¿Po­de­mos sal­var el eu­ro?

La eu­ro­zo­na vi­ve sus ho­ras más ba­jas por la de­bi­li­dad es­truc­tu­ral de sus ins­ti­tu­cio­nes. La so­lu­ción, do­tar­se de un go­bierno eco­nó­mi­co fuer­te si­mi­lar al que tie­ne EEUU.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR JOHN EATWELL (News­week)

El caos que rei­na en la eu­ro­zo­na es una de las prin­ci­pa­les causas de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, y a pe­sar de que una de las con­se­cuen­cias in­me­dia­tas de es­ta si­tua­ción es que Go­bier­nos y ban­cos cen­tra­les im­pul­san po­lí­ti­cas im­pru­den­tes, la raíz del pro­ble­ma es­tá en la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de la Unión Mo­ne­ta­ria Eu­ro­pea. En pri­mer lu­gar, una gran ver­dad: di­ri­gir una unión mo­ne­ta­ria ha­bría de re­sul­tar sen­ci­llo en la me­di­da en que se dis­pu­sie­ra de los ins­tru­men­tos ade­cua­dos. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ne­ce­si­ta­ría un ban­co cen­tral que abar­ca­ra de for­ma efec­ti­va to­da la Unión y se eri­gie­ra co­mo pro­tec­tor de la mo­ne­da co­mún. Los cré­di­tos re­que­ri­dos por los Es­ta­dos ha­brían de ges­tio­nar­se a tra­vés de un mer­ca­do de bo­nos co­mún, en el que la con­ce­sión de los prés­ta­mos es­ta­ría de­ter­mi­na­da por una au­to­ri­dad cen­tral cohe­ren­te y ri­gu­ro­sa.

Re­sul­ta inevi­ta­ble que cier­tas re­gio­nes de una en­ti­dad tan com­ple­ja co­mo la UE sean más prós­pe­ras que otras, lo que di­fi­cul­ta su go­bierno eco­nó­mi­co co­mún. Cuan­do no se con­si­gue que los paí­ses más re­za­ga­dos crez­can, se con­vier­ten en un las­tre pa­ra el res­to. Con­ce­der­les más cré­di­tos po­dría ser una so­lu­ción, si bien es­to aca­ba­ría por au­men­tar sus deu­das, lo que des­es­ta­bi­li­za­ría aún más el sis­te­ma fi­nan­cie­ro de la Unión y en­tor­pe­ce­ría su cre­ci­mien­to. Re­sul­ta­ría mu­cho me­jor cons­truir un me­ca­nis­mo lo más dis­cre­to po­si­ble que fun­cio­na­ra den­tro del mar­co de un pre­su­pues­to co­mún de la Unión, y que per­mi­tie­ra des­viar in­gre­sos de las re­gio­nes ri­cas a las po­bres, man­te­nien­do así el cre­ci­mien­to. La lis­ta de co­sas que ha­bría que ha­cer es una enu­me­ra­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la unión mo­ne­ta­ria que cons­ti­tu­yen los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

La Re­ser­va Fe­de­ral ges­tio­na to­da la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de esa unión a tra­vés de un úni­co mer­ca­do de bo­nos, mien­tras que cede la res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tio­nar la po­lí­ti­ca de prés­ta­mos a las ins­ti­tu­cio­nes fe­de­ra­les (por su­pues­to, es­to pue­de fun­cio­nar mal, tal y co­mo que­dó pa­ten­te en la re­cien­te tri­ful­ca sa­do­ma­so­quis­ta so­bre la am­plia­ción del te­cho de gas­to). De es­te mo­do, los Es­ta­dos y los Go­bier­nos lo­ca­les tie­nen li­ber­tad pa­ra pe­dir prés­ta­mos, pe­ro en úl­ti­ma ins­tan­cia es­tán li­mi­ta­dos de­bi­do a que no tie­nen la com­pe­ten­cia de emi­tir deu­da.

