La in­ven­ción de USA

El Con­gre­so de los re­bel­des ame­ri­ca­nos adop­ta pa­ra el nue­vo país el nom­bre de Uni­ted Sta­tes of Ame­ri­ca.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

El aten­ta­do de las To­rres Ge­me­las fue ca­li­fi­ca­do de “ata­que a Amé­ri­ca” por los pro­pios ame­ri­ca­nos. Bin La­den, en la exal­ta­ción del éxi­to, pen­só que era un gol­pe de muer­te al gi­gan­te enemi­go, los Es­ta­dos Uni­dos, y mu­chos ven el 11-S co­mo el día en que co­men­zó la de­ca­den­cia ame­ri­ca­na. Cu­rio­sa­men­te, si Bin La­den lo hu­bie­se ade­lan­ta­do dos días, si en vez de 11-S hu­bie­ra ha­bi­do 9-S, ha­bría coin­ci­di­do en el ca­len­da­rio con el na­ci­mien­to de USA.

Fue un 9 de sep­tiem­bre, en el año crucial de 1776, cuan­do el Se­gun­do Con­gre­so Con­ti­nen­tal, tras pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia el 4 de ju­lio, bau­ti­zó de for­ma ofi­cial al nue­vo país con el nom­bre de Uni­ted Sta­tes of Ame­ri­ca, cu­yas si­glas, USA, son las más co­no­ci­das del mun­do.

Es­te tér­mino geo­po­lí­ti­co y sus tres ele­men­tos –“Es­ta­dos”, “Uni­dos” y “Amé­ri­ca”-no fue una es­pon­tá­nea in­ven­ción del mo­men­to. Los con­gre­sis­tas ve­nían oyén­do­lo en dis­tin­tas fór­mu­las y com­bi­na­cio­nes des­de ha­cía tiem­po, aunque con­vi­vía con otros nom­bres que los re­bel­des ame­ri­ca­nos le da­ban a su tie­rra.

Los te­rri­to­rios nor­te­ame­ri­ca­nos de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca se lla­ma­ban en prin­ci­pio las Tre­ce Co­lo­nias. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te uno de los pri­me­ros en lla­mar­los Es­ta­dos fue un lea­lis­ta, es de­cir, un par­ti­da­rio de que per­ma­ne­cie­sen su­je­tos al rey de In­gla­te­rra. Ja­mes Chal­mers, que fir­ma­ba sus pan­fle­tos con el seu­dó­ni­mo de Can­di­dus, se re­fie­re las Tre­ce Co­lo­nias co­mo “ma­ri­ti­me Sta­tes” y “Ame­ri­can Sta­tes”. Es­te úl­ti­mo tér­mino, “Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos”, era co­rrien­te­men­te usa­do en los pan­fle­tos anó­ni­mos de los in­de­pen­den­tis­tas, aunque tam­bién apa­re­cía mu­cho “Co­lo­nias Uni­das”.

Nace un país.

Una con­ven­ción de de­le­ga­dos de las Tre­ce Co­lo­nias se reunió en Fi­la­del­fia el 10 de ma­yo de 1775, cuan­do ya ha­bía co­men­za­do la re­be­lión ar­ma­da con­tra los in­gle­ses. Se de­no­mi­nó Se­gun­do Con­gre­so Con­ti­nen­tal por­que el año an­te­rior ha­bía te­ni­do un breve an­te­ce­den­te, el Pri­mer Con­gre­so Con­ti­nen­tal, que in­ten­tó re­com­po­ner la si­tua­ción con In­gla­te­rra pre­sen­tan­do unas reivin­di­ca­cio­nes que no in­cluían la se­pa­ra­ción to­tal.

