Moha­med VI, el su­per­vi­vien­te

Las re­vo­lu­cio­nes del mun­do ára­be pa­re­cen no afec­tar a Ma­rrue­cos ni a su rey, que pe­se a ha­ber im­pul­sa­do una nue­va Cons­ti­tu­ción si­gue man­te­nien­do sus pri­vi­le­gios.

Tiempo - - MUNDO - POR DAN EPH­RON (News­week)

En un mo­men­to en que se es­tán pro­du­cien­do cam­bios en los go­bier­nos de mu­chos paí­ses ára­bes, el rey de Ma­rrue­cos, Moha­med VI, de 48 años, se ha eri­gi­do co­mo el au­tó­cra­ta más re­sis­ten­te de la re­gión. Ha­ce 12 años, cuan­do he­re­dó el po­der de su pa­dre, se negó a tras­la­dar­se al pa­la­cio real y pre­fi­rió se­guir vi­vien­do en su re­si­den­cia pri­va­da; en los pri­me­ros años de su rei­na­do to­mó la de­ci­sión de apar­tar a las fi­gu­ras más odia­das del ré­gi­men y po­ner en li­ber­tad a los di­si­den­tes más im­por­tan­tes. Por eso, cuan­do a prin­ci­pios de es­te año pro­me­tió que im­pul­sa­ría una nue­va Cons­ti­tu­ción en res­pues­ta a las pro­tes­tas po­pu­la­res, mu­chos ma­rro­quíes pen­sa­ron que se ple­ga­ría a lo que pe­dían los ma­ni­fes­tan­tes. Es de­cir, que ins­tau­ra­ría una mo­nar­quía par­la­men­ta­ria en la que la fi­gu­ra del rey no tu­vie­ra nin­gún po­der efec­ti­vo, co­mo ocu­rre en Es­pa­ña o el Reino Uni­do. “Da­ba la im­pre­sión de que las co­sas es­ta­ban cam­bian­do”, afir­ma Alí Amar, pe­rio­dis­ta y au­tor de una bio­gra­fía no au­to­ri­za­da del mo­nar­ca alauí.

Pe­ro, co­mo ad­vier­ten mu­chos ma­rro­quíes, en to­do lo re­fe­ren­te al pa­la­cio real las apa­rien­cias sue­len ser en­ga­ño­sas. Y es que la nue­va Cons­ti­tu­ción que Moha­med VI pro­pu­so a co­mien­zos del ve­rano de­frau­dó las ex­pec­ta­ti­vas. Se- gún los crí­ti­cos, es­te tex­to bá­si­ca­men­te re­fuer­za lo que en el país se de­no­mi­na maj­zén, o sis­te­ma de pri­vi­le­gios pa­ra la reale­za, y de nin­gu­na ma­ne­ra re­du­ce el po­der del mo­nar­ca.

Siete me­ses des­pués de que co­men­za­ra la de­no­mi­na­da Pri­ma­ve­ra ára­be, los re­gí­me­nes afec­ta­dos por las pro­tes­tas se pue­den di­vi­dir en dos gru­pos: los que no tar­da­ron en de­rrum­bar­se (co­mo el egip­cio y el tu­ne­cino) y aque­llos que aún se re­sis­ten a caer, co­mo son los ca­sos de los go­bier­nos si­rio y ye­me­ní. Ma­rrue­cos per­te­ne­ce­ría a una ter­ce­ra ca­te­go­ría, la de un ré­gi­men que pro­me­tió po­ner en prác­ti­ca las reivin­di­ca­cio­nes de los ma­ni­fes­tan­tes, que ga­nó tiem­po for­man­do un co­mi­té pa­ra lle­var­las a efec­to, pe­ro que en el úl­ti­mo mo­men­to ha ma­nio­bra­do pa­ra evi­tar con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia.

Am­plio apo­yo po­pu­lar.

La es­tra­te­gia es­tá fun­cio­nan­do, al me­nos por el mo­men­to. Las pro­tes­tas han amai­na­do has­ta ca­si des­apa­re­cer, y la nue­va Cons­ti­tu­ción del rey se re­fren­dó con un am­plí­si­mo apo­yo po­pu­lar en un re­fe­rén­dum ce­le­bra­do an­tes del ve­rano. “Des­de un pun­to de vista cor­to­pla­cis­ta, fue una ma­nio­bra muy in­te­li­gen­te”, sos­tie­ne Ka­rim Ta­zi, des­ta­ca­do em­pre­sa­rio y co­no­ci­do de­trac­tor del rey.

En el cen­tro de to­do es­to se ha­lla un hom­bre que con­ti­núa sien­do un enig­ma tan­to den­tro co­mo fue­ra de su país, que ape­nas con­ce­de en­tre­vis­tas y cu­yo es­ti­lo de vi­da, tal y co­mo de­nun­cia la es­ca­sa pe­ro muy ba­ta­lla­do­ra pren­sa in­de­pen­dien­te ma­rro­quí, es al­go así co­mo una ver­sión im­pe­rial de la se­rie es­ta­dou­ni­den­se En­tou­ra­ge (una co­me­dia cu­yo ar­gu­men­to prin­ci­pal son las vi­ci­si­tu­des de un ac­tor de Queens y su sé­qui­to de ami­gos de la in­fan­cia en Holly­wood). Moha­med VI va siem­pre ro­dea­do de su gru­po de co­le­gas de la épo­ca uni­ver­si­ta­ria, gas­ta mi­llo­nes de dó­la­res en fies­tas de ce­le­bri­ties es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo el ra­pe­ro Puff Daddy, y cuan­do va de via­je siem­pre or­de­na que lle­ven su ca­ma pri­va­da. Tam­bién es pro­pie­ta­rio de am­plios sec­to­res de la eco­no­mía ma­rro­quí, ya sea di­rec­ta­men­te o bien por me­dio de hol­dings em­pre­sa­ria­les. Un es­tu­dio de la re­vis­ta For­bes le si­tuó en 2007 co­mo el sép­ti­mo mo­nar­ca más ri­co del mun­do, con una for­tu­na es­ti­ma­da de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res (al­re­de­dor de 1.400 mi­llo­nes de eu­ros). Se es­ti­ma que el pa­tri­mo­nio de la rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra es de 600 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 400 mi­llo­nes de eu­ros).

Y aun así, na­die du­da de que Moha­med VI es di­fe­ren­te al res­to de go­ber-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.