Ga­rro­tes vi­les

Tiempo - - A BISEL - ELISA BENI

em­pe­za­mos bien. To­dos en ple­na ad­mo­ni­ción del Apo­ca­lip­sis y en Ca­ta­lu­ña la em­pren­den a po­rra­zos usan­do los dos ga­rro­tes que más abo­rrez­co en la contienda po­lí­ti­ca: las sen­ten­cias y la len­gua. Na­ci­dos am­bos de prin­ci­pios gran­des y po­de­ro­sos, la Jus­ti­cia y la Co­mu­ni­ca­ción, los abo­can a pe­leas pa­ca­tas y ci­ca­te­ras, ma­ni­pu­la­das y ce­rri­les. Cor­te­dad. De mi­ras, de dis­cur­so, de reali­dad.

Al me­nos que cuen­ten la ver­dad cuan­do ru­gen ¡que se cum­pla la ley! Que ex­pli­quen que se tra­ta de una eje­cu­ción de sen­ten­cia con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­va. Que no se ol­vi­den de que en es­ta ju­ris­dic­ción se con­tem­pla in­clu­so que las sen­ten­cias no pue­dan ser eje­cu­ta­das por cau­sa ma­te­rial o le­gal. Que nos di­gan que a ve­ces eso se so­lu­cio­na con in­dem­ni­za­cio­nes a los per­ju­di­ca­dos. Que pon­gan so­bre el ta­pe­te que la Ge­ne­ra­li­tat pue­de ins­tar un ex­pe­dien­te de le­si­vi­dad, por aque­llo de que eje­cu­tar la sen­ten­cia ha­ga más da­ño que be­ne­fi­cio. O sea, que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.