La peligrosa mi­sión de Af­ga­nis­tán

Tiem­po se ha aden­tra­do en San­gi-atesh, una pe­que­ña lo­ca­li­dad con­tro­la­da por los ta­li­ba­nes y don­de tra­ba­jan los mi­li­ta­res es­pa­ño­les.

Tiempo - - ESPAÑA - POR AN­TO­NIO PAM­PLIE­GA (Badg­his, Af­ga­nis­tán)

No es ver­dad que aquí ha­ya un bas­tión ta­li­bán. Si fue­se así, man­dá­ba­mos cua­tro he­li­cóp­te­ros Apa­che y aca­bá­ba­mos con el pro­ble­ma. Los ta­li­ba­nes no tie­nen un feu­do; es­tán dis­per­sos, se mue­ven por to­dos los si­tios y así es im­po­si­ble de­tec­tar­los”, sen­ten­cia un capitán es­pa­ñol des­ti­na­do en Qa­la e Naw a Tiem­po in­ten­tan­do res­tar im­por­tan­cia a la pre­sen­cia, más que pro­ba­da, de la in­sur­gen­cia af­ga­na en es­te re­mo­to lu­gar, don­de han con­se­gui­do ha­cer­se fuer­tes y con­ver­tir va­rias re­gio­nes en au­tén­ti­cas for­ta­le­zas im­pe­ne­tra­bles.

Po­co o muy po­co se sa­be de la reali­dad a la que se en­fren­tan ca­da día los mi­li­ta­res es­pa­ño­les en Af­ga­nis­tán. La pren­sa es­pa­ño­la tie­ne ve­ta­do el ac­ce­so a las tro­pas des­ple­ga­das en la pro­vin­cia de Badg­his, don­de se en­cuen­tra el grue­so del con­tin­gen­te es­pa­ñol. Sin em­bar­go, Tiem­po ha querido ir un pa­so más allá. Nos he­mos aden­tra­do en San­gi-Atesh, una pe­que­ña lo­ca­li­dad em­pla­za­da en el dis­tri­to de Mu­qur; muy cer­ca de don­de la vo­ra­ci­dad de la guerra af­ga­na se co­bró sus dos úl­ti­mas víc­ti­mas es­pa­ño­las. Un lu­gar don­de los ta­li­ba­nes son una reali­dad y su som­bra pla­nea so­bre el des­ta­ca­men­to es­pa­ñol allí des­ti­na­do. La in­sur­gen­cia hos­ti­ga cons­tan­te­men­te a los sol­da­dos y, apro­ve­chan­do la no­che, “co­lo­ca IED [si­glas en in­glés de ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos im­pro­vi­sa­dos] en la ca­rre­te­ra por­que na­die pa­tru­lla”, afir­ma el co­ro­nel Ha­ji Moham­mad Na­bi, je­fe de Po­li­cía de San­gi-Atesh.

“Los ta­li­ba­nes ata­can a los sol­da­dos es­pa­ño­les que es­tán en la base de San­gi-Atesh des­de las mon­ta­ñas usan­do [lan­za­gra­na­das] RPG. Les ata­can des­de muy le­jos, pe­ro es­te ti­po de ac­cio­nes no sue­len cau­sar da­ños gra­ves por­que los ta­li­ba­nes evi­tan la lu­cha cuer­po a cuer­po. Aho­ra la in­sur­gen­cia af­ga­na no tie­ne fuer­za pa­ra en­fren­tar­se di­rec­ta­men­te a los sol­da­dos es­pa­ño­les y han cam­bia­do de es­tra­te­gia; po­nen IED en la ca­rre­te­ra. Ese es el nue­vo enemi­go, un enemi­go que no po­de­mos ver”, afir­ma Ja­bar Sa­leh, co­man­dan­te de la Po­li­cía de la pro­vin­cia de Badg­his. “Af­ga­nis­tán es­tá en guerra; co­mo to­do el mun­do sa­be”, fi­na­li­za ta­jan­te an­tes de in­vi­tar­nos a acom­pa­ñar a sus hom­bres du­ran­te una pa­tru­lla por el vo­lá­til dis­tri­to de Mu­qur.

