La Li­ga em­pie­za con po­lé­mi­ca

Los clu­bes mo­des­tos se han re­be­la­do con­tra el ac­tual re­par­to del di­ne­ro de la te­le­vi­sión, que fa­vo­re­ce al Real Ma­drid y al Bar­ce­lo­na. Mien­tras, las ra­dios si­guen sin po­der ac­ce­der a los es­ta­dios por­que se nie­gan a pa­gar un nue­vo ca­non.

Tiempo - - SUMARIO - POR JU­LIÁN ÁVI­LA

Pa­ra en­ten­der la com­ple­ji­dad de co­lo­res de la pa­le­ta del fút­bol es­pa­ñol hay que re­tro­ce­der unos años y ubi­car a ca­da uno de los ac­to­res que es­tán es­cri­bien­do una his­to­ria plagada de alian­zas, trai­cio­nes, huel­gas, fal­se­da­des, le­yes con­cur­sa­les, deu­das de los clu­bes... In­clu­so re­be­lio­nes, co­mo la que aca­ban de lle­var a ca­bo la ma­yo­ría de los clu­bes de la Li­ga BBVA con­tra los to­do­po­de­ro­sos Real Ma­drid y Fút­bol Club Bar­ce­lo­na a raíz del re­par­to del di­ne­ro que pa­gan las te­le­vi­sio­nes por re­trans­mi­tir la com­pe­ti­ción.

Las pa­tas de es­ta his­to­ria son la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal (LFP), pre­si­di­da por Jo­sé Luis As­tia­za­rán; los 42 clu­bes que la com­po­nen (20 de Pri­me­ra y 22 de Se­gun­da); y Me­dia­pro, la em­pre­sa que tie­ne la ma­yo­ría de los de­re­chos de te­le­vi­sión.

Jau­me Rou­res es el má­xi­mo res­pon­sa­ble de Me­dia­pro y mon­tó la re­vo­lu­ción de los de­re­chos de te­le­vi­sión al ofre­cer un con­tra­to mul­ti­mi­llo­na­rio al Bar­ce­lo­na (100 mi­llo­nes de eu­ros) y al ha­cer­se con las cuen­tas de la ma­yo­ría de los clu­bes, mien­tras el Real Ma­drid se­guía en ma­nos de So­ge­ca­ble, ads­cri­to al Gru­po Pri­sa. Su ob­je­ti­vo fue con­tra­rres­tar el po­der que por en­ton­ces ma­ne­ja­ba es­te gru­po en es­ta ma­te­ria.

Ges­tión in­di­vi­dual de los de­re­chos.

Por en­ton­ces, la Li­ga ad­mi­tió que sus afi­lia­dos, los clu­bes, ges­tio­na­sen de ma­ne­ra in­di­vi­dual los de­re­chos de te­le­vi­sión en lu­gar de op­tar por un pa­que­te co­mún que tu­vie­se un re­par­to equi­ta­ti­vo en fun­ción de de­ter­mi­na­dos pa­rá­me­tros, co­mo se ha­ce en otras li­gas eu­ro­peas (In­gla­te­rra o Ale­ma­nia) o se­guir el mo­de­lo de la Li­ga de Campeones o la Eu­ro­pe Lea­gue.

Nin­gún di­ri­gen­te re­pa­ró en tal con­si­de­ra­ción. Al con­tra­rio. Ca­da uno hi­zo la guerra por su cuen­ta. Era la épo­ca del boom del la­dri­llo y el di­ne­ro se con­vir­tió en un ar­ma arro­ja­di­za pa­ra los in­tere­ses de los clu­bes. Se fir­ma­ron con­tra­tos mi­llo­na­rios con los ope­ra­do­res (Me­dia­pro ges­tio­na los de­re­chos de 38 de los 42 equi­pos de Pri­me­ra y Se­gun­da) y con los ju­ga­do­res sin pen­sar que la ga­lli­na de los hue­vos de oro po­día de­cir bas­ta. Ló­gi­ca­men­te, Real Ma­drid y Bar­ce­lo­na vie­ron in­cre­men­ta­dos sus con­tra­tos por­que en la mo­da­li­dad del pa­go por vi­sión (el fa­mo­so PPV crea­do por el Gru­po Pri­sa) re­ci­bían la ma­yor par­te de los pin­cha­zos. La ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra acu­dir a la me­sa de ne­go­cia­ción con un ar­gu­men­to só­li­do pa­ra exi­gir más di­ne­ro.

