Los pro­ble­mas del nom­bre

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

No es siem­pre fá­cil en­con­trar nom­bre pa­ra un nue­vo Es­ta­do. Cuan­do en los Paí­ses Ba­jos es­pa­ño­les se pro­du­jo la re­be­lión pro­tes­tan­te en el si­glo XVI, las siete pro­vin­cias sep­ten­trio­na­les que lo­gra­ron de he­cho in­de­pen­di­zar­se de Es­pa­ña –lo que hoy co­no­ce­mos por Ho­lan­da-se die­ron a sí mis­mas el nom­bre de Pro­vin­cias Uni­das, sin nin­gu­na re­fe­ren­cia geo­grá­fi­ca, y lue­go el muy com­ple­jo de Re­pú­bli­ca de los Siete Paí­ses Ba­jos Uni­dos. La ex­pan­sión na­po­leó­ni­ca a raíz de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa dio lu­gar a nu­me­ro­sas re­pú­bli­cas con nom­bres neo­clá­si­cos, des­de la Re­pú­bli­ca Bá­ta­va (Ho­lan­da) a la Re­pú­bli­ca Par­te­no­pea (Ná­po­les). Des­pués de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial se in­ven­tó un Es­ta­do y un nom­bre: Che­cos­lo­va­quia (du­ra­ría po­co, hoy son dos Es­ta­dos dis­tin­tos, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia). Pe­ro el ca­so más cu­rio­so sur­gió tras la re­cien­te de­sin­te­gra­ción de Yu­gos­la­via. Uno de los paí­ses in­de­pen­dien­tes sur­gi­dos tie­ne co­mo nom­bre re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te FYROM, si­glas en in­glés de For­mer Yu­gos­lav Re­pu­blic of Ma­ce­do­nia (An­ti­gua Re­pú­bli­ca Yu­gos­la­va de Ma­ce­do­nia), an­te la opo­si­ción de Gre­cia a que uti­li­ce el nom­bre de Ma­ce­do­nia a se­cas, pues Ma­ce­do­nia es tam­bién una re­gión grie­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.