¿Por qué se inun­da me­dio pla­ne­ta?

Pe­se a las re­cien­tes ca­tás­tro­fes los ex­per­tos no creen que aho­ra llue­va más que an­tes ni que ten­gan que ver con el cam­bio cli­má­ti­co.

Tiempo - - MUNDO - POR FÁ­TI­MA PÉ­REZ DOR­CA

llu­vias, inun­da­cio­nes y des­li­za­mien­tos han de­ja­do cien­tos de muer­tos y des­apa­re­ci­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, Aus­tra­lia, Bra­sil, Sri Lan­ka o Fi­li­pi­nas. Eco­lo­gis­tas y es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can las causas de las cons­tan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes ocu­rri­das en los úl­ti­mos me­ses. Una de las con­se­cuen­cias del ca­len­ta­mien­to glo­bal de­ri­va en el au­men­to de los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos ex­tre­mos y por lo tan­to, “de las inun­da­cio­nes”, apun­ta la res­pon­sa­ble de la cam­pa­ña de cam­bio cli­má­ti­co de Green­pea­ce, Ai­da Vi­la.

El efec­to in­ver­na­de­ro ha pro­vo­ca­do el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, lo que su­po­ne un in­cre­men­to de la ener­gía en la at­mós­fe­ra. “ Cuan­do es­to su­ce­de exis­ten más po­si­bi­li­da­des de que se pro­duz­can fe­nó­me­nos co­mo las llu­vias to­rren­cia­les”, se­ña­la el por­ta­voz de la Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía, Ángel Rivera. Hay dis­tin­tos es­tu­dios que mues­tran que po­dría ha­ber más hu­ra­ca­nes y tor­men­tas más fuer­tes de­bi­do a es­tos fac­to­res. Sin em­bar­go, “no hay prue­bas cien­tí­fi­cas con­cre­tas que ase­gu­ren que el cam­bio cli­má­ti­co es­tá di- rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el au­men­to de las inun­da­cio­nes”. Lo que su­ce­de es que un di­lu­vio en con­cre­to no se pue­de acha­car di­rec­ta­men­te al ca­len­ta­mien­to glo­bal, que in­flu­ye en las ten­den­cias, “pe­ro pue­de for­mar par­te de la se­rie de inun­da­cio­nes más fre­cuen­tes e in­ten­sas que cau­sa el cam­bio cli­má­ti­co”, ex­pli­ca Pa­blo Co­ta­re­lo, por­ta­voz de Eco­lo­gis­tas en Ac­ción.

Pla­nes ur­ba­nís­ti­cos.

El pre­si­den­te del Co­le­gio Ofi­cial de Geó­lo­gos, Luis Suá­rez, no cree que las inun­da­cio­nes sean una con­se­cuen­cia evi­den­te del cam­bio cli­má­ti­co. “Siem­pre ha ha­bi­do inun­da­cio­nes”, acla­ra. De es­ta ma­ne­ra, ana­li­za los mo­ti­vos más usua­les que ex­pli­can por qué pa­re­ce que se pro­du­cen más inun­da­cio­nes: la glo­ba­li­za­ción y la or­de­na­ción del te­rri­to­rio.

Por un la­do “la glo­ba­li­za­ción ha he­cho que nos en­te­re­mos de to­do lo que su­ce­de aunque ha­ya ocu­rri­do en la otra pun­ta del pla­ne­ta”. Por otra par­te, si la or­de­na­ción ur­ba­nís­ti­ca es ade­cua­da, se pue­de re­du­cir la mag­ni­tud del desas­tre lle­gan­do a evi­tar la ca­tás­tro­fe. “En Bra­sil la gen­te cons­tru­ye don­de quie­re, y cuan­do hay una inun­da­ción las con­se­cuen­cias son tre­men­das”, ex­pli­ca el geó­lo­go.

Allí las inun­da­cio­nes cau­sa­ron más de 800 fallecidos so­lo en el Es­ta­do de Río de Ja­nei­ro, mien­tras que en Aus­tra­lia, un país con un buen plan ur­ba­nís­ti­co, en una su­per­fi­cie equi­va­len­te en ex­ten­sión a Fran­cia y Ale­ma­nia jun­tas, so­la­men­te pro­vo­ca­ron 31 muer­tos. Tam­bién po­dría ha­ber ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te en el in­cre­men­to de las llu­vias to­rren­cia­les el fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo la Ni­ña, que su­po­ne un en­fria­mien­to de las aguas del Océano Pa­cí­fi­co Oc­ci­den­tal. Es­to de­ri­va en cam­bios en la at­mós­fe­ra, pro­vo­can­do in­ci­den­cias me­teo­ro­ló­gi­cas en dis­tin­tas par­tes del mun­do.

Es po­si­ble que la Ni­ña es­tu­vie­ra de­trás de las inun­da­cio­nes del pa­sa­do ve­rano en Pa­kis­tán, en las que 1.500 per­so­nas per­die­ron la vi­da, de las in­ten­sas llu­vias de los úl­ti­mos me­ses en Bra­sil o de las his­tó­ri­cas inun­da­cio­nes que Aus­tra­lia co­men­zó a su­frir en di­ciem­bre.

Pe­ro los efec­tos de la Ni­ña han lle­ga­do aún más le­jos. En Fi­li­pi­nas, 89 per­so­nas han fa­lle­ci­do de­bi­do a las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por las llu­vias to­rren­cia­les que afec­tan al es­te y sur del ar­chi­pié­la­go des­de di­ciem­bre. Ade­más, en Sri Lan­ka más de un mi­llón de per­so­nas han si­do des­pla­za­das de­bi­do a las inun­da­cio­nes que se ori­gi­na­ron en enero, se­gún la Ofi­ci­na de la ONU pa­ra la Coor­di­na­ción de Asun­tos Hu­ma­ni­ta­rios.

En cual­quier ca­so, la Ni­ña for­ma par­te de un ci­clo na­tu­ral que se produce en el Pa­cí­fi­co y que no tie­ne na­da que ver con el efec­to in­ver­na­de­ro. Sin em­bar­go, se­gún Ángel Rivera, “el año pa­sa­do las llu­vias fue­ron más fuer­tes de lo ha­bi­tual”. De he­cho, el epi­so­dio de 2010 es uno de los más in­ten­sos de los úl­ti­mos 50 años, cuan­do co­men­za­ron las apa­ri­cio­nes de es­te fe­nó­meno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.