Mien­tras, el res­to de clu­bes vio có­mo que­da­ba es­tan­ca­da su po­si­ción, un las­tre que se vio agu­di­za­do con la apa­ri­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, que azo­tó a va­rios de los me­ce­nas que sos­te­nían el fút­bol en al­gu­nas zo­nas del país. El si­guien­te avi­so lle­gó en for­ma de no­ti­cia preo­cu­pan­te. El año pa­sa­do Me­dia­pro pre­sen­tó con­cur­so de acree­do­res

(la an­ti­gua sus­pen­sión de pa­gos) por­que fue con­de­na­da por un juez a pa­gar 100 mi­llo­nes de eu­ros por un an­ti­guo plei­to de la guerra del fút­bol”.

El gol­pe pu­so so­bre avi­so a la ma­yo­ría de los clu­bes, so­bre to­do a los me­nos po­de­ro­sos, ex­pec­tan­tes fren­te al si­guien­te mo­vi­mien­to de Me­dia­pro pa­ra ase­gu­rar­se de co­brar lo fir­ma­do. En di­cha es­pe­ra se en­te­ran de que tan­to el Real Ma­drid co­mo el Bar­ce­lo­na es­tán ne­go­cian­do un nue­vo con­tra­to que les lle­va­rá a per­ci­bir al­re­de­dor de 180 mi­llo­nes de eu­ros por tem­po­ra­da. La fil­tra­ción ha si­do una de las go­tas que ha col­ma­do la pa­cien­cia de la ma­yo­ría de clu­bes, que ve­nían de­nun­cian­do des­de ha­ce tiem­po el re­par­to in­jus­to de los de­re­chos de te­le­vi­sión en la Li­ga.

El har­taz­go de no ser es­cu­cha­dos por el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Li­ga hi­zo que el pre­si­den­te del Se­vi­lla, Jo­sé Ma­ría Del Ni­do, or­ga­ni­za­ra una reunión, fue­ra de la se­de de la pa­tro­nal, a la que acu­die­ron re­pre­sen­tan­tes de 12 clu­bes (ni el Bar­ce­lo­na ni el Real Ma­drid fue­ron in­vi­ta­dos) y el res­to mos­tró su ad­he­sión a la con­vo­ca­to­ria. Del Ni­do des­ve­ló pos­te­rior­men­te los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos pa­ra lle­var a ca­bo es­ta re­vo­lu­ción de los mo­des­tos. Acu­san a la Li­ga de fal­ta de fun­cio­na­mien­to, de or­ga­ni­za­ción y de efec­ti­vi­dad en la de­fen­sa de los in­tere­ses de los clu­bes. El ob­je­ti­vo de es­tos clu­bes es re­no­var la cú­pu­la (se­ña­lan a Jo­sé Luis As­tia­za­rán y a Javier Te­bas co­mo los ga­ran­tes de los in­tere­ses del Real Ma­drid y del Bar­ce­lo­na) y mo­di­fi­car los Es­ta­tu­tos pa­ra que se pue­dan de­fen­der con­jun­ta­men­te los de­re­chos de te­le­vi­sión en lu­gar de ha­cer­lo de ma­ne­ra in­di­vi­dua­li­za­da co­mo aho­ra.

“Lo que se ha apro­ba­do por los equi­pos aquí reuni­dos tie­ne un ca­rác­ter irre­vo­ca­ble. Lu­cha­mos por el bien del fút­bol. As­tia­za­rán es nues­tro pre­si­den­te y no lo cues­tio­na­mos, aunque sí desea­mos cam­bios en la LFP. No te­ne­mos pre­vis­to rea­li­zar me­di­das con­tun­den­tes y es­toy se­gu­ro de que nues­tras ra­zo­nes son lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­tes co­mo pa­ra con­ven­cer a Ma­drid, Bar­ce­lo­na y res­to de equi­pos que no han acu­di­do a es­ta reunión”, di­jo el pre­si­den­te del Se­vi­lla.

In­gre­sos en fun­ción de ba­re­mos.

