Nue­vos as­pi­ran­tes al Con­gre­so

Las elec­cio­nes del 20-N su­pon­drán el sal­to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal de par­ti­dos nue­vos o has­ta aho­ra li­mi­ta­dos al ám­bi­to re­gio­nal. ¿Más bi­par­ti­dis­mo o más ato­mi­za­ción?

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PINAR

Las elec­cio­nes del 20 de no­viem­bre po­drían dar un ai­re nue­vo al Con­gre­so y al Se­na­do. No so­lo por un nue­vo re­par­to de ma­yo­rías y mi­no­rías, sino por lo que pue­de su­po­ner la en­tra­da de nue­vos par­ti­dos. En con­cre­to, es­te año se pre­sen­ta­rán cua­tro nue­vas can­di­da­tu­ras que tie­nen en co­mún es­tar ava­la­das por lí­de­res de so­bra co­no­ci­dos o pre­ce­di­dos por el éxi­to en las pa­sa­das au­to­nó­mi­cas.

Lo in­ten­ta­rá el nue­vo par­ti­do del pre­si­den­te del Prin­ci­pa­do de As­tu­rias, Fran­cis­co Ál­va­rez-Cas­cos. Tam­bién el ex­pre­si­den­te de Can­ta­bria Miguel Ángel Re­vi­lla, que, apar­ta­do de su car­go au­to­nó­mi­co, li­de­ra­rá la can­di­da­tu­ra al Con­gre­so por el Par­ti­do Re­gio­na­lis­ta Cán­ta­bro (PRC). Por la iz­quier­da pro­ba­rá suerte en la po­lí­ti­ca na­cio­nal el ex­di­rec­tor de Green­pea­ce Es­pa­ña Juan López de Ural­de con el Pro­yec­to Equo, que na­ció el año pa­sa­do. Por su par­te, la coa­li­ción Com­pro­mís in­ten­ta­rá dar el sal­to des­de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na a Ma­drid.

El pre­ce­den­te más re­cien­te en el que pue­den mi­rar­se los cua­tro es qui­zá Unión Pro­gre­so y De­mo­cra­cia (UPD), el par­ti­do fun­da­do en 2007 por Ro­sa Díez, ex­di­ri­gen­te del PSOE y una de las as­pi­ran­tes a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral en el con­gre­so en el que fue ele­gi­do Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. En su pri­mer en­cuen­tro con las ur­nas, en las ge­ne­ra­les de 2008, lo­gró un es­ca­ño en el Con­gre­so y, elec­ción tras elec­ción, ha ido au­men­tan­do su re­pre­sen­ta­ción, que hoy es­tá for­ma­da por una dipu­tada na­cio­nal, un eu­ro­dipu­tado y nue­ve dipu­tados au­to­nó­mi­cos -uno en el Par­la­men­to vas­co y ocho en la Asam­blea de Ma­drid-, ade­más de 152 con­ce­ja­les, cin­co de ellos en el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid. Pa­ra el 20-N, UPD es­pe­ra con­se­guir cin­co es­ca­ños en el Con­gre­so, lo que le da­ría un gru­po pro­pio, con el que la for­ma­ción es­pe­ra te­ner “un pa­pel de­ter­mi­nan­te” en el Con­gre­so si el PP no con­si­gue la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

Tan­to UPD co­mo los nue­vos can­di­da­tos se pre­sen­tan por­que creen que en el es­pec­tro po­lí­ti­co del Con­gre­so si­gue ha­bien­do si­tio pa­ra ellos.

