Mé­xi­co: la su­cia guerra del nar­co­te­rro­ris­mo

El pre­si­den­te Felipe Cal­de­rón ha per­di­do la es­pe­ran­za de aca­bar con el nar­co­trá­fi­co en su país y se­ña­la co­mo res­pon­sa­ble a Es­ta­dos Uni­dos, prin­ci­pal con­su­mi­dor de dro­ga y ex­por­ta­dor de ar­mas.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Son mu­chos los que se nie­gan a uti­li­zar la pa­la­bra guerra, por­que creen que esa pa­la­bra es de­ma­sia­do dig­na pa­ra ca­li­fi­car lo que es­tá acon­te­cien­do en Mé­xi­co; y son bas­tan­tes los que se nie­gan a uti­li­zar la pa­la­bra te­rro­ris­mo por con­si­de­rar­la de­ma­sia­do es­ca­sa. Lo que es­tá acon­te­cien­do en una bue­na par­te de la geo­gra­fía me­xi­ca­na es una mez­cla bár­ba­ra de las dos co­sas. Las ci­fras y los de­ta­lles asus­tan y re­pug­nan. El ana­lis­ta me­xi­cano Fer­nan­do Ruano Frei­xas ha con­cen­tra­do en es­tas de­ses­pe­ra­das ex­pre­sio­nes la si­tua­ción: “¡Pe­ro, Dios mío, qué es Mé­xi­co hoy! ¿Un país mor­gue, un país fo­sa co­mún, un país fu­ne­ra­ria, un país ce­men­te­rio, un país río de san­gre, do­lor y la­men­tos, un país in­fierno, un país de des­he­chos? ¿¡Has­ta cuán­do!?”. No ca­be du­da de que lo que aca­bo de trans­cri­bir es un gri­to, aunque no de­ma­sia­do des­ga­rra­do si te­ne­mos en cuen­ta que en los pri­me­ros 14 días de es­te año mo­ría en el país una per­so­na ca­da 40 mi­nu­tos por asun­tos de nar­co­trá­fi­co, un to­tal de 507 ase­si­na­tos; en los úl­ti­mos cin­co años los muer­tos se ele­van a cer­ca de 40.000, fru­to de un in­ten­so fue­go cru­za­do en­tre po­li­cías y nar­cos, ejér­ci­to y nar­cos, nar­cos en­tre sí y to­dos en un in­ten­so re­mo­lino de san­gre. Se cal­cu­la que hay unos 50.000 nar­cohuér­fa­nos y 43.000 me­no­res es­tán me­ti­dos de una for­ma u otra en los cir­cui­tos de ese co­mer­cio.

La ma­yo­ría de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del país, Mé­xi­co tie­ne unos im­por­tan­tes y pres­ti­gio­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, han se­ña­la­do que el pa­sa­do 25 de agos­to se pro­du­jo un an­tes y un des­pués en el si­nies­tro pai­sa­je de es­ta su­cia guerra. Aho­ra, al ca­bo de dos se­ma­nas, em­pie­zan a re­sig­nar­se y di­cen que es un des­pués que se su­ma al an­tes. El pa­sa­do 25 de agos­to se pro­du­jo el ata­que de unos si­ca­rios al Ca­sino Ro­ya­le de Monterrey cau­san­do 52 muer­tos, gen­tes que tra­ba­ja­ban allí o que es­ta­ban ju­gan­do tran­qui­la­men­te. Es el epi­so­dio más san­grien­to y es­pec­ta­cu­lar de los que se han producido en es­tos años de plo­mo, aunque com­pi­te con mu­chos otros. Por las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del ca­sino que fil­ma­ron los he­chos co­no­ce­mos bas­tan­te bien lo ocu­rri­do. Po­co des­pués del me­dio­día lle­ga­ron a las puer­tas del local tres ca­mio­ne­tas y un co­che de lu­jo, se ba­ja­ron nue­ve in­di­vi­duos y unos co­gie­ron tres ga­rra­fo­nes, en­tra­ron en el ca­sino y co­men­za­ron a de­rra­mar el lí­qui­do que con­te­nían. Era ga­so­li­na. Le pren­die­ron fue­go y es­ca­pa­ron. Abra­sa­das por las lla­mas y en­tre gri­tos de de­ses­pe­ra­ción mu­rie­ron 52 per­so­nas.

