El Tho­mas Edi­son del si­glo XXI

El pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Ap­ple ha pues­to al al­can­ce de to­dos los pro­di­gios de la in­for­má­ti­ca, con to­das sus lu­ces y sus som­bras.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR PAUL THE­ROUX (News­week)

ste­ve jobs es un hé­roe ame­ri­cano ge­nuino, pues ade­más de ser un in­ven­tor bri­llan­te y de ca­rác­ter vol­cá­ni­co co­mo Tho­mas Edi­son, po­see una he­roi­ca bio­gra­fía re­ple­ta de fra­ca­sos y co­mien­zos en fal­so que al fi­nal su­po trans­for­mar en éxi­tos. Tam­bién lo es en otro sen­ti­do: es un mi­llo­na­rio su­per­cool, hi­jo des­pre­cia­do de la con­tra­cul­tu­ra de prin­ci­pios de los se­ten­ta cu­yo tex­to de ca­be­ce­ra es una de las pu­bli­ca­cio­nes de re­fe­ren­cia de es­te mo­vi­mien­to, The Who­le Earth Ca­ta­log. De­ja Ap­ple en la ci­ma de su ca­rre­ra, en la cús­pi­de de su fa­ma, con su ca­ris­ma más en al­za que nun­ca y su for­tu­na cre­cien­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so pe­se a su suel­do de un dó­lar al año. Y lo que es me­jor: lo ha con­se­gui­do sin las in­ne­ga­bles ven­ta­jas em­pre­sa­ria­les de lle­var cor­ba­ta. Co­no­ce­mos me­jor el mun­do y al res­to de per­so­nas gra­cias a él. Con su Ap­ple Mac con­si­guió, en pa­la­bras de Walt Whit­man, “des­ator­ni­llar las ce­rra­du­ras de to­das las puer­tas”. Ha pro­pi­cia­do una nue­va Ilus­tra­ción, pe­ro con la luz res­plan­de­cien­te de sus gran­des crea­cio­nes han ve­ni­do tam­bién al­gu­nas som­bras ines­pe­ra­das, la ma­yor de las cua­les es una mer­ma de la pri­va­ci­dad ra­ya­na en la to­tal inexis­ten­cia de so­le­dad. Guár­da­te de las som­bras.

Lo esen­cial que hay que sa­ber de la vi­da de Ste­ve Jobs sa­lió a la luz en el dis­cur­so que pro­nun­ció en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford en la pri­ma­ve­ra de 2005. Ha­bla­ba en el mar­co de una ce­re­mo­nia de gra­dua­ción, un for­ma­to de to­do me­nos apa­sio­nan­te, y sin em­bar­go fue uno de los dis­cur­sos más sa­bios que ja­más ha­ya oí­do. El mo­do en que re­ci­ta­ba las fra­ses de­la­ta­ba que si bien el mun­do de la in­for­má­ti­ca ga­nó a un vir­tuo­so, el de la li­te­ra­tu­ra per­dió qui­zá a un ex­tra­or­di­na­rio na­rra­dor. Su vi­da, de he­cho, po­see cier­to ai­re fic­cio­nal, co­mo si fue­ra la per­fec­ta en­car­na­ción del so­ña­dor im­pa­cien­te.

Co­men­zó su dis­cur­so de Stan­ford con la si­guien­te fra­se: “Nun­ca me he gra­dua­do. Lo cier­to es que es­to es lo más cer­ca que he es­ta­do nun­ca de re­ci­bir un tí­tu­lo aca­dé­mi­co”. Des­pués se lan­zó a la na­rra­ción de tres his­to­rias. La pri­me­ra, so­bre las cir­cuns­tan­cias de su adop­ción cuan­do era un be­bé; la se­gun­da, so­bre su des­pi­do de Ap­ple; y la ter­ce­ra, so­bre cuan­do le fue diag­nos­ti­ca­do cán­cer de pán­creas. Tres se­rios re­ve­ses que im­pli­can re­cha­zo, ex­clu­sión, ex­tin­ción in­clu­so. Pe­ro de los que él su­po ex­traer un sig­ni­fi­ca­do, ya que di­jo que le mos­tra­ron la du­re­za de la vi­da, le hi­cie­ron más fuer­te y le con­vir­tie­ron en el ge­nio he­te­ro­do­xo e in­no­va­dor que co­no­ce­mos. Si uno se de­tie­ne a es­tu­diar las in­fluen­cias de Jobs no ve­rá mi­cro­chips sino In­dia, Beatles, LSD y bu­dis­mo.

