An­to­nio Ca­na­les lla­ma “ca­len­tón” a lo que fue es­cán­da­lo pú­bli­co

Una abun­dan­te co­lec­ción de fo­to­gra­fías ex­plí­ci­tas del bai­la­rín y su ex­no­vio to­ma­das en una pla­ya han si­do ac­tua­li­dad des­truc­ti­va en los úl­ti­mos días.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Víc­ti­ma o res­pon­sa­ble? Esa es la cues­tión que in­quie­ta y re­mue­ve el es­ter­co­le­ro su­pues­ta­men­te amo­ro­so que le­van­ta to­do ti­po de sos­pe­chas so­bre An­to­nio Ca­na­les. Hay pun­tos ne­gros y ne­ce­si­dad de acla­rar por qué el bai­la­rín to­da­vía man­tu­vo con­tac­tos se­xua­les con su pre­sun­to en­ga­ña­dor tras di­fun­dir­se las imá­ge­nes tó­rri­das de se­xo a pleno sol. Des­con­fían an­te lo que su ex ase­gu­ra de que “An­to­nio tam­bién que­ría ga­nar”. Es lo que me di­jo aunque tam­po­co le creí. Y aunque na­die cues­tio­na la au­to­ri­dad ar­tís­ti­ca de es­te mons­truo del bai­le, se­ría fun­da­men­tal des­cu­brir por qué su re­pre­sen­tan­te, Lu­cho, in­ten­tó me­diar ne­go­cian­do al­go tan tur­bio y des­es­ta­bi­li­za­dor. ¿Mon­ta­je, com­pa­dreo, o so­cie­dad ex­plo­ta­do­ra?

Crónica ve­ra­nie­ga.

Mien­tras, la Cam­pa­na­rio ha si­do ex­pul­sa­da de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea, don­de es­tu­dia­ba odon­to­lo­gía por 1.600 eu­ros men­sua­les, una ar­bi­tra­rie­dad. Me­jor em­pe­zar con tono op­ti­mis­ta, no­ti­cias fe­li­ces y fu­tu­ro ilu­sio­na­do.

Mon­tsi­ta Mar­tí Ca­ba­llé, hi­ja de la úl­ti­ma di­va, ya es ma­má y la Ca­ba­llé in­cor­po­ra un nue­vo pa­pel a su ga­le­ría de he­roí­nas ope­rís­ti­cas que mar­ca­ron épo­ca. Na­ció una ni­ña y aunque Mon­tsi­ta sa­lió de cuen­tas el 24 de agos­to, el par­to se re­tra­só, pe­ro al fi­nal to­do se pro­du­jo de for­ma na­tu­ral. El abue­lo Ber­na­bé Mar­tí re­bo­sa ter­nu­ra y lo mis­mo Daniel Fai­be­lla, pa­dre de la cria­tu­ra y uno de los pro­mo­to­res pop más im­por­tan­tes del país. La lla­ma­rán Da­nie­la. La crónica ra­dian­te se com- ple­ta con Ca­ye­ta­na de Al­ba ya en ca­pi­lla. Ella me an­ti­ci­pa que el 5 de oc­tu­bre se­rá su ter­cer en­la­ce tras la ba­ta­lla fa­mi­liar su­pe­ra­da con áni­mo, pa­cien­cia y des­pren­di­mien­to. “Se­rá a la una de la tar­de en Due­ñas, tan so­lo una vein­te­na de in­vi­ta­dos. Al­fon­so ves­ti­rá cha­qué, el clá­si­co, mor­ning coat in­glés co­lor gris per­la, Car­men Te­llo nos ama­dri­na­rá ba­jo man­ti­lla blan­ca y mi hi­jo ma­yor tam­bién irá de ga­la. No hay exclusiva que siem­pre re­pu­dié, re­par­ti­rán fo­tos del en­la­ce pe­ro, por si acaso, ya ca­sa­dos a la puer­ta de pa­la­cio ha­re­mos un po­sa­do pa­ra to­da la pren­sa”.