Una im­pe­ne­tra­ble nu­be de pol­vo que to­do lo en­gu­lle inun­da es­te ári­do pa­ra­je sal­pi­ca­do de mon­ta­ñas des­nu­das y ca­sas de ado­be y don­de se res­pi­ra po­bre­za. Al­deas es­tan­ca­das en los tiem­pos más re­mo­tos de la His­to­ria, don­de Cro­nos ha de­te­ni­do el re­loj de are­na pa­ra no po­ner­lo nun­ca más en fun­cio­na­mien­to.

Cam­pe­si­nos afa­nán­do­se en la­brar una tie­rra yer­ma y sin vi­da o ni­ños de in­men­sos ojos ma­rro­nes son los úni­cos ves­ti­gios de ci­vi­li­za­ción que nos va­mos en­con­tran­do mien­tras las rue­das del Ford Ran­ger de la Po­li­cía Na­cio­nal af­ga­na con­ti­núa en­gu­llen­do par­te de los 30 ki­ló­me­tros que se­pa­ran San­gi-Atesh de Qa­la e Naw. La ca­rre­te­ra se es­tre­cha en­tre dos ame­na­za­do­ras mon­ta­ñas has­ta con­ver­tir­se en un em­bu­do pro­pi­cio pa­ra una em­bos­ca­da de la in­sur­gen­cia. La pre­sen­cia de la Po­li­cía es mí­ni­ma. Me­ra­men­te anec­dó­ti­ca. Va­rios check­points, con un par de im­ber­bes mu­cha­chos, son el pe­no­so tes­ti­mo­nio de la au­to­ri­dad en es­ta área del dis­tri­to de Mu­qur. Vién­do­los lan­gui­de­cer en sus ga­ri­tas na­die apos­ta­ría por la ex­pul­sión de los ta­li­ba­nes de es­ta zo­na.

Ayu­da es­pa­ño­la.

El con­voy, com­pues­to por dos to­do­te­rre­nos sin nin­gún ti­po de blin­da­je, car­ne de ca­ñón si pi­san un IED, y una do­ce­na de po­li­cías af­ga­nos, más preo­cu­pa­dos por que­dar bien en las fo­tos que por otear las mon­ta­ñas en bus­ca de po­si­bles in­sur­gen­tes, son nues­tra es­col­ta. Su­je­tan los aja­dos Ka­lash­ni­kov mien­tras sus ma­nos aca­ri­cian la raí­da y des­co­lo­ri­da ma­de­ra del fu­sil. La ca­ra­va­na se de­tie­ne en me­dio de la na­da... Aquí, en un pa­ra­je lu­nar, al­guien tu­vo la bri­llan­te idea de ins­ta­lar una es­cue­la fi­nan­cia­da con di­ne­ro es­pa­ñol. “Es­te pro­yec­to ha si­do eje­cu­ta­do por el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca de Af­ga­nis­tán con la co­la­bo­ra­ción del Go­bierno de Es­pa­ña. Badg­his, 2008”, se pue­de leer en per­fec­to cas­te­llano en un le­tre­ro des­co­lo­ri­do en una de las pa­re­des del cen­tro.

La es­cue­la, que es­tá en me­dio de nin­gún si­tio, es una oda al de­rro­che. En es­tos tres años nun­ca ha si­do uti­li­za­da. El edi­fi­cio dor­mi­ta mien­tras su piel se va des­con­chan­do y mar­chi­tan­do de pe­na y de ver­güen­za... Pue­de que es­ta sea la ayu­da de la que tan­to pre­su­me el Go­bierno es­pa­ñol. Una ayu­da que no sir­ve a na­die y que la úni­ca hue­lla que de­ja­rá en el tiem­po es la de la des­fa­cha­tez.