Fren­te a los es­fuer­zos de al­gu­nos miem­bros del PP pa­ra unir en As­tu­rias las fuer­zas del PP con el Fo­ro As­tu­rias Ciu­da­da­nos (FAC) de Ál­va­rez-Cas­cos, el hoy fla­man­te pre­si­den­te as­tu­riano vol­ve­rá a ser el ma­yor ac­ti­vo de su par­ti­do en el lan­za­mien­to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Los ciu­da­da­nos as­tu­ria­nos y ma­dri­le­ños po­drán ele­gir a can­di­da­tos del FAC que aún es­tán por de­ci­dir y en­tre los que en nin­gún ca­so es­ta­rá Ál­va­rez-Cas­cos. En su sal­to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal la for­ma­ción re­du­ci­rá su nom­bre a Fo­ro de Ciu­da­da­nos y apar­ca­rá el re­gio­na­lis­mo con el que se pre­sen­tó a las au­to­nó­mi­cas as­tu­ria­nas, cuan­do Cas­cos sor­pren­dió a pro­pios y ex­tra­ños re­cu­rrien­do a re­fe­ren­cias lo­ca­lis­tas de las que no hi­zo ga­la co­mo di­ri­gen­te del PP. Por eso la for­ma­ción pa­sa­rá a lla­mar­se sim­ple­men­te Fo­ro Ciu­da­da­nos y su le­ma se­rá el mis­mo con el que en la for­ma­ción ase­gu­ran que con­cu­rrió a las au­to­nó­mi­cas: “Más As­tu­rias, me­jor pa­ra Es­pa­ña”. Se­rá “un par­ti­do de cen­tro re­for­mis­ta y de pro­gre­so”, sos­te­ni­do por la “ex­pe­rien­cia de Cas­cos”.

Po­si­bi­li­da­des reales.

Al otro la­do del es­pec­tro ideo­ló­gi­co, los buenos re­sul­ta­dos en las au­to­nó­mi­cas tam­bién per­mi­ten a la for­ma­ción va­len­cia­nis­ta pro­gre­sis­ta Com­pro­mís pen­sar que es­ta vez sí en­tra­rán en el Con­gre­so. No es la pri­me­ra vez que se pre­sen­ta a las ge­ne­ra­les, pe­ro sí la pri­me­ra en la que sus re­pre­sen­tan­tes ven po­si­bi­li­da­des reales de ob­te­ner los dos o tres es­ca­ños que les pro­nos­ti­can las en­cues­tas. Se­gún su por­ta­voz, En­ric Mo­re­ra, el ob­je­ti­vo es de­fen­der en Ma­drid los in­tere­ses de los va­len­cia­nos, pe­ro tam­bién tras­la­dar una for­ma de en­ten­der la po­lí­ti­ca que en las au­to­nó­mi­cas de ma­yo les hi­zo pa­sar de cua­tro a seis es­ca­ños en las Cor­tes Va­len-

cia­nas. La cons­tan­te de­nun­cia de los des­ma­nes del Go­bierno de Fran­cis­co Camps hi­zo muy co­no­ci­da a una de sus re­pre­sen­tan­tes, Mónica Ol­tra, que lle­gó a lu­cir una ca­mi­se­ta con el tí­pi­co Se bus­ca pa­ra de­nun­ciar que Camps vol­vía a au­sen­tar­se del Pleno.

Fren­te al éxi­to elec­to­ral del 22 de ma­yo que em­pu­ja a Ál­va­rez-Cas­cos y a Com­pro­mís a am­pliar su elec­to­ra­do, el ex­pre­si­den­te de Can­ta­bria Miguel Ángel Re­vi­lla ha apro­ve­cha­do su de­rro­ta en las ur­nas -don­de fue re­le­va­do por el po­pu­lar Ignacio de Die­go des­pués de ocho años­pa­ra anun­ciar que se­rá ca­be­za de lis­ta el 20-N. Su par­ti­do, el PRC, se pre­sen­ta­rá en prin­ci­pio so­lo por esa co­mu­ni­dad, aunque el po­lí­ti­co no des­car­ta pre­sen­tar lis­tas tam­bién en va­rias pro­vin­cias de la ve­ci­na Cas­ti­lla y León. En es­te ca­so, Re­vi­lla es­pe­ra que su po­pu­la­ri­dad en to­da Es­pa­ña le per­mi­ta ob­te­ner dos dipu­tados y un se­na­dor. Me­nos de es­to, “se­ría un mal re­sul­ta­do”, ha di­cho en rue­da de pren­sa. Su ob­je­ti­vo es de­fen­der los in­tere­ses cán­ta­bros en el Con­gre­so y tam­bién los de otros te­rri­to­rios don­de, a cam­bio, pu­die­ran en­con­trar par­ti­dos con los que au­nar fuer­zas en Ma­drid. Así, Re­vi­lla ha ase­gu­ra­do que no ten­dría nin­gún pro­ble­ma en de­fen­der el AVE a As­tu­rias pa­ra ga­nar­se el res­pal­do de Fo­ro Ciu­da­da­nos.

