El di­fí­cil adiós a la po­lí­ti­ca ac­ti­va

El fin de la le­gis­la­tu­ra se apro­xi­ma y pa­ra más de un ve­te­rano le­gis­la­dor lle­ga el mo­men­to de dar el re­le­vo, un pa­so di­fí­cil no exen­to de trau­mas.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Al igual que los de­por­tis­tas de pri­mer ni­vel sue­len llo­rar en sus des­pe­di­das, al po­lí­ti­co de pu­ra ce­pa le cues­ta de­cir adiós, sa­lir de la pri­me­ra lí­nea del com­ba­te dia­léc­ti­co y vol­ver a ser un ciu­da­dano anó­ni­mo a ojos de sus con­ciu­da­da­nos.

El país se en­cuen­tra al fi­nal de una le­gis­la­tu­ra mar­ca­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca y pa­ra más de un par­la­men­ta­rio y di­ri­gen­te po­lí­ti­co lle­ga el mo­men­to de dar el re­le­vo. El pro­pio pre­si­den­te del Con­gre­so, Jo­sé Bono, uti­li­za­ba es­ta so­co­rri­da me­tá­fo­ra en una re­cien­te en­tre­vis­ta a El Mun­do al ha­blar de su fu­tu­ro. “Llevo to­da mi vi­da en po­lí­ti­ca. He si­do pre­si­den­te de Cas­ti­lla-La Man­cha, mi­nis­tro de De­fen­sa, con­se­je­ro de Es­ta­do, pre­si­den­te del Con­gre­so... Es ra­zo­na­ble pa­sar el tes­ti­go, y yo lo ten­go pre­pa­ra­do. Se­gu­ro que en­cuen­tro quien lo to­me”, se­ña­ló con cier­to ai­re de des­pe­di­da.

Pa­ra un ani­mal po­lí­ti­co co­mo Bono, que ya en 1981 vio có­mo caían a su la­do los cas­qui­llos de ba­la del te­nien­te co­ro­nel Te­je­ro, el vi­vir ale­ja­do de los mi­cró­fo­nos tras el 20-N no se­rá pla­to de buen gus­to. Qui­zás so­lo sea du­ran­te un tiem­po, co­mo en­tre 2006 y 2008, cuan­do se to­mó un pe­rio­do sa­bá­ti­co pa­ra re­cu­pe­rar fuer­zas e ima­gen pú­bli­ca: su nom­bre ya ha so­na­do co­mo can­di­da­to de con­sen­so del PP y PSOE pa­ra di­ri­gir la ins­ti­tu­ción del De­fen­sor del Pue­blo y tam­po­co es des­car­ta­ble que an­te una re­fun­da­ción del PSOE en 2012, si se produce el des­ca­la­bro que las en­cues­tas va­ti­ci­nan, Bono sus­ti­tu­ya al fren­te de la pre­si­den­cia ho­no­rí­fi­ca del PSOE a Ma­nuel Cha­ves, otro ve­te­rano ex­ba­rón so­cia­lis­ta que ha ba­rrun­ta­do la re­ti­ra­da.

Sin em­bar­go, lo prio­ri­ta­rio pa­ra el pre­si­den­te del Con­gre­so en 2012 se­rá es­cri­bir la pri­me­ra par­te de sus me­mo­rias po­lí­ti­cas, ya que tie­ne co­mo to­pe pa­ra en­tre­gar­las has­ta fi­na­les del pró­xi­mo año. Su opor­tuno ale­ja­mien­to de la vi­da pú­bli­ca le per­mi­ti­rá re­dac­tar el es­pe­ra­do li­bro, sin las ata­du­ras de su car­go ac­tual y los re­ce­los de mu­chos de sus com­pa­ñe­ros y ri­va­les de hoy en día.