El Se­gun­do Con­gre­so, en cam­bio, no te­nía otro pa­no­ra­ma que la guerra y la in­de­pen­den­cia. Ac­tua­ba co­mo Go­bierno de un Es­ta­do in­de­pen­dien­te, y con esas atri­bu­cio­nes au­to­con­ce­di­das trans­for­mó a las mi­li­cias de co­lo­nos re­bel­des en Con­ti­nen­tal Army (ejér­ci­to con­ti­nen­tal), nom­bran­do co­man­dan­te en je­fe a Geor­ge Washington; creó una ma­ri­na de guerra, la Con­ti­nen­tal Navy; un ser­vi­cio de Co­rreos; emi­tió mo­ne­da; y fi­nal­men­te pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia el 4 de ju­lio de 1776.

El nue­vo nom­bre apa­re­cía en el mis­mo tí­tu­lo de la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia con la si­guien­te fór­mu­la: The una­ni­mous De­cla­ra­tion of the thir­teen uni­ted Sta­tes of Ame­ri­ca (De­cla­ra­ción uná­ni­me de los tre­ce Es­ta­dos uni­dos de Amé­ri­ca). Ob­sér­ve­se que “uni­dos” apa­re­ce en mi­nús­cu­las, por­que to­da­vía no se tra­ta del nom­bre ofi­cial del nue­vo país. Los ame­ri­ca­nos se con­si­de­ra­ban in­de­pen­dien­tes, pe­ro su país es­ta­ba sin bau­ti­zar.

Es más, en el tex­to de la De­cla­ra­ción se em­plea el tér­mino Co­lo­nias Uni­das pa­ra re­fe­rir­se a la en­ti­dad te­rri­to­rial y po­lí­ti­ca: “the­se Uni­ted Co­lo­nies are, and of Right ought to be Free and In­de­pen­dent Sta­tes” (“es­tas Co­lo­nias Uni­das son, y tie­nen que ser de De­re­cho, Es­ta­dos Li­bres e In­de­pen­dien­tes”). Lo cier­to es que ha­bía mu­cha po­lé­mi­ca en­tre los de­le­ga­dos de las Tre­ce Co­lo­nias so­bre qué nom­bre dar­le al nue­vo país

has­ta que en sep­tiem­bre se al­can­zó una fór­mu­la de com­pro­mi­so: Uni­ted Sta­tes

of Ame­ri­ca.

La am­bi­güe­dad del tí­tu­lo era su vir­tud. Al no de­fi­nir la for­ma de Es­ta­do –no se al­can­zó con­sen­so pa­ra una Cons­ti­tu­ción has­ta 11 años des­pués-con­ten­ta­ba tan­to a los par­ti­da­rios de una mo­nar­quía, con Washington co­mo rey, co­mo a los que desea­ban una re­pú­bli­ca uni­ta­ria o una con­fe­de­ra­ción.

Ha­cía hin­ca­pié, en cam­bio, en lo de “Uni­dos” (aho­ra con ma­yús­cu­la). Fue­ra el que fue­se el ré­gi­men que se adop­ta­ra, los pa­dres fun­da­do­res te­nían cla­ro que la unión ha­ce la fuer­za, y que las Tre­ce Co­lo­nias te­nían que unir sus es­fuer­zos pa­ra pre­va­le­cer fren­te a po­ten­cias im­pe­ria­les co­mo In­gla­te­rra o Es­pa­ña. Pa­ra re­cal­car­lo se adop­tó co­mo le­ma pa­ra el es­cu­do na­cio­nal una sen­ten­cia la­ti­na que tie­ne 13 le­tras, tan­tas co­mo los pri­mi­ti­vos Es­ta­dos: E plu­ri­bus unum (“De mu­chos, uno”). Cu­rio­sa­men­te Vir­gi­lio, a quien se atri­bu­ye el tex­to don­de apa­re­ce la fra­se, la usa­ba pa­ra des­cri­bir una en­sa­la­da.