El Pro­yec­to Equo, de López de Ural­de, tam­po­co es­ta­rá im­pul­sa­do por an­te­rio­res éxi­tos elec­to­ra­les, pues­to que la for­ma­ción na­ció el año pa­sa­do y aún no se ha me­di­do nun­ca en las ur­nas. Sí pue­de es­tar­lo, sin em­bar­go, por la po­pu­la­ri­dad de su lí­der en ám­bi­tos eco­lo­gis­tas -an­tes de de­jar su pues­to en Green­pea­ce fue de­te-

El Fo­ro Ciu­da­da­nos de Cas­cos es­pe­ra arre­ba­tar­le vo­tos a UPD, a los na­cio­na­lis­tas y tam­bién, por qué no, al PP

ni­do en Co­pen­ha­gue por in­ten­tar co­lar­se en la ce­na pa­ra je­fes de Go­bierno y Es­ta­do con la que con­clu­yó la fa­lli­da Cum­bre del Cli­ma de 2009–. Tam­bién por el ti­rón de su nú­me­ro dos, la ex­di­ri­gen­te de IU Inés Sa­ba­nés, pe­ro so­bre to­do por el es­pa­cio po­lí­ti­co que han iden­ti­fi­ca­do mo­vi­mien­tos con­tra los par­ti­dos tra­di­cio­na­les co­mo el 15-M. López de Ural­de se per­fi­la co­mo el can­di­da­to de una for­ma­ción que apos­ta­rá por la eco­lo­gía, la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, la equi­dad so­cial fren­te a los ata­ques de los mer­ca­dos y por “pro­fun­di­zar” en la de­mo­cra­cia, tan­to en el fon­do co­mo en las for­mas.

Po­cas ve­ces tan­tas ca­ras co­no­ci­das in­ten­ta­ron te­ner re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so y en el Se­na­do a tra­vés de for­ma­cio­nes dis­tin­tas a las ya pre­sen­tes en el Par­la­men­to. La cues­tión no so­lo se­rá ver si lo con­si­guen, sino qué efec­tos ten­drán so­bre los otros par­ti­dos. Po­drían ha­cer me­lla en los dos gran­des, PP y PSOE, y de­bi­li­tar el bi­par­ti­dis­mo y dar lu­gar a una ma­yor ato­mi­za­ción par­la­men­ta­ria. Por el con­tra­rio, su en­tra­da po­dría su­po­ner la ex­pul­sión de par­ti­dos con po­ca re­pre­sen­ta­ción, tal y co­mo cal­cu­lan en uno de los dos gran­des par­ti­dos. Com­pro­mís as­pi­ra a re­unir a nue­vos vo­tan­tes o vo­tan­tes que han de­ja­do de ha­cer­lo, aunque cuen­tan tam­bién con vo­tos del PSOE, co­mo pa­só en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. Tam­po­co pier­den de vista la po­si­bi­li­dad de so­la­pa­mien­to que po­dría exis­tir con Equo, con quien com­par­ten mu­chos as­pec­tos. Los de Cas­cos apun­tan ha­cia UPD y los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas, aunque, ase­gu­ran, “no tie­ne la obli­ga­ción” de no per­ju­di­car al PP. Mien­tras, Re­vi­lla cal­cu­la más bien con qué otros par­ti­dos po­dría ha­cer pi­ña una vez den­tro del he­mi­ci­clo, pa­ra lo que se­ña­la a Ál­va­rez-Cas­cos, a pe­sar, ase­gu­ra, de que “nun­ca se lle­va­ron bien”. Pro­yec­to Equo es más pru­den­te y, se­gún se li­mi­tó a afir­mar López de Ural­de, “Es­pe­ra­mos con­se­guir re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, esa es nues­tra ilu­sión”.

Fran­cis­co Ál­va­rez-Cas­cos

Miguel Ángel Re­vi­lla

Juan López de Ural­de

Mónica Ol­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.