El via­je con­ti­núa por ca­rre­te­ras lle­nas de baches. Qui­zás si en vez de mal­gas­tar el di­ne­ro se in­vir­tie­se en ca­rre­te­ras la in­sur­gen­cia ten­dría más pro­ble­mas pa­ra co­lo­car tan­tas bom­bas mor­tí­fe­ras. A po­cos ki­ló­me­tros de la es­cue­la nos en­con­tra­mos la úl­ti­ma fir­ma de la in­sur­gen­cia. Un co­che de po­li­cía des­tro­za­do. “Aquí via­ja­ba Daud Khan, je­fe de Po­li­cía. Pi­sa-

ron una mi­na. Cin­co muer­tos en to­tal”, nos con­fir­ma uno de los po­li­cías que nos acom­pa­ña.

Esas bom­bas ca­se­ras son las mis­mas que aca­ba­ron con la vi­da del sar­gen­to Ma­nuel Ar­gu­dín Pe­rrino y la sol­da­do Ni­yi­reth Pineda Ma­rín el pa­sa­do 26 de ju­nio, cuan­do pa­tru­lla­ban por te­rri­to­rio hos­til. “No hay na­da que ha­cer con los IED; ya pue­des lle­var un vehícu­lo Lin­ce, un RG-31 o un tan­que. Co­mo te ex­plo­ten al la­do es­tás muer­to”, con­fie­sa a Tiem­po un sol­da­do es­pa­ñol que ha­ce guar­dia en la base Ber­nar­do Gu­tié­rrez, em­pla­za­da en los con­fi­nes del mun­do pe­ro en el cen­tro de la oro­gra­fía de la guerra.

Lu­chas dia­rias.

San­gi Atesh es un di­mi­nu­to pue­blo don­de la vi­da flu­ye al­re­de­dor del mer­ca­do y de la ca­lle prin­ci­pal. Los lu­ga­re­ños, de et­nia pas­tún (la mis­ma a la que per­te­ne­cen los ta­li­ba­nes), se mues­tran hos­ti­les y rea­cios a nues­tra pre­sen­cia en la zo­na. La Po­li­cía nos apre­mia a aban­do­nar el lu­gar lo an­tes po­si­ble. “Aquí la se­gu­ri­dad es muy ma­la, es mu­cho peor que an­tes. To­dos los días hay uno o dos en­fren­ta­mien­tos. Pe­ro, ¿de ver­dad no sa­béis lo que ocu­rre aquí?”, pre­gun­ta sor­pren­di­do Moham­mad Asim, un lu­ga­re­ño que se pres­ta a ha­blar con

Tiem­po.

“To­dos los días los ta­li­ba­nes vie­nen has­ta aquí pa­ra lu­char. La pre­sen­cia del Go­bierno es tes­ti­mo­nial, no hay na­die que nos pro­te­ja ni que lu­che con­tra ellos. Los es­pa­ño­les no lu­chan co­mo nos gus­ta­ría. Se que­dan en su base y res­pon­den a los ata­ques, pe­ro sin sa­lir”, se que­ja amar­ga­men­te es­te hom­bre de me­dia­na edad y a quien el tiem­po ha gra­ba­do pro­fun­das arru­gas en la fren­te. Su que­ja se re­pi­te una y otra vez en­tre el res­to de al­dea­nos que se han arre­mo­li­na­do jun­to a él. No hay se­gu­ri­dad y los ta­li­ba­nes son muy fuer­tes en es­ta zo­na.

“Aquí to­do iba bien has­ta que lle­ga­ron los sol­da­dos es­pa­ño­les. Aho­ra hay mu­cha in­se­gu­ri­dad. Los in­sur­gen­tes ba­jan de las mon­ta­ñas y ata­can las ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res af­ga­nas o la base es­pa­ño­la”, se que­ja Nai­ma­tu­la, an­tes de de­ta­llar que to­dos los días su­fren el hos­ti­ga­mien­to de los ta­li­ba­nes. Aho­ra, las pa­la­bras del capitán es­pa­ñol se pier­den en el vien­to. Pe­ro ya se sa­be, en una guerra la pri­me­ra ba­ja siem­pre es la ver­dad.