Es en las fi­las so­cia­lis­tas don­de se per­ci­be más una sen­sa­ción de des­ban­da­da aho­ra que se acer­ca el fi­nal del ci­clo po­lí­ti­co de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, lo que ha pro­vo­ca­do la ló­gi­ca preocu-

Pa­ra Bono, lo prio­ri­ta­rio en 2012 se­rá es­cri­bir la pri­me­ra par­te de sus me­mo­rias po­lí­ti­cas

pa­ción en Fe­rraz. Des­de la se­de fe­de­ral del PSOE se ha pe­di­do a sus di­ri­gen­tes que ata­jen cual­quier debate so­bre las lis­tas al Con­gre­so y al Se­na­do has­ta que em­pie­ce el pro­ce­so de se­lec­ción den­tro de los ór­ga­nos lo­ca­les y re­gio­na­les del par­ti­do. Sin em­bar­go, es vox po­pu­li que tan­to la vi­ce­pre­si­den­ta eco­nó­mi­ca, Ele­na Sal­ga­do, co­mo el mi­nis­tro de In­dus­tria, Miguel Sebastián, le han di­cho a Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba que no quie­ren ir en las lis­tas del 20-N. Am­bos po­drán to­mar­se un res­pi­ro en sus res­pec­ti­vas ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les, ya que du­ran­te dos años ten­drán mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar un tra­ba­jo fue­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción de­bi­do al ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des que tie­nen los mi­nis­tros y se­cre­ta­rios de Es­ta­do.

Mo­ra­ti­nos, ¿a Chi­pre?

Otro com­pa­ñe­ro de Ga­bi­ne­te de am­bos has­ta ha­ce po­co, el ex­ti­tu­lar de Ex­te­rio­res Miguel Ángel Mo­ra­ti­nos, tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en el pró­xi­mo en­via­do es­pe­cial del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon, pa­ra la reuni­fi­ca­ción de Chi­pre, un país que co­no­ce muy bien ya que vi­vió en Ni­co­sia du­ran­te sus años co­mo en­via­do es­pe­cial de la UE pa­ra Orien­te Pró­xi­mo. Es­te nom­bra­mien­to, pa­ra el que tie­ne el pleno apo­yo de su su­ce­so­ra, Tri­ni­dad Jiménez, se­ría una es­pe­cie de pre­mio de con­so­la­ción des­pués del re­cien­te fias­co de su de­rro­ta pa­ra di­ri­gir la agen­cia ali­men­ta­ria de la FAO.

La úl­ti­ma en aban­do­nar la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca den­tro del PSOE ha si­do la dipu­tada por Ciu­dad Real, Cle­men­ti­na Díez, es­po­sa del ex­pre­si­den­te cas­te­llano-man­che­go Jo­sé Ma­ría Ba­rre­da. Su de­ci­sión se ha de­bi­do a mo­ti­vos per­so­na­les, con el fin de re­in­cor­po­rar­se a su pla­za co­mo pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha, aunque más de un di­ri­gen­te del PSOE pien­sa que es­ta sa­li­da su­pon­drá la in­clu­sión de Ba­rre­da en las lis­tas al Con­gre­so.

En las fi­las del PP, el he­cho de que el vien­to so­ple a fa­vor an­tes del 20-N ha pro­vo­ca­do que el adiós de al­gu­nas de sus fi­gu­ras se ha­ya producido a cuen­ta­go­tas. La úni­ca ba­ja de pe­so en los úl­ti­mos días ha si­do la de su fun­da­dor y se­na­dor por Ga­li­cia, Ma­nuel Fra­ga, a quien so­lo una frac­tu­ra de ca­de­ra ha po­di­do re­ti­rar de la vi­da po­lí­ti­ca a sus 89 años. En el úl­ti­mo año, his­tó­ri­cos del az­na­ris­mo co­mo Ángel Ace­bes o Jo­sé Ma­ría Michavila, así co­mo el fi­cha­je es­tre­lla de Ma­riano Ra­joy pa­ra las elec­cio­nes de 2008, Ma­nuel Pi­za­rro, re­nun­cia­ron al ac­ta de dipu­tado pa­ra de­di­car­se por en­te­ro al sec­tor pri­va­do. Una sa­li­da que les ha evi­ta­do te­ner que pu­bli­car sus lis­tas de bie­nes.

38 Pa­ra­le­lis­mos. Jo­sé Bono y Ma­nuel Fra­ga de­ja­rán el Con­gre­so y el Se­na­do tras los co­mi­cios del 20-N.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.