En cuan­to al ter­cer ele­men­to del nom­bre, “de Amé­ri­ca”, la in­de­fi­ni­ción geo­grá­fi­ca era una car­ga de pro­fun­di­dad his­tó­ri­ca, en­ce­rra­ba un de­sig­nio pa­ra el fu­tu­ro de la nue­va na­ción, la ex­pan­sión por el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Era un pro­yec­to que ya se adi­vi­na­ba cuan­do adop­ta­ron pa­ra su asam­blea el nom­bre de Con­gre­so Con­ti­nen­tal, y lue­go cuan­do crea­ron un ejér­ci­to y una ma­ri­na tam­bién lla­ma­das con­ti­nen­ta­les. En el mo­men­to de la in­de­pen­den­cia las Tre­ce Co­lo­nias te­nían un mi­llón de ki­ló­me­tros cua­dra­dos, aunque so­lo es­ta­ba ha­bi­ta­da la fran­ja cos­te­ra atlán­ti­ca, de unos 80 ki­ló­me­tros de pro­fun­di­dad. Pe­ro en 60 años ha­bían al­can­za­do las cos­tas del Pa­cí­fi­co y mul­ti­pli­ca­do esa su­per­fi­cie por ocho. A me­dia­dos del si­glo XIX eran un país real­men­te con­ti­nen­tal, que aún con­ti­nua­ría su ex­pan­sión has­ta los ca­si 10 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos ac­tua­les.

La in­ven­ción de Amé­ri­ca.

El nom­bre de Uni­ted Sta­tes of Ame­ri­ca tu­vo una im­por­tan­te con­se­cuen­cia se­mán­ti­ca, la ge­ne­ra­li­za­ción del tér­mino geo­grá­fi­co “Amé­ri­ca” y del gen­ti­li­cio “ame­ri­cano”. Amé­ri­ca fue una in­ven­ción edi­to­rial ale­ma­na que du­ran­te si­glos no tu­vo tras­cen­den­cia. Cuan­do en 1507 el car­tó­gra­fo Mar­tín Wald­see­mü­ller pu­bli­có su Uni­ver­sa­lis Cos­mo­grap­hia, in­clu­yó un ma­pa­mun­di en el que por pri­me­ra vez apa­re­cía –aunque muy dis- tor­sio­na­do-el pe­rí­me­tro com­ple­to del Nue­vo Mun­do, to­do él ro­dea­do de agua, mos­tran­do cla­ra­men­te que no for­ma­ba par­te de las In­dias asiá­ti­cas, co­mo ha­bía creí­do en prin­ci­pio Co­lón. Wald­see­mü­ller se ha­bía ba­sa­do pa­ra su ma­pa en las ex­plo­ra­cio­nes del na­ve­gan­te ita­liano Ame­ri­co Ves­pu­cio, que po­co an­tes ha­bía fa­lle­ci­do en Se­vi­lla, y en su ho­nor ro­tu­ló co­mo Amé­ri­ca a to­do el con­ti­nen­te.

Esa de­no­mi­na­ción no fue se­gui­da por Es­pa­ña, que po­seía la ma­yo­ría de las tie­rras del Nue­vo Mun­do, a las que lla­ma­ba reinos de In­dias. En­tre los in­gle­ses tam­po­co tu­vo for­tu­na el nom­bre de Amé­ri­ca, ellos de­cían In­dias Oc­ci­den­ta­les, en con­tra­po­si­ción a las Orien­ta­les o asiá­ti­cas. Pe­ro la apa­ri­ción de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca le dio un nue­vo va­lor a es­te nom­bre. La Re­vo­lu­ción Ame­ri­ca­na se con­vir­tió en un mo­de­lo po­lí­ti­co que in­flui­ría in­clu­so en Fran­cia, y las éli­tes crio­llas de las In­dias es­pa­ño­las se sin­tie­ron par­te de Amé­ri­ca y to­ma­ron ejem­plo pa­ra sus fu­tu­ras in­de­pen­den­cias.

Po­dría de­cir­se que con USA na­ció tam­bién Amé­ri­ca.

Se­gun­do Con­gre­so Con­ti­nen­tal. Los de­le­ga­dos pro­cla­man la in­de­pen­den­cia reuni­dos en Char­pen­ter Hall (iz­quier­da), en Fi­la­del­fia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.