El día en que el mun­do no cam­bió

Diez años des­pués de los aten­ta­dos del 11-S, ni la paz, ni la se­gu­ri­dad, ni la li­ber­tad ni la to­le­ran­cia son ma­yo­res en el mun­do. Si al­go ha cam­bia­do, ha si­do a peor.

Tiempo - - CULTURA - INCITATUS

Aque­lla ma­ña­na de mar­tes me des­per­tó la fie­bre y lo que vi me hi­zo creer que se­guía dor­mi­do. La gri­pe me ha­bía de­rri­ba­do en ca­ma el do­min­go an­te­rior y des­de en­ton­ces per­ma­ne­cía en un es­ta­do de en­so­ña­ción in­ter­mi­ten­te que so­lo de vez en cuan­do pa­sa­ba por la es­tric­ta reali­dad; la ma­yor par­te del tiem­po me li­mi­ta­ba a na­ve­gar por un pan­tano de nie­blas en el que na­da, ni si­quie­ra la luz o la os­cu­ri­dad, te­nían sen­ti­do.

Abrí los ojos y vi en la te­le­vi­sión (es­ta­ba en­cen­di­da des­de ha­cía mu­chas ho­ras) la ima­gen de una de las To­rres Ge­me­las de Nue­va York. Su ter­cio su­pe­rior es­ta­ba en­vuel­to en una man­se­dum­bre de hu­mo os­cu­ro que se ele­va­ba des­pa­cio y lue­go se en­ca­mi­na­ba ha­cia el Sur. Una voz de mu­jer -lue­go su­pe que era la de Án­gels Bar­ce­ló– ex­pli­ca­ba, en un tono fal­sa­men­te tran­qui­lo, que un avión se ha­bía es­tre­lla­do con­tra el edi­fi­cio.

Eso me tran­qui­li­zó y ce­rré los ojos de nue­vo. Es­ta­ba so­ñan­do, era evi­den­te; se tra­ta­ba de uno de esos ra­ros sue­ños en los que uno sa­be que sue­ña, y con qué. En mi or­de­na­dor ha­bía un jue­go, el Flight si­mu­la­tor de Mi­cro­soft, en el que uno apren­día a pi­lo­tar avio­nes de di­ver­so ta­ma­ño con un ex­tra­or­di­na­rio rea­lis­mo: te en­tre­na­bas en des­pe­gar y a ate­rri­zar, ma­ne­ja­bas el ho­ri­zon­te ar­ti­fi­cial, el al­tí­me­tro, el trans­pon­der, las VOR, el ILS, to­do. Y una de las de­mo de aquel jue­go con­sis­tía pre­ci­sa­men­te en pa­sar con tu avio­ne­ta (una Cess­na mo­no­mo­tor) en­tre las dos to­rres del World Tra­de Cen­ter de Man­hat­tan, al­go que era bas­tan­te más com­pli­ca­do de lo que pa­re­cía. So­bre to­do si cam­bia­bas la Cess­na por un 747, que gi­ra­ba en el ai­re con la par­si­mo­nia de un ce­tá­ceo.

Pe­ro no so­ña­ba, cla­ro. Lo su­pe cuan­do unos po­cos mo­vi­mien­tos del de­do pul­gar de­mos­tra­ron que aque­lla ima­gen del edi­fi­cio ar­dien­do co­mo un ci­ga­rro pu­ro es­ta­ba en to­das las ca­de­nas sal­vo en las de te­le­tien­da, que esas vi­ven en su pro­pio mun­do oní­ri­co y son inase­qui­bles a la reali­dad. Des­per­té por com­ple­to y me sen­té en la ca­ma. Án­gels Bar­ce­ló vi­vió, sin du­da, uno de los mo­men­tos más fe­ro­ces de su vi­da pro­fe­sio­nal cuan­do la se­gun­da torre co­men­zó sú­bi­ta­men­te a ar­der (to­dos vi­mos la si­lue­ta ne­gra del avión que em­bes­tía des­de la iz­quier­da de la ima­gen) y ella di­jo, con to­do aplo­mo, que es­tá­ba­mos con­tem­plan­do la re­pe­ti­ción del cho­que del 747 con­tra la pa­red. Cua­tro se­gun­dos des­pués sacó la cuen­ta, vio que eran dos los edi­fi­cios en­vuel­tos en hu­mo y su voz se ti­ñó del azo­ga­do es­pan­to que asal­ta a los gran­des pe­rio­dis­tas cuan­do caen en la cuen­ta de que es­tán re­la­tan­do, en vi­vo, al­go te­rri­ble. El mis­mo tem­blor que sa­cu­dió -pe­ro no que­bró-la voz de Ra­fael Luis Díaz cuan­do Te­je­ro en­tró en el Con­gre­so.

Us­te­des lo sa­ben to­do so­bre aquel 11 de sep­tiem­bre. Dos avio­nes co­mer­cia­les, se­cues­tra­dos por fa­ná­ti­cos re­li­gio­sos de Al Qae­da, de­rri­ba­ron las To­rres Ge­me­las y, a las po­cas ho­ras, la ma­yo­ría de los edi­fi­cios pró­xi­mos. Otro más se es­tre­lló con­tra el Pen­tá­gono. El cuar­to, que de­be­ría ha­ber re­ven­ta­do el Ca­pi­to­lio, aca­bó des­tro­za­do con­tra un pra­do de Pen­sil­va­nia por­que los pa­sa­je­ros, que sa­bían por la ra­dio lo que es­ta­ba pa­san­do, se lan­za­ron con­tra los te­rro­ris­tas al gri­to de “ Let’s roll!” (al­go así co­mo “¡Ven­ga p’allá!”) y sal­va­ron el edi­fi­cio del Le­gis­la­ti­vo, aunque no sus pro­pias vi­das. El pre­si­den­te de EEUU, Geor­ge W. Bush, an­du­vo du­ran­te to­do el día hu­yen­do de avión en avión y so­lo aso­mó la ca­be­ci­ta cuan­do ya era de no­che otra vez. Y nos har­ta­mos to­dos de oír la mis­ma fra­se en cien­tos de so­lem­nes co­men­ta­ris­tas: “El mun­do cam­bia­rá des­pués de es­to”.

Igual, pe­ro peor.

Hoy ya sa­be­mos que no fue así. Es di­fí­cil ha­cer que el mun­do cam­bie de la no­che a la ma­ña­na. Los úl­ti­mos que vie­ron al­go pa­re­ci­do fue­ron los di­no­sau­rios, ha­ce 65 mi­llo­nes de años, y la cul­pa la tu­vo un me­teo­ri­to. Y es más que di­fí­cil cam­biar el mun­do cuan­do quien po­dría ha­cer­lo no tie­ne la me­nor in­ten­ción de que así sea.

Los aten­ta­dos del 11-S tu­vie­ron mu­chas causas, pe­ro en el fon­do de to­das es­tá la mis­ma: el fa­na­tis­mo re­li­gio­so, la irra­cio­na­li­dad de las creen­cias, la fe en un dios en­lo­que­ci­do y ve­sá­ni­co que la gen­te in­ven­tó una vez pa­ra ex­pli­car lo que no en­ten­día y que ha ter­mi­na­do por ser­vir de jus­ti­fi­ca­ción y am­pa­ro a las ma­yo­res atro­ci­da­des que el hom­bre sea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.