Que cuen­ten la ver­dad: que las car­tas no es­tán echa­das y el ór­da­go tie­ne to­da­vía re­co­rri­do ju­rí­di­co

Tiempo - - A BISEL -

las car­tas no es­tán echa­das y que el ór­da­go tie­ne to­da­vía re­co­rri­do ju­rí­di­co. El mis­mo que tie­ne el Go­bierno de Es­pe­ran­za Agui­rre que tie­ne so­bre la me­sa un au­to de eje­cu­ción igual des­de ju­lio. A ellos les obli­gan a des­mon­tar una au­to­vía y de­jar los te­rre­nos en las mis­mas con­di­cio­nes que es­ta­ban. ¿Y va­mos a pa­gar eso aho­ra, por mu­cha ra­zón que lle­ven los eco­lo­gis­tas? ¿Y al­guien pre­ten­de que se cam­bie to­da la edu­ca­ción en Ca­ta­lu­ña en dos me­ses? ¿In­clu­so pa­ra los mi­les de ni­ños que no han re­cla­ma­do na­da?

No veo nin­gún ga­rro­te dán­do­le en el co­go­te a la li­de­re­sa. Cla­ro. Nos gus­ta ir de fin­de más se­gu­ros y aquí no hay asi­de­ro po­lí­ti­co. Mal­di­tos los que pre­ten­dan con­ver­tir las len­guas en una fuen­te de di­vi­sión. La len­gua es vehícu­lo del pen­sa­mien­to hu­mano. Pien­sen en al­go y de­jen de ma­sa­crar­se y de ma­cha­car­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.