Pa­re­ce que Fran Rivera irá con su re­cién es­tre­na­da pa­re­ja, esa Lour­des que, acaso mo­ti­va­da por el to­re­ri­to ya más em­pre­sa­rio, ca­si en la vi­ca­ría aban­do­nó a un no­vio de siete años con el que pro­yec­ta­ba ca­sar­se de no sur­gir es­te lan­ce con cuer­nos de por me­dio. Los nue­vos du­ques de Al­ba ofre­ce­rán almuerzo en el in­men­so co­me­dor se­mi re­na­cen­tis­ta de Due­ñas. “Lo que más le gus­ta son los gaz­pa­chos, la tor­ti­lla de pa­ta­ta y los ma­ris­cos”, me des­cu­brió su ín­ti­ma, ca­si her­ma­na y ama­dri­na­do­ra Car­men Te­llo a quien to­pé ru­ti­lan­te en otro en­la­ce, em­pa­re­ja­da al Cu­rro Ro­me­ro de eterna ju­ven­tud y cla­ri­dad men­tal. Com­par­tió otra fe­li­ci­dad, la de Ma­rio­la Can­ta­re­ro, alum­na pre­fe­ri­da de Alfredo Kraus y una de nues­tras so­pra­nos del mo­men­to. Se unió con Ju­lio Cen­dal, hi­jo del je­fe de se­gu­ri­dad del Real Ma­drid. En­la­ce ves­per­tino lleno de fi­gu­ras lí­ri­cas co­mo el oc­to­ge­na­rio Pe­dro La­vir­gen, con Pa­qui­ta ba­jo ele­gan­te zig­zag com­bi­na­dor de ne­gros con­tras­ta­dos del ma­te al re­lu­cien­te. Lo flan­quea­ba la siem­pre tier­na Ma­ría Jo­sé Ga­lle­go ba­jo ra­so do­ra­do y fiel a la me­le­na frip­pé con que la co­no­cí cuan­do fue des­cu­bri­mien­to de una Ca­ba­llé re­con­ver­ti­da en su ma­dri­na. Aban­do­nó el can­to por amor, re­cor­da­ban an­te las inefa­bles Car­men e Isa­bel Co­bo, tan vol­ca­das al bel can­to que el 2 de oc­tu­bre or­ga­ni­zan re­ci­tal be­né­fi­co en Se­vi­lla con Ca­ba­llé de gan­cho. La Te­llo per­dió 10 ki­los en un mes con la die­ta fran­ce­sa que pro­mo­cio­na Ca­ri­ti­na Go­ya­nes. La es­tu­pen­da fi­gu­ra de Car­men es­ta­ba real­za­da por tra­je gris per­la muy sua­ve anu­da­do en el bus­to. Era de ra­so y no per­do­na­ba un gra­mo. Lo ob­ser­va­ron los fe­li­ces pro­pie­ta­rios del Asa­dor Do­nos­tia­rra, ella con per­lo­nes so­bre­sa­lien­tes so­bre un dos pie­zas fuc­sia. Des­ta­ca­ron la man­ti­lla de la ma­dri­na y esa no­via res­ta­llan­te ba­jo un lorenzo ca­pri­le que de­ja­ba sus hom­bros al ai­re, re­mar­can­do el frun­ci­do cor­po­ral so­bre fal­da for­ma­da por múl­ti­ples pa­ñue­los en pi­co con­for­man­do fal­da vo­lu­mi­no­sa evo­ca­do­ra de esos pa­sa­dos. Co­mo fon­do al jol­go­rio, un im­po­nen­te rolls blan­co des­de el que la no­via lle­gó, sa­lien­do del Tea­tro Real al cén­tri­co tem­plo don­de bau­ti­za­ron a Que­ve­do y Lo­pe de Ve­ga. Ca­ye­ta­na y Al­fon­so irán a Tai­lan­dia en no­viem­bre pe­ro no co­mo “lu­na de miel”: “Es un via­je que te­ne­mos pro­yec­ta­do ha­ce me­ses sin sa­ber

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.