Im­po­ten­cia y de­ses­pe­ra­ción.

En es­tos ca­sos to­das las pa­la­bras y to­dos los ad­je­ti­vos son in­su­fi­cien­tes pa­ra ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos de im­po­ten­cia y de­ses­pe­ra­ción. Has­ta aho­ra han de­te­ni­do a cin­co si­ca­rios per­te­ne­cien­tes al cár­tel de los Ze­tas. Uno de los más crue­les, aunque en ese ran­quin hay mu­cha com­pe­ten­cia en­tre los cár­te­les del Gol­fo, de Si­na­loa, de la Fa­mi­lia Mi­choa­ca­na, de los Leyva y al­gu­nos otros.

El pre­si­den­te Felipe Cal­de­rón anun­ció un cam­bio de es­tra­te­gia en la lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do im­pli­can­do en ella al ejér­ci­to a los po­cos días de su­bir al po­der, en di­ciem­bre de 2006. Pen­sa­ba que con los mi­li­ta­res en ac­ción es­tran­gu­la­ría a los nar­cos; hoy, des­pués de tan­tos ase­si­na­tos y ape­nas en­te­rra­dos los ca­dá­ve­res del ca­sino de Monterrey, el pre­si­den­te ha per­di­do el op­ti­mis­mo por­que ha per­di­do la es­pe­ran­za. Ha ma­ni­fes­ta­do: “Mien­tras los es­ta­dou­ni­den­ses si­gan con­su­mien­do dro­gas, el de­rra­ma­mien­to de san­gre en Mé­xi­co se­rá más di­fí­cil de de­te­ner. Si los Es­ta­dos Uni­dos es­tán de­ci­di­dos y re­sig­na­dos a con­su­mir dro­gas, bus­quen en­ton­ces al­ter­na­ti­vas de mer­ca­do que can­ce­len las es­tra­tos­fé­ri­cas ga­nan­cias de los cri­mi­na­les, o es­ta­blez­can fuen­tes de ac­ce­so cla­ras, dis­tin­tas a la fron­te­ra de Mé­xi­co, pe­ro esa si­tua­ción no pue­de se­guir así”. Los exé­ge­tas de Cal­de­rón es­tán in­ter­pre­tan­do es­tas pa­la­bras en el sen­ti­do de que se des­pe­na­li­ce en EEUU el trá­fi­co de dro­gas, y por su­pues­to tam­bién en Mé­xi­co.

La ver­dad es que no se sa­be con exac­ti­tud si ha querido de­cir eso, por­que siem­pre fue con­tra­rio a la des­pe­na­li­za­ción, pe­ro pue­de ha­ber cam­bia­do a la vista de los acon­te­ci­mien­tos. Lo cier­to es que es­tos días se ha abier­to de nue­vo el debate de la des­pe­na­li­za­ción, que tie­ne mu­chos y no­ta­bles par­ti­da­rios, aunque to­dos sos­tie­nen que es­ta ten­dría que ser ge­ne­ra­li­za­da, ya que la de un so­lo país se­ría inú­til y me­nos si Es­ta­dos Uni­dos no la acep­ta, ya que es la na­ción del mun­do don­de más di­ne­ro se mue­ve por la dro­ga.

Hay otro asun­to re­la­cio­na­do con la vio­len­cia que tam­bién ten­sa las re­la­cio­nes en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos: el de las ar­mas. Ha­ce un año, du­ran­te una vi­si­ta a Es­ta­dos Uni­dos, Felipe Cal­de­rón cri­ti­có el fá­cil co­mer­cio de ar­mas en el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se des­de don­de pa­sa­ban a Mé­xi­co. La ma­yo­ría de las ar­mas de los nar­cos tie­ne esa pro­ce­den­cia. De ahí vie­nen ri­fles de asal­to, pis­to­las au­to­má­ti­cas y se­mi­au­to­má­ti­cas, fu­si­les, ame­tra­lla­do­ras e in­clu­so lan­za­gra­na­das. Un ar­se­nal po­ten­te y te­rri­ble que de­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.