En cuan­to a la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, de eso se en­car­ga el sis­te­ma fe­de­ral de im­pues­tos, cu­yo pre­su­pues­to re­pre­sen­ta el 20% del PIB na­cio­nal y que ac­túa dis­cre­ta­men­te. Son po­cos los con­tri­bu­yen­tes que sa­ben que los Es­ta­dos ri­cos apor­tan gran par­te del di­ne­ro

re­cau­da­do, mien­tras que los más po­bres se be­ne­fi­cian del ses­go del gas­to fe­de­ral. Ade­más, la dis­tri­bu­ción de los em­pleos fe­de­ra­les tie­ne un im­pac­to des­pro­por­cio­na­do en los Es­ta­dos más po­bres, so­bre to­do si ha­bla­mos del Ejér­ci­to. Y por otra par­te, la mo­vi­li­dad de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se es muy al­ta. Un ter­cio de los ciu­da­da­nos no re­si­de en el Es­ta­do en el que na­ció.

Con la ex­cep­ción del Ban­co Cen­tral Europeo, en la eu­ro­zo­na no exis­te nin­gu­na de las con­di­cio­nes an­te­rior­men­te des­cri­tas. No hay un mer­ca­do úni­co de bo­nos, ni tam­po­co una au­to­ri­dad cen­tral en­car­ga­da de la po­lí­ti­ca fis­cal. Ha ha­bi­do in­ten­tos de mo­di­fi­car las re­glas y crear una au­to­ri­dad com­pe­ten­te, co­mo fue el ca­so del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to, que li­mi­ta­ba al 3% del PIB el dé­fi­cit de los Es­ta­dos. Pe­ro es­te pac­to no tra­jo ni cre­ci­mien­to ni es­ta­bi­li­dad. Con las pri­me­ras se­ña­les de re­ce­sión los paí­ses que­bran­ta­ron es­tas li­mi­ta­cio­nes pa­ra en­deu­dar­se, sien­do Fran­cia y Ale­ma­nia los pri­me­ros en ha­cer­lo. Así, ca­re­cien­do de un mer­ca­do úni­co de bo­nos, aque­llos que quie­ran ad­qui­rir ac­ti­vos en eu­ros (co­mo por ejem­plo pla­nes de pen­sio­nes) se de­can­ta­rán por la op­ción me­nos arries­ga­da: ¿por qué ad­qui­rir un bono en eu­ros grie­go cuan­do pue­des ha­cer­te con un bono en eu­ros ale­mán?

Por otro la­do, la eu­ro­zo­na ca­re­ce de un sis­te­ma efi­caz pa­ra ayu­dar a sus miem­bros más po­bres. El pre­su­pues­to co­mún es di­mi­nu­to (al­re­de­dor del 1,7% de los in­gre­sos de la eu­ro­zo­na), y al­gu­nas de sus par­ti­das más im­por­tan­tes (co­mo la Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún, por ejem­plo) re­dis­tri­bu­yen los be­ne­fi­cios de for­ma per­ver­sa: se des­ti­na di­ne­ro a Fran­cia, por ejem­plo. Ade­más, los Es­ta­dos-na­ción son uni­da­des fis­ca­les per­fec­ta­men­te se­lla­das, lo que ex­pli­ca que el cre­ci­mien­to en los Es­ta­dos me­nos com­pe­ti­ti­vos so­lo pue­da ser fi­nan­cia­do a base de acu­mu­lar deu­da. Y a pe­sar de la re­tó­ri­ca re­cu­rren­te del

fon­ta­ne­ro po­la­co, lo cier­to es que la mo- vi­li­dad in­ter­na en Eu­ro­pa es, por ra­zo­nes lin­güís­ti­cas y cul­tu­ra­les evi­den­tes, mu­cho más di­fí­cil que en Es­ta­dos Uni­dos.

In­clu­so ba­jo el li­de­raz­go po­lí­ti­co más com­pe­ten­te y pre­vi­sor las ac­tua­les ins­ti­tu­cio­nes de la eu­ro­zo­na no po­drían fun­cio­nar. La bur­bu­ja fi­nan­cie­ra crea­da a par­tir del año 2000 pro­vo­có el es­pe­jis­mo de un Go­bierno efi­cien­te, pe­ro la eu­ro­zo­na ni si­quie­ra fue ca­paz de re­sis­tir las tur­bu­len­cias en uno de sus miem­bros más irre­le­van­tes: Gre­cia. Es co­mo si el fu­tu­ro del dó­lar se vie­ra ame­na­za­do por los pro­ble­mas fis­ca­les de Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal. La su­ma del to­tal de las deu­das na­cio­na­les de Gre­cia, Por­tu­gal e Ir­lan­da su­po­ne me­nos del 5% de la deu­da de la eu­ro­zo­na.

