Vi­vir con don Mi­chel

Ca­mi­nar por la vi­da de la mano de Mon­taig­ne pue­de ser muy bue­na idea.

Tiempo - - CULTURA - LUIS ALGORRI

Una vi­da con Mon­taig­ne. Sa­rah Ba­ke­well (Ariel)

la pes­te aviar de los li­bros de au­to­ayu­da (ya sa­ben, esos vo­lú­me­nes pa­ra gen­te que se can­sa de pen­sar por sí mis­ma y que tie­nen el mis­mo va­lor prác­ti­co que los adi­vi­nos far­san­tes de la te­le) produce, al­gu­nas ve­ces, ex­cep­cio­nes mag­ní­fi­cas. Una de ellas fue, ha­ce ya años, Más Pla­tón y me­nos Pro­zac, de Lou Ma­ri­noff (Edi­cio­nes B). Aho­ra lle­ga es­ta pe­que­ña jo­ya en la que la bri­tá­ni­ca Ba­ke­well nos em­pu­ja ama­ble­men­te a vol­ver so­bre Mi­chel de Mon­taig­ne, aquel pen­sa­dor del si­glo XVI que se subía a la es­ca­le­ra de su pen­sa­mien­to ló­gi­co pa­ra, des­de allí, mi­rar el mun­do que le ro­dea­ba y, so­bre to­do, a sí mis­mo. El li­bro es un re­pa­so de nues­tros pro­ble­mas ha­bi­tua­les (o los más fre­cuen­tes) vis­tos des­de la pers­pec­ti­va de aquel gran ti­po que di­jo: “Nin­gu­na pro­pues­ta me asom­bra, nin­gu­na crea­ción me ofen­de, por mu­cho con­tras­te que ofrez­ca con las mías pro­pias”. Es fá­cil de­cir que no hay que preo­cu­par­se por la muer­te, que hay que ser so­cia­ble, asu­mir las pér­di­das, pres­tar aten­ción, vi­vir con mo­de­ra­ción y pe­lear con las ma­las ru­ti­nas. Eso te lo cuen­ta cual­quier psi­có­lo­go, con­fe­sor o echa­dor de car­tas te­le­vi­si­vo. Pe­ro con­cluir esas co­sas gra­cias a los ra­zo­na­mien­tos, a ve­ces fran­ca­men­te di­ver­ti­dos, del gran fran­cés del si­glo XVI es no so­lo una her­mo­su­ra, sino pro­fun­da­men­te útil. Fue quien di­jo que la li­ber­tad es lo que en­se­ña a los hom­bres a mo­rir co­mo se apren­de a vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.