Cons­pi­ra­cio­nes

Tiempo - - CULTURA -

La au­to­ría de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001 es la fuen­te de uno de los más abun­dan­tes to­rren­tes de ton­te­rías ja­más crea­dos por el in­ge­nio hu­mano. Osa­ma bin La­den ja­más re­co­no­ció ex­plí­ci­ta­men­te que hu­bie­se si­do Al Qae­da y, aunque de eso no ca­be hoy nin­gu­na du­da, de in­me­dia­to sa­lie­ron quie­nes se­ña­la­ron co­mo au­to­res a la CIA y al pre­si­den­te Bush, quien ha­bría pro­vo­ca­do la ma­sa­cre pa­ra te­ner las ma­nos li­bres en su po­lí­ti­ca be­li­cis­ta. Lo mis­mo se di­jo de Roo­se­velt tras el bom­bar­deo de Pearl Har­bour. Otros ha­bla­ron de le­gio­nes de án­ge­les en­via­das por Alá y has­ta de ex­tra­te­rres­tres. De mo­men­to, na­die ha di­cho que fue­se ETA de acuer­do con Za­pa­te­ro. Hom­bre, me­nos mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.