Un enano de un so­lo ojo.

Cuan­do cum­plí los 50 me com­pré mi pri­mer Mac, el SE, que te­nía una pan­ta­lla tan pe­que­ña que pa­re­cía un enano aga­cha­do de un so­lo ojo que po­se­ye­ra una bo­ca di­mi­nu­ta que en­gu­lle­ra dis­que­tes. “Da mu­chos pro­ble­mas”, me re­pe­tían los ce­re­bri­tos cuan­do yo me que­ja­ba so­bre el or­de­na­dor. Pe­ro una vez al año (y a me­nu­do dos), po­día­mos com­prar gra­cias a Ste­ve un mo­de­lo me­jo­ra­do que nos per­mi­tía es­cri­bir a la ve­lo­ci­dad de la luz.

Los Mac re­vo­lu­cio­na­ron nues­tras vi­das y di­na­mi­za­ron el mer­ca­do; ca­da nue­vo mo­de­lo era al mis­mo tiem­po un pla­cer es­té­ti­co y un ade­lan­to tec­no­ló­gi­co.

Aho­ra ha­ble­mos so­bre las som­bras. Jobs abrió el mun­do e hi­zo que la in­for­ma­ción fue­ra más ac­ce­si­ble. Pe­ro hay al­go im­por­tan­te que he­mos per­di­do en el tor­be­llino de fre­né­ti­cas transac­cio­nes que cons­ti­tu­yen la vi­da ac­tual. Las per­so­nas ma­yo­res lo lla­ma­mos pri­va­ci­dad, y hoy en día es un con­cep­to ca­si des­co­no­ci­do. En al­gún mo­men­to del fu­tu­ro pró­xi­mo ha­brá un ho­rri­ble des­per­tar ca­pi­ta­li­za­do por la si­guien­te cer­te­za: lo he­mos re­ve­la­do to­do; to­dos nues­tros nú­me­ros, to­dos los de­ta­lles de nues­tra per­so­na­li­dad, to­das nues­tras ra­re­zas, se­cre­tos y ob­je­ti­vos, to­dos nues­tros sue­ños; y des­cu­bri­re­mos que es­ta­mos des­nu­dos; que los ordenadores que nos han per­mi­ti­do con­tem­plar las ma­ra­vi­llas del mun­do de­jan aho­ra que el mun­do nos de­vuel­va esa mi­ra­da es­cru­ta­do­ra de for­ma in­mi­se­ri­cor­de.

En sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas Jobs se pre­sen­ta­ba ca­da vez más del­ga­do, y a pe­sar de to­do re­sal­ta­ba su elas­ti­ci­dad y re­sis­ten­cia, co­mo si fue­ra una me­to­ni­mia de sus dis­po­si­ti­vos, ca­da vez más del­ga­dos y adap­ta­bles. “Re­cor­dar que den­tro de po­co es­ta­ré muer­to es la he­rra­mien­ta más im­por­tan­te que ja­más he te­ni­do pa­ra ayu­dar­me a to­mar las gran­des de­ci­sio­nes de mi vi­da -di­jo al fi­nal de su dis­cur­so de Stan­ford-. Por­que prác­ti­ca­men­te to­das las co­sas, to­das las ex­pec­ta­ti­vas del res­to de per­so­nas, to­do el or­gu­llo, to­do el mie­do y to­da la ver­güen­za por el fra­ca­so, pier­den su im­por­tan­cia cuan­do tie­nes la muer­te an­te ti, y en­ton­ces so­lo per­ma­ne­ce lo real­men­te im­por­tan­te. No hay nin­gu­na ra­zón pa­ra no se­guir los im­pul­sos del co­ra­zón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.