Muy cer­ca del ba­zar se en­cuen­tra la úni­ca co­mi­sa­ría de Po­li­cía de to­da la zo­na. Un edi­fi­cio des­gas­ta­do por el tiem­po y co­cham­bro­so que da co­bi­jo a una trein­te­na de jó­ve­nes po­li­cías; cha­va­les re­cién sa­li­dos de la aca­de­mia que no sa­ben muy bien qué pin­tan en me­dio del de­sier­to, em­pu­ñan­do un ar­ma des­ven­ci­ja­da y ju­gán­do­se la vi­da por unos mí­se­ros 80 eu­ros al mes. Su as­pec­to no dis­ta mu­cho del de los cam­pe­si­nos o pas­to­res que ron­dan por el ba­zar del pue­blo. Lo úni­co que les dis­tin­gue es el uni­for­me y la pla­ca de po­li­cía. Al fren­te de es­te re­tén se en­cuen­tra el co­ro­nel Ha­ji Moham­mad Na­bi.

La co­mi­sa­ría es fiel re­fle­jo del país. Por fue­ra pro­me­te mu­cho pe­ro por den­tro no es más que un pe­da­zo de hor­mi­gón de­caí­do. No hay agua. No hay luz. Mu-

En es­ta zo­na fue don­de mu­rie­ron los dos úl­ti­mos sol­da­dos es­pa­ño­les el pa­sa­do mes de ju­nio

grien­tos col­cho­nes re­par­ti­dos por ha­bi­ta­cio­nes des­con­cha­das y en­ne­gre­ci­das ha­cen las ve­ces de ca­mas y de so­fás. En es­tas con­di­cio­nes se tie­ne que do­tar a la zo­na de paz y se­gu­ri­dad. Al­go im­pen­sa­ble vien­do la reali­dad a un pal­mo.

“Den­tro de San­gi-Atesh no hay ta­li­ba­nes”, ase­gu­ra Na­bi an­tes de afir­mar: “Si vas un po­co más allá de aquí en­con­tra­rás a los ta­li­ba­nes y a los in­sur­gen­tes. Pa­san­do las mon­ta­ñas; allí te en­con­tra­rás ca­ra a ca­ra con ellos. Es­tán en Qai­raqs­ho­ri y Ba­dro­wak, esos son sus bas­tio­nes y don­de ope­ran los gru­pos Moham­mad Zaid y Ho­tak”. An­tes de des­pe­dir­se el co­ro­nel ase­gu­ra que tra­ba­jan co­do con co­do con los sol­da­dos es­pa­ño­les.

A un par de ki­ló­me­tros de es­te cha­mi­zo que los af­ga­nos se han em­pe­ña­do en lla­mar co­mi­sa­ría se en­cuen­tra em­pla­za­da des­de ha­ce un par de años la base avan­za­da Ber­nar­do Gu­tié­rrez. Es la úl­ti­ma lí­nea de de­fen­sa con­tra la in­sur­gen­cia. Una ba­rre­ra pa­ra im­pe­dir que los ta­li­ba­nes se ha­gan con to­do el va­lle.

Tiem­po so­li­ci­tó una en­tre­vis­ta con el capitán res­pon­sa­ble de es­ta base avan­za­da que da co­bi­jo a un cen­te­nar de mi­li­ta­res es­pa­ño­les, pe­ro no nos aten­dió. La hos­pi­ta­li­dad del ejér­ci­to es­pa­ñol pa­ra con es­te pe­rio­dis­ta fue­ron un par de bo­te­llas de agua y mi­ra­das de sor­pre­sa. Pe­ro du­ran­te la ho­ra que tu­vi­mos que es­pe­rar pa­ra sa­ber si fi­nal­men­te el capitán se de­ci­día o no a aten­der­nos, uno de los mi­li­ta­res de­fi­nió per­fec­ta­men­te Af­ga­nis­tán y su mi­sión: “Los af­ga­nos son tan hos­ti­les co­mo el país. Es­to es una ra­to­ne­ra”.

40

Uni­for­ma­dos. El as­pec­to de los po­li­cías no dis­ta mu­cho del de los cam­pe­si­nos que ron­dan por el ba­zar del pue­blo, sal­vo por el uni­for­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.