La fór­mu­la que pro­po­nen es la de crear una es­pe­cia de bol­sa, don­de to­dos los clu­bes de­po­si­ta­rían el di­ne­ro de su con­tra­to te­le­vi­si­vo y que lue­go la Li­ga re­par­tie­se, nun­ca a par­tes igua­les, esos in­gre­sos si­guien­do unos ba­re­mos que se es­ta­ble­ce­rían en fun­ción de una se­rie de con­cep­tos con­sen­sua­dos. Con es­ta me­di­da pre­ten­den equi­li­brar las de­sigual­da­des exis­ten­tes y con­tra­rres­tar la bi­po­la­ri­dad en la que se en­cuen­tra su­mi­da la Li­ga BBVA. El pro­pio Del Ni­do no se ha mor­di­do la len­gua: “El cam­peo­na­to es una por­que­ría y es­tá adul­te­ra­do. De­ci­mos que te­ne­mos la me­jor li­ga del mun­do y re­sul­ta que el pri­me­ro en la cla­si­fi­ca­ción le sa­ca 50 pun­tos al sex­to en la ta­bla”.

Hay una di­fe­ren­cia de 100 mi­llo­nes en­tre los dos gran­des clu­bes y el ter­ce­ro que más co­bra (Va­len­cia)

Otro de los di­ri­gen­tes crí­ti­cos con es­ta si­tua­ción es el pre­si­den­te del Vi­lla­rreal, Fer­nan­do Roig, que ex­plo­tó des­pués de la pri­me­ra jornada del cam­peo­na­to, en la que el Bar­ce­lo­na le hi­zo una ma­ni­ta a su equi­po en el Nou Camp y el Ma­drid go­leó (0-6) al Za­ra­go­za en La Ro­ma­re­da: “Si quie­ren que ha­ya so­lo dos par­ti­dos, pues que ha­ya dos par­ti­dos, pe­ro es­to no es bueno pa­ra el fút­bol. Me doy un pla­zo de tres o cua­tro años. O es­to cam­bia o ma­ta­mos al fút­bol es­pa­ñol”, sen­ten­ció.

Le­jos de ad­mi­tir cual­quier ti­po de ca­li­fi­ca­ti­vo, pues es­ta si­tua­ción no es no­ve­do­sa ni de ha­ce tres días, bas­ta con echar un vis­ta­zo a la ta­bla de in­gre­sos de los dos gran­des con res­pec­to al res­to de clu­bes pa­ra cer­cio­rar­se de que es pre­ci­so adop­tar un mo­de­lo pa­ra evi­tar las di­fe­ren­cias abis­ma­les. Es cier­to que el si­guien­te fin de se­ma­na la Real So­cie­dad em­pa­tó con el Bar­ce­lo­na y que el Ge­ta­fe se lo pu­so com­pli­ca­do al Real Ma­drid, pe­ro si los pe­que­ños in­gre­sa­sen más po­drían plan­tar otro ti­po de ca­ra con ad­qui­si­cio­nes en ju­ga­do­res de ma­yor ca­la­do o ren­di­mien­to.

El Real Ma­drid y el Bar­ce­lo­na in­gre­san 140 mi­llo­nes de eu­ros por tem­po­ra­da ca­da uno, mien­tras que en el si­guien­te es­ca­lón apa­re­cen el Atlé­ti­co de Ma­drid y el Va­len­cia con 42 mi­llo­nes. Co­mo se pue­de apre­ciar hay un des­fa­se de 100 mi­llo­nes de eu­ros. A con­ti­nua­ción vie­nen Vi­lla­rreal (25), Se­vi­lla (24), Ge­ta­fe (18), Ath­le­tic (17), Za­ra­go­za y Be­tis (14), Es­pan­yol y Ma­llor­ca (13,7), Osa­su­na (13), Ra­cing (12,5) y Le­van­te, Spor­ting, Ra­yo, Gra­na­da, Má­la­ga y Real So­cie­dad (12).

El mo­de­lo pre­ci­sa una pro­fun­da re­vi­sión, por­que la di­fe­ren­cia en otras li­gas in­vi­tan a una so­se­ga­da re­fle­xión. En la Pre­mier Lea­gue in­gle­sa, el Man­ches­ter Uni­ted es el club que más in­gre­sa con 68,2 mi­llo­nes de eu­ros por tem­po­ra­da por 44,8 del Bir­ming­han, que des­cen­dió a la First Division.

El ejem­plo ita­liano.

