­tro iz­quier­da es la úni­ca op­ción ra­zo­na­ble. El pres­ti­gio de Iz­quier­da Uni­da ha su­fri­do un se­rio con­tra­tiem­po con su ac­ti­tud en la in­ves­ti­du­ra del pre­si­den­te de Ex­tre­ma­du­ra, don­de con su abs­ten­ción re­fle­xi­va y cons­cien­te han da­do su vo­to al can­di­da­to del PP. En al­gu­nos ha re­su­ci­ta­do el an­ti­so­cia­lis­mo tra­di­cio­nal de los her­ma­nos se­pa­ra­dos que han caí­do en la ten­ta­ción an­gui­tia­na de las dos ori­llas, pe­se a lo cla­ro que tie­nen las ideas en esa ma­te­ria su buen se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Ca­yo La­ra, y el dipu­tado Gas­par Lla­ma­za­res.

En su di­men­sión más per­so­nal, es tam­bién Ru­bal­ca­ba una per­so­na ra­zo­na­ble y de fiar, con la es­ta­bi­li­dad en sus amo­res, en sus afec­tos y en sus amis­ta­des. Su vi­da es mo­des­ta, dis­cre­ta y aus­te­ra y siem­pre se ha con­si­de­ra­do un ser­vi­dor pú­bli­co, preo­cu­pa­do ex­clu­si­va­men­te por el in­te­rés ge­ne­ral en li­ber­tad e igual­dad. En mi lar­ga ex­pe­rien­cia par­ti­ci­pan­do in­tere­sa­do siem­pre por lo pú­bli­co, no he en­con­tra­do nun­ca una per­so­na más idó­nea que Ru­bal­ca­ba pa­ra en­co­men­dar­le la ges­tión y la

go­ber­na­ción de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.