El sal­to ade­lan­te del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán

La úl­ti­ma sen­ten­cia so­bre el mo­de­lo edu­ca­ti­vo en­cres­pa de nue­vo los áni­mos de los na­cio­na­lis­tas, que con­si­de­ran una agre­sión que se pre­ten­da equi­pa­rar el cas­te­llano al ca­ta­lán des­pués de dos dé­ca­das apli­can­do un mo­de­lo di­fe­ren­te.

Tiempo - - ESPAÑA - POR AN­TO­NIO FERNÁNDEZ

Un oto­ño ca­lien­te. Así se pue­de de­fi­nir la si­tua­ción po­lí­ti­ca que se ave­ci­na en Ca­ta­lu­ña. Por una par­te, de­bi­do a la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra el 20 de no­viem­bre. Pe­ro ade­más, por otra, los na­cio­na­lis­tas han des­en­te­rra­do el ha­cha de guerra al ha­ber que­da­do mar­gi­na­dos de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Por si fue­ra po­co, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC) aca­ba de dic­tar una sen­ten­cia por la que obli­ga a la Ad­mi­nis­tra­ción a uti­li­zar el cas­te­llano co­mo len­gua vehi­cu­lar, rom­pien­do el mo­de­lo vi­gen­te du­ran­te las dos úl­ti­mas dé­ca­das.

“To­das es­tas cir­cuns­tan­cias nos dan la ra­zón en nues­tra es­tra­te­gia. Aho­ra más que nun­ca tie­nen sen­ti­do nues­tras reivin­di­ca­cio­nes. Pe­ro co­mo so­mos y que­re­mos ser y no ca­be­mos en Es­pa­ña, no­so­tros ire­mos a lo nues­tro”, se­ña­la a Tiem­po Jor­di Tu­rull, por­ta­voz de CiU.

La es­tra­te­gia de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes pa­sa­ba por la adop­ción de me­di­das con­tra la cri­sis du­ran­te la pri­me­ra eta­pa de la le­gis­la­tu­ra de Ar­tur Mas. Tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán es­pe­ra­ba po­ner en­ci­ma de la me­sa del nue­vo Go­bierno cen­tral dos te­mas im­por­tan­tes: la po­si­bi­li­dad de un pac­to fis­cal pa­ra al­can­zar un con­ve­nio si­mi­lar al que tie­nen el País Vas­co y Na­va­rra y la exi­gen­cia de ma­yo­res co­tas de au­to­go­bierno pa­ra al­can­zar el “de­re­cho a de­ci­dir”. Es­tas reivin­di­ca­cio­nes se­rán aho­ra más in­ten­sas. “Ya que no nos quie­ren, de­be­mos arre­glár­nos­las no­so­tros so­los”, ad­vier­te Tu­rull. O sea: CiU y, por ex­ten­sión, el Go­bierno ca­ta­lán se sien­ten aho­ra más le­gi­ti­ma­dos pa­ra ahon­dar en las reivin­di­ca­cio­nes iden­ti­ta­rias. Y la cuer­da de la po­lí­ti­ca se ten­sa­rá to­da­vía más.

Los na­cio­na­lis­tas con­si­de­ran que Ca­ta­lu­ña es me­nos­pre­cia­da des­de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. “No nos va­mos a que­dar en una ac­ti­tud con­tem­pla­ti­va ni re­sig­na­da. La úni­ca so­lu­ción que nos que­da es ini­ciar nues­tra pro­pia tran­si­ción na­cio­nal ha­cia el de­re­cho a de­ci­dir”, sub­ra­ya el por­ta­voz de CiU.

La opo­si­ción ma­ti­za es­ta ro­tun­da afir­ma­ción. “El ma­yor ca­ba­llo de ba­ta­lla de CiU es el pac­to fis­cal, que uti­li­za­rá en la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral. Y lue­go, si el PP ob­tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta, no ten­drá más re­me­dio que aguan­tar­se. Pe­ro si el que ga­ne las elec­cio­nes no tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta, los na­cio­na­lis­tas tra­ta­rán de pac­tar lo que sea, dar­le un en­vol­to­rio atrac­ti­vo y no­ve­do­so y pre­sen­tar­lo an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo un éxi­to. O sea, bus­car un en­jua­gue pa­ra que pa­rez­ca que han ob­te­ni­do al­go”, di­ce a Tiem­po Mi­quel Ice­ta, por­ta­voz del Par­tit dels So­cia­lis­tes de Ca­ta­lun­ya (PSC).

Pe­ro si la mar­gi­na­ción de los na­cio­na­lis­tas en la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal ha ca­len­ta­do los áni­mos, el te­ma de la len­gua -es de­cir, de la sen­ten­cia del TSJC-no es ba­la­dí. De he­cho, el idio­ma es uno de

los es­tan­dar­tes del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán y su fa­ci­li­dad de ins­tru­men­ta­li­za­ción lo con­vier­te en una de las prin­ci­pa­les ar­mas arro­ja­di­zas que uti­li­zan los par­ti­dos pa­ra mar­car las di­fe­ren­cias: des­de las trin­che­ras ca­ta­la­nis­tas se de­mo­ni­za cual­quier crí­ti­ca al idio­ma; des­de las trin­che­ras es­pa­ño­lis­tas, se exi­ge res­pe­to al cas­te­llano, por­que tam­bién es idio­ma ofi­cial. Pa­ra col­mo, aunque los so­cia­lis­tas se han po­si­cio­na­do jun­to al Go­bierno de Ar­tur Mas pa­ra de­fen­der el mo­de­lo de in­mer­sión lin­güís­ti­ca, el PP exi­ge que se cam­bie la ley de edu­ca­ción pa­ra per­mi­tir que se es­co­la­ri­ce tam­bién en cas­te­llano.