En la li­ga ita­lia­na se con­tem­pla una dis­tri­bu­ción a me­dio ca­mino en­tre las li­gas in­gle­sa y es­pa­ño­la. La di­fe­ren­cia en­tre el que más co­bró la tem­po­ra­da pa­sa­da (Ju­ven­tus) y el que me­nos (Ce­se­na) es de 55 mi­llo­nes de eu­ros. La Ju­ven­tus, In­ter y Mi­lan su­pe­ran los 70 mi­llo­nes de eu­ros, el cuar­to en dis­cor­dia (Ro­ma) no lle­ga a los 60 y el quin­to (Ná­po­les) se que­da en los 50. No po­de­mos ol­vi­dar que en Ita­lia se lle­vó a ca­bo en su día un cam­bio en el sis­te­ma de re­par­to de los de­re­chos de re­trans­mi­sión, la tem­po­ra­da pa­sa­da equi­li­bra­ron más los in­gre­sos de ca­da club y van ca­mino de igua­lar­los aún más.

Tam­bién en la com­pe­ti­ción de Fran­cia las di­fe­ren­cias son más re­du­ci­das que en Es­pa­ña, aunque al­go ma­yo­res que en In­gla­te­rra. El que más co­bró en la tem­po­ra­da pa­sa­da fue el Olym­pi­que de Mar­se­lla, con 50 mi­llo­nes de eu­ros, cin­co mi­llo­nes más que el se­gun­do y el ter­ce­ro, Gi­ron­dins y Olym­pi­que de Lyon, y 36 mi­llo­nes

Los equi­pos su­ble­va­dos pi­den cam­bios en la Li­ga y un re­par­to más equi­li­bra­do del di­ne­ro de la te­le­vi­sión

más que el Le Ha­vre, el más po­bre, con 14 mi­llo­nes de eu­ros.

En lo que res­pec­ta a la Bun­des­li­ga ale­ma­na, se tra­ta de la com­pe­ti­ción con me­nos di­fe­ren­cia en­tre el pri­me­ro y el úl­ti­mo, tan so­lo 14,8 mi­llo­nes, si bien hay que aña­dir que los in­gre­sos por te­le­vi­sión son ca­si de la mi­tad que en Es­pa­ña. Lla­ma la aten­ción que la di­fe­ren­cia en­tre un equi­po y el si­guien­te es de al­go me­nos de un mi­llón, de una for­ma per­fec­ta­men­te es­ca­lo­na­da. El Ba­yern co­bra 28,1 mi­llo­nes por los 13,3 del Hof­fen­heim.

La Li­ga se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da y ve­re­mos qué su­ce­de en las pró­xi­mas se­ma­nas. El gru­po de los re­bel­des ha con­vo­ca­do una nue­va reunión en la se­de de la LFP y en es­ta oca­sión sí tie­nen pre­vis­to in­vi­tar tan­to al Real Ma­drid co­mo al Bar­ce­lo­na. Pe­ro, cui­da­do, por­que pa­ra­le­la­men­te los dos gran­des clu­bes man­tie­nen con­tac­tos con los to­do­po­de­ro­sos de otros paí­ses (Mi­lan, Chel­sea, Man­ches­ter...) pa­ra sen­tar las ba­ses de la an­sia­da li­ga eu­ro­pea que en su día echó por tie­rra la UEFA.

Mi­chel Pla­ti­ni, res­pon­sa­ble de la UEFA, siem­pre ha de­fen­di­do a los clu­bes mo­des­tos, pe­ro nun­ca se sa­be dón­de se en­cuen­tra la fi­na lí­nea que se­pa­ra la lin­de en­tre los mo­des­tos y los ri­cos. Flo­ren­tino Pé­rez y San­dro Ro­sell pre­si­den los clu­bes con ma­yor in­fluen­cia del mo­men­to y pue­den en­ca­be­zar cual­quier ti­po de re­vo­lu­ción aunque la UEFA no ad­mi­ta ni in­je­ren­cias ni con­se­jos que mi­nen su es­ta­tus de po­der. La reali­dad es que la re­be­lión de los mo­des­tos ha ca­la­do y sus con­se­cuen­cias a cor­to y me­dio pla­zo son im­pre­vi­si­bles.

El po­der de la te­le­vi­sión. La em­pre­sa pro­pie­ta­ria de los de­re­chos te­le­vi­si­vos ha pa­sa­do a con­tro­lar la Li­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.