Des­man­te­la­mien­to del eu­ro.

¿Po­drán los eu­ro­peos cons­truir las ins­ti­tu­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra do­tar­se de una unión mo­ne­ta­ria efec­ti­va, unas ins­ti­tu­cio­nes que a Es­ta­dos Uni­dos le lle­va­ron 100 años, una guerra ci­vil y una Gran De­pre­sión, o por el con­tra­rio el eu­ro se de­rrum­ba­rá? El co­lap­so pa­re­ce po­co pro­ba­ble en la me­di­da en que el des­man­te­la­mien­to del eu­ro se­ría eco­nó­mi­ca­men­te ca­tas­tró­fi­co. Pen­se­mos en un bi­lle­te de 20 eu­ros. ¿Son eu­ros ale­ma­nes o eu­ros grie­gos? La res­pues­ta es: nin­guno de los dos. Sim­ple­men­te son eu­ros. Lo mis­mo se po­dría apli­car al sis­te­ma fi­nan­cie­ro europeo. Si exis­tie­ra una po­si­bi­li­dad real de que se de­sin­te­gra­ra la eu­ro­zo­na, el di­ne­ro se re­con­ver­ti­ría en ac­ti­vos con se­llo de iden­ti­dad na­cio­nal (de nue­vo triun­fa­rían los bo­nos ale­ma­nes) y tan­to la ofer­ta mo­ne­ta­ria co­mo la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­lap­sa­rían.

¿Y quién es el ma­yor be­ne­fi­cia­do de la exis­ten­cia del eu­ro? La res­pues­ta es Ale­ma­nia. No es so­lo que el res­to de la eu­ro­zo­na ad­quie­ra el 40% de las ex­por­ta­cio­nes ger­ma­nas. Tam­bién ha­bría que te­ner en cuen­ta el ti­po de cam­bio de un hi­po­té­ti­co mar­co re­cons­ti­tui­do. Y es que la eco­no­mía ale­ma­na, ba­sa­da en bue­na me­di­da en las ex­por­ta­cio­nes,

Eu­ro­pa ne­ce­si­ta­ría un mer­ca­do úni­co de bo­nos y una po­lí­ti­ca fis­cal co­mún pa­ra fun­cio­nar Los me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción al­can­zan en EEUU el 20% del PIB. En la UE so­lo el 1,7%

se ve­ría per­ju­di­ca­da por un mar­co muy al­to, de la mis­ma for­ma en que la ac­tual pros­pe­ri­dad de Sui­za es­tá ame­na­za­da por la con­di­ción de va­lor re­fu­gio de su di­vi­sa na­cio­nal.

El más be­ne­fi­cia­do se re­sis­te a pa­gar por los pri­vi­le­gios de que dis­fru­ta, y a pe­sar de que aún per­sis­ten cier­tos re­ce­los his­tó­ri­cos a que Ale­ma­nia asu­ma el li­de­raz­go, la im­pla­ca­ble ló­gi­ca eco­nó­mi­ca se aca­ba­rá im­po­nien­do. Tras 20 me­ses atro­ces de ho­rri­ble in­de­ci­sión, la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y el pre­si­den­te fran­cés, Ni­co­las Sar­kozy, es­tán em­pe­zan­do a ha­blar de un “go­bierno eco­nó­mi­co real” pa­ra el eu­ro, a pe­sar de que aún no se han pues­to de acuer­do en qué sig­ni­fi­ca eso o cuán­do ocu­rri­rá. Sar­kozy ha afir­ma­do in­clu­so que “los eu­ro­bo­nos po­drían ser po­si­bles al­gún día”, a pe­sar de que es­to su­ce­de­ría “al fi­nal del pro­ce­so de in­te­gra­ción eu­ro­pea, no al prin­ci­pio”. El mer­ca­do de los eu­ro­bo­nos se­ría tan gran­de co­mo el del dó­lar, e igual­men­te irre­sis­ti­ble.

Aún que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer y mu­chos vo­tan­tes rea­cios a los que con­ven­cer, pe­ro en el pla­zo de cin­co años, con un li­de­raz­go po­lí­ti­co cohe­ren­te y al­go de suerte, el mar­co ins­ti­tu­cio­nal pa­ra la cons­truc­ción de una unión mo­ne­ta­ria mí­ni­ma­men­te efi­cien­te po­dría es­tar ya for­ja­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.