Las crí­ti­cas de los so­cios.

Se da la cir­cuns­tan­cia, ade­más, de que PSC y PP son los dos so­cios pre­fe­ren­tes de CiU pa­ra go­ber­nar la Ge­ne­ra­li­tat, te­nien­do en cuen­ta que Ar­tur Mas no tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Par­la­men­to au­to­nó­mi­co. Pe­ro el apo­yo pun­tual que re­ci­be su Eje­cu­ti­vo (con el PSC fir­mó un acuer­do en di­ciem­bre pa­sa­do pa­ra po­der ser in­ves­ti­do y con el PP fir­mó re­cien­te­men­te una se­rie de pac­tos pa­ra po­der apro­bar los Pre­su­pues­tos de es­te año) no se ve­rá al­te­ra­do sus­tan­cial­men­te. Tan so­lo se lle­ga­rá a “des­en­cuen­tros pun­tua­les” de­bi­do a los di­fe­ren­tes in­tere­ses que defiende ca­da uno de es­tos par­ti­dos. Pe­ro es­tos “des­en­cuen­tros” pue­den pa­sar fac­tu­ra tras las elec­cio­nes, a la ho­ra de de­ter­mi­nar los pac­tos con que pue­de con­tar el nue­vo pre­si­den­te de Go­bierno. Si el apo­yo de CiU es fun­da­men­tal pa­ra for­mar nue­vo Eje­cu­ti­vo, los na­cio­na­lis­tas se­rán po­de­ro­sos. Pe­ro es­ta si­tua­ción no preo­cu­pa a los

po­pu­la­res, que son los fa­vo­ri­tos se­gún to­das las en­cues­tas. “So­mos cons­cien­tes de que nues­tras ini­cia­ti­vas no pro­pi­cian un acer­ca­mien­to a CiU, pe­ro nues­tra prio­ri­dad es aca­bar an­tes con la cri­sis eco­nó­mi­ca y lue­go ya ven­drán las cues­tio­nes iden­ti­ta­rias. Ade­más, no va­mos a va­riar nues­tros plan­tea­mien­tos en el te­ma de la len­gua y del mo­de­lo de edu­ca­ción por el he­cho de es­tar cer­ca de las elec­cio­nes”, ad­mi­ten a es­te se­ma­na­rio fuen­tes de la cú­pu­la del PP.

Tan­to des­de las fi­las so­cia­lis­tas co­mo des­de las po­pu­la­res se con­si­de­ra, no obs­tan­te, que el pe­so en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la que pue­da te­ner CiU en los pró­xi­mos me­ses es re­la­ti­vo. “In­ten­ta di­si­mu­lar los re­cor­tes bru­ta­les en sanidad que ha apli­ca­do es­te ve­rano y por ello se afe­rra aho­ra al te­ma iden­ti­ta­rio”, se­ña­la Mi­quel Ice­ta. Y des­de el PP se ase­gu­ra que “en vís­pe­ras de la Dia­da de Ca­ta­lu­ña, el 11 de sep­tiem­bre, CiU siem­pre sa­ca a la ca­lle la ban­de­ra ca­ta­la­na, pe­ro lo que in­ten­ta es des­viar la aten­ción de otros te­mas que le preo­cu­pan, co­mo los re­cor­tes sa­ni­ta­rios que ha em­pren­di­do o los pro­ble­mas in­ter­nos de la lis­ta pa­ra las ge­ne­ra­les, ya que Oriol Pu­jol no quie­re ir de se­gun­do de Du­ran i Llei­da y ha de re­sol­ver es­te asun­to”.

Des­de CiU se con­tes­ta que no exis­te nin­gún áni­mo de des­viar la aten­ción y con­si­de­ra que ni el PSOE ni el PP ha­cen mé­ri­tos pa­ra fa­ci­li­tar el diá­lo­go con el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán. “La si­tua­ción se ten­sa­rá. Pe­ro no re­nun­cia­re­mos a nues­tros prin­ci­pios y plan­tea­re­mos ba­ta­lla en los te­mas que afec­ten a Ca­ta­lu­ña”, ad­mi­te Jor­di Tu­rull.

En otras pa­la­bras: los con­ver­gen­tes apre­ta­rán el ace­le­ra­dor pa­ra ar­ti­cu­lar su es­tra­te­gia fu­tu­ra en torno a los te­mas iden­ti­ta­rios, ga­ne quien ga­ne las elec­cio­nes. Con­si­de­ran que la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca de las úl­ti­mas se­ma­nas -la mar­gi­na­ción de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción y la sen­ten­cia con­tra el mo­de­lo de in­mer­sión lin­güís­ti­ca-les da le­gi­ti­mi­dad pa­ra res­pon­der a es­tos “ata­ques a Ca­ta­lu­ña” y, por ello, tie­nen más mu­ni­ción pa­ra ha­cer fren­te a la “re­cen­tra­li­za­ción” que pre­ten­de el Go­bierno cen­tral. Pe­ro, de to­dos mo­dos, des­de CiU se mues­tran cau­tos, a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. No va­ya a ser que lue­go ha­ya que dar mar­cha atrás.

34 Por­ta­voz. Jor­di Tu­rull, de CiU, cree que Ca­ta­lu­ña “no ca­be en Es­pa­ña”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.